El rol de las em­pre­sas y las co­mu­ni­da­des sos­te­ni­bles

Red Amé­ri­ca bus­ca trans­for­mar la vi­sión pa­ter­na­lis­ta de asis­ten­cia a las co­mu­ni­da­des, y en­fo­car­se en una con­vi­ven­cia que per­mi­ta su de­sa­rro­llo

Estrategia y Negocios - - Rse Empresa Vs. Pobreza - TEX­TOS IN­GRID ROL­DÁN MARTÍNEZ

Red Amé­ri­ca y su no­do en Gua­te­ma­la or­ga­ni­za­ron el fo­ro “Fun­da­cio­nes y em­pre­sas alia­das en la pro­mo­ción de co­mu­ni­da­des sos­te­ni­bles”.. El en­fo­que de las fun­da­cio­nes y em­pre­sas que for­man par­te de Red Amé­ri­ca es trans­for­mar la vi­sión pa­ter­na­lis­ta de asis­ten­cia a las co­mu­ni­da­des y en­fo­car­se más en una con­vi­ven­cia que per­mi­ta el de­sa­rro­llo de esas co­mu­ni­da­des. Los ex­per­tos coin­ci­die­ron en que pro­pi­ciar el diá­lo­go es fun­da­men­tal.

De tal ma­ne­ra, una co­mu­ni­dad sos­te­ni­ble es aque­lla que cons­tru­ye de­mo­crá­ti­ca­men­te su te­rri­to­rio y bus­ca el equi­li­brio en­tre as­pec­tos eco­nó­mi­cos, am­bien­ta­les, so­cia­les, ins­ti­tu­cio­na­les y hu­ma­nos con una pers­pec­ti­va de equi­dad en el lar­go pla­zo. En el fo­ro se co­no­cie­ron ca­sos de éxi­to en Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y Bra­sil.

¿QUÉ PA­PEL TIE­NEN EN ES­TO LAS EM­PRE­SAS?

El en­fo­que se en­ca­mi­na al in­ter­cam­bio, a pro­por­cio­nar a las co­mu­ni­da­des las ca­pa­ci­da­des pa­ra que ellas al­can­cen su pro­pio de­sa­rro­llo. En ese con­tex­to es im­por­tan­te el tra­ba­jo de las em­pre­sas en torno a la edu­ca­ción y la pro­mo­ción de co­mu­ni­da­des sos­te­ni­bles.

Mar­ga­reth Fló­rez, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Red Amé­ri­ca, ex­pli­có que es­ta se cons­ti­tu­ye en un es­pa­cio de apren­di­za­je y ar­ti­cu­la­ción de las em­pre­sas con ese ob­je­ti­vo.

“No es so­lo un te­ma éti­co en una re­gión con tan­tas di­fi­cul­ta­des y un com­pro­mi­so mo­ral sino que es tam­bién un te­ma de ne­go­cios por­que hay una in­ter­de­pen­den­cia en­tre qué pa­sa en el en­torno fren­te al ne­go­cio y có­mo el ne­go­cio tam­bién re­tri­bu­ye a las co­mu­ni­da­des”. Las em­pre­sas son par­te de un sis­te­ma y del te­rri­to­rio don­de ac­túan.

Red Amé­ri­ca es­tá in­te­gra­da por más de 80 fun­da­cio­nes em­pre­sa­ria­les y em­pre­sas en 14 paí­ses de la re­gión. “Lo que es­ta­mos ha­cien­do es ins­tar a las em­pre­sas de Gua­te­ma­la a in­cor­po­rar­se a la Red”. A la reunión en ciudad de Gua­te­ma­la asis­tie­ron re­pre­sen­tan­tes de 30 em­pre­sas. En es­te país la in­te­gran Ce­men­tos Pro­gre­so, Fun­da­ción Car­los F. No­ve­lla, Fun­da­ción Pan­ta­león y Ce­mex Gua­te­ma­la. En Cen­troa­mé­ri­ca tam­bién es­tán pre­sen­tes en Pa­na­má. Nicaragua, El Sal­va­dor y Cos­ta Ri­ca.

Fló­rez in­di­có que el asis­ten­cia­lis­mo y la ayu­da humanitaria pue­den ser una so­lu­ción tem­po­ral, pe­ro no es una so­lu­ción de de­sa­rro­llo por­que no trans­for­ma lo que ocu­rre en el en­torno.

RED AMÉ­RI­CA LA CON­FOR­MAN MÁS DE 80 FUN­DA­CIO­NES EM­PRE­SA­RIA­LES Y EM­PRE­SAS EN 14 PAÍ­SES DE AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

Por eso el en­fo­que de cons­truir el de­sa­rro­llo y cons­truir­lo de ma­ne­ra co­lec­ti­va: em­pre­sas, fun­da­cio­nes, co­mu­ni­da­des y go­bierno. “To­dos te­ne­mos una co­rres­pon­sa­bi­li­dad”, y agre­gó que “los pro­ble­mas com­ple­jos que te­ne­mos que aten­der nin­gún ac­tor por sí so­lo pue­de re­sol­ver­los. Esa ha si­do la in­vi­ta­ción de la Red a dia­lo­gar, conversar, a cons­truir esos ni­ve­les com­par­ti­dos, pla­nes don­de to­dos par­ti­ci­pan y ca­da uno des­de sus po­si­bi­li­da­des con­tri­bu­ye a que esos pla­nes se ma­te­ria­li­cen y ge­ne­ren trans­for­ma­cio­nes”.

