MEY HUNG

En­tre­vis­ta con la exi­to­sa em­pre­sa­ria hondureña

Hola Honduras - - Contenido - Pro­duc­ción y tex­to: KAR­LA AGUI­LAR Fo­to­gra­fía: EDUAR­DO MORADEL Ves­tua­rio: CRASH BOUTIQUE Ma­qui­lla­je: JULISSA ANDARÁ Pei­na­do: OL­GA CÁ­CE­RES Lo­ca­ción: HO­TEL MARRIOTT

«Siem­pre le di­go a la gen­te que apo­yar a al­guien ne­ce­si­ta­do le brin­da el do­ble de re­gre­so a uno. No to­do es di­ne­ro, a ve­ces pue­de ser re­ga­lar tiem­po, ca­ri­dad, so­li­da­ri­dad o una son­ri­sa»

«Aho­ra es­ta­mos pa­san­do con mi fa­mi­lia por una de las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les que nos ha pre­sen­ta­do la vi­da, y es te­ner a mi her­mano lu­chan­do con­tra un cán­cer»

«El plan prin­ci­pal es pa­sar el ma­yor tiem­po po­si­ble con mi her­mano y acom­pa­ñar­lo en su lu­cha»

IN­TE­LI­GEN­TE, apa­sio­na­da por su tra­ba­jo y re­fe­ren­te de bue­na ima­gen, son al­gu­nas de las cua­li­da­des que des­ta­can en Mey Hung, la Ge­ren­te de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos de Wal­mart en Hon­du­ras. Pe­ro fue­ra de es­to, Mey es una mu­jer con un co­ra­zón in­men­so, lleno de amor por los su­yos y por los de­más, que afir­ma que dis­fru­ta al má­xi­mo ca­da eta­pa de la vi­da, apren­dien­do de ca­da error, le­van­tán­do­se de los fra­ca­sos, y bus­can­do siem­pre ser una me­jor per­so­na. Así es “Mey Mey” co­mo le di­cen de ca­ri­ño, quien con una son­ri­sa úni­ca, y una ale­gría des­bor­dan­te com­par­tió con ¡HO­LA!, par­te de su vi­da y eta­pas que la han mar­ca­do y la han he­cho cre­cer. —Ha­cien­do una re­tros­pec­ti­va, ¿có­mo fue tu in­fan­cia?

— ¡Tu­ve una in­fan­cia ma­ra­vi­llo­sa! Tu­ve la ben­di­ción de te­ner una ma­má y un pa­pá que me brin­da­ron un ho­gar lleno de amor y va­lo­res. Pa­sa­ba mu­cho tiem­po ju­gan­do y bai­lan­do. Me fas­ci­na­ba ju­gar a la co­ci­ni­ta (la cual aho­ra no me gus­ta), ju­gar jack­ses, ra­yue­la, la es­cue­li­ta y so­bre­to­do an­dar de cu­rio­sa, ave­ri­guan­do lo que mi her­mano ha­cía. Ju­gué mu­cho mu­ñe­cas y con los ca­rri­tos de mi her­mano. De­bi­do a que mi mis pa­dres tra­ba­ja­ban, mis her­ma­nos y yo pa­sá­ba­mos la ma­yor par­te de los días con mi abue­la, quien nos con­sen­tía mu­cho y nos de­ja­ba ha­cer to­do lo que­ría­mos. Los fi­nes de se­ma­na nos íba­mos de pa­seo en fa­mi­lia, y ha­cía­mos ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, o sim­ple­men­te íba­mos a com­prar un he­la­do fue­ra de Te­gu­ci­gal­pa pa­ra co­no­cer nues­tra Hon­du­ras.

