La prin­ce­sa Eu­ge­nia de York, con «pill­box» y ve­ra­nie­go vestido, dio un pa­so más en su re­la­ción con Jack Brooks­bank

So­bre es­tas lí­neas, la prin­ce­sa Eu­ge­nia, la me­nor de las hi­jas de los du­ques de York, fue una de las pri­me­ras in­vi­ta­das en lle­gar a la igle­sia, jun­to a su no­vio, Jack Brooks­bank (en la otra pá­gi­na). A la de­re­cha, Katia Red­man, con «jum­psuit» co­lor fuc­sia.

Hola Honduras - - Cóctel De Noticias -

Sen­ci­llas pie­zas a las que en su gran día une, su es­pec­ta­cu­lar ani­llo de com­pro­mi­so con dia­man­te de cua­tro qui­la­tes, y un bro­che pa­ra su­je­tar el ve­lo de tul. Las nu­bes que ame­na­za­ban llu­via han de­ja­do pa­so a unos tí­mi­dos ra­yos de sol. Pip­pa lle­ga jus­to a tiem­po, an­tes de que la tor­men­ta se desate so­bre la cam­pi­ña. «Pip­pa, Pip­pa, Pip­pa» se es­cu­cha… y la no­via se gi­ra son­rien­te y mi­ran­do a cá­ma­ra. Es el mo­men­to per­fec­to pa­ra una fo­to per­fec­ta. En su mano, el dis­cre­to ra­mo de la no­via, rea­li­za­do por La­ven­der Green en blan­co y ver­de con to­ques en ro­sa: peo­nías, as­til­be, free­sia, ar­ve­ji­lla, flor de ce­ra y «Al­che­mi­lla mo­llis» a jue­go con la de­co­ra­ción de la igle­sia. KA­TE, LA GUAR­DIA­NA

Ines­pe­ra­da­men­te, Ka­te la es­pe­ra en la puer­ta. Más her­ma­na que fu­tu­ra rei­na, ha de­ja­do al prín­ci­pe Gui­ller­mo con Harry pa­ra acom­pa­ñar­la, ayu­dar­la con su vestido y cui­dar de los ocho ni­ños del cor­te­jo, y muy es­pe­cial­men­te de sus hi­jos, el prín­ci­pe Geor­ge y Char­lot­te. La du­que­sa de Cam­bri­ge, lla­ma­da a ser rei­na, no ac­túa co­mo da­ma de su her­ma­na, pe­ro quie­re re­ci­bir­la a la en­tra­da con una enor­me son­ri­sa y, tam­bién es­tar a su la­do ayu­dán­do­la con su vestido de no­via y con su ve­lo, ade­más de ocu­par­se, co­mo una guar­dia­na real del cor­te­jo de ocho ni­ños (SI­GUE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.