CA­RO­LI­NA HE­RRE­RA

LA VE­NE­ZO­LA­NA QUE CON­QUIS­TÓ AL MUN­DO CON SU DE­LI­CA­DO Y ELE­GAN­TE ES­TI­LO

Hola Honduras - - Coc­tel De No­ti­cias - Tex­to: MA­RIA­NA AL­FA­RO Fo­to­gra­fías: GETTY IMA­GES

EN SU RE­CO­NO­CI­DO ‘uni­for­me’ de im­pe­ca­ble ca­mi­sa blan­ca clá­si­ca, Ca­ro­li­na He­rre­ra trans­pi­ra el ti­po de ele­gan­cia y gra­cia sen­ci­lla que ha de­fi­ni­do su mar­ca de mo­da desde ha­ce 35 años. Ca­ro­li­na di­ce que estaba más in­tere­sa­da en los ca­ba­llos que en la mo­da mien­tras cre­cía en el co­ra­zón de Ca­ra­cas, Venezuela, don­de su pa­dre era gobernador. Sin em­bar­go, no ol­vi­da que tu­vo la suer­te de es­tar siem­pre ro­dea­da de mu­je­res ex­qui­si­ta­men­te ves­ti­das. Su pri­mer con­tac­to con el mun­do de la mo­da fue en un via­je a Pa­rís, que reali­zó cuan­do te­nía 13 años, con su abue­la; allí pre­sen­ció el des­fi­le del di­se­ña­dor es­pa­ñol Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga y aun­que la ex­pe­rien­cia le en­can­tó, ja­más pen­só de­di­car­se a eso. Du­ran­te dé­ca­das, la in­dus­tria la ha ca­ta­lo­ga­do co­mo una de las mu­je­res me­jo­res ves­ti­das, es una da­ma ele­gan­te, y con un es­ti­lo per­so­nal inigua­la­ble. Des­pués de mu­chos años de ex­ce­len­te vi­da ma­tri­mo­nial con su ac­tual es­po­so, Rei­nal­do He­rre­ra, de mu­chos via­jes, fies­tas y de ser la per­fec­ta an­fi­trio­na, a sus 42 años de­cla­ra que se sen­tía abu­rri­da y de­ci­de crear su pro­pia mar­ca, co­men­zan­do con la as­cen­sión a la ci­ma del com­pe­ti­ti­vo mun­do de la mo­da en 1981, apo­ya­da ade­más por su ami­ga y ad­mi­ra­do­ra Dia­na Vree­land. Desde ese mo­men­to has­ta la ac­tua­li­dad, la in­creí­ble di­se­ña­do­ra ha ves­ti­do a pri­me­ras da­mas de los Es­ta­dos Uni­dos, desde Jac­kie Ken­nedy a Mi­che­lle Oba­ma, ade­más, a ce­le­bri­da­des co­mo Ni­co­le Kid­man, An­na Win­tour, Amy Adams, Jes­si­ca Al­ba, Bla­ke Li­vely, An­ge­li­na Jo­lie, Cynt­hia Ni­xon, Ka­tie Hol­mes, Ti­na Fey, Dian­na Agron, Robert Pat­tin­son, Kris­ten Ste­wart, Sal­ma Ha­yek, Is­mael Ca­la, Tay­lor Swift, So­fía Ver­ga­ra y Lady Ga­ga, miem­bros de la reale­za y por su­pues­to a una in­con­di­cio­nal clien­te­la, to­das ad­mi­ra­do­ras de la ele­gan­cia mo­der­na y re­fi­na­da irre­ve­ren­cia tan ca­rac­te­rís­ti­cas de la mar­ca. Di­se­ñar el hermoso ves­ti­do de no­via pa­ra Ca­ro­li­ne Ken­nedy de­fi­ni­ti­va­men­te fue un im­pul­so vi­tal pa­ra la ca­rre­ra de la di­se­ña­do­ra. «Fue un tra­je nup­cial muy es­pe­cial, uno de los mo­men­tos más gra­ti­fi­can­tes de mi pro­fe­sión», pe­ro pue­de de­cir­se que, ca­si desde el ini­cio, to­do el mun­do asu­mió que Ca­ro­li­na He­rre­ra ju­ga­ría en las gran­des li­gas de la mo­da.

En 1988 hi­zo su pri­me­ra in­cur­sión al mun­do de la per­fu­me­ría, sa­can­do al mer­ca­do su pri­mer per­fu­me, «Ca­ro­li­na He­rre­ra». Años des­pués, a tra­vés de la com­pa­ñía es­pa­ño­la de mo­da y per­fu­me­ría Puig, con­ti­núa con es­te tra­ba­jo, sa­can­do per­fu­mes anual­men­te de sus co­lec­cio­nes. Lle­va crea­dos 59 per­fu­mes. Y así, en el 2000, y con la lle­ga­da del nue­vo mi­le­nio, abrió su pro­pia tien­da en la ca­lle 75 con Ma­di­son, en la ciu­dad de Nue­va York. Tras la muer­te de Óscar de la Ren­ta, las re­ti­ra­das de Va­len­tino o Ralph Lau­ren y las salidas de las más jó­ve­nes Dia­ne von Fürs­ten­berg y Don­na Ka­ran, po­dría­mos de­cir que so­lo que­da ella al pie del ca­ñón. A sus 78 años sabe que no quie­re en­fo­car­se en su mi­cro­cos­mos sino es­tar pen­dien­te a lo que su­ce­de en el mun­do, pues uno de sus man­da­mien­tos es: “Man­tén siem­pre los ojos bien abier­tos. Es la ma­ne­ra de que la be­lle­za te en­cuen­tre”. Sus di­se­ños no van di­ri­gi­dos só­lo pa­ra la al­ta so­cie­dad, sino pa­ra to­das aque­llas mu­je­res que se sien­ten

