Ri­car­do Gre­co

Aden fue la pri­me­ra es­cue­la de ne­go­cios la­ti­noa­me­ri­ca­na que se su­mó a la ‘ga­mi­fi­ca­ción’ de for­ma ma­si­va. Le apuesta al elear­ning y si­mu­la­do­res en el ma­na­ge­ment”

Estrategia y Negocios - - Radar -

La es­cue­la de ne­go­cios que fun­dó Ri­car­do Gre­co tie­ne pre­sen­cia en 28 ciu­da­des de Europa y Amé­ri­ca La­ti­na. Hoy, ya exis­te ADEN Uni­ver­sity en Mia­mi, don­de ofre­ce pro­gra­mas on­li­ne, o pre­sen­cia­les con ofer­ta de maes­trías en in­glés y es­pa­ñol. Tam­bién lle­ga a Me­dio Orien­te, Asia, Europa del Es­te, con una fi­gu­ra de re­pre­sen­tan­te. Bus­ca con­ver­tir­se en la pri­me­ra es­cue­la de ne­go­cios glo­bal. “En 2019, que­re­mos par­tir co­mo ju­ga­do­res glo­ba­les con pre­sen­cia en 50 ciu­da­des del mun­do.

Es­ta es la am­bi­ción que te­ne­mos”, di­jo Gre­co. ADEN Bu­si­ness School man­tie­ne su ofer­ta edu­ca­ti­va pre­sen­cial, pe­ro la prin­ci­pal apuesta hoy son las pla­ta­for­mas e-lear­ning con más de 50 si­mu­la­do­res en el mun­do empresarial que van des­de te­mas téc­ni­cos, ha­bi­li­da­des de li­de­raz­go, y más. Ese ‘mix’ en­tre lo pre­sen­cial y vir­tual le apuesta un lear­ning by doing don­de el eje­cu­ti­vo po­ne a prue­ba sus de­ci­sio­nes en si­tua­cio­nes emu­la­das.

¿Ten­drá pre­sen­cia ADEN en Asia y Áfri­ca? No es­ta­mos so­ñan­do. Es­ta­mos dan­do pa­sos pa­ra crear nues­tra red en Áfri­ca, Asia, Me­dio Orien­te. La idea es te­ner­la con­for­ma­da pa­ra fin de año. Va­mos a lle­gar con un mo­de­lo mix­to a lu­ga­res re­mo­tos don­de el con­trol de la ope­ra­ción se­ría di­fí­cil en for­ma di­rec­ta a un mix en­tre re­pre­sen­tan­tes y de for­ma di­rec­ta pa­ra no te­ner pro­ble­mas de ca­li­dad. El desafío es ser ju­ga­dor glo­bal y con­ver­tir­nos en el ma­yor ju­ga­dor de es­cue­la de ne­go­cios en el mun­do. No hay una es­cue­la de ne­go­cio que ten­ga un desa­rro­llo así glo­bal.

Con los si­mu­la­do­res, ¿có­mo se bus­ca en­se­ñar al fu­tu­ro?

So­mos pre­cur­so­res en el te­ma de si­mu­la­do­res. Fui­mos la pri­me­ra es­cue­la de ne­go­cios la­ti­noa­me­ri­ca­na que se su­mó a la ga­mi­fi­ca­ción de for­ma ma­si­va. Pre­fe­ri­mos el lear­ning by doing mu­cho más que lear­ning by study. Pue­do co­no­cer to­dos los es­ti­los de li­de­raz­go, to­das las teo­rías de li­de­raz­go, in­clu­so pue­do sa­ber cuál es mi pro­pio es­ti­lo de li­de­raz­go, pe­ro de ahí a ser me­jor líder hay un sal­to cuán­ti­co gi­gan­te. Un si­mu­la­dor per­mi­te rea­li­zar ver­da­de­ros cam­bios, de com­por­ta­mien­to, de ac­ti­tu­des. Un si­mu­la­dor des­nu­da fá­cil­men­te tus fa­len­cias, que en lo dis­cur­si­vo uno lo pue­de di­si­mu­lar. En la can­cha se ve quién es quién. ¿Qué ti­po de si­mu­la­do­res tie­nen?

Aho­ra hay si­mu­la­do­res en lo que quie­ras. No cual­quier pro­fe­sor pue­de usar un si­mu­la­dor. Exi­ge otro ti­po de pe­da­go­gía don­de el cen­tro pa­sa a ser el pro­pio alumno y no el pro­fe­sor dic­tan­do su cla­se. Ahí hay un com­po­nen­te lú­di­co, de com­pe­ten­cia, en­tre los alum­nos y los equi­pos que se for­man. Has­ta que no co­rre san­gre en­tre las bu­ta­cas, no sir­ve. Es­to es la pa­sión que en­cien­de un si­mu­la­dor, en­tre los mis­mos miem­bros del equi­po pi­den que se apa­gue el ce­lu­lar, com­pi­ten con­tra equi­pos pre­sen­tes o re­mo­tos en otras se­des

To­do es­to co­men­zó de for­ma ma­si­va ha­ce cin­co años: en to­das las se­des, en to­dos los pro­gra­mas se usan si­mu­la­do­res. Si ves las es­cue­las de ne­go­cios tí­pi­cas so­lo hay uno o dos si­mu­la­do­res. No­so­tros te­ne­mos más de 50. Es­to im­pli­có un cambio en la es­truc­tu­ra men­tal de to­dos nues­tros pro­fe­so­res.

¿Qué ca­rre­ras des­apa­re­ce­rán en la era de los ro­bots?

Ha­brá mu­chos reaco­mo­da­mien­tos. Ha­brá ca­rre­ras que ten­drán pro­ble­mas de de­man­da. La ro­bo­ti­za­ción ju­ga­rá un rol bru­tal. El im­pac­to es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na: 2020. No­so­tros mis­mos ya es­ta­mos usan­do ro­bots pa­ra al­gu­nas fun­cio­nes re­pe­ti­ti­vas. Si en­tras en nues­tra pá­gi­na web ya te­ne­mos un chat­bot, ya char­la. Ni si­quie­ra te das cuen­ta que es un ro­bot el que es­tá de­trás. En el ca­so nues­tro ve­mos que la crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción es­ta­rán en ma­nos de la gen­te. En to­do lo que im­pli­que un uso crea­ti­vo de re­cur­sos es in­elu­di­ble la pre­sen­cia hu­ma­na. En ven­tas, uno ve que la gen­te se­rá re­em­pla­za­da tar­de o tem­prano.

¿Có­mo Amé­ri­ca La­ti­na es­tá res­pon­dien­do a es­ta ola de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial? Ho­nes­ta­men­te veo a la gen­te ador­me­ci­da con es­te te­ma. No per­ci­bo que vean el im­pac­to de es­to en fi­nan­zas, so­bre el área de mar­ke­ting, so­bre el área de pro­duc­ción. Veo que es­ta­mos de­mo­ra­dos ver­sus lo que uno ve en otras par­tes del mun­do. Es­to se vie­ne irre­me­dia­ble­men­te nos gus­te o no. Las mul­ti­na­cio­na­les se­rán las lí­de­res en apli­car­lo

FO­TO: COR­TE­SÍA

La Mi­ni En­tre­vis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.