Fi­coh­sa le apuesta a la di­gi­ta­li­za­ción de sus ser­vi­cios

Su pro­duc­to es­tre­lla es SA­RA, un chat­bot que per­mi­te el ac­ce­so a los clien­tes des­de las re­des so­cia­les y des­de el cual pue­den ha­cer con­sul­tas de sus pro­duc­tos

Estrategia y Negocios - - Finanzas. - TEX­TO: GLO­RIA RO­DRÍ­GUEZ

Ban­co Fi­coh­sa uno de los ban­cos hon­du­re­ños que más cre­ce a ni­vel lo­cal y re­gio­nal, fue ga­lar­do­na­do co­mo Me­jor Ban­co Di­gi­tal de Con­su­mo en Hon­du­ras por su nue­va y mo­der­na pla­ta­for­ma de ban­ca elec­tró­ni­ca. Al fren­te de la es­tra­te­gia di­gi­tal de la ins­ti­tu­ción es­tá su Vi­ce­pre­si­den­te Re­gio­nal de Ca­na­les Di­gi­ta­les, el co­lom­biano Ni­co­lás Arru­ba.

Arru­ba, quien ha tra­ba­ja­do en los úl­ti­mos ocho años desa­rro­llan­do pla­ta­for­mas ban­ca­rias di­gi­ta­les en múl­ti­ples paí­ses de la re­gión, re­sal­tó el ac­ce­so a In­ter­net co­mo fac­tor in­dis­pen­sa­ble pa­ra pro­fun­di­zar la ban­ca­ri­za­ción di­gi­tal en­tre los usua­rios.

De he­cho, ex­pu­so, Cen­troa­mé­ri­ca es hoy por hoy la re­gión que más es­tá cre­cien­do en Amé­ri­ca La­ti­na. En Hon­du­ras, por su par­te, ha cre­ci­do un 450% la can­ti­dad de per­so­nas con ac­ce­so a In­ter­net, al­can­zan­do en la ac­tua­li­dad a un 40% de pe­ne­tra­ción, su­man­do unos 2,7 millones de usua­rios.

Se es­ti­ma que, en es­te país de unos ocho millones de ha­bi­tan­tes, se rea­li­zan unas 50.000 transac­cio­nes elec­tró­ni­cas dia­rias; qui­zás por eso es que Hon­du­ras es la quin­ta na­ción en desa­rro­llo de tec­no­lo­gías ban­ca­rias de La­ti­noa­mé­ri­ca.

¿Có­mo ha si­do la acep­ta­ción de los pro­duc­tos de ban­ca elec­tró­ni­ca de Fi­coh­sa a ni­vel re­gio­nal?

Que­re­mos ser el ban­co di­gi­tal de la nue­va ge­ne­ra­ción. Te­ne­mos una ban­ca elec­tró­ni­ca, una ban­ca mó­vil, pe­ro nues­tra es­tre­lla es SA­RA, un chat­bot al que ac­ce­den los clien­tes des­de las re­des so­cia­les Twit­ter y Mes­sen­ger y don­de pue­den ha­cer con­sul­tas de sus pro­duc­tos: es­ta­dos de cuen­ta, fe­cha de pa­go, ha­cer trans­fe­ren­cia a otro usua­rio Fi­coh­sa, co­no­cer la ubi­ca­ción de nues­tras agen­cias y ca­je­ros elec­tró­ni­cos.

Es­to ha si­do un éxi­to en­tre los mi­llen­nials, te­ne­mos mu­chos usua­rios y lo que he­mos no­ta­do es que SA­RA ha ayu­da­do ex­po­nen­cial­men­te a es­te cre­ci­mien­to, pues se con­vier­te en una so­lu­ción.

Fi­coh­sa ha si­do uno de los pri­me­ros en la re­gión en ofre­cer es­te ti­po de soluciones, es­ta­mos a la van­guar­dia.

¿Có­mo fa­ci­li­tar la mi­gra­ción a lo di­gi­tal en otras ge­ne­ra­cio­nes?

Ya sa­be­mos que un Mi­llen­nial apren­de so­lo, pe­ro pa­ra los de­más usua­rios nos es­ta­mos ase­gu­ran­do que to­dos los ca­na­les del ban­co co­noz­can muy bien las pla­ta­for­mas, de tal for­ma que tu lla­mas al call cen­ter o vas a una agen­cia, te ha­blan de los pro­duc­tos y te ca­pa­ci­tan.

