Luis Ver­di, VP de SAP: hay que per­der el mie­do a la in­no­va­ción

En La­ti­noa­mé­ri­ca, co­mien­zan a adop­tar­se pro­ce­sos de trans­for­ma­ción, ya no sim­ple­men­te re­pli­can­do los pro­ce­sos de lí­de­res eu­ro­peos o asiá­ti­cos

Estrategia y Negocios - - Radar.Aldea Global - TEX­TO: VE­LIA JA­RA­MI­LLO

En La­ti­noa­mé­ri­ca, las em­pre­sas y el sec­tor pú­bli­co, tra­di­cio­nal­men­te con­ser­va­do­res fren­te a la in­no­va­ción, es­tán em­pe­zan­do a adop­tar la tec­no­lo­gía y a im­ple­men­tar pro­ce­sos de trans­for­ma­ción, ya no sim­ple­men­te re­pli­can­do los pro­ce­sos de lí­de­res eu­ro­peos o asiá­ti­cos. Lo di­ce Luis Ver­di, vi­ce­pre­si­den­te de in­no­va­ción de SAP La­ti­noa­mé­ri­ca.

Ese pa­so, des­ta­ca, pue­de ser la puer­ta pa­ra que las em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes se co­lo­quen a la van­guar­dia de la in­no­va­ción glo­bal, pa­ra que las com­pa­ñías pue­dan de­fen­der sus mer­ca­dos lo­ca­les así co­mo com­pe­tir en los glo­ba­les, y pa­ra que el sec­tor pú­bli­co im­ple­men­te soluciones a pro­ble­mas so­cia­les, apa­lan­cán­do­se en la tec­no­lo­gía.

En es­tos paí­ses “no podemos se­guir es­pe­ran­do que otros in­ven­ten pa­ra co­piar. Ne­ce­si­ta­mos abrir es­pa­cio a la in­no­va­ción, pro­mo­ver ideas, ex­pe­rien­cias, trans­for­mar la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va pa­ra acep­tar las fa­llas y la ex­pe­ri­men­ta­ción, ele­gir áreas de im­pac­to pa­ra in­no­var, ha­cer al­go que ver­da­de­ra­men­te pue­da cam­biar el jue­go”, sos­tie­ne el vi­ce­pre­si­den­te de In­no­va­ción de SAP La­tam.

En la re­gión, co­mo en el mun­do, ad­vier­te, el In­ter­net de las Co­sas, el Ma­chi­ne Lear­ning (apren­di­za­je de las má­qui­nas), el Big Da­ta, Block­chain, y la In­te­li­gen­cia de Da­tos im­pac­tan en to­dos los cam­pos, des­de las em­pre­sas e in­dus­trias has­ta en la ges­tión del sec­tor pú­bli­co.

TRANS­FOR­MA­CIÓN DI­GI­TAL PA­RA TO­DOS

En Amé­ri­ca La­ti­na, la re­vo­lu­ción di­gi­tal avan­za. A las em­pre­sas la trans­for­ma­ción les per­mi­te me­jo­rar sus pro­ce­sos de ne­go­cio. A los go­bier­nos, im­ple­men­tar soluciones in­te­li­gen­tes pa­ra pro­ble­mas ur­ba­nos y co­nec­tar con la ciu­da­da­nía.

“LA TEC­NO­LO­GÍA HA­RÁ MUY FÁ­CIL PRE­GUN­TAR A LA SO­CIE­DAD POR UNA PRO­PUES­TA DE LEY QUE SE DISCUTE DES­DE EL CON­GRE­SO”.

Pe­ro la tec­no­lo­gía no pue­de ser un fin en sí mis­ma, ad­vier­te Ver­di. “La tec­no­lo­gía es un me­dio pa­ra lle­gar a un pun­to. Si es­ta­mos ha­blan­do de la uti­li­za­ción de la tec­no­lo­gía en com­pa­ñías, que­re­mos ha­cer una in­ver­sión pa­ra me­jo­rar la ma­ne­ra co­mo nos co­mu­ni­ca­mos con los clien­tes, lo que pro­du­ci­mos, los ser­vi­cios que en­tre­ga­mos”.

Am­plía: “Uti­li­za­mos tec­no­lo­gía pa­ra te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo en los ne­go­cios y es cier­to tam­bién que la ma­ne­ra de me­dir eso tie­ne que ver con cuán­to in­ver­ti­mos y los re­sul­ta­dos que va­mos a te­ner”.