Me en­can­tó ser una pe­que­ña que lle­va­ba ves­ti­dos de en­ca­jes y za­pa­tos de cha­rol y la ma­yo­ría de ro­pa de co­lor ro­sa­do, cin­tas

y chon­gos en el pe­lo y por su­pues­to mi car­te­ra. Ob­ser­va­ba siem­pre a mi ma­má cuan­do se arre­gla­ba pa­ra sa­lir a una fies­ta, y cuan­do se iban, me que­da­ba ma­qui­llán­do­me y po­nién­do­me sus ta­co­nes y ac­ce­so­rios. De ni­ña fui muy in­quie­ta y cu­rio­sa, pre­gun­ta­ba to­do, ju­ga­ba a ser pe­rio­dis­ta e in­te­rro­ga­ba a la gen­te. Des­de pe­que­ña soy ex­tro­ver­ti­da, pues me pre­sen­ta­ba so­la a quien fue­ra co­no­cien­do, y pla­ti­ca­ba li­te­ral­men­te “has­ta con las pie­dras”, a las cua­les les ha­cía ca­ri­tas con un mar­ca­dor. —Ha­ble­mos de tus raí­ces fa­mi­lia­res.

— Soy la fe­liz hi­ja de en me­dio del ma­tri­mo­nio de Ma­rio Raúl y Mi­riam Yo­lan­da, mis be­llos pa­dres. Mi her­mano ma­yor se lla­ma Ma­rio Ro­ber­to y la be­bé de la ca­sa se lla­ma Mi­riam Mar­ce­la. Mi pa­dre es un mi­li­tar re­ti­ra­do, quien ha si­do siem­pre mi hé­roe “mi sol­da­di­to”. Des­de ni­ña me in­cul­có el amor a la pa­tria, los va­lo­res y prin­ci­pios éti­cos, el cum­plir la je­rar­quía y dis­ci­pli­na. Mi Ma­dre es una pro­fe­so­ra ju­bi­la­da quien ha si­do ab­ne­ga­da y pro­tec­to­ra, de quien apren­dí por su ejem­plo a ser or­de­na­da, de­ta­llis­ta y a con­fiar en Dios en to­do mo­men­to. —¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne tu nom­bre? —Mi nom­bre chino “Mey Lang” sig­ni­fi­ca Be­lla Or­quí­dea. Los que te­ne­mos un nom­bre po­co co­mún nos acos­tum­bra­mos a que nun­ca pro­nun­cien bien el nom­bre y nos di­gan de to­do, pe­ro lo más co­mún que me di­cen es “Mey Mey” o “Mey­ci­ta” —Ac­tual­men­te eres una mu­jer lí­der, vi­sio­na­ria. ¿Có­mo lle­gas­te has­ta ahí? —Soy lo que Dios ha que­ri­do que sea, por su vo­lun­tad y el des­tino que Él tie­ne es­cri­to en mi vi­da. Si bien pa­ra al­gu­nos soy una lí­der, pa­ra otros una men­to­ra, pe­ro creo que más bien soy lo que la si­tua­ción me con­vier­te. Ya sea una ami­ga, com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo, con­se­je­ra o ase­so­ra, mu­chas ve­ces un pa­ño de lá­gri­mas o a ve­ces una com­pin­che. Mis pa­dres me de­cían en la es­cue­la que era “el chi­vo de la cam­pa­ni­lla”, pues siem­pre li­de­ra­ba las sa­li­das, via­jes y fies­tas y en­tu­sias­ma­ba a mu­chos con es­tos in­ven­tos. Aho­ra con los años me río con es­tos re­cuer­dos, pues creo que si­gue sien­do muy cier­to, siem­pre an­do in­ven­tan­do ac­ti­vi­da­des y pro­yec­tos y en­cuen­tro bue­nos cóm­pli­ces pa­ra ha­cer reali­dad es­tas ini­cia­ti­vas. Si ten­go una idea, la com­par­to y di­go lo que po­de­mos lo­grar po­si­ti­va­men­te con eso y al te­ner una va­rie­dad inigua­la­ble de amis­ta­des o co­no­ci­dos con di­fe­ren­tes do­nes, des­tre­zas, for­ta­le­zas y ha­bi­li­da­des, es más fá­cil lo­grar­lo. Más que una mu­jer in­flu­yen­te, soy una mu­jer de in­ci­den­cia, pues al es­tar en los

«Si bien pa­ra al­gu­nos soy una lí­der, pa­ra otros una men­to­ra, pe­ro creo que más bien soy lo que la si­tua­ción me con­vier­te. Ya sea una ami­ga, com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo, con­se­je­ra o ase­so­ra, mu­chas ve­ces un pa­ño de lá­gri­mas o a

ve­ces una com­pin­che»

