JESSICA BAR­BO­ZA EN­TRE­VIS­TA CON LA REI­NA DE LAS RE­DES SO­CIA­LES EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

Con más de 400 mil se­gui­do­res en sus re­des so­cia­les, la gua­pa ve­ne­zo­la­na ha­bla de sus rol co­mo ma­dre, es­po­sa, rei­na de be­lle­za, in­fluen­cer y em­pren­de­do­ra «Ben­ja­mín es un ni­ño muy no­ble y ca­ri­ño­so, pe­ro con mu­cho ca­rác­ter. Le gus­ta pro­bar cua­les son los l

Hola Honduras - - Portada - Tex­to: MAURICIO MON­GE Fo­to­gra­fía: MA­RÍA FER­NAN­DA SÁN­CHEZ Pro­duc­ción: AKI­LES MACHUCA CASTRELLÓN - ADS IMAGES / @ADS_ IMAGES

NOS CO­NO­CI­MOS una ca­lu­ro­sa tar­de en Ciu­dad de Pa­na­má. Su fa­ma me lle­vó a pre­gun­tar por ella. No po­día ir­me sin an­tes co­no­cer­la. Esa tar­de en­con­tré a una jo­ven dul­ce, sim­pá­ti­ca, abier­ta al mun­do y, por su­pues­to… ¡be­llí­si­ma! Ahí mis­mo acor­da­mos esta en­tre­vis­ta. Jessica Bar­bo­za es ve­ne­zo­la­na de na­ci­mien­to pe­ro cos­mo­po­li­ta de co­ra­zón. Con­si­de­ra­da la rei­na de las re­des so­cia­les en Amé­ri­ca La­ti­na, de­bi­do a su enor­me can­ti­dad de se­gui­do­res (441 mil), es una mu­jer que aho­ra con­cen­tra sus ener­gías en la for­ma­ción de su pro­pia fa­mi­lia. Es­tá ca­sa­da con el em­pre­sa­rio ar­gen­tino Fe­de­ri­co Pauls y es ma­dre de Ben­ja­mín, un ri­sue­ño ni­ño de un año y me­dio. La mul­ti­fa­cé­ti­ca jo­ven abrió su co­ra­zón a las pá­gi­nas de esta re­vis­ta pa­ra ha­blar­nos de su vi­da, su fa­mi­lia, su tra­yec­to­ria en el mun­do de las pa­sa­re­las y de su pro­yec­to pro­fe­sio­nal más gran­de: el blog “Pea­ce and Vo­gue”. —No po­de­mos ol­vi­dar que fuis­te una rei­na de be­lle­za en tu país. —Así es, par­ti­ci­pé en Miss Ve­ne­zue­la y me die­ron la co­ro­na de Miss Ve­ne­zue­la In­ter­na­tio­nal. —¿Ese es otro con­cur­so?

—Sí. En el Miss Ve­ne­zue­la se es­co­gen tres rei­nas, la que va pa­ra Miss Uni­ver­so, la que va pa­ra Miss In­ter­na­tio­nal y la que va pa­ra Miss Mun­do, yo fui con Miss Ve­ne­zue­la In­ter­na­tio­nal. En Ve­ne­zue­la los con­cur­sos de be­lle­za tie­nen im­por­tan­cia, son co­mo una pla­ta­for­ma de pro­yec­ción pa­ra las chi­cas, pues la sim­ple par­ti­ci­pa­ción ya te da una pro­yec­ción que es muy di­fí­cil con­se­guir de otra ma­ne­ra. Si ga­nas cual­quie­ra de los cu­pos eres prác­ti­ca­men­te una ce­le­bri­dad por un año, vas a con­cur­sos de televisión y te pre­pa­ras pa­ra las cá­ma­ras. Des­pués de un año de pre­pa­ra­ción fui a Chi­na a re­pre­sen­tar a Ve­ne­zue­la y que­dé co­mo pri­me­ra fi­na­lis­ta. Te­nía un desafío sú­per di­fí­cil, por­que la ga­na­do­ra del año pa­sa­do ha­bía si­do la chi­ca de Ve­ne­zue­la y en ese con­cur­so a los or­ga­ni­za­do­res no les gus­ta re­pe­tir el país. De igual for­ma fui de­ci­di­da a ga­nar, no lo lo­gré pe­ro igual me sen­tí muy bien con el re­sul­ta­do, por­que que­dar co­mo pri­me­ra fi­na­lis­ta en­tre 90 chi­cas es muy bueno. —¿Qué vino des­pués?