“La red tie­ne 16 años de ac­ti­vi­dad y ve­ni­mos pro­mo­vien­do ese en­fo­que y, por su­pues­to, evo­lu­cio­nan­do por­que el con­tex­to evo­lu­cio­na, lo­gra­mos re­sul­ta­dos y te­ne­mos que dar nue­vos pa­sos”. Red Amé­ri­ca ha te­ni­do es­te en­fo­que des­de el ini­cio y ese fue el ob­je­ti­vo de su for­ma­ción.

“No­so­tros no eje­cu­ta­mos pro­yec­tos, pe­ro nues­tros re­sul­ta­dos se mi­den a tra­vés de los cam­bios que nues­tros so­cios tie­nen. Yo creo que el sec­tor em­pre­sa­rial de la re­gión ha en­ten­di­do que ese pa­so hay que dar­lo. Pri­me­ro fue rom­per con las prác­ti­cas asis­ten­cia­les y dar pa­so a un en­fo­que que cons­tru­ye ca­pa­ci­da­des, que ge­ne­ra re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en los en­tor­nos. Hoy nues­tra in­vi­ta­ción es mu­cho más pro­fun­da, que pien­sen las em­pre­sas có­mo se re­la­cio­nan con ese en­torno, que in­cor­po­ren eso a su es­tra­te­gia de sos­te­ni­bi­li­dad, que pien­sen in­te­gral­men­te có­mo pue­den con­tri­buir”, en­fa­ti­zó Fló­rez.

Las em­pre­sas pue­den con­tri­buir des­de las áreas de ne­go­cios cuan­do con­tra­tan, cuan­do desa­rro­llan su ca­de­na de va­lor, cuan­do ge­ne­ran pro­duc­tos y ser­vi­cios, pe­ro tam­bién con­tri­buir a tra­vés de los pro­yec­tos so­cia­les. Pa­ra la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Red Amé­ri­ca es ne­ce­sa­rio que las em­pre­sas “pien­sen in­te­gral­men­te cuál es su con­tri­bu­ción al de­sa­rro­llo de los te­rri­to­rios y ten­ga la se­gu­ri­dad que si lo ha­cen bien el re­torno lle­ga”.

En el fo­ro, Ce­ci­lia Doug­her­ti, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Car­los F. No­ve­lla, des­ta­có la in­ter­re­la­ción em­pre­sa-fun­da­ción, pe­ro tam­bién el con­tac­to hu­mano. “Al fi­nal to­do lo que ha­ce­mos ca­da uno de no­so­tros en nues­tros lu­ga­res gran­des, me­dia­nos y pe­que­ños, es un con­tac­to de per­so­na a per­so­na y eso es al­go que la Red fa­vo­re­ce mu­chí­si­mo, creo que ese es el gran va­lor que tie­ne”, ex­pre­só.

La Fun­da­ción Car­los F. No­ve­lla ha si­do miem­bro de la Red des­de el ini­cio. “Va­mos tra­ba­jan­do con ba­se en los co­no­ci­mien­tos de la Red. Pri­me­ro era un en­fo­que más de de­sa­rro­llo de ba­se y, aho­ra, so­bre el de­sa­rro­llo de ba­se cons­tru­ye co­mu­ni­da­des sos­te­ni­bles”.

Doug­her­ti agre­gó que “no­so­tros siem­pre es­ta­mos

DES­DE LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN ES­TÁN ALEN­TAN­DO A LAS EM­PRE­SAS CHA­PI­NAS A SU­MAR­SE A LA RED, UNAS 30 ES­TÁN IN­TERE­SA­DAS EN HA­CER­LO

tra­ba­jan­do con la co­mu­ni­dad, con la gen­te que es­tá par­ti­ci­pa­do en los pro­yec­tos, tra­tan­do de te­ner una es­cu­cha, no de lo que no­so­tros cree­mos que quie­re la gen­te sino que con­sen­sua­mos con ellos qué es lo que se ne­ce­si­ta. En el mo­men­to en que tra­ba­jas en al­go con otras per­so­nas eres par­te del sis­te­ma, so­mos to­dos, es la so­cie­dad. To­do lle­ga a esa re­la­ción de per­so­na a per­so­na, que lue­go se ha­cen re­la­cio­nes de gru­pos”.

Ri­car­do Mas­tro­ti, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del bra­si­le­ño Ins­ti­tu­to Li­na Gal­va­ni, di­jo que lo prin­ci­pal es que la em­pre­sa se sien­ta co­mo par­te de la co­mu­ni­dad. Es­te, di­ce, es el pri­mer pa­so pa­ra la cons­truc­ción en con­jun­to. “Hay que tra­ba­jar con la reali­dad lo­cal. No es que el asis­ten­cia­lis­mo sea me­jor o peor, hay mo­men­tos dis­tin­tos, hay es­ta­dios dis­tin­tos”. Des­ta­ca que el pro­ble­ma es cuan­do so­lo hay asis­ten­cia­lis­mo, “ahí uno in­cen­ti­va más la de­pen­den­cia que la in­de­pen­den­cia, hay que ir a la sus­ten­ta­bi­li­dad, que ca­mi­nen so­los”

FO­TO DE IN­GRID ROL­DÁN

La or­ga­ni­za­ción se cons­ti­tu­ye en un es­pa­cio de in­ter­cam­bio y apren­di­za­je pa­ra las em­pre­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.