ANAMARÍA DU­RÓN DIECKMANN NOS HA­BLA DE SU FAN­TÁS­TI­CO MUN­DO DE CO­LO­RES Y TEN­DEN­CIAS

«Siem­pre hay una his­to­ria en ca­da even­to. To­das to­can mi co­ra­zón de­bi­do a la co­ne­xión que lo­gro te­ner con mis clien­tes»

Hola Honduras - - Noticias - Pro­duc­ción y tex­to: KARLA AGUILAR Fo­to­gra­fía: EDUAR­DO MORADEL Ma­qui­lla­je y pei­na­do: JESSICA ÁVI­LA

JUN­TO A SU ma­dre, ha organizado mu­chas de las bo­das y even­tos más me­mo­ra­bles de la so­cie­dad hon­du­re­ña. Hoy en día es una re­fe­ren­te del buen gus­to y la ele­gan­cia en la or­ga­ni­za­ción y de­co­ra­ción.

Anamaría siem­pre se sin­tió atraí­da por el tra­ba­jo que ini­ció su ma­dre ha­ce al­gu­nos años. Cuen­ta que des­de pe­que­ña la acom­pa­ña­ba en la bús­que­da de los ele­men­tos pa­ra de­co­rar cual­quier es­tan­cia de la ca­sa. ¡HO­LA! pla­ti­có con la ta­len­to­sa mu­jer que re­crea y rein­ven­ta los am­bien­tes, en los lu­ga­res so­ña­dos.

—Cuén­te­nos Ana, ¿có­mo se dio cuen­ta de que su pa­sión era el di­se­ño y la de­co­ra­ción de even­tos?

—Me gus­tó des­de pe­que­ña y siem­pre tra­ta­ba de ayu­dar a mi ma­má. Ins­pi­ra­da por ella, es­tu­dié ali­men­tos y be­bi­das en Mé­xi­co, ya que te­nía un res­tau­ran­te que se lla­ma­ba Alon­dras, en el que co­men­cé a coor­di­nar los even­tos pe­que­ños pa­ra em­pre­sas y ban­cos. Me en­can­ta­ba, pe­ro des­pués tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en otros lu­ga­res: fui di­rec­to­ra de even­tos en Ca­sa Pre­si­den­cial, tra­ba­jé en ven­tas de Ca­sa de Oro y en mer­ca­deo de To­rre Sky­pe.

Sin em­bar­go, vol­ví a apo­yar a mi ma­má en los even­tos y me di cuen­ta de que lo mío es la or­ga­ni­za­ción y la de­co­ra­ción. Hi­ce va­rios in­ten­tos de in­vo­lu­crar­me en otras ac­ti­vi­da­des que me gus­ta­ban y es­ta­ban re­la­cio­na­das con mi ca­rre­ra de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, pe­ro la in­ter­ac­ción que se tie­ne con la gen­te co­mo planner es lo que me en­can­ta y es por eso que aquí es­toy.

—¿Qué sien­te ca­da vez que va a em­pren­der un nue­vo even­to?

—Un re­to enor­me, por­que ca­da clien­te es di­fe­ren­te y tie­ne ex­pec­ta­ti­vas muy al­tas cuan­do me llama. Son mo­men­tos muy emo­cio­nan­tes y cru­cia­les en sus vi­das, por lo que sien­to mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y la emo­ción del re­to que es­tá por ve­nir. Duer­mo y sue­ño pen­san­do en

«Cum­plir siem­pre con las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra un al­to ni­vel de es­trés. No es fá­cil, pe­ro es un re­to. Hay que aco­mo­dar mu­chas pie­zas pa­ra que to­do

sal­ga bien»

ca­da even­to y en to­do lo que se pue­de ha­cer. No sé si es una com­bi­na­ción de sen­ti­mien­tos, pe­ro es muy lin­do ca­da vez que me lla­man y es un ha­la­go que las per­so­nas de­jen un mo­men­to tan im­por­tan­te en mis ma­nos y en las de mi equi­po.

—Del área de la de­co­ra­ción, ¿cuál es la que más dis­fru­ta?

—Me en­can­ta di­se­ñar am­bien­tes en los dis­tin­tos es­pa­cios me­dian­te la co­rrec­ta uti­li­za­ción de los di­fe­ren­tes ele­men­tos de­co­ra­ti­vos. Me gus­ta re­crear y rein­ven­tar un am­bien­te.

