“La im­pu­ni­dad es la ver­da­de­ra fuen­te del atra­so”

Vuel­ve a la es­ce­na te­le­vi­si­va de Gua­te­ma­la con el pro­gra­ma “Ra­zón de Es­ta­do”, una tri­bu­na crí­ti­ca con res­pec­to a los te­mas que afec­tan a su pa­tria y a la re­gión.

Estrategia y Negocios - - Radar.Foco Político - TEX­TO IN­GRID ROL­DÁN MARTÍNEZ

Dio­ni­sio Gu­tié­rrez, em­pre­sa­rio, so­ció­lo­go, co­mu­ni­ca­dor y pre­si­den­te de Fun­da­ción Libertad y De­sa­rro­llo, ha­bla sin ta­pu­jos, sin me­dias­tin­tas, so­bre los pro­ble­mas y desafíos que enfrentan el sec­tor em­pre­sa­rial, la cla­se po­lí­ti­ca y la so­cie­dad en ge­ne­ral de Gua­te­ma­la.

“Sin du­da al­gu­na Gua­te­ma­la es un país que no so­lo no es­tá en el ra­dar del mun­do oc­ci­den­tal desa­rro­lla­do, lo que so­mos es una mo­les­tia pa­ra Na­cio­nes Uni­das, pa­ra Washington y pa­ra la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea. El rui­do que ha­ce­mos sim­ple­men­te nos des­pres­ti­gia más. Te­ner un go­bierno co­mo és­te es mo­ti­vo de ver­güen­za y eso es al­go que los gua­te­mal­te­cos te­ne­mos que re­fle­xio­nar por­que de ca­ra ha­cia el fu­tu­ro de­be­mos bus­car la for­ma de co­rre­gir­lo”, apun­ta en es­ta en­tre­vis­ta ex­clu­si­va a E&N.

Con su nue­vo pro­gra­ma te­le­vi­si­vo “Ra­zón de Es­ta­do”, Gu­tié­rrez pre­ten­de con­tri­buir a la edu­ca­ción cí­vi­ca y po­lít­ca de su país, de ca­ra a un nue­vo pro­ce­so elec­to­ral, que se ce­le­bra­rá en ju­nio de 2019.

Us­ted ha di­cho en va­rias en­tre­vis­tas que lle­va 40 años de ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, de abor­dar los te­mas im­por­tan­tes pa­ra Gua­te­ma­la, ¿Le pa­re­ce que la si­tua­ción del país ha cam­bia­do en al­go?

Ten­go 40 años de ser un ac­ti­vis­ta, eso es lo que yo me con­si­de­ro. Los se­res hu­ma­nos co­me­te­mos el error de pre­ten­der que en nues­tro tiem­po de vida los pue­blos, las na­cio­nes, evo­lu­cio­nen y se con­vier­tan en los pue­blos y las na­cio­nes de nues­tros sue­ños.

No su­ce­de así. To­ma ge­ne­ra­cio­nes y si­glos el trans­for­mar real­men­te una na­ción, el cons­truir una cul­tu­ra que sea pro­pi­cia pa­ra el de­sa­rro­llo y pa­ra la con­so­li­da­ción de un mo­de­lo po­lí­ti­co fun­cio­nal que res­pon­da a las ne­ce­si­da­des y los an­he­los de los ciu­da­da­nos.

Yo creo en la de­mo­cra­cia li­be­ral, creo en los prin­ci­pios de la re­pú­bli­ca, la di­vi­sión de po­de­res. Soy un li­be­ral, me con­si­de­ro un li­be­ral. Es cier­to, en los 40 años que lle­vo de ser ac­ti­vis­ta, lo que he­mos te­ni­do son mo­men­tos, opor­tu­ni­dad y es­pe­ran­za que he­mos apro­ve­cha­do mal. Lue­go, he­mos te­ni­do un ata­que sis­te­má­ti­co por par­te de to­dos los gru­pos cri­mi­na­les; gru­pos de in­te­rés que no tie­nen nin­gún ti­po de vi­sión y que son egoís­tas, su­per­fi­cia­les, po­co com­pro­me­ti­dos; gru­pos, yo di­ría, de to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad que bus­can un be­ne­fi­cio in­me­dia­to y de cor­to pla­zo.