Esa ma­ne­ra de pen­sar lle­va a las em­pre­sas a mi­rar to­dos los pro­ce­sos de in­ver­sión co­mo cos­tos. “Una com­pa­ñía to­ma la de­ci­sión de ha­cer una in­ver­sión con la ex­pec­ta­ti­va de al­gu­na ga­nan­cia, por eso con­si­de­ra­mos que cuan­do no lo­gra­mos el re­sul­ta­do fa­lla­mos. Es co­rrec­to pen­sar de es­ta ma­ne­ra en tér­mi­nos fi­nan­cie­ros, pe­ro es­ta va­lo­ra­ción no con­si­de­ra el re­si­dual del co­no­ci­mien­to que se que­da en una com­pa­ñía cuan­do tra­ta­mos de ha­cer al­go”, ex­po­ne.

Ese mie­do a fa­llar y con­si­de­rar el fa­llo co­mo un fra­ca­so de­be cam­biar en la cul­tu­ra de las em­pre­sas, sos­tie­ne Ver­di. “Las com­pa­ñías en ge­ne­ral no po­nen mu­cha aten­ción en el va­lor eco­nó­mi­co del co­no­ci­mien­to. Si ha­ce­mos una in­ver­sión que no ge­ne­ra los re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros es­pe­ra­dos, es­ta­mos apren­dien­do al­go, ya es­ta­mos ge­ne­ran­do va­lor”, plan­tea.

Se im­po­nen cam­bios cul­tu­ra­les en las cor­po­ra­cio­nes en La­ti­noa­mé­ri­ca. “Pri­me­ro, ne­ce­si­ta­mos en­fo­car­nos en áreas don­de la in­no­va­ción pue­da ge­ne­rar un im­pac­to mul­ti­pli­ca­dor muy fuer­te. Pa­ra in­no­var no ne­ce­si­ta­mos cam­biar to­da la cor­po­ra­ción, podemos crear una ofi­ci­na de in­no­va­ción, crear me­ca­nis­mos pa­ra im­ple­men­tar una cul­tu­ra de in­no­va­ción, traer ideas y de­ba­tir­las, crear un círcu­lo vir­tuo­so de cre­ci­mien­to e in­no­va­ción”, pro­pu­so Ver­di.

IN­NO­VAR EN EL SEC­TOR PÚ­BLI­CO

Tam­bién, des­ta­ca Luis Ver­di, hay ám­bi­tos de apli­ca­ción del In­ter­net de las Co­sas pa­ra la vi­da co­ti­dia­na, pa­ra la sa­lud, pa­ra el fun­cio­na­mien­to de las ciu­da­des, pa­ra con­tri­buir a una me­jor ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. En Bra­sil por ejem­plo, “ar­ma­mos un pro­yec­to pi­lo­to en el hos­pi­tal del Ins­ti­tu­to del Co­ra­zón, In­cor. Son es­pe­cia­lis­tas en pro­ble­mas del co­ra­zón y en la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos, el equi­po de mé­di­cos ne­ce­si­ta mi­rar una gran va­rie­dad de pan­ta­llas de di­fe­ren­tes ma­qui­nas: la que es­tá mi­dien­do la pre­sión san­guí­nea, el rit­mo car­dia­co, la res­pi­ra­ción, equi­pos que son en ge­ne­ral de fa­bri­can­tes dis­tin­tos. El mé­di­co ne­ce­si­ta po­ner aten­ción en mu­chas en co­sas al mis­mo tiem­po, ar­mar en su men­te co­mo se co­nec­tan los da­tos que vie­nen de las di­fe­ren­tes pan­ta­llas pa­ra to­mar una de­ci­sión”.

SAP con­cen­tró la in­for­ma­ción en la nu­be, de don­de se ex­traen y con­cen­tran los in­di­ca­do­res de sa­lud de ca­da pa­cien­te, pro­yec­tán­do­se en una úni­ca pan­ta­lla de ma­ne­ra que el mé­di­co lo­gre ver to­das las co­sas al mis­mo tiem­po y co­rre­la­cio­nar me­jor la in­for­ma­ción pa­ra to­mar una me­jor de­ci­sión de qué ha­cer con un pa­cien­te en es­ta­do crí­ti­co.

