La tri­ple uti­li­dad fren­te a la Agen­da 2030

El­kin­tong, quien creó en 1997 el con­cep­to de tri­ple uti­li­dad, ad­vier­te que las em­pre­sas se han cen­tra­do en lo eco­nó­mi­co y am­bien­tal, de­jan­do de la­do lo so­cial

Estrategia y Negocios - - Rse Empresa Vs. Pobreza - TEX­TO: ANA CRIS­TI­NA CA­MA­CHO

La Agen­da 2030 pro­mue­ve un cam­bio del sis­te­ma glo­bal, em­pu­ja ha­cia la innovación e im­po­ne se­rios desafíos a las em­pre­sas en el mar­co de un mer­ca­do tur­bu­len­to, en don­de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca con­vo­ca más que nun­ca a se­guir mo­de­los de sos­te­ni­bi­li­dad.

Es­te es el pa­no­ra­ma que ana­li­za John El­king­ton, crea­dor en 1997 del con­cep­to de ‘tri­ple bot­tom li­ne’, o “tri­ple cuen­ta de re­sul­ta­dos” y cu­ya in­ter­pre­ta­ción es que una em­pre­sa pa­ra ser sos­te­ni­ble de­be res­pon­der por sus im­pac­tos y ga­ran­ti­zar ser eco­nó­mi­ca­men­te via­ble, so­cial­men­te be­ne­fi­cio­sa y am­bien­tal­men­te res­pon­sa­ble.

El­king­ton re­co­no­ce que los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (Ods)–apro­ba­dos en el 2015 por 194 paí­ses que aco­gie­ron el lla­ma­do de Na­cio­nes Uni­das, pa­ra re­no­var los com­pro­mi­sos asu­mi­dos en el ini­cio del nue­vo mi­le­nio–, son po­si­ti­vos en tan­to los ne­go­cios com­pren­dan que tie­nen la ta­rea de ge­ne­rar so­lu­cio­nes pa­ra sus pú­bli­cos de in­te­rés y com­pro­me­ter­se a ope­rar a par­tir de un en­fo­que que co­lo­que en la mis­ma ba­lan­za los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos con los so­cia­les y los am­bien­ta­les.

Admite que 17 ODS son mu­chos, des­de la pers­pec­ti­va de los ne­go­cios su­po­nen un es­ce­na­rio com­ple­jo, por eso in­sis­te en la im­por­tan­cia de en­fo­car­se en tres o cua­tro y ser muy agre­si­vos en su com­pro­mi­so de tra­ba­jar a fa­vor de las me­tas es­ta­ble­ci­das pa­ra ca­da uno de los ODS. ‘Creo que aun­que son mu­chos ob­je­ti­vos, no se es­tá ha­cien­do lo su­fi­cien­te pa­ra lle­gar al 2030 y cum­plir­los; al­go de­be pa­sar en la par­te po­lí­ti­ca”, des­ta­có.

Al re­fe­rir­se a los go­bier­nos, más que ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas y di­rec­tri­ces en torno a las em­pre­sas, de­ben apro­piar­se ellos mis­mos de la tri­ple uti­li­dad con ac­cio­nes y le­yes que per­mi­tan con­ver­tir al país en un te­rri­to­rio con una economía ca­da vez más des­car­bo­ni­za­da y sos­te­ni­ble. Va­le la pe­na re­cor­dar el ejem­plo de Ho­lan­da, un país de 16,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes con un 26% de su te­rri­to­rio si­tua­do ba­jo el ni­vel del mar. Su go­bierno ha apro­ba­do le­yes a fa­vor del me­dio am­bien­te: au­to­pis­tas so­la­res pa­ra bi­ci­cle­tas, es­ta­cio­nes eléctricas pa­ra vehícu­los eco­ami­ga­bles; cuen­ta con una co­mu­ni­dad –Hou­ten– don­de no tran­si­tan au­to­mó­vi­les; al 2025 prohi­bi­rá la en­tra­da de au­tos mo­vi­dos con com­bus­ti­bles fó­si­les en to­do el país.

El­king­ton ha­ce alu­sión tam­bién a la Unión Eu­ro­pea por ha­ber al­can­za­do un acuer­do pa­ra lle­var a ca­bo una es­tra­te­gia de de­sa­rro­llo ba­sa­da en la sos­te­ni­bi­li­dad, es de­cir que aco­ge un plan pa­ra reorien­tar to­das sus po­lí­ti­cas a par­tir de tres di­men­sio­nes: so­cial, eco­nó­mi­ca y am-

bien­tal; ins­ta a los Es­ta­dos a ela­bo­rar di­chas es­tra­te­gias na­cio­na­les de de­sa­rro­llo con ba­se en am­plias con­sul­tas de di­ver­sos sec­to­res; además, los ODS es­tán den­tro de las prio­ri­da­des de la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

“En reali­dad, po­cos go­bier­nos en el mun­do han to­ma­do la tri­ple uti­li­dad co­mo pun­to de par­ti­da y de­ben ha­cer­lo co­mo mo­de­lo de bue­nas prác­ti­cas”, aco­tó el ex­per­to.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les El­king­ton es del cri­te­rio que si bien en es­tos úl­ti­mos 21 años el mo­de­lo de tri­ple uti­li­dad ha mos­tra­do avances im­por­tan­tes, tam­bién es cier­to que los ne­go­cios se han en­fo­ca­do más en las lí­neas fi­nan­cie­ra y am­bien­tal y no han in­cor­po­ra­do co­mo de­be­rían, la di­men­sión so­cial.

