Ade­más en es­ta sec­ción Ap­plau­do, soft­wa­re sal­va­do­re­ño pa­ra el mun­do

Em­pre­sa de desa­rro­llo de ‘soft­wa­re’ con talento 100% lo­cal bus­ca ser ‘hub’ de tec­no­lo­gía pa­ra ex­por­tar soluciones a cor­po­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les

Estrategia y Negocios - - Negocios. - TEX­TOS CLAU­DIA CONTRERAS

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la reali­dad vir­tual, el In­ter­net de las Co­sas es­tán em­pu­jan­do una nue­va eco­no­mía y una nue­va de­man­da de em­pleos en el mun­do. La trans­for­ma­ción di­gi­tal de mu­chas em­pre­sas que ocu­rra an­tes y des­pués de 2020 du­pli­ca­rá la de­man­da de desa­rro­lla­do­res de soft­wa­re en el mun­do. Con esa mi­ra de ne­go­cio, Ap­plau­do Stu­dios se ha con­ver­ti­do en un cen­tro de desa­rro­llo de soft­wa­re de al­ta tec­no­lo­gía des­de El Sal­va­dor con clien­tes co­mo Fox, Co­ca­co­la, CBS, Pfi­zer o la ca­de­na de ho­te­les Hyatt.

Na­cie­ron co­mo una start-up en 2011 cuan­do Dar­win Ro­me­ro y Jo­sé Luis Giam­mat­tei co­men­za­ron ter­ce­ri­zan­do ser­vi­cios pa­ra un clien­te en Es­ta­dos Uni­dos, y con dos in­ge­nie­ros co­mo co­la­bo­ra­do­res que aún es­tán en la com­pa­ñía. La idea ha evo­lu­cio­na­do has­ta dar ser­vi­cio a cor­po­ra­cio­nes con al­tos es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. Am­bos ve­nían de tra­ba­jar en mul­ti­na­cio­na­les. “Em­pe­za­mos a dar­nos cuen­ta que te­nía­mos la ca­pa­ci­dad de en­con­trar nue­vos clien­tes en Es­ta­dos Uni­dos. No so­lo era de en­con­trar trabajo, sino en­con­trar clien­tes. Así co­men­za­mos a cre­cer. In­ver­ti­mos en pro­ce­sos co­mer­cia­les en EE.UU.”, de­ta­lló Dar­win Ro­me­ro, co­fun­da­dor de Ap­plau­do Stu­dios y di­rec­tor eje­cu­ti­vo.

La con­sul­to­ra tie­ne ofi­ci­nas co­mer­cia­les en cin­co ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos: Den­ver, Nue­va York, Was­hing­ton D.C., Los Án­ge­les y Aus­tin. Tam­bién ofre­cen sus ser­vi­cios en Chi­le. “El PIB chi­leno es de los más al­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca, nos per­mi­te com­pe­tir en un mar­gen de cos­tos·, di­jo Ro­me­ro.

“Es­ta­mos crean­do có­di­gos de soft­wa­re pa­ra apli­ca­ti­vos mó­vi­les y web que ma­ne­jan al­go­rit­mos ma­te­má­ti­cos ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jos”, aco­tó Ro­me­ro. En otras pa­la­bras, es lo que us­ted ve (y lo que no ve) de una apli­ca­ción mó­vil, por ejem­plo. “Desa­rro­lla­mos apli­ca­ti­vos com­ple­tos, ve­mos có­mo esos pro­ce­sos fun­cio­nan. Da­mos so­por­te a apli­ca­ti­vos que tie­nen más de 250 millones de des­car­gas en el mun­do”, agre­gó y se­ña­ló que pro­veen soluciones al fon­do de in­ver­sión de Tes­la, o a Tic­ket­mas­ter.

Han cre­ci­do a un rit­mo del 160% anual en los úl­ti­mos cua­tro años, bus­can du­pli­car el ne­go­cio en los pró­xi­mos 24 me­ses y quie­ren ter­mi­nar 2018 con 150 desa­rro­lla­do­res en El Sal­va­dor.

¿Qué im­pul­sa es­tas ci­fras? Ni Es­ta­dos Uni­dos, ni Europa dan abas­to a la de­man­da de desa­rro­lla­do­res de soft­wa­re en el mun­do. “El te­ma es que no hay gen­te, lo que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pro­du­ce se lo lle­van y lo em­plean to­do. En Es­ta­dos Uni­dos, me­nos de 1% de los desa­rro­lla­do­res de soft­wa­re no tie­ne trabajo. Son mer­ca­dos que ab­sor­ben de­ma­sia­do talento. Aho­ri­ta es­ta­mos en un mo­men­to que

EN ES­TA­DOS UNI­DOS, ME­NOS DEL 1 % DE LOS DESA­RRO­LLA­DO­RES DE SOFT­WA­RE NO TIE­NE TRABAJO, Y SU SA­LA­RIO ANUAL ES­TÁ POR EN­CI­MA DE US$100.000

si tie­nen buen talento lo traen y lo pagan”, apun­tó Ro­me­ro.

El De­par­ta­men­to de Trabajo de Es­ta­dos Uni­dos afir­ma que el pa­go pro­me­dio en 2016 pa­ra un desa­rro­lla­dor de soft­wa­re ron­da en US$103.560 al año, US$49,79 por ho­ra. Es por es­to que Ap­plau­do Stu­dios apuesta por brin­dar una ofer­ta de ser­vi­cios en es­te mer­ca­do, a tra­vés de la for­ma­ción del me­jor talento sal­va­do­re­ño.

