CLA­RA ALON­SO LA RO­MÁN­TI­CA BO­DA DE UN «ÁN­GEL» BA­JO EL CIE­LO DE MADRID

Hola Honduras - - Noticias - Tex­to: ANA ME­RO­DIO y CRIS­TI­NA OLI­VAR Fo­tos: JE­SÚS COR­DE­RO/JA­VIER ALON­SO/JUAN CA­LLE­JA Es­ti­lis­tas: ISA­BEL OTTINO y BLAN­CA UNZUETA

NO to­das las his­to­rias de amor co­mien­zan con un fle­cha­zo. Al me­nos, esta no. Esta fue una his­to­ria «co­ci­na­da» a fue­go len­to… por­que mu­chas ve­ces el amor lle­ga cuan­do me­nos se le es­pe­ra. Y así fue co­mo irrum­pió en la vi­da de la «top mo­del» Cla­ra Alon­so, una de las cin­co mo­de­los es­pa­ño­las que han des­fi­la­do co­mo án­gel de Vic­to­ria’s Se­cret. Lo en­con­tró «a la vuel­ta de la es­qui­na» en la ciu­dad de Nue­va York. Fue en una ce­na con ami­gos, en el res­tau­ran­te me­xi­cano The Corner (La es­qui­na), don­de co­no­ció al que se con­ver­ti­ría en el hom­bre de su vi­da. Aun­que por aquel en­ton­ces ella no po­día ima­gi­nar que la his­to­ria aca­ba­ría así. Quien ter­mi­nó con­quis­tan­do su co­ra­zón es Ro­bert Se­ra­fin, un des­ta­ca­do fi­nan­cie­ro neo­yor­quino de trein­ta y cua­tro años. «Nos caí­mos muy bien y fui­mos ami­gos du­ran­te mu­cho tiem­po», nos cuen­ta la no­via.

Cla­ra se con­vir­tió en la me­jor em­ba­ja­do­ra de Es­pa­ña y Rob, ade­más de caer ren­di­do an­te sus in­men­sos ojos ver­des, se enamo­ró de Madrid y

La no­via, que lu­ció su im­pre­sio­nan­te ani­llo de com­pro­mi­so, se vis­tió y ma­qui­lló ro­dea­da de sus me­jo­res ami­gas

del Atlé­ti­co de Madrid. «¡Le vuel­ve lo­co! Me di­jo que que­ría ver al­gu­na pe­lí­cu­la es­pa­ño­la de hu­mor y le pu­se “To­rren­te”, y co­mo el per­so­na­je es del Atlé­ti­co de Madrid, di­jo: “¡Pues yo tam­bién del Atle­ti!”».

UN PA­LA­CIO PA­RA UNA PRIN­CE­SA DE CUEN­TO

Hoy, po­co más de un año des­pués de que él le pi­die­ra ma­tri­mo­nio, fren­te al res­tau­ran­te en el que se co­no­cie­ron, nos en­con­tra­mos en el ro­mán­ti­co es­ce-

Ro­bert y Cla­ra se­lla­ron su amor con un apa­sio­na­do be­so, al que, se­gun­dos des­pués, se­gui­ría otro por pe­ti­ción ex­pre­sa de la no­via: «Uno más, uno más», de­cía

ple­tó­ri­ca

na­rio de su gran día: el pa­la­cio de Al­do­vea, a las afue­ras de Madrid. Los no­vios, a una dis­tan­cia más que pru­den­cial, se pre­pa­ran pa­ra su gran mo­men­to.

La no­via se vis­te ro­dea­da por sus da­mas de ho­nor, la «in­fluen­cer» Mi­rian Pé­rez, la mo­de­lo Ana Al­ba­da­le­jo —a quien, a pe­sar de que­dar­le tan so­lo vein­te días pa­ra dar a luz no qui­so per­der­se la bo­da—, Pi­lar Li­llo, pri­ma de la no­via, y las re­cién ate­rri­za­das de Nue­va York Ash­lie Brue­ner y Alex Jay. De su «look» se en­car­gan el pe­lu­que­ro Pa­blo Ro­ble­do y el ma­qui­lla­dor Goyo Ace­ve­do, quien tam­bién re­sal­tó la be­lle­za de las da­mas de ho­nor, peinadas por Ma­ría Pe­ru­cho. Cla­ra no so­lo es­ta­ba im­pac­tan­te,

Mi­rian Pé­rez, no­via del mo­de­lo y «blog­ger» de ho­la. com Ja­vier de Mi­guel, fue la afor­tu­na­da que re­co­gió el ra­mo de la no­via

sino, ade­más, fe­liz con su vestido de la di­se­ña­do­ra is­rae­lí Liz Martínez, el ve­lo ca­te­dral de la ca­na­dien­se Daph­ne New­man y las jo­yas de Bul­ga­ri. El no­vio, por su par­te, vis­tió un tra­je a me­di­da de En­zo NYC.

