ATE­NAS HER­NÁN­DEZ

NOS COM­PAR­TE CON ILU­SIÓN SUS NUE­VOS DESAFÍOS CO­MO MA­DRE Y PRO­FE­SIO­NAL EN RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA

Hola Honduras - - Portada - Tex­to: BERNY JIMÉNEZ Pro­duc­ción: MA­RÍA ELENA CUA­DRA Ves­tua­rio: SHANTALL LA­CA­YO Fo­to­gra­fías: YORCH SANZ Ma­qui­lla­je y pei­na­do: TRES JO­LIE Ac­ce­so­rios: GEO DE­SIGN

“A dap­ta­bi­li­dad” pa­re­ce ser el atri­bu­to que me­jor la des­cri­be. Ate­nas Her­nán­dez re­pre­sen­ta la fa­ce­ta ar­tís­ti­ca y so­cial de una mu­jer de cam­bios, una blo­gue­ra que ha tras­cen­di­do fron­te­ras, pa­ra co­no­cer la cul­tu­ra eu­ro­pea en Fran­cia y otros paí­ses del mun­do, en com­pa­ñía de su es­po­so y aho­ra su hi­ja. En ca­da una de sus pa­la­bras con­fir­ma que, pa­ra dis­fru­tar de la ca­li­dad y del buen gusto, no hay que sa­lir de ca­sa. Su aven­tu­ra lle­na de le­tras y bue­nos mo­men­tos se plas­ma en ca­da pá­gi­na de su blog; ate­nas­her­nan­dez. com, un si­tio que se ha trans­for­ma­do en una vi­tri­na de lo me­jor de su país y aho­ra de la re­gión, don­de los me­jo­res di­se­ña­do­res y es­ti­los han si­do se­lla­dos por es­ta aman­te de lo hon­du­re­ño, de lo cen­troa­me­ri­cano. Aho­ra, en su nue­va eta­pa ra­di­ca­da en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, es­ta mu­jer, due­ña de una mi­ra­da in­quie­tan­te y de un es­ti­lo pro­pio que se des­bor­da en ca­da una de sus lí­neas, nos re­ci­be pa­ra com­par­tir­nos sus idea­les, sus pa­sio­nes y sus con­vic­cio­nes más pro­fun­das.

—Ate­nas, ¿dón­de des­cu­bres el amor por la mo­da?

—A mí siem­pre me ha gus­ta­do la mo­da. Tra­ba­jé pa­ra al­gu­nas re­vis­tas pe­ro sen­tía que si tra­ba­ja­ba pa­ra una re­vis­ta es­to me iba a li­mi­tar, por­que co­mo to­do me­dio de co­mu­ni­ca­ción, me po­día res­trin­gir por com­pro­mi­sos con al­gu­na em­pre­sa. Ahí di­je que iba a ha­cer una pro­pues­ta pro­pia don­de pu­die­ra ha­blar de lo que yo qui­sie­ra. Fui una de las pri­me­ras en Hon­du­ras en abrir un blog. Yo ya ha­bía tra­ba­ja­do mu­chí­si­mo con los di­se­ña­do­res hon­du­re­ños por­que siem­pre los he apo­ya­do, des­de que te­nía co­mo 13 años que fue cuan­do hi­ce mi pri­mer des­fi­le.

—¿Cuál crees que fue el éxi­to del blog?

—Es que a mí ja­más se me cru­za­ría por la men­te co­brar­le a al­gún di­se­ña­dor emer­gen­te pa­ra ayu­dar­lo a pro­mo­cio­nar­se, por­que eso es lo bo­ni­to de te­ner una pla­ta­for­ma pro­pia, que pue­do in­clu­so pro­mo­cio­nar el ta­len­to de la re­gión. Ac­tual­men­te es­toy tra­ba­jan­do con Pa­na­má, Ni­ca­ra­gua y aho­ra con Cos­ta Ri­ca. Por eso aho­ra me con­si­de­ro más una blo­gue­ra cen­troa­me­ri­ca­na.

—¿Por qué con­si­de­ras que el ta­len­to cen­troa­me­ri­cano mu­chas ve­ces es tan sub­es­ti­ma­do?