Eso lo que ha he­cho es que per­da­mos el rit­mo y el flu­jo pa­ra que el país va­ya evo­lu­cio­nan­do y, pa­ra efec­tos prác­ti­cos, la re­gión va­ya evo­lu­cio­nan­do de un for­ma co­rrec­ta y pro­pi­cia pa­ra las ne­ce­si­da­des de los pue­blos.

Con el Co­mi­sio­na­do de Ci­cig Iván Velásquez fue­ra de Gua­te­ma­la, Thel­ma Al­da­na ba­jo in­ves­ti­ga­ción en el Con­gre­so y un MP “vi­gi­lan­te” co­mo di­jo un fis­cal en Twit­ter, ¿cuál es su pro­nós­ti­co de ha­cia dón­de va­mos?

Dar pro­nós­ti­cos es com­pli­ca­do en un país que tie­ne tan­tas dis­tor­sio­nes y pro­ble­mas co­mo el nues­tro, pe­ro si tu­vie­ra que ha­cer un pro­nós­ti­co yo creo que, al fi­nal, Gua­te­ma­la ha de­mos­tra­do a tra­vés de su his­to­ria que por muy mal que es­te­mos en un mo­men­to de­ter­mi­na­do y por muy ma­las in­ten­cio­nes que pue­dan te­ner los gru­pos go­ber­nan­tes, el país siem­pre lo­gra abrir es­pa­cios, reivin­di­car­se y dar­se una nue­va opor­tu­ni­dad. Creo que es­ta vez su­ce­de­rá lo mis­mo.

Es­te go­bierno es­tá a 10 me­ses del pró­xi­mo pro­ce­so elec­to­ral. El pro­nós­ti­co va a de­pen­der real­men­te de qué lo­gre­mos en ese pró­xi­mo pro­ce­so elec­to­ral, que la ofer­ta po­lí­ti­ca sea más pre­sen­ta­ble, más res­pon­sa­ble, que se vea más ca­paz de en­de­re­zar el rum­bo del país. Ahí po­dre­mos es­tar más op­ti­mis­tas so­bre el fu­tu­ro.

¿Có­mo que­da Gua­te­ma­la an­te el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal en el con­tex­to ac­tual?

Los di­plo­má­ti­cos no di­cen lo que pien­san, pe­ro sí sa­be­mos que lo que sien­ten es que so­mos un país in­go­ber­na­ble, que so­mos un país con po­lí­ti­cos des­ho­nes­tos, con éli­tes po­co com­pro­me­ti­das, cuan­do no cóm­pli­ces o to­tal­men­te in­di­fe­ren­tes de la reali­dad del país.

Sin du­da al­gu­na Gua­te­ma­la es un país no so­lo que no es­tá en el ra­dar del mun­do oc­ci­den­tal desa­rro­lla­do, lo que so­mos es una mo­les­tia pa­ra Na­cio­nes Uni­das, pa­ra Washington y pa­ra la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea.

El rui­do que ha­ce­mos sim­ple­men­te nos des­pres­ti­gia más. Te­ner un go­bierno co­mo és­te es mo­ti­vo de ver­güen­za y eso es al­go que los gua­te­mal­te­cos te­ne­mos que re­fle­xio­nar por­que de ca­ra ha­cia el fu­tu­ro de­be­mos bus­car la for­ma de co­rre­gir­lo.

Us­ted aca­ba de men­cio­nar a un em­pre­sa­ria­do cóm­pli­ce o a un em­pre­sa­ria­do in­di­fe­ren­te, ¿no cree que es­ta si­tua­ción tam­bién les afec­ta a ellos?

