DIA­NA DE GA­LES 20 AÑOS DE LA PAR­TI­DA DE UNA PRIN­CE­SA IRRE­PE­TI­BLE

Dos dé­ca­das han pa­sa­do des­de aquel trá­gi­co ac­ci­den­te en el que per­dió la vi­da uno de los íco­nos hu­ma­ni­ta­rios más in­flu­yen­tes de la his­to­ria

Hola Honduras - - Portada -

DES­DE QUE Lady Dia­na Spen­cer, prin­ce­sa de Ga­les, fa­lle­ció en Pa­rís ha­ce aho­ra 20 años, el mun­do en­te­ro no ha de­ja­do de re­cor­dar­la. Mu­chas fue­ron las imá­ge­nes que la ex mu­jer de Car­los de In­gla­te­rra de­jó gra­ba­das en la me­mo­ria de to­dos aque­llos que la ad­mi­ra­ron, bien por ser una de las mu­je­res con más es­ti­lo que han exis­ti­do ja­más, por su ca­rác­ter so­li­da­rio o por­que su­po po­ner en ja­que a la to­do­po­de­ro­sa Ca­sa Real Bri­tá­ni­ca. Fue­ra por lo que fue­se, la “Prin­ce­sa del Pue­blo”, co­mo la de­no­mi­nó Tony Blair, si­gue aca­pa­ran­do las por­ta­das y pro­ta­go­ni­zan­do las pri­me­ras pá­gi­nas de los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción del mun­do. Dia­na apa­re­ció en de­ce­nas de por­ta­das de ¡HO­LA! des­de que fue pre­sen­ta­da en so­cie­dad, en 1981, con mo­ti­vo de su com­pro­mi­so con el prín­ci­pe de Ga­les. La hi­ja de los con­des de Spen­cer no sa­bía aún que aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en un icono de mo­der­ni­dad, re­bel­día y so­li­da­ri­dad; pa­san­do a for­mar par­te del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de mul­ti­tud de ge­ne­ra­cio­nes que cre­cie­ron con su fi­gu­ra.

Lady Dia­na Fran­ces Spen­cer na­ció en San­dring­ham, el 1 de ju­lio de 1961, en el seno de una de las fa­mi­lias con más abo­len­go de la aris­to­cra­cia in­gle­sa. Pe­ro a la tier­na edad de 5 años su­frió el aban­dono de su ma­dre, Fran­ces Ruth Bur­ke Ro­che, cuan­do esta aban­do­nó a su ma­ri­do, John Spen­cer VIII, con­de de Spen­cer y a sus cin­co hi­jos. Du­ran­te su ju­ven­tud asis­tió a va­rios cen­tros edu­ca­ti­vos, has­ta que el ba­llet aca­pa­ró su aten­ción y se ma­tri­cu­ló en una aca­de­mia pa­ra cum­plir su sue-

ño de ser una de las me­jo­res bai­la­ri­nas de In­gla­te­rra.

Lo que aún no sa­bía la cán­di­da Dia­na es que años más tar­de es­cri­bi­ría una de las pá­gi­nas más con­tro­ver­ti­das de la his­to­ria de Reino Uni­do. Fue una mu­jer ade­lan­ta­da a su tiem­po que hu­yó del lu­gar en el que fue des­di­cha­da, en una bús­que­da per­ma­nen­te de la fe­li­ci­dad. Se co­deó con lí­de­res mun­dia­les, co­mo Nel­son Man­de­la o la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, que con­ta­ron con su co­la­bo­ra­ción pa­ra cam­biar el rum­bo de un mun­do in­jus­to con los más ne­ce­si­ta­dos. Aban­de­ró las cau­sas más ur­gen­tes y usó la aten­ción me­diá­ti­ca, que tan bien sa­bía uti­li­zar, pa­ra po­ner el acen­to so­bre ellas. Pe­ro la per­so­na que cam­bia­ría pa­ra siem­pre el rum­bo de su vi­da fue Car­los.

El prín­ci­pe de Ga­les man­te­nía una re­la­ción ocul­ta con Ca­mi­lla Ro­se­mary Shand, que es­ta­ba ca­sa­da con An­drew Par­ker-Bow­les. La rei­na no veía con bue­nos ojos que el fu­tu­ro so­be­rano an­du­vie­se me­ti­do en una re­la­ción de ese es­ti­lo y qui­so bus­car­le una mu­jer que le ofre­cie­se es­ta­bi­li­dad, se­gu­ri­dad y que lo acom­pa­ña­se en la di­fí­cil ta­rea de rei­nar. La ele­gi­da fue Dia­na, pro­pues­ta a la rei­na ma­dre por su abue­la lady Fer­moy. El pri­mo­gé­ni­to de Isa­bel II apos­tó por ella, de­ci­dió rom­per su re­la­ción con Ca­mi­lla y co­men­zar a cons­truir su vi­da jun­to a una mu­jer a la que en­con­tró dul­ce, en­can­ta­do­ra y que le ser­vi­ría co­mo apo­yo en su ca­mino ha­cía el trono in­glés. Des­pués de 118 años sin que los in­gle­ses pre­sen­cia­sen la bo­da de un prín­ci­pe de Ga­les, la cor­te ac­ti­vó el pro­to­co­lo pa­ra que la ima­gen de la no­via real sea acep­ta­da por la opi­nión pú­bli­ca.

