«Es­te ha si­do el año más fe­liz de mi vi­da» (Ma­rio) «El nues­tro se­ría un amor de una bue­na no­ve­la ro­mán­ti­ca» (Isabel)

Hola Honduras - - Portada -

ISABEL Preys­ler po­see un mag­ne­tis­mo im­pre­sio­nan­te. Es apa­re­cer ella y de­te­ner­se el trá­fi­co, el tiem­po, la pa­la­bra. Na­die que­da in­di­fe­ren­te des­pués de co­no­cer­la.

Ma­rio Var­gas Llo­sa, pa­ra los que ama­mos las le­tras, es un gi­gan­te. Y su con­ver­sa­ción encandila, ab­sor­be. Has­ta cuan­do ex­pli­ca, por ejem­plo, la anéc­do­ta de su te­rror vis­ce­ral e in­com­pren­si­ble por las fru­tas con hue­so re­sul­ta apa­sio­nan­te.

Y lo que ocu­rre cuan­do dos fuer­zas co­mo es­tas se en­cuen­tran en la vi­da, da igual en qué mo­men­to: la ju­ven­tud, la ma­du­rez, la lo­cu­ra…, el re­sul­ta­do es ex­plo­si­vo. Un te­rre­mo­to.

Una alea­ción tan com­pac­ta co­mo la que con­si­gue la pren­sa hi­dráu­li­ca úl­ti­mo mo­de­lo de la fá­bri­ca de Por­ce­la­no­sa al ejer­cer diez mil to­ne­la­das de pre­sión so­bre la ar­ci­lla en pol­vo.

Lo com­pro­ba­mos «in si­tu» du­ran­te la pri­me­ra vi­si­ta que rea­li­za­ba el pre­mio No­bel a la «se­gun­da ca­sa» de Isabel, el im­pe­rio que han le­van­ta­do los Co­lon­ques y los So­riano en su tie­rra, Cas­te­llón, y des­de don­de par­ten ca­da día los con­tin­gen­tes pa­ra sus qui­nien­tas le­gio­nes/tien­das, re­par­ti­das por las cin­co es­qui­nas del mun­do.

Has­ta aho­ra eran cua­tro las es­qui­nas del mun­do, pe­ro la per­cep­ción geo­grá­fi­ca del pla­ne­ta es­tá va­rian­do des­de que nos he­mos en­te­ra­do del tí­tu­lo de la nue­va no­ve­la de Ma­rio Var­gas Llo­sa, «Cin­co es­qui­nas», que ve­rá la luz el sie­te de mar­zo, vein­tiún días an­tes del ochen­ta cum­plea­ños del es­cri­tor.

AR­GU­MEN­TO IN­TRI­GAN­TE

Le pre­gun­ta­mos, mien­tras sa­bo­rea­mos una de­li­cio­sa pae­lla va­len­cia­na, por el ar­gu­men­to de tan in­tri­gan­te li­bro, y él nos cuen­ta que ver­sa so­bre la uti­li­za­ción en la dic­ta­du­ra de Fu­ji­mo­ri y Mon­te­si­nos de la pren­sa de es­cán­da­lo con sus crí­ti­cos en su Pe­rú na­tal.

La po­lí­ti­ca —co­men­ta­mos—, qué mun­do des­pia­da­do ese. Y él asien­te re­me­mo­ran­do su épo­ca de can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la República pa­ra las elec­cio­nes de 1990.

Ma­rio, que ha co­no­ci­do el mun­do de la po­lí­ti­ca, en lo que a in­ten­si­dad in­for­ma­ti­va se re­fie­re, y tam­bién la fa­ma al ser au­tor de éxi­to mun­dial y pre­mio No­bel, di­ce que no es­tá acos­tum­bra­do a que le per­si­gan sin pa­rar…

—¿Có­mo es­tá ma­ne­jan­do es­ta eta­pa de po­pu­la­ri­dad a tu la­do? —le pre­gun­ta­mos a Isabel.

—Lo to­ma con re­sig­na­ción y es­pí­ri­tu de­por­ti­vo —res­pon­de.

Isabel dis­fru­ta del arroz, de la con­ver­sa­ción, de la com­pa­ñía. Be­be las pa­la­bras de Ma­rio, y él no pa­ra de pi­ro­pear a su no­via. Son no­vios. No se suel­tan ni un mi­nu­to de las ma­nos. Pa­re­cen quin­cea­ñe­ros.

—¡Y a mí tam­bién! —re­pli­ca él de in­me­dia­to—. Es­te ha si­do el año más

—A Isabel se la ve fe­liz, Ma­rio.

fe­liz de mi vi­da. ¿No se me ve aca­so fe­liz a mí?

—Mu­chí­si­mo tam­bién, cla­ro que sí. Pe­ro ella pa­só un mo­men­to muy du­ro y muy tris­te, y da gus­to ver lo con­ten­ta que es­tá aho­ra.

—Es­to que nos su­ce­dió a no­so­tros fue ines­pe­ra­do. No era al­go que nos ima­gi­ná­ba­mos que fue­ra a ocu­rrir, pe­ro ocu­rrió. Es­ta­mos en una eta­pa muy bo­ni­ta, muy fe­liz, dan­do los pa­sos que se van dan­do, cuan­do se han de dar.

—El pró­xi­mo pa­so se da­rá cuan­do ten­ga que dar­se. En es­te mo­men­to, es­ta­mos vi­vien­do con tran­qui­li­dad, dis­fru­tan­do mu­cho de es­ta eta­pa. Nos reí­mos mu­cho jun­tos, nos en­ten­de­mos muy bien, nos que­re­mos mu­cho.

—¿Cuál se­rá el pró­xi­mo pa­so? «CON LOS BRA­ZOS ABIER­TOS»

Eres la «pri­me­ra da­ma de las le­tras», le de­ci­mos a Isabel en bro­ma, y ella nos ad­vier­te: «Así so­lo me lla­man us­te­des». Y tam­bién em­ba­ja­do­ra de una gran em­pre­sa es­pa­ño­la que «vis­te los sue­ños» de me­dio mun­do. Hoy han acu­di­do a Va­len­cia con mo­ti­vo de la vi­si­ta del em­ba­ja­dor de los Es­ta­dos Uni­dos, Ja­mes Cos­tos, y su pa­re­ja, el de­co­ra­dor de las es­tre­llas Mi­chael Smith, a la im­pre­sio­nan­te fá­bri­ca de Villarreal, en Cas­te­llón, jun­to a los res­pon­sa­bles de la mar­ca en Nor­tea­mé­ri­ca. Isabel sa­lu­da uno a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.