ACEN­TO AME­RI­CANO

Mien­tras to­do es­to su­ce­día, co­men­za­ban a lle­gar los in­vi­ta­dos, al rit­mo del cuar­te­to de cuer­da 4 No­tas, mien­tras que con­tem­pla­ban fas­ci­na­dos la de­co­ra­ción flo­ral en to­nos pas­tel con ai­re ro­mán­ti­co, así co­mo el ar­co don­de, mi­nu­tos des­pués, Cla­ra y Rob se con­ver­ti­rían en ma­ri­do y mu­jer. La ho­ra se acer­ca­ba y co­men­za­ron a ocu­par sus pues­tos: la fa­mi­lia del no­vio a la de­re­cha y la de la no­via, a la iz­quier­da, jun­to a las

da­mas de ho­nor, en­tre las que se en­con­tra­ba Mi­rian Pé­rez, tes­ti­go de la no­via, y su pa­re­ja, el mo­de­lo y «blog­ger» de ho­la.com Ja­vier de Mi­guel, tes­ti­go del no­vio. El res­to, de pie, co­mo es tra­di­ción en Es­ta­dos Uni­dos.

Fal­ta­ban tan so­lo unos mi­nu­tos pa­ra las 18:30 cuan­do el en­car­ga­do de ofi­ciar la ce­re­mo­nia ci­vil, Billy Stro­bel, pri­mo del no­vio, ha­cía su en­tra­da con Alex Jay, mien­tras so­na­ba la ban­da so­no­ra de «Me­mo­rias de Áfri­ca». Sin ha­cer­se es­pe­rar, lle­ga­ba Rob con su ma­dre y ma­dri­na, Pa­tri­cia Se­ra­fin, con las pri­me­ras no­tas de «Air», de Bach. El no­vio es­pe­ró ex­pec­tan­te a Cla­ra, quien no se hi­zo de ro­gar e hi­zo su en­tra­da del bra­zo de su her­mano, Ale­jan­dro, ba­jo los acor­des de «Se­crets», de One Re­pu­blic.

El ri­to del ma­tri­mo­nio ci­vil, que pro­nun­cia­ron en in­glés, dio co­mien­zo con la can­ción de U2 «With or whit­hout you», otra de las can­cio­nes fa­vo­ri­tas de la pa­re­ja. Tras el «sí, quie­ro», Billy re­ci­ta­ba en es­pa­ñol el poe­ma de Gus­ta­vo Adol­fo Béc­quer «Po­drá nu­blar­se el sol eter­na­men­te», y ya con­ver­ti­dos en ma­ri­do y mu­jer lle­gó un apa­sio­na­do be­so, al que, se-

gun­dos des­pués, se­gui­ría otro por pe­ti­ción ex­pre­sa de la no­via: «Uno más, uno más», de­cía.

SA­BOR ES­PA­ÑOL

Aplau­sos, abra­zos y fe­li­ci­ta­cio­nes ba­jo una llu­via de pé­ta­los da­ban pa­so al si­guien­te ac­to. El cóc­tel, que co­rrió a car­go de El Le­bri­llo, te­nía di­fe­ren­tes pues­tos co­mo los tra­di­cio­na­les mer­ca­dos ca­lle­je­ros de la Tos­ca­na, aun­que con pla­tos tí­pi­cos de la gas­tro­no­mía es­pa­ño­la. To­do ello co­ci­na­do en di­rec­to, co­mo tor­ti­llas de pa­ta­ta, un pues­to de me­ji­llo­nes al va­por y pul­po; otro de pa­nes, con una am­plia se­lec­ción de que­sos, así co­mo uno de ibé­ri­cos. El pun­to más di­ver­ti­do lo pu­so el de cer-

«So­lo de­seo que nos ha­ga­mos muy fe­li­ces mu­tua­men­te du­ran­te mu­cho, mu­cho, mu­cho tiem­po», de­cía la «top», emo­cio­na­da

ve­za «self ser­vi­ce».

