IN­FO­GRA­FÍA. Con­su­mo de dro­gas en el mun­do

EL IN­CRE­MEN­TO EN LA PRO­DUC­CIÓN Y TRÁ­FI­CO DE SUS­TAN­CIAS ILÍ­CI­TAS ES UN RE­TO SO­CIAL QUE NOS TIE­NE AL BOR­DE DEL ABIS­MO

Estrategia y Negocios - - Contenido. -

La in­for­ma­ción que se pre­sen­ta en el In­for­me Mun­dial so­bre las Dro­gas 2018 (da­tos a 2016) ilus­tra la mag­ni­tud y com­ple­ji­dad sin pre­ce­den­tes de los mer­ca­dos mun­dia­les de las dro­gas. Las con­se­cuen­cias ad­ver­sas pa­ra la sa­lud del con­su­mo de dro­gas si­guen sien­do con­si­de­ra­bles, las muer­tes re­la­cio­na­das con las dro­gas van en au­men­to y en al­gu­nas zo­nas se han de­cla­ra­do epi­de­mias de opioi­des. La ex­pan­sión de los mer­ca­dos mun­dia­les de co­caí­na y opiá­ceos ha­ce su­po­ner que se pro­du­ci­rá un au­men­to con­si­de­ra­ble de los be­ne­fi­cios de­ri­va­dos del trá­fi­co de dro­gas y las co­rrien­tes fi­nan­cie­ras ilí­ci­tas co­ne­xas, lo que tam­bién po­dría con­tri­buir a la fi­nan­cia­ción de otras ame­na­zas, co­mo el te­rro­ris­mo. La eco­no­mía lí­ci­ta y los pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos ya acu­san el im­pac­to de la eco­no­mía re­la­cio­na­da con las dro­gas. Las con­se­cuen­cias de los al­tos ni­ve­les de pro­duc­ción de co­caí­na en Co­lom­bia ya se pue­den apre­ciar en los mer­ca­dos de esa dro­ga más con­so­li­da­dos, Amé­ri­ca del Nor­te y Europa cen­tral y oc­ci­den­tal, don­de hay in­di­cios de un au­men­to del con­su­mo.

Y es pro­ba­ble que par­te de esa co­caí­na lle­gue tam­bién a nue­vos mer­ca­dos pa­ra abas­te­cer a la cre­cien­te cla­se me­dia de las gran­des eco­no­mías de Asia, don­de la co­caí­na ha em­pe­za­do a ha­cer su apa­ri­ción, y los efec­tos co­la­te­ra­les po­drían acu­sar­se tam­bién en los paí­ses por los que pa­se, en par­ti­cu­lar en

Áfri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.