—¿Es du­ro es­te tra­ba­jo?

—La ver­dad que sí. Cum­plir siem­pre con las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra un al­to ni­vel de es­trés. No es fá­cil, pe­ro es un re­to. Hay que aco­mo­dar mu­chas pie­zas pa­ra que to­do sal­ga bien, no me pue­do dar el lu­jo de que al­go se me ol­vi­de. Hay es­trés en to­do el pro­ce­so.

—¿Cuál ha si­do el even­to que, al pre­pa­rar­lo, con­mo­vió más su co­ra­zón?

—Soy muy en­tre­ga­da y me en­can­ta co­nec­tar­me con el clien­te. To­dos los even­tos tie­nen un mo­men­to conmovedor, por lo que no pue­do men­cio­nar uno en par­ti­cu­lar. El bau­tis­mo de un be­bé que ha si­do muy es­pe­ra­do o la bo­da de la hi­ja más pe­que­ña de la ca­sa son mo­men­tos con­mo­ve­do­res. Sin du­da, siem­pre hay una his­to­ria en ca­da even­to. To­das to­can mi co­ra­zón por la co­ne­xión que lo­gro te­ner con mis clien­tes.

—¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra po­der ha­cer es­te tra­ba­jo con ex­ce­len­cia?

—Ser una per­so­na or­de­na­da, or­ga­ni­za­da, me­ticu­losa y es­tar pen­dien­te de ca­da de­ta­lle. Tam­bién es muy im­por­tan­te te­ner ha­bi­li­da­des in­ter­per­so­na­les, por­que al final lo im­por­tan­te es que el clien­te es­té con­ten­to con lo que se hi­zo. Se de­be

sa­ber iden­ti­fi­car ca­da ne­ce­si­dad, pa­ra po­der sa­tis­fa­cer­la.

—¿Hon­du­ras es un país exi­gen­te pa­ra la or­ga­ni­za­ción de even­tos?

—He vis­to en el país even­tos muy bien or­ga­ni­za­dos y mon­ta­dos. Es­tán en cre­ci­mien­to el gus­to y las exi­gen­cias de los clien­tes.

—¿Có­mo se pre­pa­ra pa­ra em­pren­der un nue­vo pro­yec­to?

—Una vez leí un di­cho que afir­ma: ¨Si no es­tás so­bre pre­pa­ra­do, no es­tás su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­do¨. En­ton­ces, leo y re­leo mis lis­tas y no­tas, archivo to­do y ten­go reunio­nes cons­tan­tes. Me pre­pa­ro bas­tan­te pa­ra pre­ve­nir las co­sas, aun­que en ca­da even­to su­ce­de al­go ines­pe­ra­do y apren­do de ello. Tam­bién, des­can­so pa­ra te­ner mi men­te des­pe­ja­da, me pre­pa­ro fí­si­ca y men­tal­men­te, con to­das las he­rra­mien­tas en la mano y con mi equi­po pen­dien­te de ca­da de­ta­lle.

—¿Cuán­tos años lle­va ha­cien­do es­to?

—Em­pe­cé ha­ce 20 años con even­tos del res­tau­ran­te de mi ma­dre, lue­go me des­li­gué un po­co pa­ra de­di­car­me a otras ac­ti­vi­da­des y ha­ce ocho años que es­toy de lleno en la or­ga­ni­za­ción y de­co­ra­ción de even­tos.

—¿Cuál es su fi­lo­so­fía?

—Yo di­ría que man­te­ner la cal­ma, el or­den y es­tar pre­pa­ra­da. Eso ayu­da tam­bién a que el clien­te es­te tran­qui­lo y to­do flu­ya co­rrec­ta­men­te.

—¿En su vi­da per­so­nal es igual de de­ta­llis­ta co­mo en la la­bor de de­co­ra­ción?

—Me gus­ta que mi ca­sa se vea bo­ni­ta, pe­ro tam­bién pro­cu­ro que mis vi­si­tas se sien­tan re­la­ja­das cuan­do lle­gan a ella, que no sea un am­bien­te rí­gi­do o de mu­cha per­fec­ción. Me gus­ta que pue­dan po­ner los pies en la me­sa y des­can­sar. En con­clu­sión: soy de­ta­llis­ta pe­ro re­la­ja­da.