«Soy cre­yen­te de que una no pue­de so­la, sino que ocu­pa de los de­más, del es­pí­ri­tu de tra­ba­jar en equi­po pa­ra lo­grar­lo. Por su­pues­to pa­ra lle­gar a es­to nos to­ca “pre­di­car con el ejem­plo” y te­ner pa­sión por el pro­pó­si­to que

que­re­mos lo­grar»

«Des­de muy jo­ven em­pe­cé a par­ti­ci­par en di­fe­ren­tes fo­ros, gru­pos y ac­ti­vi­da­des de la co­mu­ni­dad, me gus­ta y me brin­da mu­cha sa­tis­fac­ción el po­der ayu­dar. Es­to na­ce des­de que mi­ra­ba siem­pre a mis pa­dres com­par­tien­do y sien­do

bon­da­do­sos con los más ne­ce­si­ta­dos» «Siem­pre le di­go a la gen­te que apo­yar a al­guien ne­ce­si­ta­do le brin­da el do­ble de re­gre­so a uno. No to­do es di­ne­ro, a ve­ces pue­de ser re­ga­lar tiem­po, ca­ri­dad, so­li­da­ri­dad, una son­ri­sa, una lla­ma­da o una ora­ción con fe. Hay mil ma­ne­ras en

las que po­de­mos apo­yar»