—Ter­mi­na­do ese ci­clo, re­gre­sé a Ve­ne­zue­la con la in­ten­ción de ejer­cer mi pro­fe­sión, pues ya ha­bía en­tra­do a uno de los prin­ci­pa­les bu­fe­tes de abo­ga­dos de Ca­ra­cas. Pe­ro al año me ofre­cie­ron un con­tra­to en Mia­mi con Eli­te Mo­del y así es co­mo co­mien­za un nue­vo ca­pí­tu­lo en mi vi­da. Fir­mé el con­tra­to, tres me­ses des­pués es­tu­vie­ron lis­tos mis pa­pe­les y me mu­dé a Es­ta­dos Uni­dos, vi­vía en­tre Mia­mi y Nue­va York. —Es­tan­do en Mia­mi co­no­ces al amor de tu vi­da… —Una ami­ga ar­gen­ti­na me pre­sen­ta a uno de sus me­jo­res ami­gos de la in­fan­cia y co­men­za­mos hablar, aun­que de­mo­ró un po­co por­que en ese mo­men­to yo ve­nía sa­lien­do de una re­la­ción y que­ría es­tar so­la un tiem­po, pe­ro él no acep­tó un “no” co­mo res­pues­ta. Ha­bla­mos du­ran­te mu­cho tiem­po, pe­ro yo le de­cía que so­lo co­mo ami­gos. En ese mo­men­to me pro­pu­so ha­cer un in­ter­cam­bio de car­tas, en­ton­ces una vez a la se­ma­na él me man­da­ba un mail, pe­ro con to­do el for­ma­to de una car­ta; a mí me pa­re­ció sú­per di­ver­ti­da la di­ná­mi­ca y le pro­me­tí res­pon-

der­le to­das las se­ma­nas con una car­ta. Lue­go de seis me­ses, fi­nal­men­te, yo ya es­ta­ba lis­ta pa­ra un en­cuen­tro, nos vi­mos en Mia­mi, tu­vi­mos nues­tro da­te y ahí nos vol­vi­mos in­se­pa­ra­bles. ¡A los sie­te me­ses nos com­pro­me­ti­mos! —¡Wow! Qué per­se­ve­ran­te…

—Sí, pa­ra el día de la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio me hi­zo un li­bro con to­das las car­tas que ha­bía­mos in­ter­cam­bia­do du­ran­te esos seis me­ses. —Y así es co­mo lle­gas a Pa­na­má. —Fue a me­dia­dos del 2013. En ese en­ton­ces a Fe­de­ri­co, que es ar­gen­tino, le to­có ve­nir a tra­ba­jar acá y co­mo yo es­ta­ba en Mia­mi via­ja­ba cons­tan­te­men­te pa­ra ver­lo. A la ho­ra de com­pro­me­ter­nos tu­vi­mos que de­ci­dir dón­de íba­mos a vi­vir. To­ma­mos la de­ci­sión de que­dar­nos en Pa­na­má, por­que nos pa­re­ció per­fec­to pa­ra ha­cer nues­tra vi­da de fa­mi­lia. Es un país muy sano y ami­ga­ble. —Allí te ol­vi­das del mo­de­la­je… —Cuan­do lle­gué acá que­ría pa­sar esa pá­gi­na de mi vi­da. Me di cuen­ta que lo del mo­de­la­je era al­go que te­nía que ir de­jan­do atrás, pe­ro en­tré en un di­le­ma exis­ten­cial: ver a qué me iba a de­di­car en Pa­na­má y pen­sé al­go in­tere­san­te. Co­mo bue­na abo­ga­da me en­can­ta es­cri­bir, por lo que mi es­po­so me pro­pu­so que es­cri­bie­ra so­bre mo­da, via­jes y es­ti­lo de vi­da. Así fue co­mo na­ció “Pea­ce and Vo­gue”, una pá­gi­na web con for­ma­to de blog. Lue­go abrí un ca­nal de YouTu­be, co­mo una ma­ne­ra de in­ter­ac­tuar con mi pú­bli­co de una for­ma más cer­ca­na y di­rec­ta, pues com­par­to en vi­vo mis tips. —¡En­ho­ra­bue­na!