—¿Có­mo es en la in­ti­mi­dad de su ho­gar y que dis­fru­ta ha­cer en fa­mi­lia?

—Me en­can­ta es­tar con mi fa­mi­lia y apro­ve­char ca­da mo­men­to con ella, con mis padres te­ne­mos días en los que al­mor­za­mos jun­tos. Con mi es­po­so lo que me gus­ta ha­cer es ca­mi­nar en el bos­que. Pe­ro lo que más dis­fru­to es es­tar en la ca­sa y des­can­sar, to­mar una co­pa de vino y pla­ti­car.

—¿Có­mo de­fi­ne su es­ti­lo de mo­da?

—Re­la­ja­do, la ver­dad que

pa­re­ja? esta tem­po­ra­da.

siem­pre fe­liz. Ad­mi­to que soy es­tre­sa­da y ten­go an­sie­dad, pe­ro la ma­yor par­te del tiem­po lo pa­so fe­liz, ac­ti­va y bus­can­do nue­vas co­sas pa­ra ha­cer. co­mo mi tra­ba­jo es de es­tar pa­ra arri­ba y pa­ra aba­jo, ca­si siem­pre uso flat y con po­co ma­qui­lla­je. Me en­can­ta la mo­da, pe­ro en otras per­so­nas, yo soy bien sen­ci­lla. —Me sien­to ha­la­ga­da por ha­ber si­do ele­gi­da pa­ra apo­yar­la en un día tan im­por­tan­te, pe­ro no de­jo de sen­tir­me con res­pon­sa­bi­li­dad y re­ta­da. Me emo­ciono mu­cho y res­pi­ro to­do el pro­ce­so. —La bo­da blan­ca con­ti­núa sien­do lo que más bus­can las no­vias, aun­que aho­ra po­de­mos ver el uso de más ver­des fo­lla­jes, pues hay una ten­den­cia ha­cia lo na­tu­ral. Yo no me baso mu­cho en las ten­den­cias, por­que me gus­ta guiar­me por la per­so­na­li­dad de la no­via, de lo que ella bus­ca y que es lo que quie­re pa­ra su bo­da.

—¿Cuál es su ma­yor sue­ño? —¿Tie­ne al­gu­na ru­ti­na de be­lle­za?

—Son tan­tos… ten­go mil co­sas por ha­cer y sien­to que no ten­go tiem­po. Quie­ro que mi blog crez­ca pa­ra se­guir com­par­tien­do mis ex­pe­rien­cias. Sue­ño con con­ti­nuar ha­cien­do even­tos que me lle­nen de sa­tis­fac­ción. —Nin­gu­na, tra­to de po­ner­me pro­tec­tor so­lar y man­te­ner mi piel hu­mec­ta­da. Ca­si no ten­go mu­cho tiem­po así que soy lo más sen­ci­lla po­si­ble.

—¿Qué re­pre­sen­ta pa­ra us­ted ser par­te de un mo­men­to tan im­por­tan­te co­mo la bo­da de una —¿Có­mo es su per­so­na­li­dad?

—Me en­can­ta pla­ti­car, soy ex­tro­ver­ti­da, crea­ti­va y tra­to de es­tar

—Há­ble­nos de las ten­den­cias pa­ra

Jun­to a su ma­dre ha organizado mu­chas de las bo­das y even­tos más me­mo­ra­bles de la so­cie­dad hon­du­re­ña. Hoy en día, es una re­fe­ren­te del buen gus­to y la ele­gan­cia en la or­ga­ni­za­ción y de­co­ra­ción.

«El bau­tis­mo de un be­bé que ha si­do muy es­pe­ra­do o la bo­da de la hi­ja más pe­que­ña de la ca­sa son mo­men­tos con­mo­ve­do­res. Sin du­da, que siem­pre hay

una his­to­ria en ca­da even­to»

Anamaría siem­pre se sin­tió atraí­da por el tra­ba­jo que ini­ció su ma­dre ha­ce al­gu­nos años. Cuen­ta que des­de pe­que­ña la acom­pa­ña­ba en la bús­que­da de los ele­men­tos pa­ra de­co­rar cual­quier es­tan­cia de la ca­sa. ¡HO­LA! pla­ti­có con la ta­len­to­sa mu­jer que re­crea y rein­ven­ta los am­bien­tes, en los lu­ga­res so­ña­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.