mo­men­tos pre­ci­sos, en los si­tios y fo­ros ne­ce­sa­rios, con las per­so­nas ade­cua­das, se pue­den lo­grar las me­tas. Soy cre­yen­te de que una no pue­de so­la, sino que ocu­pa de los de­más, del es­pí­ri­tu de tra­ba­jar en equi­po pa­ra lo­grar­lo. Por su­pues­to pa­ra lle­gar a es­to nos to­ca “pre­di­car con el ejem­plo” y te­ner pa­sión por el pro­pó­si­to que que­re­mos lo­grar. —Tam­bién te has de­di­ca­do a apo­yar cau­sas so­cia­les… —Des­de muy jo­ven em­pe­cé a par­ti­ci­par en di­fe­ren­tes fo­ros, gru­pos y ac­ti­vi­da­des de la co­mu­ni­dad, me gus­ta y me brin­da mu­cha sa­tis­fac­ción el po­der ayu­dar. Es­to na­ce des­de que mi­ra­ba siem­pre a mis pa­dres com­par­tien­do y sien­do bon­da­do­sos con los más ne­ce­si­ta­dos, mi pa­pá con ni­ños y la na­tu­ra­le­za (ani­ma­les, bos­que, am­bien­te), y mi ma­má con adul­tos ma­yo­res y la igle­sia. En las épo­cas de uni­ver­si­dad in­gre­sé de vo­lun­ta­ria en una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca don­de pu­de abrir los ojos a otra reali­dad que yo no ha­bía vi­vi­do, y gra­cias a ellos se sem­bró la se­mi­lli­ta en mi co­ra­zón. Ca­da pro­yec­to que ha­go lo reali­zo con pa­sión y en­tre­ga, y así me he ido in­vo­lu­cran­do más y más en di­fe­ren­tes fo­ros, a ve­ces no lo ha­go di­rec­ta­men­te, o pú­bli­ca­men­te, pe­ro si lo ha­go de co­ra­zón. Siem­pre le di­go a la gen­te que apo­yar a al­guien ne­ce­si­ta­do le brin­da el do­ble de re­gre­so a uno. No to­do es di­ne­ro, a ve­ces pue­de ser re­ga­lar tiem­po, ca­ri­dad, so­li­da­ri­dad, una son­ri­sa, una lla­ma­da o una ora­ción con Fe. Hay mil ma­ne­ras en las que po­de­mos apo­yar. —De se­gu­ro has te­ni­do mu­chas prue­bas en tu vi­da, Mey. —En esos mo­men­tos uno cree que ese do­lor o preo­cu­pa­ción nun­ca se va a ir, pe­ro a me­di­da que pa­sa el tiem­po, las he­ri­das sa­nan o van me­jo­ran­do, y sin du­da, ca­da co­sa que nos pa­sa es pa­ra en­se­ñar­nos una lec­ción y aprender al­go. Per­der fí­si­ca­men­te a una de mis me­jo­res ami­gas de­bi­do a una Leu­ce­mia cuan­do ape­nas te­nía­mos 26 años de edad, me mar­có la vi­da pa­ra tra­tar de vi­vir­la lo me­jor po­si­ble, a des­po­jar­me de ape­gos ma­te­ria­les y em­pe­cé en su me­mo­ria a ayu­dar más a ins­ti­tu­cio­nes de com­ba­te al cán­cer. Aho­ra, es­ta­mos pa­san­do con mi fa­mi­lia por una de las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les que nos ha pre­sen­ta­do la vi­da, y es te­ner a mi her­mano lu­chan­do con­tra un cán­cer. Es­te pro­ce­so ha de­mos­tra­do lo im­por­tan­te que es te­ner la Fe en Dios y el amor de la fa­mi­lia. Po­de­mos re­sal­tar mu­chas lec­cio­nes de es­te pro­ce­so, que nos ha per­mi­ti­do una ma­yor uni­dad fa­mi­liar y apre­ciar más la vi­da, la li­ber­tad y a las per­so­nas a nues­tro al­re­de­dor. Ade­más, he apren­di­do que es­ta en­fer­me­dad, no so­lo afec­ta a los pa­cien­tes, sino a to­do su círcu­lo fa­mi­liar y ha­cia eso qui­sie­ra em­pren­der un nue­vo pro­yec­to en el fu­tu­ro. —¿Có­mo eres en la in­ti­mi­dad, con tu fa­mi­lia y ami­gos? —Mis her­ma­nos di­cen que soy co­mo una ma­má, soy la que or­ga­ni­za, pla­ni­fi­ca y or­de­na to­do. Soy una per­so­na de fa­mi­lia y de com­par­tir en fa­mi­lia, so­bre to­do en las fe­chas es­pe­cia­les, de ha­blar con ellos to­dos los días. Me con­si­de­ro un ca­lei­dos­co­pio con mis amis­ta­des, me adap­to a ellos se­gún con quien es­té, pues ten­go un ar­coí­ris de gru­pos. Pue­do de­cir en ge­ne­ral, que tra­to siem­pre ser bue­na ami­ga, leal, sin­ce­ra y ape­ga­da a mis va­lo­res. —¿Qué es lo que te im­pul­sa a se­guir día a día? —El agra­de­cer a Dios que me brin­da un día más, en el cual pue­do ser fe­liz, tra­ba­jar y com­par­tir. To­das las ma­ña­nas lo pri­me­ro que ha­go es dar­le gra­cias a Dios por mi vi­da y si se pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad en ese día de ayu­dar y ha­cer a al­guien más fe­liz con mi exis­tir, pues mu­cho me­jor. —Y en cuan­to a tu tra­ba­jo, ¿qué es lo que más dis­fru­tas? —Creo que me ha­ría fal­ta es­pa­cio en es­ta en­tre­vis­ta, pa­ra con­tar lo tan­to que dis­fru­to y ado­ro ha­cer mis ta­reas des­de la ge­ren­cia de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos de Wal­mart en Hon­du­ras. ¡Amó lo que ha­go! Sé que con mi tra­ba­jo pue­do in­ci­dir y ge­ne­rar un im­pac­to po­si­ti­vo en la em­pre­sa, la co­mu­ni­dad, y en mis se­res que­ri­dos. Des­de otro ám­bi­to, co­mo es la di­ri­gen­cia de sec­to­res pri­va­dos, tam­bién he lo­gra­do apor­tar mi gra­ni­to de are­na pa­ra es­te país. Ser Pre­si­den­ta de AmCham es un vo­lun­ta­ria­do que me ha he­cho aprender mu­cho más so­bre los te­mas co­mer­cia­les, fi­nan­cie­ros y eco­nó­mi­cos de Hon­du­ras y Es­ta­dos Uni­dos. —¿Quién de­rri­te el co­ra­zón de Mey Hung? —Las pe­lí­cu­las cur­sis me­jor co­no­ci­das co­mo “chick flicks”, el es­ce­na­rio má­gi­co del atar­de­cer, un bo­ni­to y es­pe­cial de­ta­lle per­so­na­li­za­do, un abra­zo fuer­te y ca­ri­ño­so. Y en es­tos mo­men­tos, la son­ri­sa de mi her­mano cuan­do se sien­te ale­gre y ani­ma­do. —¿Có­mo dis­fru­tas de tu tiem­po li­bre? —¿Exis­te el tiem­po li­bre? Yo siem­pre ten­go al­go que ha­cer o bus­co al­go que ha­cer, pe­ro en mis mo­men­tos pa­ra