Una bo­da de cuen­to de ha­das

El 29 de ju­lio de 1981 el re­pi­car de las cam­pa­nas de la ca­te­dral de San Pa­blo de Lon­dres anun­cia­ba la que se­ría la bo­da del si­glo. Car­los de In­gla­te­rra, prín­ci­pe de Ga­les y he­re­de­ro de la Co­ro­na bri­tá­ni­ca se ca­sa­ba con Dia­na Spen­cer, en una ce­re­mo­nia que con­gre­gó a más de un mi­llar de in­vi­ta­dos. Su his­to­ria de amor ha­bía con­quis­ta­do al mun­do en­te­ro y los más de 750 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res que si­guie­ron, a tra­vés de la televisión, la trans­mi­sión de la ce­re­mo­nia sin­tie­ron el sue­ño de Dia­na co­mo su­yo y qui­sie­ron vi­vir­lo has­ta el final.

La no­via lle­gó jun­to a su pa­dre en el mis­mo ca­rrua­je que el rey Jor­ge V uti­li­zó en su co­ro­na­ción. Unas 3.500 per­so­nas la es­pe­ra­ban en los al­re­de­do­res del tem­plo y en­lo­que­cie­ron de emo­ción cuan­do la vie­ron apa­re­cer. El cuen­to de ha­das lle­ga­ba al clí­max de su desa­rro­llo. En el in­te­rior de la ca­te­dral le es­pe­ra­ba su pro­me­ti­do, que pa­ra la oca­sión se en­fun­dó el uni­for­me de la Ma­ri­na Real. Des­pués de dar­se el “sí, quie­ro”, pa­sea­ron su amor por las ca­lles de la ca­pi­tal in­gle­sa has­ta que se fun­die­ron en un be­so an­te sus súb­di­tos en el bal­cón del pa­la­cio de Buc­king­ham. En ese mo­men­to, la mul­ti­tud vi­to­reó a los fu­tu­ros re­yes de In­gla­te­rra. Aquel fe­liz día cul­mi­nó con un ban­que­te pa­ra 120 in­vi­ta­dos, que de­gus­ta­ron de­li­cio­sos pla­tos y una sun­tuo­sa tar­ta rea­li­za­da por la Es­cue­la de Co­ci­na de la Ma­ri­na Real. El pas­tel te­nía un me­tro y me­dio de al­tu­ra y pe­sa­ba 100 ki­los. Los re­pos­te­ros uti­li­za­ron pa­ra el re­lleno ma­za­pán, guin­das, man­te­qui­lla, hue­vos, fru­tas y ron; que tu­vie­ron ma­ce­ran­do des­de tres me­ses an­tes de la bo­da. Pa­ra la de­co­ra­ción se em­plea­ron or­quí­deas blan­cas, co­mo un sím­bo­lo del pu­ro amor.

Pe­ro el ma­tri­mo­nio de Dia­na y Car­los no fue un ca­mino de ro­sas, ya que los en­ga­ños y las in­fi­de­li­da­des, por am­bas par­tes, se su­ce­die­ron con fre­cuen­cia. La prin­ce­sa se sen­tía des­gra­cia­da al la­do de un hom­bre que no la ha­cía fe­liz y co­men­zó a mos­trar sin pu­dor su tris­te­za. En 1992, des­pués de que la pren­sa ai­rea­se que en va­rias oca­sio­nes ha­bía in­ten­ta­do qui­tar­se la vi­da, Dia­na rom­pió a llo­rar du­ran­te un ac­to ins­ti­tu­cio­nal. Su ma­tri­mo­nio ha­cía aguas y so­lo era cues­tión de tiem­po pa­ra que la Ca­sa Real anun­cia­se el di­vor­cio de los prín­ci­pes de Ga­les. “EN MI MA­TRI­MO­NIO ÉRA­MOS TRES”

En 1995 Dia­na ofre­ció a la BBC una de sus en­tre­vis­tas más de­mo­le­do­ras. Sus de­cla­ra­cio-

«Tu­vi­mos la gran suer­te de te­ner­la co­mo ma­dre. Ella fue un mag­ní­fi­co ejem­plo pa­ra no­so­tros»

Ya eran ma­ri­do y mu­jer. Arri­ba, los no­vios en aquel día que pa­re­cía el co­mien­zo de to­da una vi­da. El prín­ci­pe Car­los no pu­do evitar su­su­rrar a Dia­na: «Es­tás ma­ra­vi­llo­sa», a lo que ella res­pon­dió: «Ma­ra­vi­llo­sa pa­ra ti». El es­pec­ta­cu­lar vestido de bo­da, obra de los jó­ve­nes di­se­ña­do­res Da­vid y

Eli­za­beth Ema­nuel, en­sal­za­ba la be­lle­za de la no­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.