Así na­ció la in­ver­sión del pri­mer Cen­tro de Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co de Ap­plau­do Stu­dios: US$5 millones di­ri­gi­dos a te­ner nue­vas ofi­ci­nas, nue­vas fa­ci­li­da­des de en­tre­na­mien­to, un co-wor­king spa­ce pa­ra in­ge­nie­ros, y tam­bién a ser el hub que re­ci­ba a start-ups in­tere­sa­das en tra­ba­jar de la mano de Ap­plau­do.

SE­MI­LLE­RO DE TALENTO

To­do co­men­zó con pre­gun­tar­se: ¿qué ser­vi­cios po­dían pro­veer y ex­por­tar con talento sal­va­do­re­ño? En el ca­mino, han agre­ga­do a la ecua­ción co­la­bo­ra­do­res for­ma­dos den­tro y fue­ra del país. “Te­ne­mos in­ge­nie­ros de ca­si to­dos los de­par­ta­men­tos tra­ba­jan­do pa­ra clien­tes en Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo Jo­sé Luis Giam­mat­tei, co­fun­da­dor de Ap­plau­do Stu­dios. Tam­bién hay in­ge­nie­ros for­ma­dos en EE.UU., o for­ma­dos en co­le­gios téc­ni­cos que han apren­di­do len­gua­jes de pro­gra­ma­ción de for­ma au­to­di­dac­ta. “Son gra­dua­dos con bue­nos pro­yec­tos. La no­ta es un in­di­ca­dor a la ho­ra de pro­du­cir y desa­rro­llar soft­wa­re”, agre­gó.

De la mano de sus clien­tes, han crea­do un pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to de 12 se­ma­nas que sir­ve de fil­tro pa­ra con­tra­tar a los in­ge­nie­ros que se que­da­rán a tiem­po com­ple­to. Son fil­tros pa­ra es­co­ger, y les per­mi­ten en­ten­der dón­de es­tá una per­so­na en sus co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des téc­ni­cas. “Nues­tro mo­de­lo de trabajo, el cual he­mos ve­ni­do re­fi­nan­do en los úl­ti­mos años, nos per­mi­te crear víncu­los de con­fian­za con clien­tes com­ple­jos en Es­ta­dos Uni­dos. Aun cuan­do el desa­rro­llo de soft­wa­re es una in­dus­tria muy com­pe­ti­da por pre­cios, nues­tro equi­po de trabajo nos ha per­mi­ti­do di­fe­ren­ciar­nos ba­sa­dos en una pro­pues­ta de va­lor cen­tra­da en la ca­li­dad de lo que pro­du­ci­mos”, agre­gó Ro­me­ro. La com­pa­ñía tie­ne más de 30 clien­tes ac­ti­vos ca­da mes.

IN­TER­NET DE LAS CO­SAS

“En la me­di­da en que más em­pre­sas pue­dan ex­plo­tar pro­ce­sos de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial pa­ra sus ne­go­cios, el eco­sis­te­ma to­tal de la tec­no­lo­gía va a cre­cer y te va a em­pu­jar a te­ner pro­gra­ma­do­res”, ad­vier­ten los em­pren­de­do­res. La em­pre­sa re­cién abrió en agos­to su ofi­ci­na en Los Án­ge­les, uno de los

CUEN­TAN CON OFI­CI­NAS CO­MER­CIA­LES EN CIN­CO CIU­DA­DES DE EE.UU.: DEN­VER, NUE­VA YORK, WAS­HING­TON, LOS ÁN­GE­LES Y AUS­TIN

ma­yo­res hub de start-ups en Es­ta­dos Uni­dos, de­trás de Si­li­con Va­lley y Nue­va York.

De he­cho, ya hay equi­pos de Ap­plau­do Stu­dios que ha­cen apli­ca­ti­vos de wea­ra­bles, que se sin­cro­ni­zan con ipho­ne, Ale­xa, Ap­ple Watch. “Nos per­mi­te sen­tar­nos con los clien­tes y desa­rro­llar sus pla­ta­for­mas di­gi­ta­les a fu­tu­ro”. Pa­ra Ro­me­ro, la In­ter­net de las Co­sas (IOT) ha­rá que la can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos que van a es­tar co­nec­ta­dos pa­ra 2020 se du­pli­que ca­da tres años. “Por ca­da dis­po­si­ti­vo co­nec­ta­do a web ne­ce­si­ta­mos un apli­ca­ti­vo mó­vil, ne­ce­si­ta­mos un apli­ca­ti­vo back en web y uno en mó­vil que es­té man­te­nien­do es­te dis­po­si­ti­vo co­nec­ta­do. Y eso sig­ni­fi­ca que ne­ce­si­ta­mos desa­rro­lla­do­res”.

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial tam­bién im­pul­sa la de­man­da de más desa­rro­lla­do­res en el mun­do, pe­ro no re­pre­sen­ta una ame­na­za pa­ra Ap­plau­do Stu­dios, sino una opor­tu­ni­dad.

“El mun­do de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pue­de que trans­for­me trabajos, y em­pleos pa­ra so­fis­ti­car­los de al­gu­na ma­ne­ra”, agre­gó Ro­me­ro, quien ha tra­ba­ja­do en Dell y Avian­ca

FO­TO DE COR­TE­SÍA

Dar­win Ro­me­ro (iz­quier­da) y Jo­sé Luis Giam­mat­tei, co­fun­da­do­res de Ap­plau­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.