—Es muy tris­te a ve­ces por­que mu­chas de los di­se­ña­do­res que he co­no­ci­do se han acer­ca­do y me

han di­cho: “Yo siem­pre he que­ri­do ir a pre­sen­tar­me al Fas­hion Week Nue­va York o mi sue­ño es ir al Fas­hion Week Pa­rís” y yo les pre­gun­to: “¿Han ido a otro fas­hion de la re­gión?” Y cuan­do me di­cen que no, lo pri­me­ro que les di­go es que tie­nen que em­pe­zar ahí. El ta­len­to es­tá aquí en Cen­troa­mé­ri­ca, en La­ti­noa­mé­ri­ca y eso es lo que su­ce­de, que mu­chas ve­ces el mis­mo hon­du­re­ño no ve más allá y se da cuen­ta de que el ta­len­to es­tá acá. El pro­ble­ma es­tá en que no se cuen­ta con el apo­yo eco­nó­mi­co que se cuen­ta en otras par­tes del mun­do, pe­ro lo que sí me he da­do cuen­ta en es­tos cua­tro años del blog es que ca­da go­bierno de los paí­ses de la re­gión ha em­pe­za­do a apo­yar el ta­len­to con pre­su­pues­to pa­ra los di­se­ña­do­res y eso los es­tá ayu­dan­do mu­chí­si­mo. Cuan­do me ha­cen al­gu­na en­tre­vis­ta, re­sal­to que hay que con­cen­trar­se en lo nues­tro, en lo hon­du­re­ño, en lo ca­tra­cho. Es más, aho­ra que es­tu­ve en Nue­va York, me hi­ce la pro­me­sa de so­lo usar di­se­ños hon­du­re­ños, pa­ra mos­trar que uno no ne­ce­si­ta lo de afue­ra.

—Eres una mu­jer de mun­do, na­cis­te en Hon­du­ras, vi­vis­te en Fran­cia, Es­pa­ña ¡y aho­ra Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na!

—Mi es­po­so es di­plo­má­ti­co. Re­sul­tó que vi­vien­do en Es­pa­ña, lle­gó a de­cir­me “Bueno mi amor te ten­go dos no­ti­cias: una bue­na y otra ma­la. La bue­na es que me aca­ban de asig­nar de cón­sul de Es­pa­ña en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pe­ro so­lo te­ne­mos tres se­ma­nas pa­ra em­pa­car”. Me ca­yó jus­to en el mes de la mo­da. Así que tu­ve que ha­cer el Fas­hion Week Nue­va York y el Fas­hio Week Hon­du­ras, Ni­ca­ra­gua, Pa­na­má y aho­ra que es­toy en Do­mi­ni­ca­na Mo­da es­tos días. En me­dio de to­do eso na­ció Va­len­ti­na es­te año. Aho­ra tie­ne sie­te me­ses. A pe­sar de dis­fru­tar la be­lle­za de Madrid, que me en­can­ta, me ale­gra mu­cho ha­ber vuel­to a La­ti­noa­mé­ri­ca. Ex­tra­ña­ba el ca­lor la­tino, la gen­te aquí es un amor. Aquí tam­bién hay mu­cho ta­len­to, ima­gí­na­te que es­cu­ché que aquí es­tán los “top fi­ve” de La­ti­noa­mé­ri­ca. Lo po­co que he vis­to del di­se­ño de es­te país me pa­re­ce muy bueno y la ver­dad es­toy fe­liz de re­gre­sar a la co­mi­da la­ti­na

«Es­toy tra­ba­jan­do aho­ra con mu­chí­si­mas mar­cas, me en­can­ta ir a shows pa­ra ver ten­den­cias y es lin­do tra­ba­jar con esas em­pre­sas y ver lo es­ti­los y las in­fluen­cias»

«Cuan­do vi­vía­mos en Eu­ro­pa yo ha­cía to­do en la ca­sa y for­ta­le­ci­mos mu­cho el víncu­lo ma­dre-hi­ja que es sú­per im­por­tan­te. De re­pen­te veo una fo­to y me doy cuen­ta de lo rá­pi­do que pa­sa el tiem­po, es­toy se­gu­ra que no quie­ro per­der esas eta­pas de mi vi­da»

¡Al sa­bor ca­ri­be­ño! —¿Te gus­ta ser un al­ma nó­ma­da?