Co­mo en cual­quier sec­tor de la so­cie­dad, hay dis­tin­tas per­so­nas y gru­pos. Den­tro del sec­tor em­pre­sa­rial hay gru­pos que es­tán com­pro­me­ti­dos con el sta­tu quo, con que aquí na­da cam­bie. In­clu­so lo pue­den es­tar plan­tean­do con bue­nas in­ten­cio­nes, pe­ro no por eso es­tán en lo co­rrec­to.

Por su­pues­to, hay gru­pos em­pre­sa­ria­les en la re­gión que lo que bus­can es una evo­lu­ción po­si­ti­va, la mo­der­ni­za­ción de la re­gión, de la po­lí­ti­ca, de la economía, el lo­grar cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más fuerte, pe­ro te­ne­mos el pro­ble­ma de que fal­ta mu­cha vi­sión po­lí­ti­ca en los em­pre­sa­rios. La ma­yo­ría de ellos son bue­nos pa­ra pro­du­cir y ven­der lo que pro­du­cen, pe­ro son muy ma­los pa­ra la po­lí­ti­ca. El no en­ten­der­la con más pro­fun­di­dad nos ha­ce co­me­ter erro­res muy gra­ves y nos ha­ce mu­chas ve­ces que­dar en ri­dícu­lo, nos ha­ce ver co­mo un sec­tor in­sen­si­ble, po­co com­pro­me­ti­do y sin vi­sión de Es­ta­do.. Eso hay que cam­biar­lo.

Los em­pre­sa­rios cen­troa­me­ri­ca­nos, da­da la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca que tie­ne la re­gión en la que vi­vi­mos y, so­bre to­do, nues­tra reali­dad so­cial y eco­nó­mi­ca, no te­ne­mos al­ter­na­ti­va. Te­ne­mos que dar un pa­so al fren­te con mu­cha de­ci­sión pa­ra ha­cer el es­fuer­zo de com­pren­der me­jor la po­lí­ti­ca y dar­le una sa­li­da más dig­na a la si­tua­ción de la re­gión.

Ha­ce unos me­ses sur­gió la ini­cia­ti­va del Fren­te Ciu­da­dano con­tra la Co­rrup­ción, ¿cree que es im­por­tan­te que los dis­tin­tos sec­to­res se in­vo­lu­cren en ini­cia­ti­vas si­mi­la­res?

Ab­so­lu­ta­men­te. Yo creo que así co­mo el Fren­te con­tra la Co­rrup­ción fue un buen ejem­plo, lo que Gua­te­ma­la real­men­te ne­ce­si­ta es un acuer­do de mí­ni­mos de las éli­tes del país.

So­mos un país con un ni­vel de pro­ble­má­ti­ca tan pro­fun­da, tan com­ple­ja, que pi­de una se­rie de so­lu­cio­nes tan gran­des que to­ma­ría 15 o 20 años im­ple­men­tar, en es­te mo­men­to pa­ra dar oxí­geno a un país que se as­fi­xia, lo que ha­ce fal­ta es que las éli­tes del país, de un cen­tro iz­quier­da a un cen­tro de­re­cha ra­zo­na­bles, lo­gren coin­ci­dir en cin­co co­sas que son las que el país ne­ce­si­ta pa­ra po­der dar un po­co de trac­ción, pa­ra em­pe­zar a sa­lir ade­lan­te.

¿Cree us­ted que la co­rrup­ción ha per­mea­do to­das las es­truc­tu­ras de la so­cie­dad gua­te­mal­te­ca?

Ab­so­lu­ta­men­te. La cul­tu­ra que se cons­tru­yó en Gua­te­ma­la es una cul­tu­ra de co­rrup­ción, de de­jar ha­cer y de de­jar pa­sar. Al fi­nal la co­rrup­ción sin justicia es im­pu­ni­dad y la im­pu­ni­dad es la ver­da­de­ra fuen­te de la po­bre­za y el atra­so que vi­ve Gua­te­ma­la.

Es­tá de­mos­tra­do en su­fi­cien­tes es­tu­dios que el sub­de­sa­rro­llo po­lí­ti­co es la cau­sa de la po­bre­za y el atra­so de los pue­blos. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del sub­de­sa­rro­llo po­lí­ti­co es pre­ci­sa­men­te la co­rrup­ción y la fal­ta de un es­ta­do de de­re­cho.

