KELIN DÍAZ

ENAMO­RA­DA DEL AR­TE

Hola Honduras - - 30 Minutos Con - Tex­to y pro­duc­ción: Karla Aguilar Fo­to­gra­fías: Jo­sué Ore­lla­na Ma­qui­lla­je y pei­na­do: Jessica Ávi­la Lo­ca­ción: Con­do­mi­nios La Ron­da

IN­DE­PEN­DIEN­TE y aman­te del ar­te en to­das sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, así es Kelin Díaz, una re­la­cio­nis­ta pú­bli­ca que tra­ba­ja pa­ra res­ca­tar y des­ta­car los per­fi­les de gran­des ta­len­tos con los que cuen­ta Hon­du­ras. En los úl­ti­mos 10 años ha apren­di­do y ex­pe­ri­men­ta­do di­ver­sas áreas la­bo­ra­les, to­das orien­ta­das en pe­rio­dis­mo y cul­tu­ra, que han he­cho de ella una au­ten­ti­ca re­fe­ren­cia de es­te mun­do crea­ti­vo y po­si­ti­vo.

—¿Cuál ha si­do su evo­lu­ción en el tras­cur­so de los años?

—Los cam­bios son cons­tan­tes, a prue­ba y error, me au­sen­to cuan­do ne­ce­si­to rein­ven­tar­me, me gus­ta es­cu­char el buen con­se­jo y apli­car­lo cuan­do me pa­re­ce con­ve­nien­te. Cuen­to con per­so­nas va­lio­sas que apor­tan a mi evo­lu­ción, por­que me re­tan cons­tan­te­men­te, aho­ra soy más dis­ci­pli­na­da, acep­tan­do con ale­gría los re­tos de la vi­da, con li­ber­tad y mu­cho co­ra­je.

—¿Có­mo se en­fo­ca en el pe­rio­dis­mo cul­tu­ral?

—Cuan­do tra­ba­ja­ba co­mo ope­ra­do­ra de te­le­prom­pter en Abrien­do Bre­cha, el pe­rio­dis­ta Ro­ber­to Bud­de (re­co­no­ci­do pe­rio­dis­ta cul­tu­ral de Hon­du­ras) me in­vi­tó a que le ayu­da­ra a re­dac­tar al­gu­nas no­ti­cias de even­tos cul­tu­ra­les, po­co a po­co fui apren­dien­do e in­vo­lu­crán­do­me más en el te­ma, un año des­pués, cuan­do él sa­le del ca­nal, Don Ro­dri­go Wong, me pro­pu­so ser la nue­va per­so­na que cubriera esa área y acep­té. Co­men­cé con co­sas sim­ples, ha­cien­do re­sú­me­nes de los even­tos cul­tu­ra­les, pe­ro sa­bía que te­nía mu­cho que apren­der, por suer­te, en esos mis pri­me­ros años, tu­ve án­ge­les que me ayu­da­ron a en­con­trar mi lí­nea de re­dac­ción o es­ti­lo pe­rio­dís­ti­co; el li­cen­cia­do Fran­cis­co Mejía fue uno de ellos, a él le de­bo mi amor por esta ra­ma, otro fue Don Eduar­do Bähr, es­cri­tor y uno de los me­jo­res in­te­lec­tua­les que aún tie­ne Hon­du­ras, él co­rre­gía mis re­por­ta­jes y me re­ta­ba a me­jo­rar, y fi­nal­men­te Joy­ce, mi ami­ga e hi­ja de Don Eduar­do, quien fue un pi­lar im­por­tan­te en mis pri­me­ros pa­sos;Ade­más, con­ta­ba con el me­jor ca­ma­ró­gra­fo, mi com­pa­ñe­ro Randy, con quien for­ma­mos al ini­cio un buen equi­po de tra­ba­jo.

—¿Qué le apa­sio­na de es­te mun­do?

—Me apa­sio­na el apren­di­za­je, el co­no­cer más so­bre nues­tra cul­tu­ra y apren­der de otras, y co­mo al ser par­te de ellas te abres un Uni­ver­so en­te­ro, amo po­der ser ese fil­tro pa­ra se­guir fo­men­tan­do el ar­te a tra­vés de la ges­tión cul­tu­ral y las re­la­cio­nes pu­bli­cas, soy fe­liz sien­do par­te de pro­yec­tos mu­si­ca­les im­por­tan­tes que fo­men­ten la edu­ca­ción y desa­rro­llo del país. Pe­ro lo que más va­lo­ro de es­te mun­do lleno de co­lor, es te­ner el chan­ce de co­no­cer al­mas her­mo­sas, lle­nas de esa ener­gía po­si­ti­va que so­lo las ar­tes trans­mi­ten.

Mu­jer li­bre, ex­tro­ver­ti­da, emo­cio­nal, crea­ti­va, ro­mán­ti­ca, aman­te de las ar­tes y la na­tu­ra­le­za, lu­cha­do­ra, em­pren­de­do­ra, fuer­te a con­se­cuen­cias de las ex­pe­rien­cias de la vi­da, so­ña­do­ra, lí­der, com­pa­si­va, mo­ti­va­do­ra, apa­sio­na­da por la mú­si­ca. Pa­ra mí una ex­qui­si­ta pie­za de Jazz y unos pá­rra­fos de una her­mo­sa poe­sía bas­tan pa­ra dar­le cal­ma a mi al­ma, en un día com­pli­ca­do.

—¿Có­mo se des­cri­be Kelin Díaz? —¿Cuál es su sue­ño y el mo­tor que la im­pul­sa?

—Em­pren­der, in­no­var, y ser crea­do­ra de áreas de opor­tu­ni­dad pa­ra otras per­so­nas, co­mo amo las ar­tes, y to­do lo orien­to a mi ex­pe­rien­cia, sue­ño con te­ner una com­pa­ñía de pro­mo­ción de ar­tis­tas en to­das sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, den­tro de ella exis­ti­rá un de­par­ta­men­to de RSE, orien­ta­do en pres­tar ser­vi­cios de for­ma gra­tui­ta a los ar­tis­tas emer­gen­tes, ybrin­dar­les las he­rra­mien­tas bá­si­cas pa­ra ellos tra­ba­jen y lo­gren sus sue­ños. Me im­pul­sa el amor, y por­que sé que in­vir­tien­do en ar­te se cons­tru­ye un me­jor fu­tu­ro.Creo fiel­men­te en las pa­la­bras del inol­vi­da­ble Fa­cun­do Ca­bral: “Haz só­lo lo que amas y se­rás fe­liz, y el que ha­ce lo que ama, es­tá ben­di­ta­men­te con­de­na­do al éxi­to, que lle­ga­rá cuan­do de­ba lle­gar, por­que lo que de­be ser se­rá, y lle­ga­rá na­tu­ral­men­te. No ha­gas na­da por obli­ga­ción, ni por com­pro­mi­so, sino por amor”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.