—La ver­dad yo me adap­to sú­per fá­cil. Yo creo que no cual­quie­ra pue­de ca­sar­se con un di­plo­má­ti­co. Es una adap­ta­ción que vie­ne en la per­so­na­li­dad de ca­da quien de acep­tar mu­dar­se ca­da tres a cin­co años. La vi­da de mi es­po­so yo creo que no cual­quier per­so­na pue­de lle­var­la así co­mo la ma­ne­ja­mos no­so­tros. Uno tie­ne que te­ner un cier­to ti­po de per­so­na­li­dad pa­ra po­der ha­cer­lo, y yo creo que ten­go la vir­tud de adap­tar­me bien fá­cil. Yo soy de las que le veo lo me­jor de la si­tua­ción. Ya no es­ta­mos en Madrid, aho­ra es Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. No ha si­do al­go di­fí­cil pa­ra mí, pe­ro sí creo que la ma­yor di­fi­cul­tad ha si­do la mu­dan­za con mi hi­ja, por­que no es lo mis­mo mo­ver­se de Hon­du­ras a Madrid, co­mo cuan­do íba­mos a vi­si­tar a mi fa­mi­lia. Via­jar en Eu­ro­pa es sú­per fá­cil, muy eco­nó­mi­co. Aho­ra es di­fe­ren­te. —¡Cuén­ta­nos de la pe­que­ña!

—Mi hi­ja se lla­ma Va­len­ti­na, en ho­nor a mi sue­gro, que se lla­ma Va­len­tín. Es una ni­ña muy lin­da. Tu­ve la ben­di­ción de te­ner­la. Sa­bes que has­ta aho­ra a los sie­te me­ses nun­ca ha llo­ra­do cuan­do ha es­ta­do con­mi­go, ¡te lo ju­ro! (Ri­sas). Eso no es suer­te, es una ben­di­ción. Du­ran­te el Fas­hion Week Nue­va York tu­ve que de­jar­la cuan­do te­nía cin­co me­ses, la de­jé con mis pa­pás pa­ra que pa­sa­ra tiem­po con sus abue­los y fue ho­rri­ble. Por un la­do es­ta­ba fe­liz de vol­ver al mun­do de la mo­da pe­ro por el otro no sa­bía el im­pac­to que iba a te­ner una hi­ja pa­ra mí. De ver­dad que co­mo soy una fas­hion via­jo mu­chí­si­mo y to­da­vía no sé có­mo voy a ma­ne­jar es­ta si­tua­ción por­que en la me­di­da que va­ya cre­cien­do, to­do cam­bia, ya quie­re ca­mi­nar y los abra­zos y to­do ha­ce que nos vol­va­mos in­se­pa­ra­bles. —¿Có­mo es un día nor­mal jun­to a tu hi­ja y tu es­po­so en tu nue­va ca­sa? —Mi es­po­so es sú­per ma­dru­ga­dor, por la na­tu­ra­le­za de su tra­ba­jo to­dos ma­dru­ga­mos en la ca­sa. Ob­via­men­te me en­can­ta dar­le su desa­yuno, y lue­go cuan­do ter­mi­na­mos de co­mer, la be­bé to­ma su pri­me­ra sies­ta de la ma­ña­na y co­rro a ha­cer un po­co de ejer­ci­cio. Tu­ve la suer­te de en­con­trar a una ni­ñe­ra con la que hi­ce click des­de el pri­mer mo­men­to, me ayu­da mu­chí­si­mo. Hoy por ejem­plo, tu­ve que le­van­tar­me tem­prano y sa­lir co­rrien­do al sa­lón de be­lle­za. Cuan­do vi­vía­mos en Eu­ro­pa yo

ha­cía to­do en la ca­sa y for­ta­le­ci­mos mu­cho el víncu­lo ma­dre-hi­ja que es sú­per im­por­tan­te. De re­pen­te veo una fo­to y me doy cuen­ta de lo rá­pi­do que pa­sa el tiem­po, es­toy se­gu­ra que no quie­ro per­der esas eta­pas de mi vi­da.

—¿Có­mo ma­ne­jan la ex­po­si­ción co­mo fi­gu­ras pú­bli­cas?

—Es es­tar en la mi­ra de la gen­te, aho­ra en mis re­des pu­bli­co al­gu­nos as­pec­tos de mi vi­da. Es chis­to­so por­que aho­ra la ma­sa po­pu­lar es­tá en Fa­ce­book, en­ton­ces la gen­te es­tá muy pen­dien­te de có­mo es­tá Va­len­ti­na, de qué le gus­ta, de dón­de es­tá, con quién la de­jé y co­sas así. Siem­pre tra­to de ba­lan­cear mi vi­da pri­va­da que ¡es lo más di­fí­cil! Es su­ma­men­te com­pli­ca­do. Mi es­po­so es el ser más pri­va­do que hay. Có­mo di­plo­má­ti­co tie­ne su rol bien se­rio y yo ten­go que es­tar del otro la­do con una vi­da so­cial lle­na de re­des so­cia­les. De pron­to subo una fo­to del look del día o con mi fa­mi­lia. Me doy cuen­ta que la gen­te es­tá es­pe­ran­do mu­cho de mí y tra­to de sa­car a mi hi­ja lo mí­ni­mo po­si­ble pe­ro igual com­pla­cien­do a la gen­te que quie­re ver­la y sa­ber có­mo es­tá, pe­ro siem­pre man­te­nien­do las dis­tan­cias y ma­ne­jan­do nues­tra vi­da pri­va­da. —¿Y los pro­yec­tos per­so­na­les?