Hay otras di­ver­sas apli­ca­cio­nes po­si­bles en di­fe­ren­tes áreas de la vi­da hu­ma­na, ha­ce no­tar Ver­di. En la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, me­dian­te un soft­wa­re ins­ta­la­do en las al­can­ta­ri­llas se mi­de el ni­vel de agua en días de llu­via to­rren­cia­les, y se iden­ti­fi­can las al­can­ta­ri­llas blo­quea­das con basura, pre­vi­nien­do inun­da­cio­nes en las ca­lles.

Pe­ro la in­no­va­ción no ne­ce­sa­ria­men­te es tec­no­ló­gi­ca, apun­ta el ex­per­to. Ade­más, no ne­ce­sa­ria­men­te vie­ne de in­ven­tar al­go to­tal­men­te nue­vo. “Pue­de ve­nir de com­bi­nar co­sas que ya es­tán ahí, pe­ro no es­ta­mos uti­li­zan­do de la ma­ne­ra más crea­ti­va. Si pen­sa­mos siem­pre en el usua­rio en el con­su­mi­dor en el clien­te de ahí vie­nen las ideas que tie­nen más pro­ba­bi­li­dad de cam­biar co­sas”.

LA DIS­RUP­CIÓN YA ES­TÁ AQUÍ

Fren­te a las preo­cu­pa­cio­nes que sus­ci­tan los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y los pro­nós­ti­cos de que la tec­no­lo­gía va a su­pri­mir em­pleos en las em­pre­sas, Ver­di ase­gu­ra: esa ten­den­cia ya es una reali­dad des­de ha­ce mu­chos años. “To­da la in­no­va­ción, des­de ha­ce cien­tos de años, lle­ga pa­ra cam­biar al­go, pa­ra sus­ti­tuir al­gu­na co­sa, pe­ro se­gui­mos avan­zan­do. La ex­pec­ta­ti­va de vi­da si­gue cre­cien­do, me­jo­ran los in­di­ca­do­res de sa­lud, de edu­ca­ción”.

“Soy muy op­ti­mis­ta y creo que a pe­sar de to­dos los pro­ble­mas que te­ne­mos se­gui­mos avan­zan­do co­mo so­cie­dad y las tec­no­lo­gías de co­mu­ni­ca­ción e in­for­ma­ción van a ayu­dar en es­te pa­so im­por­tan­te de am­pliar la de­mo­cra­cia”, ase­gu­ra el vi­ce­pre­si­den­te de SAP.

Eso pue­de de­ri­var en una ciu­da­da­nía más in­vo­lu­cra­da en la to­ma de de­ci­sio­nes. “La tec­no­lo­gía va a avan­zar a una ve­lo­ci­dad que va ha­cer muy fá­cil pre­gun­tar a la so­cie­dad por una pro­pues­ta de ley que se discute des­de el Con­gre­so. De he­cho, ya es­tá tra­yen­do un cambio muy im­por­tan­te con la de­mo­cra­ti­za­ción de la in­for­ma­ción y del co­no­ci­mien­to”.

Otro efec­to de los avan­ces de la tec­no­lo­gía y de la in­no­va­ción es el sur­gi­mien­to de mo­de­los de eco­no­mías co­la­bo­ra­ti­vas en el mun­do, co­mo las de Uber y Airbnb. “La tec­no­lo­gía hoy per­mi­te que ca­mi­ne­mos en la di­rec­ción de una so­cie­dad que uti­li­za las co­sas sin ne­ce­sa­ria­men­te te­ner la pro­pie­dad de las co­sas. Va­mos en un ca­mino de pro­pie­dad com­par­ti­da, que es el ca­so por ejem­plo -de al­gu­na ma­ne­ra- de Uber, en don­de es­tás uti­li­zan­do un ca­rro sin te­ner la pro­pie­dad. Ima­gi­ne­mos cuan­do lle­guen los ca­rros sin cho­fer, se­rá más fá­cil to­da­vía”.

Al fi­nal, to­dos los pro­ce­sos de­be­rían de­ve­nir en una so­cie­dad más so­li­da­ria “de­di­ca­da más al te­ma de la ca­li­dad de la re­la­ción en­tre las per­so­nas una so­cie­dad más hu­ma­na”, con­clu­yó Ver­di

FO­TO: ARCHIVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.