WIL­FRE­DO OSEGUERA

Hola Honduras - - Novias 2017 - Tex­to y Pro­duc­ción: KARLA AGUILAR Fo­to­gra­fía: LUIS PON­CE

WIL­FRE­DO ES UN des­ta­ca­do pe­rio­dis­ta y una per­so­na su­ma­men­te ex­tro­ver­ti­da, que gus­ta de co­no­cer el mun­do y vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias. Se de­fi­ne co­mo un apa­sio­na­do por su pro­fe­sión, por el don de dar y en­tre­gar­se en ca­da uno de los pro­yec­tos que em­pren­de y, so­bre to­do, un cris­tiano que go­za su vi­da con ple­ni­tud. Así es Will, un hom­bre crea­ti­vo que se rein­ven­ta ca­da día, con el que man­tu­vi­mos una ame­na plá­ti­ca y co­no­ci­mos más de él en 30 mi­nu­tos. —En­tre los dos her­mo­sos padres que Dios me en­tre­go, siem­pre re­cuer­do su ayu­da y su es­fuer­zo pa­ra sa­car­me ade­lan­te. Vi­vía en una pe­que­ña co­lo­nia de la ciu­dad ca­pi­tal, lle­na de ale­gría, de con­vi­ven­cia con los vecinos y, en aque­llos años her­mo­sos, con tran­qui­li­dad en sus ca­lles.

—¿Có­mo re­cuer­da su in­fan­cia? —Há­ble­mos un po­co de su fa­mi­lia…

—Es lo que más cui­do y la ver­da­de­ra ra­zón de mi exis­ten­cia, son mis “vie­ji­tos”, co­mo les di­go a mis padres Ángela y Wil­fre­do, aun­que no les gus­ta que los lla­me así. Ellos son el co­ra­zón de la fa­mi­lia, el al­ma de mi ho­gar y yo, fe­liz­men­te, cui­do de ellos. Ten­go una her­ma­na, Ma­rie­la, que es­tá ca­sa­da con Ju­lio a quien con­si­de­ro otro her­mano, pues ha si­do un gran apo­yo pa­ra mi éxi­to pro­fe­sio­nal. Ten­go unos her­mo­sos so­bri­nos, Ma­rie­la, Andrea y Ju­lio, que ya son pro­fe­sio­na­les y los chi­qui­ti­nes de la ca­sa que lle­nan de ale­gría nues­tras vi­das, Sebastián Hi­dal­go y Jai­ri­to que vie­ne en ca­mino.

—Pro­fe­sio­nal­men­te ha te­ni­do mu­chos éxi­tos.

—El fru­to de tan­to es­fuer­zo y mu­chos años de es­tu­dio han da­do bue­nos re­sul­ta­dos. He te­ni­do pues­tos im­por­tan­tes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en las uni­ver­si­da­des y has­ta tu­ve tra­ba­jos fue­ra de mi país. El se­cre­to es no pa­rar ni dar­se por ven­ci­do. Des­pués de ser, du­ran­te ca­si 10 años, je­fe de re­dac­ción de un me­dio im­pre­so en Hon­du­ras, pa­sé a ser edi­tor de seg­men­tos en un pe­rió­di­co en Lon­dres, In­gla­te­rra. He si­do por 11 años ca­te­drá­ti­co uni­ver­si­ta­rio de gra­do, post gra­do y edu­ca­ción cor­po­ra­ti­va en di­fe­ren­tes uni­ver­si­da­des del país. Re­cien­te­men­te acep­té los car­gos de ge­ren­te de mer­ca­deo de una uni­ver­si­dad pri­va­da y de di­rec­tor pa­ra Hon­du­ras de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Pe­rio­dis­tas y Pro­fe­sio­na­les del Turismo, lo que me per­mi­tió es­ca­lar al ni­vel de con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal, con di­ser­ta­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y Pa­na­má, en­tre otros paí­ses.

—¿De dón­de na­ce el ím­pe­tu de Wil­fre­do?

—Dios es el que me da las fuer­zas pa­ra se­guir ade­lan­te día tras día, ade­más de las ga­nas de lu­char y ser di­fe­ren­te. Mis padres, que tam­bién son un im­pul­so, me lle­nan de or­gu­llo, ellos lo die­ron to­do por mí. ¿Qué lo mo­ti­va a se­guir es­ca­lan­do? ¡La pa­sión por lo que ha­go! Na­da tie­ne va­lor si no pre­di­cas con el ejem­plo, soy un apa­sio­na­do de la edu­ca­ción, no de­jo de es­tu­diar y sigo ca­pa­ci­tán­do­me ca­da día pa­ra ofre­cer en mis com­pa­re­cen­cias lo me­jor de mi ex­per­tis. Me gus­ta es­tu­diar, me apa­sio­na la in­ves­ti­ga­ción, creo que el hom­bre sin Dios y la aca­de­mia no se­ría una per­so­na ex­tra­or­di­na­ria que se di­fe­ren­cie de otros. La edu­ca­ción es la ba­se de un buen fu­tu­ro, con rum­bo y éxi­to.

Apa­sio­na­do por su pro­fe­sión y el buen es­ti­lo de vi­da

—¿Có­mo es Wil­fre­do fue­ra de su tra­ba­jo?

—Una per­so­na ale­gre y ca­ris­má­ti­ca, creo que es di­fí­cil que cai­ga mal. Me gus­ta pro­bar gas­tro­no­mías di­fe­ren­tes, ir al ci­ne y me en­can­ta pa­sar tiem­po con mis padres e ir de com­pras con ellos, dis­fru­to mu­cho es­tar con mi fa­mi­lia. Tam­bién, me gus­ta pa­sar tiem­po con las fa­mi­lias de mis me­jo­res ami­gos. De igual ma­ne­ra, no pue­do de­jar pa­sar por al­to el buen es­ti­lo de vi­da, el dis­fru­tar de ca­da tiem­po y acu­dir ru­ti­na­ria­men­te al gim­na­sio “EL GATO”.

—Sabemos que le gus­ta via­jar, ¿qué paí­ses son los que más ha dis­fru­ta­do y por qué?

—¡Me en­can­ta via­jar!, co­no­cer nue­vas cul­tu­ras y ciu­da­des im­pre­sio­nan­tes, de esas que so­lo se ven en las me­jo­res pe­lí­cu­las. La pri­me­ra vez que via­jé a Eu­ro­pa fue pa­ra co­no­cer Ro­ma y Ve­ne­cia y de allí no pa­ré, hi­ce mu­chos via­jes pa­ra co­no­cer las ciu­da­des eu­ro­peas. Cuan­do vi­ví en Lon­dres, tu­ve el pri­vi­le­gio de re­co­rrer Chi­na, con cli­mas, gen­te, cos­tum­bres y len­guas di­fe­ren­tes. Eso me en­can­tó, pe­ro las dos ciu­da­des que más dis­fru­té fue­ron Ma­chu Pic­chu, en Pe­rú y Je­ru­sa­lén, en Is­rael; son ex­pe­rien­cias in­com­pa­ra­bles, es más, pron­to voy a vol­ver a vi­si­tar­las.

—¿Quién de­rri­te el co­ra­zón de Will?

—Una per­so­na que me tie­ne to­tal­men­te cau­ti­va­do, muy in­tere­san­te, lle­na de mu­cho pa­ra con­tar co­mo yo y, so­bre to­do, apa­sio­na­da por la edu­ca­ción co­mo yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.