DA­NI­LO PÉ­REZ

TRANS­FOR­MAN­DO VI­DAS A TRA­VÉS DE LA MÚ­SI­CA

Hola Honduras - - News - Tex­to: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ MA­CÍAS Fo­to­gra­fía: CAR­LOS CAS­TRO

«Siem­pre es­tu­ve he­chi­za­do por la mú­si­ca, des­de pe­que­ño uti­li­za­ba la mú­si­ca con to­do lo que apren­dí de mi pa­dre, que fue mi prin­ci­pal maes­tro»

«Al prin­ci­pio no fue fá­cil, pe­ro hoy pue­do de­cir con mu­cho or­gu­llo que el pro­yec­to ini­cial de re­co­ger mu­cha­chos del ba­rrio, dio fru­tos y re­sul­ta­dos con­cre­tos»

EL AN­TI­GUO Con­ser­va­to­rio de Pa­na­má, un edi­fi­cio his­tó­ri­co e im­po­nen­te, co­lor cho­co­la­te y ubi­ca­do en el Cas­co An­ti­guo de la Ciu­dad de Pa­na­má, al­ber­ga ac­tual­men­te a la Fun­da­ción Da­ni­lo Pé­rez. Allí, den­tro de sus pa­re­des y sa­lo­nes, se pen­só y coordinó la XIV edi­ción del Fes­ti­val de Jazz de Pa­na­má, rea­li­za­do del pa­sa­do 10 al 14 de enero del 2017, al cual en su fun­ción al ai­re libre, asis­tie­ron más de 20 mil per­so­nas, y que es­tu­vo de­di­ca­do a la jaz­zis­ta Vio­le­ta Green, quien mar­có la his­to­ria del jazz en Pa­na­má y fue una de las fi­gu­ras im­por­tan­tes que mez­cló el jazz y el caly­pso.

A la ho­ra ci­ta­da, una ame­na conversación con uno de los pro­di­gios de Pa­na­má, pia­nis­ta, com­po­si­tor y jaz­zis­ta pa­na­me­ño y crea­dor de la Fun­da­ción que lle­va su nom­bre, un pa­na­me­ño que a tra­vés de su ar­te, la mú­si­ca, traspasa fron­te­ras, mue­ve co­ra­zo­nes y ha lo­gra­do la trans­for­ma­ción de la pla­ta­for­ma so­cial en Pa­na­má.

—Eres un pro­mo­tor cul­tu­ral y mu­si­cal. ¿Có­mo la mú­si­ca trans­for­ma la pla­ta­for­ma so­cial en Pa­na­má?

—Se ha com­pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te que la mú­si­ca es lo úni­co que real­men­te es­ti­mu­la el ce­re­bro en to­da su ca­pa­ci­dad, y por esa ra­zón uti­li­zan­do la mú­si­ca co­rrec­ta­men­te, se pue­de di­ri­gir a un ciu­da­dano a una ac­ti­tud po­si­ti­va. Mu­chos jó­ve­nes que es­tán ex­pues­tos a ni­ve­les al­tos de vio­len­cia, a tra­vés de la ofer­ta mu­si­cal que le ofre­ce­mos en la fun­da­ción, hoy día sus vi­das han cam­bia­do de for­ma po­si­ti­va. Al prin­ci­pio no fue fá­cil, pe­ro hoy te pue­do de­cir con mu­cho or­gu­llo que el pro­yec­to ini­cial de re­co­ger mu­cha­chos del ba­rrio, dio fru­tos y re­sul­ta­dos con­cre­tos.

—Lle­vas la mú­si­ca en las ve­nas a tra­vés de tu pa­dre, quien era un fa­mo­so can­tan­te en la dé­ca­da de los 60 en Pa­na­má.

—Así es, siem­pre es­tu­ve he­chi­za­do por la mú­si­ca, des­de pe­que­ño uti­li­za­ba la mú­si­ca con to­do lo que apren­dí de mi pa­dre, que fue mi prin­ci­pal maes­tro. Mul­ti­pli­ca­ba con mú­si­ca, de­cía los bue­nos días con ella, en fin, nun­ca la mú­si­ca fue se­pa­ra­da de mi desa­rro­llo. Mi pa­dre me ha­bla­ba can­tan­do “Ho­la, ¿có­mo es­tás?” to­do el día, y en­ton­ces a los 12 años tu­ve mi pri­mer tra­ba­jo pro­fe­sio­nal don­de fui con­tra­ta­do en una or­ques­ta don­de mi pa­pá tra­ba­ja­ba, la or­ques­ta de Ed­gar­do Quin­te­ro.

—¿Qué es lo que más te apa­sio­na de la mú­si­ca?

