GIAN­LU­CA VAC­CHI

En­tra­mos a su es­pec­ta­cu­lar ca­sa de Bo­lo­nia

Hola Honduras - - Contenido - Rea­li­za­ción y tex­to: NANÁ BOTTAZZI Fo­tos: FER­NAN­DO LOMBARDI Ves­tua­rio: WAN­DE­RING

La mo­de­lo ita­lia­na po­sa con di­se­ños de Wan­de­ring, su nue­va fir­ma de mo­da, con la que de­bu­ta co­mo di­se­ña­do­ra

GIOR­GIA Ga­brie­le no de­ja de sor­pren­der. No­via del fa­mo­so y ex­tra­va­gan­te mul­ti­mi­llo­na­rio ita­liano Gian­lu­ca Vac­chi, al­ma de sus ex­tra­va­gan­tes ca­sas en to­do el mun­do, pa­re­ja de sus fa­mo­sos ví­deos en la re­des so­cia­les, aho­ra se ha con­ver­ti­do en di­se­ña­do­ra de su nue­va mar­ca de mo­da, Wan­de­ring, el nue­vo «folk coutu­re». Vi­vien­do al la­do de un vol­cán sin fin co­mo Gian­lu­ca, Gior­gia ha ali­men­ta­do su crea­ti­vi­dad y es­ti­mu­la­do su in­te­li­gen­cia que, jun­to a su pre­pa­ra­ción en «Mar­ke­ting», Eco­no­mía y Co­mu­ni­ca­ción, han he­cho de ella una nue­va em­pren­de­do­ra de éxi­to. For­man una pa­re­ja crea­do­ra de mo­das y de es­ti­los. El fle­cha­zo en­tre ellos fue ro­mán­ti­co, ade­más de muy pen­sa­do y ci­men­ta­do so­bre só­li­das ba­ses.

Gior­gia na­ció en So­ra, un pe­que­ño pue­blo cer­ca de Ro­ma, ciu­dad a la que se tras­la­dó con die­ci­ocho años pa­ra es­tu­diar y tra­ba­jar co­mo mo­de­lo. Fue pre­ci­sa­men­te en uno de sus via­jes en­tre Ro­ma y Mi­lán cuan­do co­men­zó a coin­ci­dir en los mis­mos si­tios con Gian­lu­ca, has­ta que un

día, tres años des­pués, es­te co­men­zó a cor­te­jar­la sin pa­rar. Ca­da no­che le es­cri­bía unas car­tas lar­guí­si­mas que le en­via­ba por What­sapp. Tam­bién le man­da­ba flo­res… pe­ro cla­ro, a su ma­ne­ra, co­mo cuan­do, en una oca­sión, Gior­gia lle­ga­ba en tren a Bo­lo­nia y se en­con­tró al abrir la puer­ta con una al­fom­bra de ro­sas a sus pies.

Vi­vir al la­do de Gian­lu­ca tie­ne mé­ri­to. Ca­da día es una sor­pre­sa. Es un hom­bre muy cul­to, con gran­des in­tui­cio­nes, ri­co, im­pre­de­ci­ble, de­ter­mi­na­do y ex­cén­tri­co. La ter­nu­ra y la gra­cia de Gior­gia se han con­ver­ti­do en las raí­ces de su re­la­ción. La pa­re­ja, que cau­sa sen­sa­ción en In­ter­net, nos re­ci­be en su ca­sa de Bo­lo­nia, don­de nos cuen­tan su his­to­ria de amor y de có­mo han cam­bia­do sus vi­das tras su fa­mo­so bai­le.

«Tra­ba­jé co­mo mo­de­lo y siem­pre me ha fas­ci­na­do el mun­do de la mo­da —co­mien­za

«Lle­va­mos jun­tos tres años y ya pen­sa­mos en te­ner un hi­jo. Amar a Gian­lu­ca exi­ge mu­cho, pe­ro es un hom­bre fan­tás­ti­co que me col­ma de aten­cio­nes, y no ha­blo des­de el pun­to de vis­ta ma­te­rial, sino mo­ral»

Gior­gia—. Pa­ra mí era un sue­ño crear al­go mío, que re­fle­ja­se mi for­ma de ser y mi es­ti­lo de vi­da. A par­tir de ahí, un día le di­je a Ja­co­po To­ne­lli: “Echa un vis­ta­zo al pro­yec­to que ten­go por­que creo que te pue­de in­tere­sar”. Y así le pre­sen­té Wan­de­ring. Le gus­tó mu­chí­si­mo. Me co­men­tó que era al­go nue­vo que no exis­tía y que iba arom­per.