Al­gu­nos em­pre­sa­rios es­tán en­fren­tan­do pro­ce­sos an­te la justicia gua­te­mal­te­ca, al­go que nun­ca se ha­bía re­gis­tra­do en el país, ¿cree us­ted que es ne­ce­sa­rio o com­par­te la idea de al­gu­nos sec­to­res

SO­MOS UN PAÍS CON PO­LÍ­TI­COS DES­HO­NES­TOS, CON ÉLI­TES PO­CO COM­PRO­ME­TI­DAS, CUAN­DO NO CÓM­PLI­CES O TO­TAL­MEN­TE IN­DI­FE­REN­TES A LA REALI­DAD DEL PAIS” DIO­NI­SIO GU­TIÉ­RREZ.

de que se es­tá ha­cien­do justicia se­lec­ti­va?

Son dos pre­gun­tas. Una, sí, hay em­pre­sa­rios de di­fe­ren­tes gru­pos que es­tán en­fren­tan­do pro­ce­sos ju­di­cia­les. Al­gu­nos co­me­tie­ron erro­res ad­mi­nis­tra­ti­vos con bue­na o ma­la fe, ten­drán que res­pon­der an­te la justicia. Otros tie­nen pro­ble­mas más pro­fun­dos por­que se han in­vo­lu­cra­do en una for­ma cons­pi­ra­ti­va con gru­pos cri­mi­na­les pa­ra par­ti­ci­par en la co­rrup­ción del go­bierno. Tam­bién han res­pon­di­do o van a res­pon­der an­te la justicia.

Lue­go, el te­ma más de fon­do es la justicia se­lec­ti­va: yo quie­ro se­guir creyendo en el es­fuer­zo de CI­CIG, so­bre to­do con el co­mi­sio­na­do Iván Velásquez, el he­cho de que le ha­ya to­ca­do des­man­te­lar uno de los go­bier­nos más co­rrup­tos de la his­to­ria de es­te país co­mo lo fue el del Par­ti­do Pa­trio­ta y (Ot­to) Pé­rez Mo­li­na. Co­mo ése era vis­to co­mo un go­bierno de de­re­cha, en­ton­ces a Iván Velásquez se le vio co­mo un fis­cal de iz­quier­da.

Lo mis­mo ale­gan en Bra­sil, un go­bierno de iz­quier­da que fue per­se­gui­do por un fis­cal con­si­de­ra­do de de­re­cha o en Ar­gen­ti­na con el ca­so de los Kirch­ner y la se­ño­ra Cris­ti­na Fer­nán­dez, más de lo mis­mo.

Hay es­te jue­go ideo­ló­gi­co hi­pó­cri­ta, en el cual to­do va en fun­ción des­de dón­de se es­té persiguiendo la co­rrup­ción, le po­ne­mos ca­ra ideo­ló­gi­ca. En el te­ma de justicia se­lec­ti­va se acu­sa­ba a la CI­CIG de te­ner una agen­da de iz­quier­da, sin em­bar­go fue muy com­pren­si­va, in­clu­so be­ne­vo­len­te, con em­pre­sa­rios que tu­vie­ron al­gu­nos pro­ble­mas con la ley.

¿Qué pien­sa del pa­pel del em­pre­sa­ria­do or­ga­ni­za­do en la ac­tual co­yun­tu­ra?

El em­pre­sa­ria­do en Amé­ri­ca La­ti­na y en es­pe­cial en paí­ses co­mo Gua­te­ma­la tie­ne el pro­ble­ma de ser pro­duc­to de los pro­ce­sos po­lí­ti­cos de sus paí­ses. En el ca­so de Gua­te­ma­la, pe­sa el con­flic­to ar­ma­do, fue­ron 36 años de gue­rra y de mu­chos pro­ble­mas pa­ra el sec­tor pri­va­do. Ser em­pre­sa­rio en Gua­te­ma­la no es fá­cil, pe­ro eso no qui­ta el pro­ble­ma de que cons­tru­yó una cul­tu­ra po­lí­ti­ca en el em­pre­sa­ria­do muy con­ser­va­do­ra, en­ton­ces siem­pre lle­gan tar­de a los po­si­cio­na­mien­tos po­lí­ti­cos, siem­pre se ex­pre­san a úl­ti­ma hora y por eso que­dan mal.