—La ca­pa­ci­dad de trans­for­mar vi­das, de unir vi­das, co­nec­tar per­so­nas, cul­tu­ras, de trans­for­mar y sa­nar.

—Pa­na­má te­nía una cul­tu­ra muy fuer­te de jazz. ¿Fue na­tu­ral la for­ma en la que lle­gas­te a es­te gé­ne­ro?

Cre­cí en un am­bien­te al­ta­men­te mo­ti­va­do por el jazz. Aquí es­ta­ban Víctor Boa, Cla­ren­ce Mar­tin, Danny Clo­vis, Reg­gie John­son y Reg­gie Boy­ce, ha­bía clu­bes co­mo el Club Unión, por ejem­plo, don­de ha­cían tar­des de jazz y de som­bre­ro. Ver­da­de­ra­men­te el jazz pa­ra mí fue al­go que me im­pac­tó pro­fun­da­men­te, y que sen­tía en lo pro­fun­do de mi al­ma.

—¿Qué es lo que más te cau­ti­vó del jazz?

—Los com­po­nen­tes im­pro­vi­sa­ción y crea­ti­vi­dad me ja­la­ron, y el jazz se con­vir­tió en un mis­te­rio pa­ra mí. Me pre­gun­ta­ba có­mo una per­so­na po­día to­car to­do eso en el mo­men­to, y tam­bién me lla­ma­ba la aten­ción lo ar­mo­nio­so que se es­cu­cha­ba con los di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos.

—Tienes al­ma de do­cen­te y has im­ple­men­ta­do pro­gra­mas de edu­ca­ción mu­si­cal pa­ra los jó­ve­nes. ¿De allí na­ce la idea de crear tu fun­da­ción?

—La fun­da­ción na­ce en el 2005 a raíz del fes­ti­val que ya ha­bía co­men­za­do en el 2003. Nues­tro ob­je­ti­vo era for­ma­li­zar to­dos los pro­gra­mas que ha­bía crea­do por mi cuen­ta des­de el 1989. La Fun­da­ción fue ne­ce­sa­ria pa­ra el desa­rro­llo del fes­ti­val ya que em­pe­za­mos a ver que se ne­ce­si­ta­ba in­yec­tar el te­ma edu­ca­ti­vo mu­si­cal, que­ría­mos rea­li­zar au­di­cio­nes y ad­mi­sio­nes, y con es­ta po­día­mos sos­te­ner los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos el res­to del año.

¿Cuál fue el mo­men­to más emo­ti­vo del fes­ti­val re­cien­te?

—Sin du­da, hu­bo va­rios mo­men­tos. Fue muy emo­cio­nan­te ver el sue­ño de Oli­ver, un jo­ven pa­na­me­ño, que se ga­nó una be­ca con sus pro­pios es­fuer­zos, pro­ba­ble­men­te sea la más im­por­tan­te ra­zón por lo que ha­ce­mos es­to, y así que­da con­cre­ta­do. Tam­bién fue cla­ve ver a mis co­le­gas pa­na­me­ños com­par­tien­do e in­ter­cam­bian­do con gran­des fi­gu­ras.

—¿Qué ex­pe­rien­cias con ni­ños de la fun­da­ción lle­vas en tu co­ra­zón?

—Hay mu­chas, por ejem­plo una de las más lin­das es abrir las puer­tas de la fun­da­ción a co­le­gas que pa­ra mí, son per­so­nas ins­pi­ra­do­ras, co­mo Her­bie Han­cock en­tre otros. Se­ría co­mo de­cir que Su­per­man vino a com­par­tir con los ni­ños, aun­que ellos no su­pie­ran, yo si sa­bía y son per­so­nas que trans­for­man vi­das mun­dial­men­te.

—¿Qué ha­rías si no te de­di­ca­ras a la mú­si­ca?

—Creo que a la elec­tró­ni­ca, al­go que tu­vie­ra que ver con nú­me­ros, eso me gus­ta. Tam­bién pro­ba­ble­men­te a la do­cen­cia.

«La ca­pa­ci­dad de trans­for­mar vi­das, de unir vi­das, co­nec­tar per­so­nas, cul­tu­ra, de trans­for­mar y sa­nar, sin du­da es lo que más me apa­sio­na de la

mú­si­ca»

A la ho­ra ci­ta­da, una ame­na conversación con uno de los pro­di­gios de Pa­na­má, pia­nis­ta, com­po­si­tor y jaz­zis­ta pa­na­me­ño y crea­dor de la Fun­da­ción que lle­va su nom­bre, un pa­na­me­ño que a tra­vés de su ar­te, la mú­si­ca, traspasa fron­te­ras, mue­ve co­ra­zo­nes y ha lo­gra­do la trans­for­ma­ción de la pla­ta­for­ma so­cial en Pa­na­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.