No sub­es­ti­mes el po­der de los in­fluen­cia­do­res di­gi­ta­les

Estrategia y Negocios - - Target.Opinión -

El éxi­to de un co­mer­cio en lí­nea de­pen­de de mu­chos fac­to­res. En­tre ellos te­ner un tar­get bien de­fi­ni­do, un mé­to­do de pa­go se­gu­ro y un fuer­te plan de mar­ke­ting di­gi­tal. El mar­ke­ting y la co­mu­ni­ca­ción si­guen sien­do par­te im­por­tan­te de los ne­go­cios, y en el mun­do vir­tual, que es­tá ha­bi­ta­do por millones de clien­tes po­ten­cia­les, pue­de ser de­ter­mi­nan­te pa­ra la su­per­vi­ven­cia de un co­mer­cio elec­tró­ni­co .

Sin em­bar­go, es im­por­tan­te ela­bo­rar una es­tra­te­gia de mar­ke­ting di­gi­tal que in­clu­ya a los lla­ma­dos In­fluen­cers, aque­llas per­so­na­li­da­des de In­ter­net que re­co­mien­dan y pro­mo­cio­nan pro­duc­tos o ser­vi­cios a tra­vés de di­ver­sas pla­ta­for­mas co­mo blogs, Twit­ter, Fa­ce­book, Ins­ta­gram o You­tu­be.

De acuer­do con un es­tu­dio ela­bo­ra­do por In­fluen­cer Mar­ke­ting-hub, la in­ver­sión por par­te de las em­pre­sas en cam­pa­ñas de In­fluen­ce Mar­ke­ting au­men­tó un 67%, de­bi­do a que se mues­tra co­mo el mé­to­do con ma­yor y más rá­pi­do cre­ci­mien­to en cuan­to a ad­qui­si­ción de nue­vos clien­tes. Es así que cual­quier per­so­na pue­de pro­du­cir con­te­ni­do, crear ten­den­cias y con­ver­tir­se en re­fe­ren­cia so­cial. Es­to es a lo que los es­pe­cia­lis­tas lla­man “Co­mu­ni­ca­ción 2.0”.

Al con­tar con un gran nú­me­ro de se­gui­do­res y el po­der de in­fluen­cia que tie­nen so­bre ellos, es­tos per­so­na­jes di­gi­ta­les pue­den dar un im­pul­so pa­ra tu ne­go­cio. Ya que al con­tra­rio de lo que ocu­rre con la pu­bli­ci­dad tra­di­cio­nal, una es­tra­te­gia de in­fluen­ce mar­ke­ting sur­ge en un con­tex­to más es­pon­tá­neo y ge­ne­ra ma­yor en­ga­ge­ment con el pú­bli­co.

Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio es­co­ger cui­da­do­sa­men­te es­te so­cio co­mer­cial. Se de­be te­ner en cuen­ta el per­fil del In­fluen­cer y che­quear por ejem­plo su repu­tación, per­fil de se­gui­do­res, ni­vel de po­pu­la­ri­dad y la ca­li­dad del con­te­ni­do que pro­du­ce.

Tam­bién es im­por­tan­te re­cor­dar que el In­fluen­cer ideal pa­ra tu ne­go­cio no es ne­ce­sa­ria­men­te un ros­tro co­no­ci­do por el pú­bli­co, co­mo ce­le­bri­da­des, per­so­na­li­da­des de la te­le­vi­sión o lí­de­res de opi­nión. Pue­de ser un pe­rio­dis­ta re­nom­bra­do en una de­ter­mi­na­da área, blog­gers o You­tu­bers que cuen­ten con al­ta ca­pa­ci­dad de per­sua­sión so­bre sus se­gui­do­res.

Es im­por­tan­te rea­li­zar una eva­lua­ción de la cam­pa­ña. Pa­ra es­to, exis­ten di­ver­sos si­tios co­mo Fo­llo­wer­wonk, Little Bird, Buzz­su­mo, Group­high, Onaly­ti­ca, Brand­watch y Traackr, de­di­ca­dos al mo­ni­to­reo de ese uni­ver­so.

El he­cho es que nin­gún co­mer­cio elec­tró­ni­co de­be sub­es­ti­mar la im­por­tan­cia de in­cluir a los In­fluen­cers en sus es­fuer­zos de Mar­ke­ting, ya que se han con­ver­ti­do en un pun­to im­por­tan­te den­tro de las es­tra­te­gias di­gi­ta­les. In­clu­so exis­te un pre­mio crea­do por la re­vis­ta Ne­go­cios de la Co­mu­ni­ca­ción (Bra­sil), en­fo­ca­do en re­co­no­cer el trabajo de es­tos per­so­na­jes di­gi­ta­les.

de con­ver­tir­se en una pe­sa­di­lla. En es­te sen­ti­do, hay que te­ner es­pe­cial cui­da­do. Si te es po­si­ble, in­vier­te en un ser­vi­cio de re­vi­sión en lí­nea, pa­ra evi­tar caer en es­tas equi­vo­ca­cio­nes. Por úl­ti­mo, nun­ca uti­li­ces pa­la­bras al­ti­so­nan­tes, no im­por­ta qué tan co­lo­quial quie­ras mos­trar­te en tus re­des

Head of Bu­si­ness De­ve­lop­ment pa­ra Pay­pal His­pa­nic La­tam

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.