—Mi blog co­men­zó prác­ti­ca­men­te por Ins­ta­gram. Pu­bli­ca­ba día a día al­gu­nos de mis tra­ba­jos co­mo mo­de­lo y so­bre mi vi­da. Cuan­do me mu­dé a Pa­na­má de­je de postear y co­men­cé a pu­bli­car mi look del día, con fo­tos des­de el ce­lu­lar, sel­fies, al­go muy rús­ti­co. En­ton­ces la gen­te em­pe­zó a es­cri­bir­me pre­gun­tán­do­me de to­do y yo in­ter­ac­tua­ba con las chi­cas que me es­cri­bían. Cuan­do vi que eso era ca­si co­ti­diano de­ci­dí a sen­tar­me a es­cri­bir. —¿En qué te di­fe­ren­cias de otras blog­gers?

—Hay per­so­nas que uti­li­zan sus blogs pa­ra de­di­car­se a ven­der y yo tra­to de no ha­cer­lo. Si ha­go al­gu­na co­la­bo­ra­ción con una mar­ca es por­que yo la uso, me gus­ta, me fun­cio­na; así creo la con­fian­za con mis sus­crip­to­res. La cre­di­bi­li­dad en es­te me­dio es muy im­por­tan­te, por lo que siem­pre les di­go es que no soy una ven­de­do­ra, soy una crea­do­ra de con­te­ni­do y to­do tie­ne que ser real. —De cier­ta for­ma, tu pá­gi­na tam­bién te con­vier­te en una lí­der de opi­nión… —Es­toy tra­ba­jan­do muy fuer­te en el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer y de cual­quier per­so­na que se de­di­que a lu­char por sus sue­ños. He de­di­ca­do una sec­ción en­te­ra del ca­nal a al­go que se llama “Ocho re­glas de oro”, en la que en ca­da vi­deo, con ocho re­glas, tra­to de desa­rro­llar un te­ma pa­ra que la per­so­na au­men­te su se­gu­ri­dad, se sien­ta más em­po­de­ra­da, con ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar a sus me­tas y que se­pa que es una per­so­na que va­le y tie­ne de­re­cho a so­ñar. Una de mis ma­yo­res am­bi­cio­nes, aun­que no ten­ga na­da que ver con mis plataformas, es el em­po­de­ra­mien­to de la per­so­na y la ne­ce­si­dad que tie­ne el ser hu­mano de nu­trir­se en ba­se a sus sue­ños y no en lo que el mun­do le dicta que tie­ne que te­ner. —Pa­na­má tam­bién te dio al­go sú­per im­por­tan­te, tu hi­jo. —¡Por su­pues­to! Ben­ja­mín tie­ne un año y cin­co me­ses, na­ció el 4 de fe­bre­ro y es com­ple­ta­men­te pa­na­me­ño, pues vi­ví acá to­do el em­ba­ra­zo y el par­to.