“Te lo pro­duz­co yo”, di­jo.

Ya ten­go “show­room” en Mi­lán y París y he lle­ga­do a Amé­ri­ca, Ru­sia, Chi­na, Áfri­ca... La mar­ca es­tá real­men­te fun­cio­nan­do». «UN ÁNI­MO MUY BOHE­MIO» —¿Por qué ese nom­bre? —Wan­de­ring sig­ni­fi­ca erran­te y re­pre­sen­ta un po­co mi áni­mo, muy bohe­mio, por­que siem­pre es­toy bru­ju­lean­do. Pa­ra los bor­da­dos, que se acer­can mu­cho a la cos­tu­ra, me ins­pi­ro en po­bla­cio­nes y et­nias es­pe­cí­fi­cas, co­mo si yo va­ga­ra por el mun­do bus­can­do nue­vas et­nias. Aun­que pue­das ver­me vis­tien­do de Va­len­tino, si por mí fue­ra, siem­pre iría «folk chic», es de­cir, gran­des fal­das, gran­des ves­ti­dos y gran­des ca­mi­sas con es­tas man­gas tan es­pe­cia­les. Por otra par­te, se va a pre­sen­tar, en Pit­ti, una co­lec­ción cáp­su­la de tra­jes de ba­ño que he di­se­ña­do co­mo es­ti­lis­ta. —De­be de ser un gran es­tí­mu­lo crea­ti­vo te­ner cer­ca a una per­so­na co­mo él. —Un sú­per es­tí­mu­lo. Con­se­guir cap­tar to­do lo que su ve­na crea­ti­va pue­de ofre­cer­te es una gran suer­te. —¿De­di­can mu­cho tiem­po a la ima­gen me­diá­ti­ca que Gian­lu­ca se ha crea­do? —La gen­te pue­de pen­sar que pa­sa­mos ho­ras de­ci­dien­do có­mo ves­tir­nos pa­ra una de­ter­mi­na­da fo­to y que si ha­ce­mos un ví­deo te­ne­mos a nues­tro la­do pro­fe­sio­na­les del ro­da­je y de la ilu­mi­na­ción, pe­ro no es así. Nos ves­ti­mos nor­mal­men­te y las fo­tos nos las ha­ce­mos no­so­tros mis­mos. No hay nin­gu­na pre­pa­ra­ción es­pe­cial. Es lo mis­mo que ha­ría cual­quier per­so­na que se sa­ca una fo­to y la sube a Ins­ta­gram.

Y en cuan­to a los ví­deos, nos los ha­cen los ami­gos. —Ha si­do una ex­plo­sión, ver­da­de­ra­men­te. —Im­pre­sio­nan­te. De un día pa­ra otro se acu­mu­la­ban los se­gui­do­res, los «me gus­ta» y los co­rreos elec­tró­ni­cos. Gian­lu­ca lo subió a la red y, a par­tir de ahí, no sé ni có­mo ni por qué me­dios ha da­do la vuel­ta al mun­do. In­creí­ble. —¿Y to­do por es­te bai­le? —¡Por es­te bai­le! Co­mo Gian­lu­ca pre­go­na la fi­lo­so­fía de que hay que dis­fru­tar de la vi­da al má­xi­mo, con el es­lo­gan «En­joy!», y te­nien­do en cuen­ta que es un hom­bre con una cier­ta po­si­ción, el efec­to se ha am­pli­fi­ca­do. Ade­más de lo in­só­li­to de que un em­pre­sa­rio se pon­ga en tra­je de ba­ño a bai­lar y lue­go lo pu­bli­que. —¿En­sa­yan? —¡Po­quí­si­mo! Yo soy más la men­te co­reo­grá­fi­ca y él es un alumno per­fec­to, por­que bas­ta que me vea ha­cer al­go un par de ve­ces y él lo re­pi­te, pe­ro me­jor que yo, e in­clu­so to­ma ini­cia­ti­va pro­pia. —Te­nía cua­tro­cien­tos o qui­nien­tos mil se­gui­do­res cuan­do hi­ce la úl­ti­ma en­tre­vis­ta pa­ra ¡HO­LA! —in­ter­vie­ne

«Se me ha abier­to la po­si­bi­li­dad de vi­vir una se­gun­da vi­da en el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción y eso me es­ti­mu­la mu­chí­si­mo»,

ex­pli­ca Gian­lu­ca

«El pri­mer ví­deo de nues­tro bai­le que subí a la red pue­den ha­ber­lo vis­to 30 mi­llo­nes de per­so­nas», ase­gu­ra Gian­lu­ca