—Yo siem­pre he creí­do que me ha ido bien por­que soy una bue­na per­so­na. Yo si soy fiel cre­yen­te de que a una bue­na per­so­na siem­pre le pa­san co­sas bue­nas y a mi sí que me ha ido bien. En­con­tré al hom­bre de mi vi­da. Aho­ri­ta en di­ciem­bre cum­pli­mos cua­tro años y sien­to que es­toy más enamo­ra­da de lo que es­ta­ba an­tes. De ver­dad es­toy lo­ca y cie­ga­men­te enamo­ra­da de él. Ten­go al hom­bre per­fec­to y a una hi­ja her­mo­sí­si­ma que se pa­re­ce mu­cho a él. Soy una per­so­na muy fe­liz. En cuan­to a los pro­yec­tos per­so­na­les es­toy tra­ba­jan­do aho­ra con mu­chí­si­mas mar­cas, me en­can­ta ir a shows pa­ra ver ten­den­cias y es lin­do tra­ba­jar con esas em­pre­sas y ver lo es­ti­los y las in­fluen­cias. Te das cuen­ta que a pe­sar de te­ner in­fluen­cias ex­ter­nas, pri­me­ro en Hon­du­ras y lue­go en Es­pa­ña, el es­ti­lo quien que ser pro­pio, y no cam­biar sin im­por­tar el nú­me­ro de paí­ses a los que vas.

—Fi­nal­men­te, ¿Qué pue­den se­guir en­con­tran­do los que te si­guen en tu blog de Ate­nas Her­nán­dez?

—A mis se­gui­do­res no ten­go más que agra­de­ci­mien­tos. Creo que to­do en la vi­da es un ba­lan­ce. Soy una per­so­na ex­tre­ma­da­men­te po­si­ti­va. Nun­ca le veo el la­do ne­ga­ti­vo de las co­sas. Siem­pre tra­to de ver que si las co­sas pa­san es por al­go, así que siem­pre le veo el la­do po­si­ti­vo a la si­tua­ción. Creo que hay que con­ven­cer­se de que hay que amar lo pro­pio y eso he que­ri­do y se­gui­ré que­rien­do mos­trar. en mi blog. Es­tan­do afue­ra me he da­do cuen­ta de lo mu­cho que ex­tra­ño los ta­ma­les, los fri­jo­les y to­da la co­mi­da de mi país. Siem­pre he di­cho que to­das las blo­guers so­mos di­se­ña­do­ras frus­tra­das aun­que mu­chas di­gan lo con­tra­rio. Aho­ra lo que pla­neo mos­trar son al­gu­nas co­la­bo­ra­cio­nes que he es­ta­do ha­cien­do con otros di­se­ña­do­res en las que es­toy sú­per emo­cio­na­da. El apo­yo tie­ne que ve­nir del mis­mo país y el mo­men­to es aho­ri­ta, eso es lo que yo le re­co­men­da­ría a quien se ini­cia en es­ta in­dus­tria, que no es­pe­re más tiem­po, por­que la mo­da es­tá pa­san­do por la me­jor eta­pa ya que se es­tá apo­yan­do mu­cho y la gen­te tie­ne que apro­ve­char esa opor­tu­ni­dad.

«Es­tan­do afue­ra me he da­do cuen­ta de lo mu­cho que ex­tra­ño los ta­ma­les, los fri­jo­les y to­da la co­mi­da de mi país»

‘‘Adap­ta­bi­li­dad” pa­re­ce ser el atri­bu­to que me­jor la des­cri­be. Ate­nas Her­nán­dez re­pre­sen­ta la fa­ce­ta ar­tís­ti­ca y so­cial de una mu­jer de cam­bios, una blo­gue­ra que ha tras­cen­di­do fron­te­ras, pa­ra co­no­cer la cul­tu­ra eu­ro­pea en Fran­cia y otros paí­ses del mun­do, en com­pa­ñía de su es­po­so y aho­ra su hi­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.