Ar­tis­ta del vi­drio y la mon­ta­ña

La obra de la Me­da­lla de Oro por Pre­mio Na­cio­nal de Es­cul­tu­ra de Hon­du­ras (2005) ha vi­vi­do en sus pro­pias car­nes el azo­te de la cen­su­ra

Estrategia y Negocios - - Gente. - TEX­TOS GLO­RIA RO­DRÍ­GUEZ

Re­gi­na Agui­lar re­gre­só a Hon­du­ras en 1991, cuan­do la vi­da la pu­so a es­co­ger en­tre con­ti­nuar con su flo­re­cien­te ca­rre­ra ar­tís­ti­ca y su fa­mi­lia. Op­tó por su fa­mi­lia, y en el ca­mino, ade­más, se for­jó otra más gran­de, más di­ver­sa, con las que com­par­tía las ga­nas de sacar ade­lan­te un pu­ña­do de ca­sas en­cla­va­das en una mon­ta­ña, que en po­co tiem­po em­pe­zó a lla­mar ho­gar.

San Juan­ci­to es un po­bla­do en­cla­va­do en la sie­rra que ro­dea la ca­pi­tal hon­du­re­ña, en el cen­tro del país, y que per­dió su glo­ria a me­dia­dos del si­glo XX, cuan­do en 1954 una huel­ga aca­bó con 75 años de ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, pe­ro que guar­da pa­ra sí el or­gu­llo de ha­ber si­do una de las ma­yo­res pro­duc­to­ras de oro y pla­ta en la re­gión.

Re­gi­na lle­gó al pue­blo en 1992 en bus­ca de un lu­gar am­plio, ilu­mi­na­do y cer­cano a fuen­tes de agua don­de ins­ta­lar su ta­ller ar­tís­ti­co, que por ser prin­ci­pal­men­te es­pe­cia­li­za­do en vi­drio, ne­ce­si­ta de to­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra ser fun­cio­nal.

San Juan­ci­to era en­ton­ces po­co más que un pue­blo con ai­re fan­tas­mal ro­dea­do de pi­nos, pe­ro es­ta mujer vio en las mi­ra­das de los lu­ga­re­ños las ga­nas de vol­ver a bri­llar. Y así lo hi­cie­ron. Ar­tis­ta y pue­blo, se vol­vie­ron uno y em­pe­za­ron una nue­va his­to­ria con el na­ci-

mien­to de In Vi­tro, em­pre­sa co­mer­cia­li­za­do­ra de las obras y la Es­cue­la Ta­ller San Juan­ci­to.

“To­do cam­bió al ve­nir al con­tex­to de mi país, com­par­tir mi ar­te en­tre los que no tie­nen opor­tu­ni­dad: los ni­ños y jóvenes po­bres, mu­je­res sin nin­gu­na pre­pa­ra­ción y abrir pa­ra ellos es­pa­cios de belleza y de co­lor. La gen­te es­ta­ba sin trabajo des­de los años 50, les en­se­ñé to­do lo que sé”, di­ce con año­ran­za es­ta in­com­pren­di­da es­cul­to­ra, cu­yas obras pú­bli­cas han si­do ca­si to­tal­men­te eli­mi­na­das en su na­tal Hon­du­ras.

EL SIN­SA­BOR DE LA CEN­SU­RA

“Yo no soy una ar­tis­ta con­ven­cio­nal, yo vi­ne a rom­per con to­do y es­te país es aún muy con­ser­va­dor”, aña­de sin exa­ge­rar, pues su obra cul­men en tie­rra hon­du­re­ña fue de­mo­li­da sin con­sul­tar­le, no sin an­tes cau­sar un re­vue­lo mo­ral y cul­tu­ral que has­ta hoy se re­cuer­da.