En el mo­men­to en que las com­pa­ñías apli­quen el mo­de­lo en su vi­sión más in­te­gral se da­rán cuen­ta de los be­ne­fi­cios que trae­rá, co­mo más uti­li­da­des y más aho­rros.

¿Y qué pa­pel jue­ga la éti­ca en to­do es­to, so­bre to­do en un es­ce­na­rio mun­dial que se ha vis­to gol­pea­do por es­cán­da­los éti­co-fi­nan­cie­ros? El­king­ton admite que es un te­ma que de­be­ría ser es­tra­té­gi­co y trans­ver­sal en to­dos los ne­go­cios. A pe­sar del au­men­to en re­por­tes de sos­te­ni­bi­li­dad, la éti­ca no es­tá sien­do vis­ta co­mo el co­ra­zón de la em­pre­sa. Pa­ra él, en Amé­ri­ca La­ti­na por ejem­plo, la tri­ple uti­li­dad ha te­ni­do un fuerte de­sa­rro­llo, sien­do Bra­sil, el re­fe­ren­te más fuerte, sin em­bar­go, el te­ma de la trans­pa­ren­cia no des­pun­ta.

“Veo en Cos­ta Ri­ca gran­des opor­tu­ni­da­des pues la ma­yo­ría de los paí­ses lo que no han he­cho es ha­cer re­por­tes con las tres di­men­sio­nes; se re­por­ta, pe­ro aún los re­por­tes no ter­mi­nan de ser con­tun­den­tes ni es­tán sien­do uti­li­za­dos pa­ra el de­sa­rro­llo in­te­gral de las em­pre­sas”.

TRI­PLE UTI­LI­DAD O VA­LOR COM­PAR­TI­DO

El mo­de­lo de tri­ple uti­li­dad de­be aco­plar­se a otros es­que­mas sur­gi­dos a los lar­go de es­tas dos úl­ti­mas dé­ca­das, co­mo por ejem­plo el de Va­lor Com­par­ti­do, acu­ña­do por los economistas Mi­chael Por­ter y Mark Kra­mer en el 2011. El con­cep­to ha­ce alu­sión a to­das aque­llas prác­ti­cas ope­ra­ti­vas que po­ten­cien la com­pe­ti­ti­vi­dad de una em­pre­sa al tiem­po que pro­mue­ven las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les de las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas a la operación.

Em­pre­sas co­mo Goo­gle, Wal­mart, Nestlé, John­son & John­son, In­tel, IBM y Uni­le­ver por ejem­plo desa­rro­llan su es­tra­te­gia de sos­te­ni­bi­li­dad a par­tir del mo­de­lo de va­lor com­par­ti­do, crean­do una ca­de­na de ne­go­cios, em­pren­di­mien­tos, innovación y bie­nes­tar lo­cal.

El­king­ton cuen­ta que tra­ba­jó jun­to con Por­ter du­ran­te 18 me­ses, en los cua­les que­rían co­no­cer cuál de los

LA RE­VO­LU­CIÓN TEC­NO­LÓ­GI­CA CON­VO­CA MÁS QUE NUN­CA A SE­GUIR MO­DE­LOS DE SOS­TE­NI­BI­LI­DAD, AD­VIER­TE JOHN EL­KIN­TONG

dos con­cep­tos era más re­pre­sen­ta­ti­vo de la sos­te­ni­bi­li­dad; al fi­nal acor­da­ron que­dar­se con el de va­lor com­par­ti­do y con el de sos­te­ni­bi­li­dad: en am­bos es­tá im­plí­ci­to el de tri­ple uti­li­dad. “La sos­te­ni­bi­li­dad se re­fie­re a la sa­lud de la em­pre­sa pe­ro no siem­pre se es­tá an­te es­ce­na­rios de ga­nar-ga­nar”. Lo im­por­tan­te, aña­dió, es sa­ber que cual­quier mo­de­lo con el que de­ci­da tra­ba­jar una em­pre­sa, de­be ge­ne­rar va­lor en las tres di­men­sio­nes y dar­le sos­te­ni­bi­li­dad al ne­go­cio.

Crear va­lor en tiem­pos de dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca se ha­ce ca­da vez más im­pe­ra­ti­vo. Am­bos mun­dos, el de la sos­te­ni­bi­li­dad y el de la nue­va economía, se co­nec­tan mu­cho por­que lo que sur­ge en uno, ten­drá con­se­cuen­cias inevi­ta­ble­men­te en el otro. Tal es el ca­so de la ro­bó­ti­ca, es­pe­ci­fi­có. Si la in­dus­tria de la ro­bó­ti­ca o de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se orien­ta a ge­ne­rar pro­duc­tos que fo­men­ten la vio­len­cia, crea­rá ni­ños y adul­tos vio­len­tos, pe­ro si se pro­du­cen pa­ra ayu­dar a la de­fen­sa, la se­gu­ri­dad y la in­te­gra­ción so­cial, pro­mo­ve­rá per­so­nas de bien.

La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca –Fa­ce­book, Uber, Airbnb y otros si­mi­la­res– con­ce­bi­da pa­ra ayu­dar al de­sa­rro­llo, al cre­ci­mien­to de los paí­ses y nue­vos va­lo­res, ten­drá sin du­da efec­tos muy po­si­ti­vos en los es­fuer­zos por un mun­do más sos­te­ni­ble

FO­TO DE ISTOCK

FO­TO DE COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.