Ac­to se­gui­do, los in­vi­ta­dos pa­sa­ron a la an­ti­gua huerta, trans­for­ma­da en un bo­ni­to jar­dín. Ba­jo una car­pa fue­ron co­lo­ca­das on­ce me­sas re­don­das con cen­tro de flo­res en to­nos ro­sas y pas­tel, to­do a car­go de Wee­ding Plan­ners, en­car­ga­dos tam­bién de la or­ga­ni­za­ción y del res­to de la or­na­men­ta­ción. En el cen­tro, la im­po­nen­te me­sa im­pe­rial, con una gran guir­nal­da de flo­res has­ta el sue­lo en la que se sen­ta­ron los no­vios jun­to a sus ami­gos.

Y co­men­zó la gran fies­ta. Con to­dos los in­vi­ta­dos en pie, agi­tan­do sus ser­vi­lle­tas al vien­to, los no­vios hi­cie­ron su en­tra­da al rit­mo de «Fi­re­wall», de Pit­bull, y no pa­ra­ron de bai­lar has­ta lle­gar a la me­sa. Tras la ce­na (cre­pe de se­tas con pue­rro fri­to y tru­fa, ca­rri­lle­ras de cer­do ibé­ri­cas con pe­ras al vino so­bre una ca­ma de pa­ta­tas pa­na­de­ras) y an­tes de los pos­tres —un bu­fé de dul­ces pre­si­di­do por la tar­ta nupcial, una gran «na­ked ca­ke» de cua­tro pi­sos—, em­pe­za­ron las sor­pre­sas en for­ma de dis­cur­sos. Ha­bla­ron el pa­dre del no­vio, su pri­mo Billy y Mi­rian Pé­rez. Las lá­gri­mas ya aso­ma­ban a los ojos de Cla­ra cuan­do su ami­ga co­gió el mi­cró­fono, y tras sus sen­ti­das pa­la­bras, rom­pió a llo­rar emo­cio­na­da. Des­pués, fue Alex Jay quien tam­bién se ani­mó a hablar. Más tar­de, una nue­va sor­pre­sa con acen­to es­pa­ñol: la ac­tua­ción del gru­po de fla­men­co Al­bo­ra­da.

EL SE­GUN­DO VESTIDO

El bai­le tu­vo co­mo es­ce­na­rio el im­po­nen­te pa­tio abier­to del pa­la­cio, cu­bier­to de cien­tos de mi­cro­bom­bi­llas que re­crea­ban un am­bien­te de cuen­to al que la can­ción «Thin­king out loud», de Ed Shee­ran, su­mó un to­que más de ro­man­ti­cis­mo, mien­tras los no­vios bai­la­ban abra­za­dos ba­jo una llu­via de con­fe­ti.

Tras el pri­mer bai­le de Cla­ra y Rob, el DJ pu­so a los in­vi­ta­dos a bai­lar con el éxi­to del año, «Des­pa­ci­to», que to­dos ta­ra­rea­ron al uní­sono. Tras es­te te­ma, la no­via apro­ve­cha­ría pa­ra «des­apa­re­cer» du­ran­te unos mi­nu­tos y ha­cer su es­te­lar re­gre­so, im­pre­sio­nan­te y muy se­xi, con el se­gun­do vestido: un di­se­ño del va­len­ciano Rubén Her­nán­dez Cos­tu­ra, con fal­da de pe­dre­ría, es­pal­da to­tal­men­te des­cu­bier­ta y un ela­bo­ra­do bro­ca­do en el es­co­te.

«El día en­te­ro fue un sue­ño he­cho reali­dad», de­cía Cla­ra a la ma­ña­na si­guien­te, an­tes de po­ner rum­bo a San­to­ri­ni pa­ra dis­fru­tar de su lu­na de miel. Mu­chos mo­men­tos, ri­sas, lá­gri­mas y mi­ra­das que­da­rán pa­ra siem­pre en su me­mo­ria. «Me que­dé de pie­dra al ver lo im­pre­sio­nan­te que es­ta­ba ves­ti­da de no­via. Lle­va­ba me­ses es­pe­ran­do ese mo­men­to y fue al­go in­creí­ble», con­fe­sa­ba Ro­bert. El final per­fec­to pa­ra esta his­to­ria de amor ines­pe­ra­da.

LA CIU­DAD DEL AMOR CO­MO TES­TI­GO

No hay na­da más ro­mán­ti­co que ca­sar­se en la ciu­dad del amor, don­de to­do se va­le, Pa­rís. Una jo­ven pa­re­ja re­cién ca­sa­da po­sa al fren­te de la inigua­la­ble To­rre Eif­fel, al ama­ne­cer, mo­men­to que re­cor­da­rán por siem­pre. Fo­to: AFP / Getty Images / Lu­do­vic Ma­rin.