Se tra­ta del mo­nu­men­to lla­ma­do “Tría­da Es­cul­tó­ri­ca y un Sa­bio”, en ho­nor al pró­cer in­de­pen­den­tis­ta Jo­sé Ce­ci­lio del Va­lle, que le fue en­car­ga­da por “Ti­to” Gui­llen ca­si al ter­mino de su ges­tión co­mo al­cal­de de San Pe­dro Su­la. La obra es­ta­ba com­pues­ta por tres es­ta­tuas de bron­ce en ta­ma­ño real, que re­qui­rie­ron la fun­di­ción de 6.000 li­bras de ba­las que le fue­ron do­na­das por el ejér­ci­to hon­du­re­ño.

La obra re­pre­sen­ta­ba a Va­lle en tres mo­men­tos de su vi­da: con su pro­pia cabeza en las ma­nos, re­pre­sen­tan­do su la­do in­te­lec­tual; con un glo­bo te­rrá­queo, re­pre­sen­tan­do su afán hu­ma­nis­ta y unio­nis­ta; y la ter­ce­ra por­tan­do una ma­zor­ca de maíz, pa­ra plas­mar su amor por la tie­rra, y el trabajo en el cam­po.

Pe­ro que el pró­cer es­tu­vie­ra re­pre­sen­ta­do des­nu­do des­per­tó el re­pu­dio en cier­tos círcu­los po­lí­ti­cos y so­cia­les de la épo­ca, por con­tra­ve­nir lo cá­no­nes es­té­ti­cos con­si­de­ra­dos apro­pia­dos pa­ra una obra de ar­te ex­hi­bi­da en la vía pú­bli­ca. “La so­cie­dad es­ta­ba fas­ci­na­da con la obra, se iban a to­mar fo­tos, un día ama­ne­ció con pa­ña­les, to­do el mun­do es­cri­bió so­bre ella: el ar­zo­bis­po, el pre­si­den­te, las fe­mi­nis­tas, los ma­chis­tas, to­dos. Me dijeron que era una per­ver­ti­da se­xual, que allí ha­bía pues­to to­das mis fan­ta­sías, que el pe­ne de­bía me­dir tan­to… ”, re­cuer­da con sor­na. La pre­sión de los gru­pos con­ser­va­do­res fue tal que el al­cal­de en­tran­te or­de­nó cor­tar­lo y de­ja­ron ex­hi­bi­do so­la­men­te un pie, el res­to de par­tes se las ro­ba­ron y has­ta la fe­cha no se sa­be su pa­ra­de­ro.

“Mi trabajo ar­tís­ti­co siem­pre se ca­rac­te­ri­zó por te­ner una crí­ti­ca so­cial o pro­po­ner un cambio, y co­mo aquí to­do es tan tra­di­cio­na­lis­ta y yo no lo soy, allí vino el pro­ble­ma”, aña­de. Aún en pe­da­zos y des­trui­da, la Tría­da Es­cul­tó­ri­ca y un Sa­bio fue re­co­no­ci­da en el ar­te

CON SU EM­PRE­SA IN VI­TRO, AGUI­LAR CA­PA­CI­TA AR­TE­SA­NOS RU­RA­LES, TRA­BA­JAN­DO CON ELLOS EN DI­SE­ÑO, PRO­DUC­CIÓN AR­TE­SA­NAL Y MER­CA­DEO A NI­VEL NA­CIO­NAL

con­tem­po­rá­neo a ni­vel in­ter­na­cio­nal, al ser ex­pues­ta po­cos años des­pués a tra­vés de fo­tos y re­cor­tes de pe­rió­di­co en la Ex­hi­bi­ción Ar­te con Im­pac­to Ur­bano, en el Mu­seo Rei­na So­fía de Madrid (Es­pa­ña).