Mi po­si­ción ha si­do, en pú­bli­co y en pri­va­do, que tie­nen una po­si­ción po­lí­ti­ca dé­bil, su­per­fi­cial y po­co com­pro­me­ti­da con los ver­da­de­ros ob­je­ti­vos de cons­truir una re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca li­be­ral, con un Es­ta­do de De­re­cho, co­mo de­be­ría ser Gua­te­ma­la, en vez de es­tar apoyando a go­bier­nos tan im­pre­sen­ta­bles co­mo el ac­tual por­que le tie­nen mie­do a gru­pos co­mo Co­de­ca o si­mi­la­res. Al fi­nal asu­men esas po­si­cio­nes en fun­ción de sus mie­dos y no de prin­ci­pios y eso es un error muy gra­ve.

Gua­te­ma­la es­tá en año pre elec­to­ral, ¿de qué ma­ne­ra ve us­ted que se es­tán aco­mo­dan­do las pie­zas?

La­men­ta­ble­men­te lo que ve­mos es que te­ne­mos mu­cha de la mis­ma ofer­ta de siem­pre, im­pro­vi­sa­da, opor­tu­nis­ta. No he­mos lo­gra­do iden­ti­fi­car un pro­yec­to se­rio que es­té plan­tean­do real­men­te un pro­yec­to de Es­ta­do, un pro­yec­to de Na­ción. No ve­mos equi­pos pre­pa­ran­do o for­mu­lan­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra em­pe­zar a ha­cer el tra­ba­jo que el país ne­ce­si­ta.

En­ton­ces, da la im­pre­sión de que va­mos a un pro­ce­so elec­to­ral tí­pi­co, co­mo los que tie­nen a Gua­te­ma­la en las cir­cuns­tan­cias que ve­mos hoy.

¿Su nue­vo pro­gra­ma abor­da­rá es­ta co­yun­tu­ra?

Sin du­da. Ra­zón de Es­ta­do va a ser un pro­gra­ma pre­sen­te en la reali­dad del país. Va­mos a cues­tio­nar to­do en fun­ción de for­ta­le­cer es­tos va­lo­res democráticos y re­pu­bli­ca­nos. Fun­cio­na­re­mos co­mo una tri­bu­na que va a ser ex­plí­ci­ta, li­be­ral y que va a ser in­có­mo­da pa­ra mu­cha gen­te, es­ta­mos cons­cien­tes de eso.

¿Apo­ya al­gún mo­vi­mien­to de ca­ra a las elec­cio­nes pró­xi­mas?

No. Yo, co­mo siem­pre lo he he­cho, ex­cep­to en dos oca­sio­nes en mi vida, he man­te­ni­do, y es­pe­cial­men­te aho­ra que ini­cia­mos con la tri­bu­na de Ra­zón de Es­ta­do, voy a man­te­ner ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia de cual­quier pro­yec­to po­lí­ti­co elec­to­ral

GUA­TE­MA­LA SIEM­PRE LO­GRA ABRIR ES­PA­CIOS, REINVINDICARSE Y DAR­SE UNA NUE­VA OPOR­TU­NI­DAD” Dio­ni­sio Gu­tié­rrez.

FOTOS: JO­SÉ CAR­LOS FLO­RES

Dio­ni­sio Gu­tié­rrez, em­pre­sa­rio, so­ció­lo­go, co­mu­ni­ca­dor y pre­si­den­te de Fun­da­ción Libertad y De­sa­rro­llo.

FO­TO JOHAN MO­RA­LES, AFP

El pue­blo gua­te­mal­te­co ha de­man­dan­do la re­nun­cia del man­da­ta­rio, Jimmy Mo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.