«Pa­ra el día de la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio me hi­zo un li­bro con to­das las car­tas que ha­bía­mos in­ter­cam­bia­do du­ran­te esos seis me­ses»

«Lo más im­por­tan­te en­tre no­so­tros, es el res­pe­to. Com­par­ti­mos mu­chos in­tere­ses, so­mos aman­tes del vino, del buen co­mer, de via­jar, nos en­can­ta la mú­si­ca y ver se­ries en Net­flix»

«Uno de nuestros des­ti­nos más ha­bi­tua­les es Bue­nos Ai­res, no so­lo por­que ahí es­tá to­da su fa­mi­lia y los ami­gos de la in­fan­cia, sino tam­bién por­que es una ciu­dad que nos en­can­ta»

—¿A quién se pa­re­ce fí­si­ca­men­te? —Mi­ra, to­do el mun­do di­ce que se pa­re­ce a su pa­pá, que es la co­pia exac­ta de él, pe­ro hay otra gen­te que di­ce que se pa­re­ce a mí, yo creo que es el copy pas­te de su pa­dre, pe­ro con mis co­lo­res; co­mo una mez­cla de am­bos. —¿Y có­mo es su per­so­na­li­dad?

—Es un ni­ño muy no­ble y ca­ri­ño­so, pe­ro con mu­cho ca­rác­ter. Es con­tes­ta­ta­rio, le gus­ta pro­bar cua­les son los lí­mi­tes de las co­sas, no veo que ten­ga al­gún ti­po de miedo y es sú­per proac­ti­vo. Es muy dul­ce, pe­ro así co­mo es de dul­ce es muy au­to­ri­ta­rio. Creo que va a te­ner una bue­na mez­cla de las per­so­na­li­da­des de su pa­pá y de su ma­má. Le gus­ta que las co­sas se ha­gan a su rit­mo, no creo que aún en­tien­da el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra “no”, pe­ro se lo va­mos en­se­ñan­do y él es­tá pro­ban­do cuá­les son sus lí­mi­tes. —¿Qué te gus­ta­ría trans­mi­tir­le du­ran­te su cre­ci­mien­to? —Los va­lo­res con los que yo cre­cí, los va­lo­res fa­mi­lia­res, las ver­da­de­ras prio­ri­da­des de la vi­da. Bá­si­ca­men­te quie­ro que sea una per­so­na con va­lo­res, que en­tien­da el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do y el por­qué de las co­sas; y que se de­di­que a per­se­guir sus sue­ños, esos que es­tán ba­sa­dos en lo que le dic­te su co­ra­zón y no en las su­per­fi­cia­li­da­des que hoy en día nos ro­dean. Quie­ro que sea una per­so­na de bien y que se­pa va­lo­rar­se a sí mis­mo, que nun­ca pierda su nor­te; en fin, quie­ro que sea fe­liz y que se ame a él mis­mo. Es mi ma­yor am­bi­ción en la vi­da. —¿Te gus­ta­ría te­ner más ni­ños?

—Cla­ro que me gus­ta­ría te­ner más, aun­que no sé si bus­car­lo el año que vie­ne o es­pe­rar a que lle­gue de sor­pre­sa, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te quie­ro una fa­mi­lia con más de un hi­jo. Por aho­ra es­toy se­gu­ra que quie­ro uno más. —Se ve que tie­nes una lin­da re­la­ción con tu es­po­so… —Mi es­po­so y yo so­mos eter­nos enamo­ra­dos, nos lle­va­mos sú­per bien. Ya va­mos pa­ra cua­tro años de ca­sa­dos y la di­ná­mi­ca de nues­tra re­la­ción es prác­ti­ca­men­te la mis­ma que la de cuan­do éra­mos no­vios. Creo que lo más im­por­tan­te en­tre no­so­tros, es el res­pe­to. Com­par­ti­mos mu­chos in­tere­ses, so­mos aman­tes del vino, del buen co­mer, de via­jar, nos en­can­ta la mú­si­ca y ver se­ries en Net­flix. Te­ne­mos cla­ro que en nues­tro tiem­po es me­jor la ca­li­dad que la can­ti­dad. —¿Qué lu­gar les gus­ta fre­cuen­tar jun­tos? —Uno de nuestros des­ti­nos más ha­bi­tua­les es Bue­nos Ai­res, no so­lo por­que ahí es­tá to­da su fa­mi­lia y los ami­gos de la in­fan­cia, sino tam­bién por­que es una ciu­dad que nos en­can­ta. Va­mos por lo me­nos tres o cua­tro ve­ces al año y ya en Ar­gen­ti­na tra­ta­mos de ha­cer una es­ca­pa­di­ta so­los. De­ja­mos a Ben­ja­mín con sus abue­los y va­mos a Men­do­za pa­ra re­co­rrer la ru­ta del vino. Bue­nos Ai­res es una ciu­dad muy ri­ca cul­tu­ral­men­te, en ella siem­pre hay al­go di­fe­ren­te pa­ra ha­cer. La dis­fru­ta­mos mu­cho. —Ha­blan­do de ti, ¿cuál es tu pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta? —Mi pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta es In­glou­rious Bas­terds. —¿Có­mo es un día en tu vi­da?