Ade­más, es­ta­mos ha­cien­do un ejer­ci­cio bas­tan­te in­tere­san­te y es que cual­quier cuen­ta nue­va en el ban­co tie­ne que ve­nir con la pla­ta­for­ma. El ase­sor no só­lo te ven­de la cuen­ta, sino que te en­ro­la y te en­se­ña có­mo usar­la.

En te­mas de ci­ber­se­gu­ri­dad, ¿qué con­tro­les tie­nen?

En cuan­to al cre­ci­mien­to del te­ma di­gi­tal y ac­ce­so a In­ter­net, Fi­coh­sa tie­ne muy bue­nas pla­ta­for­mas, ro­bus­tas y se­gu­ras, así co­mo muy bue­nas he­rra­mien­tas di­gi­ta­les. Ade­más, rea­li­za­mos por lo me­nos una vez al año, un Eti­cal Hac­king con em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en brin­dar es­te ser­vi­cio. Ellos tra­tan de vul­ne­rar las pla­ta­for­mas, y nos pa­san un re­por­te con muy bue­nas re­co­men­da­cio­nes.

¿In­flu­ye el ti­po de sis­te­ma ope­ra­ti­vo pa­ra ha­cer más o me­nos se­gu­ra una he­rra­mien­ta di­gi­tal?

Los Ap­ple pue­den ser mas se­gu­ros, pe­ro sa­be­mos que a un ipho­ne le pue­den ha­cer Jail­break. Tam­bién in­flu­ye des­de dón­de des­car­gas una app o un pro­gra­ma, o los si­tios a los que ac­ce­des des­de la compu­tado­ra en la que ha­ces tus transac­cio­nes.

¿Cuá­les son las me­di­das de se­gu­ri­dad más im­por­tan­tes que de­be­mos asu­mir los clien­tes?

El usua­rio y la con­tra­se­ña es con­fi­den­cial. Nues­tra pla­ta­for­ma exi­ge cam­bios de con­tra­se­ña pe­rió­di­ca­men­te, tam­bién de­fi­ne cier­tos pa­rá­me­tros a la ho­ra de po­ner la con­tra­se­ña, por ejem­plo, no per­mi­te que sea una se­cuen­cia; ni la fe­cha de na­ci­mien­to.

Y la otra me­di­da de se­gu­ri­dad que plan­tea­mos al usua­rio es tra­tar de uti­li­zar dis­po­si­ti­vos que sean se­gu­ros, ya sea su ce­lu­lar o compu­tado­ra de la ca­sa, y no me­ter­se a cual­quier pá­gi­na de in­ter­net o si­tios co­mo ca­fés In­ter­net. Mien­tras uno ten­ga las con­tra­se­ñas con­fi­den­cia­les y ac­ce­da des­de bue­nos si­tios no hay pro­ble­ma.

¿Có­mo es­tán las con­di­cio­nes de ac­ce­si­bi­li­dad a los ser­vi­cios di­gi­ta­les en la re­gión, que país ha cre­ci­do más?

Cen­troa­mé­ri­ca en es­te mo­men­to es la que es­tá cre­cien­do en ac­ce­so a In­ter­net, com­pa­ra­do con to­do La­ti­noa­mé­ri­ca.

Hon­du­ras en los úl­ti­mos años cre­ció un 400% y es­to si­gue me­jo­ran­do, en la me­di­da en que haya mas co­ber­tu­ra de ac­ce­so y los pre­cios ba­jen, ca­da vez más gen­te po­drá te­ner ac­ce­so a In­ter­net y con­tar con los be­ne­fi­cios de nues­tras pla­ta­for­mas. En nú­me­ro de usua­rios di­gi­ta­les, ha­ce dos años era del 6% de nues­tros clien­tes, es­te año es­ta­mos ha­blan­do de un 20%, y va cre­cien­do.

¿Qué por­cen­ta­je del to­tal de clien­tes del Ban­co, son di­gi­ta­les?

La me­dia en La­ti­noa­mé­ri­ca es 25%, es­ta­mos lle­gan­do a igua­lar la ta­sa, pues más del 20% de nues­tros clien­tes van a ser usua­rios di­gi­ta­les es­te año.

Pe­ro pon­ga­mos es­te por­cen­ta­je en pers­pec­ti­va, Chi­le tie­ne un 77% de ac­ce­so a In­ter­net y Hon­du­ras un 40%, por eso es­ta­mos rea­li­zan­do in­ver­sio­nes en pla­ta­for­mas, da­mos acom­pa­ña­mien­to a las per­so­nas en las agen­cias y co­mu­ni­ca­ción de los ser­vi­cios en to­dos los ca­na­les pa­ra en­se­ñar a los clien­tes.