Des­pués del ‘ca­so Va­lle’, co­mo se co­no­ce es­te in­ci­den­te ar­tís­ti­co en­tre los hon­du­re­ños, Re­gi­na se vol­có a par­ti­ci­par en bie­na­les de re­nom­bre y se con­cen­tró en desa­rro­llar otra fa­ce­ta ar­tís­ti­ca: la del di­se­ño, con la que em­pe­zó a tra­ba­jar más de cer­ca con los ha­bi­tan­tes de San Juan­ci­to, y pos­te­rior­men­te con otras co­mu­ni­da­des co­mo los len­cas, gra­cias a un pro­yec­to que le fue asig­na­do por la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal.

Pe­ro su es­pí­ri­tu re­bel­de siem­pre es­tu­vo allí, y ca­da vez que se lo per­mi­tían sa­lía con pro­pues­tas ar­tís­ti­cas dis­rup­ti­vas. Fue así co­mo en 2002 na­ce el cor­to “Nos Va­le Ver­ja”, que tam­bién re­co­gía una fuer­te crí­ti­ca so­cial.

Al tiem­po que desa­rro­lla­ba el ta­ller, tam­bién creó “La Es­cue­la Má­gi­ca”, un es­pa­cio de en­se­ñan­za y apre­cia­ción ar­tís­ti­ca de­di­ca­do a los ni­ños de San Juan­ci­to. “He vis­to có­mo el ar­te pue­de cam­biar una ge­ne­ra­ción, son for­mas ex­tra­ñas de trabajo, a tra­vés del co­lor, del mo­vi­mien­to, de la mú­si­ca, pe­ro cam­bia al ser hu­mano, lo sen­si­bi­li­za”; sin em­bar­go, co­mo mu­chos de sus pro­yec­tos, la fal­ta de apo­yo ins­ti­tu­cio­nal y fi­nan­cia­mien­to han re­le­ga­do es­te es­pa­cio a la me­mo­ria de los que una vez asis­tie­ron.

La Es­cue­la Ta­ller San Juan­ci­to es aho­ra un cen­tro de ca­pa­ci­ta­ción, desa­rro­llo y pro­duc­ción ar­te­sa­nal pa­ra ar­te­sa­nos de va­rias zo­nas ru­ra­les de to­do el país. Ac­tual­men­te cuen­ta con sie­te ta­lle­res: vi­drio, me­ta­les, ma­de­ra, pa­pel, fi­bras na­tu­ra­les, jo­ye­ría y lám­pa­ras e ilu­mi­na­ción, cu­ya pro­duc­ción se ven­de a ni­vel in­ter­na­cio­nal en lu­ga­res tan re­mo­tos co­mo Aus­tra­lia, Lon­dres y Nue­va York.

Ade­más han desa­rro­lla­do una ofer­ta crea­ti­va pa­ra tu­ris­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, en las que ofre­cen ta­lle­res pri­va­dos pa­ra gru­pos de en­tre ocho y diez per­so­nas, que pue­den du­rar des­de un fin de se­ma­na has­ta va­rias se­ma­nas, don­de com­par­te sus co­no­ci­mien­tos ar­tís­ti­cos. Su­bli­ma a tra­vés de la en­se­ñan­za, sus de­seos más ín­ti­mos de ar­tis­ta in­com­pren­di­da.

“Hu­bie­se que­ri­do se­guir con una obra con­sis­ten­te, ha­cer trabajo de crí­ti­ca, pe­ro se in­ter­pu­so la gen­te, una co­sa es lo que uno lo­gra pa­ra uno y otra lo que lo­gra com­par­tien­do el ar­te con los de­más”, di­ce son­rien­te y aña­de: “Des­de muy jo­ven que­ría co­sas nue­vas, yo siem­pre leía y que­ría traer esas co­sas nue­vas, pe­ro aquí siem­pre va­mos atrás, unos cin­cuen­ta años atrás, aun te­nien­do los ta­len­tos pa­ra que va­ya­mos con el tiem­po”, con­clu­ye

FO­TO DE RE­GI­NA AGUI­LAR

La obra de la ar­tis­ta hon­du­re­ña ha si­do ex­pues­ta en EE.UU., Europa, Asia y Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.