—Co­mien­za con los ho­ra­rios de ofi­ci­na, no por­que yo ten­ga que ir, pe­ro mi es­po­so sí. Nos le­van­ta­mos jun­tos, desa­yu­na­mos y char­la­mos un ra­to. Cuan­do él se va a la ofi­ci­na ahí ver­da­de­ra­men­te arran­ca mi día. Ca­si to­do lo ha­go des­de mi ca­sa, lo que me da la opor­tu­ni­dad de es­tar muy pre­sen­te en la vi­da de Ben­ja­mín. Si bien ten­go una per­so­na que me ayu­da, es­toy pen­dien­te de to­do lo que ha­ce mi hi­jo. En las ma­ña­nas, por lo ge­ne­ral, re­vi­so los co­rreos y lo que ten­go pen­dien­te. Lue­go reali­zo un par de vi­deo­lla­ma­das a mis ma­na­gers en Los Án­ge­les o a las per­so­nas con las que ten­go que es­tar en con­tac­to. —¿Qué no fal­ta en tu car­te­ra?

—Mi ce­lu­lar y un bál­sa­mo. Por el cli­ma en Pa­na­má se me da­ñan mu­cho los la­bios, en­ton­ces ten­go que es­tar to­do el tiem­po hi­dra­tán­do­los.

Jess, es una lás­ti­ma lo que atra­vie­sa tu país en es­te mo­men­to.

Siem­pre ten­go muy pre­sen­te el sen­tir del ve­ne­zo­lano des­de que el go­bierno dio el gol­pe de es­ta­do. Al­go que tra­to de ha­cer es ex­pli­car lo que pa­sa en mi país, por­que si bien mu­cha gen­te lo sa­be, no lo en­tien­de, quizá por­que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no tie­nen la sen­si­bi­li­dad pa­ra ex­pli­car­lo. Sien­to que pue­do ser útil an­te la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción que su­fre Ve­ne­zue­la de­bi­do a las res­tric­cio­nes que su­fren los me­dios. —Me ima­gino que te par­te el co­ra­zón ver las no­ti­cias… —Llo­ro desconsolada ca­da vez que en una mar­cha hay un caí­do. Co­mo ma­dre me pon­go en los pan­ta­lo­nes de esas ma­dres que vie­ron a sus hi­jos de 15, 16 o 17 años sa­lir a ma­ni­fes­tar y nun­ca re­gre­sa­ron, es muy tris­te. Cual­quier ve­ne­zo­lano sien­te el des­con­sue­lo de pen­sar que no va a vi­vir pa­ra ver la