BO­DA EN TI­MES SQUA­RE

Exis­te gen­te que cuan­do se ca­sa, lo quie­re ha­cer de la for­ma más ori­gi­nal y cu­rio­sa po­si­ble. Ese es el ca­so de J.J. Hecht II y Ha­das­sa Hal­pe­rin, que ce­le­bra­ron su bo­da na­da más y na­da me­nos que en me­dio de Ti­mes Squa­re, en New York, con to­dos los pea­to­nes de es­pec­ta­do­res, ca­mu­flán­do­se has­ta pa­re­cer ca­si in­vi­ta­dos. Fo­to: AFP / Getty Images / Ke­na Be­tan­cur.

UNA PE­QUE­ÑA PRIN­CE­SA

El an­tes de la bo­da es de los mo­men­tos más im­por­tan­tes y con­mo­ve­do­res, ahí sa­len a re­lu­cir los sen­ti­mien­tos y el ver­da­de­ro amor. En es­tá oca­sión, una pe­que­ña ni­ña es­pe­ra jun­to con los pa­dri­nos de la bo­da a ser lla­ma­da pa­ra ca­mi­nar ha­cia el al­tar y pre­pa­rar­le el ca­mino a la no­via en la Igle­sia de la Mi­sión Evan­gé­li­ca Cal­vary Li­fe, en el dis­tri­to Osu­su de Aba. Fo­to: Mar­co Lon­ga­ri / AFP / Getty Images.

EN EL MAR LA VI­DA ES MÁS SA­BRO­SA

Y si de bo­das cu­rio­sas y po­co tra­di­cio­na­les ha­bla­mos, el pri­mer lu­gar se lo de­ja el jo­ven li­ba­nés Tommy, quien besa la mano de su aho­ra es­po­sa Na­di­ne’s, mien­tras los dos es­quían en el agua, am­bos ves­ti­dos con sus tra­jes de no­vios, en al­gún lu­gar de la bahía de Jou­nieh, al nor­te de Bei­rut. Fo­to: AFP / Getty Images / Pa­trick Baz.

Arri­ba, Cla­ra, con una ba­ta en la que se lee «The Bri­de» (la no­via), se arre­gla jun­to a tres de sus da­mas de ho­nor: su pri­ma Pi­lar Li­llo y las mo­de­los Ash­lie Brue­ner y Alex Jay. A la iz­quier­da, su vestido de no­via. Aba­jo, de­ta­lle de los zapatos, con flo­res bor­da­das. Al la­do, su ani­llo de com­pro­mi­so de dia­man­tes. En la otra pá­gi­na, la no­via con sus da­mas de ho­nor y

con el mo­de­lo Ja­vier de Mi­guel, que fue tes­ti­go del no­vio

Arri­ba, los no­vios, en­tre ner­vios y emo­ción, se ven por pri­me­ra vez an­tes de la ce­re­mo­nia, ofi­cia­da por el pri­mo de Ro­bert, Billy Stro­bel. A la iz­quier­da, la no­via lle­ga del bra­zo de su her­mano ma­yor, Ale­jan­dro. En la otra pá­gi­na, el be­so de los re­cién ca­sa­dos. Aba­jo, los no­vios in­ter­cam­bian sus alian­zas, y, al la­do, fa­mi­lia­res y ami­gos de la no­via

La no­via lan­zó su ra­mo a sus cin­co da­mas de ho­nor, que re­co­gió Mi­rian Pé­rez, con quien des­pués se fun­dió en un abra­zo (iz­quier­da). Ba­jo es­tas lí­neas, Cla­ra y Ro­bert, ya con­ver­ti­dos en ma­ri­do y mu­jer, ca­mi­na­ban son­rien­tes ba­jo una llu­via de pé­ta­los. Aba­jo, otra ima­gen de la no­via con sus ami­gas, to­das con tra­jes en to­nos ro­sa, «nu­de» y gris, a jue­go con la de­co­ra­ción

flo­ral

Arri­ba, las lá­gri­mas de Cla­ra du­ran­te los dis­cur­sos. Al la­do, Ro­bert dio las gra­cias a los in­vi­ta­dos por acom­pa­ñar­les. Aba­jo, la tar­ta nupcial de cua­tro pi­sos que pre­si­día el bu­fé de pos­tres. A la de­re­cha, la no­via bai­la con sus ami­gas, en­tre las que tam­bién es­ta­ba la mo­de­lo y «blog­ger» Cris­ti­na Or­tiz,

con un vestido ro­jo

(SI­GUE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.