«El se­cre­to de nues­tra fe­li­ci­dad es ha­ber­nos en­con­tra­do. Amar­nos, es­ta­mos enamo­ra­dos, y ca­da eta­pa va a ser más bo­ni­ta»

Hola Honduras - - Cóctel De Noticias - Tex­to: MAR­TA GORDILLO Fotos: JA­VIER ALONSO Es­ti­lis­mo: CRIS­TI­NA RE­YES Ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría: SAN­DRO NONNA Lo­ca­li­za­ción: HO­TEL AC SAN­TO MAU­RO © ¡HO­LA! Prohi­bi­da la re­pro­duc­ción to­tal o par­cial de es­te reportaje, aun ci­tan­do su pro­ce­den­cia

—Car­los, se­gu­ro que la es­tás mi­man­do mu­cho.

—Si, mu­chí­si­mo, y yo me apro­ve­cho.

—Ten­go que de­cir que es­tá abu­san­do de mi con­fian­za —aña­de el can­tan­te, rien­do—. Ca­da vez que es­toy con ella es «ne­ce­si­to es­to, ne­ce­si­to lo otro…». Pe­ro no pa­sa na­da, yo, en­can­ta­do de la vi­da. ¡Lo que pi­da!

—Lo que se ve en la eco­gra­fía es que es un be­bé muy ac­ti­vo… ¡no pa­ra de sal­tar!

—Es­ta­mos asus­ta­dos. ¡Le va­mos a te­ner que dar bi­be­ro­nes de ti­la!

—Di­ce rien­do el can­tan­te—. Pe­ro, bueno, bien­ve­ni­do sea, lo im­por­tan­te es que es­té sano. —Es un be­bé olím­pi­co —aña­de la fe­liz ma­má—.

—¿Sa­ben ya si es ni­ño o ni­ña?

—No lo sa­be­mos to­da­vía. ¡Y no quie­ro sa­ber­lo! — co­men­ta el can­tan­te—.

—Yo sí quie­ro —di­ce As­trid—. Va­mos a ver quién se sa­le con la su­ya, si él, y nos to­ca no sa­ber­lo, o gano yo.

—Eso sí —aña­de Car­los—, cuan­do vi có­mo sal­ta en la eco­gra­fía pen­sé: ¡Es un va­rón!

—Car­los, ¿tie­nes una pre­fe­ren­cia?

—Yo siem­pre di­je: «Quie­ro una ni­ña, sea co­mo sea», pe­ro, hoy día, la ver­dad, me da exac­ta­men­te igual lo que ven­ga. Eso sí, si te­ne­mos dos hi­jos y no hay ni­ña, la bus­ca­mos co­mo sea.

—Me gus­tan las ni­ñas —aña­de As­trid—, pe­ro la ver­dad es que tam­bién es muy bo­ni­to que el her­mano ma­yor sea un ni­ño. Así que da igual.

«NO PU­DE ES­PE­RAR»

—Car­los, ¿có­mo reac­cio­nas­te cuan­do su­pis­te que As­trid es­ta­ba em­ba­ra­za­da?

—Fue la no­ti­cia más bo­ni­ta de mi vi­da. ¡Des­pués de mi bo­da, es­ta es la no­ti­cia más fe­liz!

—¿Y qué sen­tis­te?

—Que se cum­plió el sue­ño que ya te­nía des­de ha­ce un tiem­po. Así que es­toy muy fe­liz. Y, ob­via­men­te, es­pe­ran­do a que sal­ga to­do bien y es­té sano.

—¿Y tú, As­trid, có­mo reac­cio­nas­te?

—Sú­per emo­cion­da. Me lo es­pe­ra­ba por­que me sen­tía di­fe­ren­te, ¡que ta­qui­car­dia!

—¿Có­mo te dio As­trid la no­ti­cia? ¿Pre­pa­ró al­go es­pe­cial pa­ra sor­pren­der­te o la co­no­cie­ron jun­tos?

—Siem­pre ha­bía­mos pla­nea­do que que­ría­mos sa­ber la no­ti­cia jun­tos —nos cuen­ta As­trid—, pe­ro yo me ha­cía de­ma­sia­das pruebas y es­ta vez sí me sen­tía un po­co peor de lo nor­mal, así que la hi­ce y sa­lió po­si­ti­vo. Que­ría pre­pa­rar al­go muy es­pe­cial, pe­ro, ca­sual­men­te, a los cin­co mi­nu­tos en­tró en ca­sa y no pu­de es­pe­rar, qui­se que vi­vie­ra con­mi­go las emo­cio­nes de ese mo­men­to, mi ale­gría.

—¡Y la en­ten­dí com­ple­ta­men­te! ¡Es im­po­si­ble guar­dar­se una no­ti­cia así! Fí­ja­te có­mo me pi­lló de sor­pre­sa, no pu­de pen­sar na­da, la ale­gría fue in­men­sa y la be­sé.

«NOS GUS­TA­RÍA TE­NER

MÁS HI­JOS»

—Car­los, ¿te ves cam­bian­do pa­ña­les y dan­do bi­be­ro­nes?

—¡To­do lo que ha­ga fal­ta!

—¿Es­te es el prin­ci­pio de una his­to­ria con más ca­pí­tu­los? Es de­cir, ¿les gus­ta­ría te­ner más ni­ños?

—Sí, nos gus­ta­ría. Má­xi­mo tres. Ya ve­re­mos có­mo va la co­sa, y si aho­ra nos sa­le un sal­ta­rín y lue­go una sal­ta­ri­na, a lo me­jor de­ci­mos ¡mi­ra, ya no po­de­mos más!

—¿Ya em­pe­za­ron a pre­pa­rar la ha­bi­ta­ción del be­bé, com­pra­ron ya mu­chas co­sas?

—No, to­da­vía no; he­mos es­ta­do es­pe­ran­do a mu­dar­nos, que se­rá den­tro de dos me­ses o un po­qui­to más, pe­ro te­ne­mos mil ideas.

Una ro­mán­ti­ca ima­gen de la pa­re­ja, a quie­nes le gus­ta­ría te­ner tres hi­jos, aun­que «ya ve­re­mos có­mo va la co­sa, y si aho­ra nos sa­le un sal­ta­rín y lue­go una sal­ta­ri­na, a lo me­jor de­ci­mos ¡mi­ra, ya no po­de­mos más!»

«El hom­bre es siem­pre un po­co más in­ma­du­ro, pe­ro, a mi edad, so­ña­ba con una fa­mi­lia; en­con­tré a As­trid, que es mi ben­di­ción,

y aho­ra lle­gan los ni­ños… Es­toy co­mo en una nu­be»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.