li­be­rad de su país, es muy do­lo­ro­so; y más aún lo es ver có­mo el go­bierno se ríe, ha­ce co­mo que no es­tá pa­san­do na­da e ig­no­ra el do­lor de la gen­te. Ade­más, si lo vi­ves des­de afue­ra, se su­ma la im­po­ten­cia de no po­der ha­cer al­go, es muy frus­tran­te. —En Pa­na­má hay cier­to des­con­ten­to con la po­bla­ción ve­ne­zo­la­na. ¿Qué opi­nas de eso? —Bueno Mauricio, creo que ha­cen más rui­do unas po­cas ma­las ac­cio­nes que las bue­nas de la ma­yo­ría. Mu­chas per­so­nas se pue­den sen­tir ame­na­za­das o mo­les­tas por lo que ha­ce un nú­me­ro re­du­ci­do de per­so­nas. Es tris­te, pe­ro no se pue­de ha­cer na­da más que ve­nir a ha­cer el bien y que es­te ha­ga mu­cha más bu­lla que el mal. En Pa­na­má hay mu­chí­si­mos ve­ne­zo­la­nos que vi­nie­ron a tra­ba­jar, a bus­car una se­gun­da opor­tu­ni­dad y la con­si­guie­ron, pa­ra ellos y su fa­mi­lia. La His­to­ria en La­ti­noa­mé­ri­ca se re­pi­te, hoy le to­ca a Ve­ne­zue­la, an­tes a Chi­le y a Pe­rú y mu­cho an­tes al pro­pio Pa­na­má; en­ton­ces me pa­re­ce que so­mos una gran na­ción di­vi­di­da por pe­que­ñas fron­te­ras. Yo le es­toy in­fi­ni­ta­men­te agra­de­ci­da a Pa­na­má por­que me dio la opor­tu­ni­dad de crear una fa­mi­lia y ser ma­dre; y to­dos te­ne­mos las mis­mas cos­tum­bres y la mis­ma idio­sin­cra­sia. —Tam­bién has in­gre­sa­do al mun­do de la mo­da. —Jessica Bar­bo­za Collection na­ció co­mo uno de mis ma­yo­res sue­ños, que­ría ha­cer al­go di­fe­ren­te y a mano. De­ci­dí ha­cer só­lo una pie­za por mo­de­lo, por lo cual quien com­pra una pren­da tie­ne la se­gu­ri­dad de que no la va a ver re­pe­ti­da ni en ta­lla, ni en co­lor, ni en mo­de­lo. To­mó mu­chí­si­mo tiem­po, pues el desafío era gran­de, pe­ro el re­sul­ta­do fue in­creí­ble. La gen­te sa­be que es­tá vis­tien­do al­go que no so­la­men­te que le gus­ta, sino que es es­pe­cial y úni­co. Ten­go mu­chas ilu­sio­nes pues­tas en es­te pro­yec­to y creo que pue­de cre­cer mu­cho más. —Del mun­do del mo­de­la­je, ¿ cuál crees que fue tu me­jor en­se­ñan­za? —La dis­ci­pli­na. Cuan­do tra­ba­jas en un ám­bi­to co­mo el del mo­de­la­je de­pen­des bá­si­ca­men­te de ti, apren­des a ma­ne­jar to­do muy bien, ho­ra­rios, fle­xi­bi­li­dad, el es­tar a tiem­po y el ver có­mo te es­tás desa­rro­llan­do en ese am­bien­te. Ter­mi­nas sien­do tu pro­pio je­fe y de­bes ve­lar por que tu ca­rre­ra va­ya de la me­jor for­ma.

«Me gus­ta­ría te­ner más, aun­que no sé si bus­car­lo el año que vie­ne o es­pe­rar a que lle­gue de sor­pre­sa, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te quie­ro una fa­mi­lia con más de un hi­jo»

La gua­pa ve­ne­zo­la­na abrió su co­ra­zón a las pá­gi­nas de esta re­vis­ta pa­ra ha­blar­nos de su vi­da, su fa­mi­lia, su tra­yec­to­ria en el mun­do de las pa­sa­re­las y de su pro­yec­to pro­fe­sio­nal más gran­de: el blog

“Pea­ce and Vo­gue”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.