re­la­jar­me me gus­ta co­mer bien y des­pa­cio, pre­miar­me con un dul­ce, acos­tar­me a ver mis se­ries de TV atra­sa­das o con­ti­nuar le­yen­do los li­bros que he em­pe­za­do. —¿Cuál ha si­do la ex­pe­rien­cia más bo­ni­ta que has te­ni­do? —Son tan­tos los mo­men­tos que le que­dan a uno en el co­ra­zón, pe­ro creo que una de ellas es el ha­ber si­do se­lec­cio­na­da al pro­gra­ma de la Ini­cia­ti­va de Li­de­raz­go pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca (CA­LI por sus si­glas en in­glés) del Ins­ti­tu­to de As­pen y la Fun­da­ción CA­LI. Gra­cias a es­ta ex­pe­rien­cia, su­pe de los cam­bios que po­de­mos lle­gar a te­ner una vez que no­so­tras mo­ti­va­mos y re­sal­ta­mos las cua­li­da­des in­ter­nas, pa­ra usar­las en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad y la so­cie­dad. Al fi­nal, to­dos bus­ca­mos la fe­li­ci­dad y el bien co­mún. Mi vi­da des­pués de ha­ber­me gra­dua­do en la 6ta Cla­se de CA­LI cam­bió com­ple­ta­men­te. —¿De qué te sien­tes más or­gu­llo­sa? —De ser leal y sin­ce­ra, no me gus­ta men­tir. —Ha­ble­mos de tu per­so­na­li­dad, ¿có­mo la de­fi­ni­rías? —So­li­da­ria, ac­ti­va, or­ga­ni­za­da, son­rien­te, enoja­da, ser­vi­cial, exi­gen­te, pers­pi­caz. Ca­ri­ño­sa, man­do­na, ex­pre­si­va, sen­si­ble, im­pa­cien­te, amis­to­sa y de­vo­ta. —¿Qué pla­nes y pro­yec­tos per­so­na­les tie­nes pa­ra es­te 2017? —El plan prin­ci­pal es pa­sar el ma­yor tiem­po po­si­ble con mi her­mano y acom­pa­ñar­lo en su lu­cha. Vol­ver a co­rrer una me­dia maratón, y crear al­go con un gru­po de per­so­nas so­li­da­rias pa­ra ayu­dar a los fa­mi­lia­res de los pa­cien­tes que lu­chan con­tra el cán­cer. —¿Có­mo te sien­tes en es­te mo­men­to de su vi­da? —Me sien­to ani­ma­da a vi­vir el hoy y a se­guir apren­dien­do to­do lo que pue­da. Co­mo di­ce Mahat­ma Gand­hi en una de sus fra­ses célebres: “Vi­ve co­mo si fue­ras a mo­rir ma­ña­na. Apren­de co­mo si fue­ras a vi­vir siem­pre”.

In­te­li­gen­te, apa­sio­na­da por su tra­ba­jo y re­fe­ren­te de bue­na ima­gen, son al­gu­nas de las cua­li­da­des que des­ta­can en Mey Hung, la Ge­ren­te de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos de Wal­mart en Hon­du­ras.

Mi nom­bre chino “Mey Lang” sig­ni­fi­ca Be­lla Or­quí­dea. Los que te­ne­mos un nom­bre po­co co­mún nos acos­tum­bra­mos a que nun­ca pro­nun­cien bien el nom­bre y nos di­gan de to­do, pe­ro lo más co­mún que me di­cen es “Mey Mey” o “Mey­ci­ta” nos cuen­ta con una son­ri­sa la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.