SU PLA­TA­FOR­MA SA­RA ARRAN­CÓ HA­CE DOS AÑOS Y ES­TÁ SU­PERAN­DO LOS USUA­RIOS DE IN­TER­BAN­CA

El Glo­bal Fi­nan­ce, un en­te mun­dial que re­co­no­ce las en­ti­da­des fi­na­cie­ras en mu­chos cam­pos, le dio a Fi­coh­sa el pre­mio co­mo El me­jor Ban­co Di­gi­tal 2018.

¿Cuán­do in­tro­du­je­ron SA­RA al mer­ca­do?

Sa­ra arran­co ha­ce dos años y la pla­ta­for­ma di­gi­tal ya lle­va­ba bas­tan­tes años. Es­tá su­peran­do en es­te mo­men­to a los usua­rios de in­ter­ban­ca, de­bi­do a que te­ne­mos una bue­na pro­por­ción de mi­llen­nials y por­que es mu­cho más fá­cil y ami­ga­ble in­ter­ac­tuar con SA­RA.

Hay un trabajo gran­de que es­ta­mos ha­cien­do pa­ra tra­tar de mi­grar; so­bre­to­do las transac­cio­nes de agen­cias a otros ca­na­les; con la Red TEN­GO, una bue­na pla­ta­for­ma de co­rres­pon­sa­les que per­mi­te, por ejem­plo, que si el clien­te en­tró a una far­ma­cia, ne­ce­si­ta efec­ti­vo y vio a nues­tro co­rres­pon­sal, po­drá sacar su di­ne­ro.

¿Es el usua­rio in­di­vi­dual o cor­po­ra­ti­vo el que más es­tá mi­gran­do a di­gi­tal?

Es el usua­rio in­di­vi­dual el que es­tá cre­cien­do más, por­que las em­pre­sas gran­des son di­gi­ta­les, ya que de­ben pa­gar pro­vee­do­res, pla­ni­llas, etc. In­clu­so en las em­pre­sas uni­per­so­na­les, la pe­ne­tra­ción es mu­cho más al­ta que de per­so­nas na­tu­ra­les, de­bi­do a la ne­ce­si­dad que tie­nen de ver sus cuen­tas y ha­cer con­ta­bi­li­dad.

En­ton­ces ha­blan­do em­pre­sa­rial­men­te, hay más pe­ne­tra­ción di­gi­tal en pla­ta­for­mas que en per­so­nas.

¿Qué nos ha­ce fal­ta a ni­vel re­gu­la­to­rio pa­ra cre­cer aún más?

Hay un pun­to que nos fal­ta a to­dos y es el te­ma de fir­ma di­gi­tal, pa­ra po­der avan­zar más rá­pi­do, nin­gún país lo tie­ne. En La­ti­noa­mé­ri­ca, por más que se acep­te abrir la cuen­ta to­tal­men­te elec­tró­ni­ca, al fi­nal es ne­ce­sa­rio fir­mar al­gún pa­pel.

¿Cuá­les son los paí­ses de la re­gión con me­jor ac­ce­so a In­ter­net?

Los dos me­jo­res paí­ses se­rían Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca, que pue­den es­tar en un 60% de ac­ce­so a In­ter­net, mien­tras que el res­to de na­cio­nes es­ta­mos en el 40%.

En cuan­to al cos­to, en Europa o Es­ta­dos Uni­dos el ac­ce­so a In­ter­net re­pre­sen­ta el 1% o 2,5% del in­gre­so, en Cen­troa­mé­ri­ca es un 10%.

¿Có­mo se com­pa­ra uno di­gi­tal­men­te, por ejem­plo con Europa o Es­ta­dos Uni­dos, don­de a una per­so­na que ga­na US$100 le co­bran un dó­lar, mien­tras que a al­guien en la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na le co­bran $10 y eso so­lo es el ac­ce­so a In­ter­net?

Por­que no só­lo se tra­ta de re­du­cir el pre­cio, si no que el pre­cio re­pre­sen­te al­go mí­ni­mo en re­la­ción al in­gre­so.

¿Es­tán tra­ba­jan­do de la mano de los re­gu­la­do­res y ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra ba­jar los cos­tos de ac­ce­so a in­ter­net?

Se es­tá tra­ba­jan­do en con­jun­to en Cen­troa­mé­ri­ca, es la for­ma de ha­cer­lo res­pon­sa­ble­men­te y lle­var me­jo­res be­ne­fi­cios pa­ra los clien­tes

FO­TO DE HÉC­TOR HER­NÁN­DEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.