iden­ti­fi­ca­das y afi­nes a su es­ti­lo. Pa­ra la ve­ne­zo­la­na, las mo­das y las ten­den­cias cam­bian, pe­ro la so­fis­ti­ca­ción, el lu­jo y la ele­gan­cia son ele­men­tos per­ma­nen­tes e in­va­ria­bles, de los que no se de­be pres­cin­dir. Su se­cre­to es ves­tir con­for­me a la per­so­na­li­dad y el es­ti­lo de

vi­da de ca­da uno. Ade­más de ser una re­co­no­ci­da y ga­lar­do­na­da di­se­ña­do­ra de mo­das, es una ex­ce­len­te ma­dre de fa­mi­lia. Tie­ne cua­tro hi­jas, dos de las cua­les tra­ba­jan pa­ra la mar­ca y una de ellas, se po­dría de­cir que la más cer­ca­na a Ca­ro­li­na, es Adria­na He­rre­ra, es­tre­cha co­la­bo­ra­do­ra en sus di­se­ños, y la ima­gen de va­rios de sus per­fu­mes: «Mi hi­ja Adria­na re­pre­sen­ta a la per­fec­ción la mu­jer de mis lí­neas, jo­ven, ele­gan­te, con un es­ti­lo pro­pio y una per­so­na­li­dad in­creí­ble». Aho­ra, con­tem­plan­do el la­do de em­pre­sa­ria, ha con­se­gui­do cons­truir po­co a po­co una firma só­li­da co­mo lo es CH Ca­ro­li­na He­rre­ra, que desde 2008 em­pie­za a ex­por­tar a to­do el mun­do con 50 bou­ti­ques pro­pias y lí­neas de dis­tri­bu­ción en 280 cen­tros co­mer­cia­les en 104 paí­ses. Es­ta inigua­la­ble mu­jer im­preg­na ca­da uno de sus mo­de­los con su ele­gan­cia y gran es­ti­lo y se de­cla­ra sen­ci­lla, aman­te de su fa­mi­lia, y una gran ama de ca­sa.

He­rre­ra siem­pre des­ta­ca el gran equi­po que la acom­pa­ña. Una pre­si­den­ta fan­tás­ti­ca que cui­da los nú­me­ros de la em­pre­sa. Pa­ra ella hay que te­ner a al­guien muy ca­paz de eje­cu­tar la par­te co­mer­cial. Por­que en­ton­ces, se tie­ne el éxi­to. Pa­ra ce­le­brar sus sie­te lus­tros en la mo­da, pre­sen­tó un libro ti­tu­la­do: “Ca­ro­li­na He­rre­ra: 35 Years of Fas­hion”, que cuen­ta con la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Fa­bien Ba­ron y con tex­tos de la re­co­no­ci­da re­dac­to­ra de mo­da J.J Mar­tin, ade­más de tes­ti­mo­nios de com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión y ami­gos que ha­blan so­bre la vin­cu­la­ción de es­ta crea­do­ra ve­ne­zo­la­na con la mo­da.Las 240 pá­gi­nas que tie­ne el libro cuen­tan un au­tén­ti­co ho­me­na­je a la ca­rre­ra de la di­se­ña­do­ra y una mi­ra­da ha­cia el fu­tu­ro de la mo­da. «No que­ría un libro de mi vi­da, sino de mi vi­da con la mo­da», ex­pre­só en una en­tre­vis­ta.

Pa­ra ce­le­brar sus sie­te lus­tros en la mo­da pre­sen­tó un libro ti­tu­la­do: “Ca­ro­li­na He­rre­ra: 35 Years of Fas­hion”, que cuen­ta con la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Fa­bie­nBa­ron y tex­tos de la re­co­no­ci­da re­dac­to­ra de mo­da J.J Mar­tin, ade­más de tes­ti­mo­nios de com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión y ami­gos que ha­blan so­bre la vin­cu­la­ción de la

crea­do­ra con la mo­da.

A sus 78 años sabe que no quie­re en­fo­car­se en su mi­cro­cos­mos sino es­tar pen­dien­te de­lo que su­ce­de en el mun­do, pues uno de sus man­da­mien­tos es: “Man­tén siem­pre los ojos bien abier­tos. Es la ma­ne­ra de que la be­lle­za te en­cuen­tre”

Ca­ro­li­na He­rre­ra se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro ícono tan­to de la mo­da, co­mo del mun­do so­cial. Arri­ba, jun­to a su gran ami­go, el di­se­ña­dor do­mi­ni­cano Os­car de la Ren­ta y la rei­na So­fía de Es­pa­ña. Iz­quier­da, jun­to a la co­me­dian­te Joan Ri­vers. Aba­jo, un es­pec­ta­cu­lar di­se­ño de su firma que lu­ció la can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se Tay­lor Swift. Iz­quier­da aba­jo, Ca­ro­li­na He­rre­ra

jun­to al di­se­ña­dor Mi­chael Kors.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.