Gian­lu­ca— y el pri­mer ví­deo que subí a mi cuen­ta de Ins­ta­gram, apar­te de los de prue­ba, lle­gó a cer­ca de once mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes. Si a es­to aña­di­mos Fa­ce­book y to­do lo que en esa red so­cial se com­par­te, re­sul­ta que pue­den ha­ber­lo vis­to unas trein­ta mi­llo­nes de per­so­nas. —¡Qué lo­cu­ra! —Ita­lia, que era prác­ti­ca­men­te el úni­co país que me se­guía, ocu­pa tan so­lo el die­ci­ocho por cien­to de se­gui­do­res en es­te mo­men­to, lo que lo con­vier­te en un país mar­gi­nal. Lo di­ver­ti­do es que me lla­man de to­do el mun­do pa­ra ha­cer cam­pa­ñas y, de mo­men­to, no he di­cho que sí a na­da. Pe­ro lo cier­to es que se me ha abier­to la po­si­bi­li­dad de vi­vir una se­gun­da vi­da en el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción y eso me es­ti­mu­la mu­chí­si­mo. «CO­MO SI TU­VIE­RA SÚ­PER PO­DE­RES»

—¿Có­mo es es­tar enamo­ra­da de Gian­lu­ca? —¡Bo­ni­ta pre­gun­ta! Por un la­do, exi­ge mu­cho, pe­ro, a la vez, Lu­ca es un hom­bre fan­tás­ti­co que te col­ma to­tal­men­te de aten­cio­nes. Y no ha­blo des­de el pun­to de vis­ta ma­te­rial, sino mo­ral. Es co­mo si tu­vie­ra sú­per po­de­res, por­que bas­ta con que te mi­re pa­ra que, en un se­gun­do, se­pa lo que ne­ce­si­tas y te lo re­suel­va de in­me­dia­to. Es sú­per in­tui­ti­vo. Por eso ha te­ni­do tan­tos éxi­tos en su vi­da: por su ca­rác­ter, por es­tar siem­pre un pa­so ade­lan­te res­pec­to a to­dos los de­más. Gian­lu­ca va siem­pre ade­lan­ta­do al rit­mo de los tiem­pos. Por otra par­te, es una per­so­na muy lu­ná­ti­ca que siem­pre ha ne­ce­si­ta­do es­tí­mu­los. Así que es­tar a su la­do tam­bién sig­ni­fi­ca te­ner un fuer­te equi­li­brio in­te­rior. Él mis­mo re­co­no­ce que pa­ra se­guir ade­lan­te ne­ce­si­ta con­ti­nuos es­tí­mu­los por­que, de lo con­tra­rio, se abu­rre. Y no le gus­ta en ab­so­lu­to abu­rrir­se. —¿Cuán­to tiem­po lle­van jun­tos?

—Tres años.

—¿Han ha­bla­do ya de hi­jos?

—Sí. Aun­que to­da­vía es pron­to, es al­go que en­tra en nues­tros pla­nes. —En­tre otras mu­chas co­sas, tam­bién te ocu­pas de to­das sus ca­sas… —Así es, yo las ges­tiono, que no es po­co. Y tam­bién de los des­pla­za­mien­tos, del per­so­nal de ser­vi­cio, et­cé­te­ra. En fin, or­ga­ni­za­ción a tres­cien­tos se­sen­ta gra­dos.

«Me ocu­po de lle­var las ca­sas, de los des­pla­za­mien­tos y del per­so­nal de ser­vi­cio —cuen­ta Gior­gia—. Gian­lu­ca siem­pre vi­ve al úl­ti­mo mi­nu­to y a me­nu­do des­ba­ra­ta to­do. Odia pro­gra­mar y ha­ce lo que le ape­te­ce en el mo­men­to». En es­tas imá­ge­nes, dis­tin­tos rin­co­nes de sure­si­den­cia bo­lo­ñe­sa, que lle­van el in­con­fun­di­ble se­llo Vac­chi

«Gian­lu­ca tie­ne mil es­ti­los. Su áni­mo tam­bién es muy bohe­mio y siem­pre va por de­lan­te de su tiem­po», re­co­no­ce Gior­gia. Iz­quier­da, otros dos rin­co­nes de su ca­sa de Bo­lo­nia. A tra­vés de ¡HO­LA!, Gian­lu­ca nos ha mos­tra­do sus fa­bu­lo­sas ca­sas y su sin­gu­lar y lu­jo­so es­ti­lo devi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.