NO­RA BU­CHA­NAN La ar­tis­ta que bri­lla en Hon­du­ras con sus lien­zos

«Es­toy en un cons­tan­te pro­ce­so de crea­ción, no me pue­do que­dar quie­ta.» «Amo es­tar co­nec­ta­da a las re­des so­cia­les y ver qué pa­sa en el mun­do»

Hola Honduras - - Contenido - Tex­to y pro­duc­ción: KARLA AGUILAR Ma­qui­lla­je y pei­na­do: JESSICA ÁVI­LA Fo­to­gra­fía: JO­SUÉ ORE­LLA­NA Lo­ca­ción: CON­DO­MI­NIOS LA RON­DA Co­la­bo­ra­ción: KELIN DÍAZ

HABLAR DE NO­RA es re­fe­rir­nos a una mu­jer fuer­te y fir­me, cons­cien­te del mun­do que la ro­dea, con su mi­ra­da pues­ta en re­pre­sen­tar el ver­da­de­ro em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer den­tro de la so­cie­dad y ser pun­ta de lan­za pa­ra esas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que de­ben apren­der a cre­cer sin miedo. Pe­ro ba­jo esa ima­gen fuer­te, tam­bién hay una mu­jer con un co­ra­zón in­men­so, con ga­nas de tras­mi­tir su men­sa­je de su­pera­ción, ya que es una lu­cha­do­ra que ha ven­ci­do ad­ver­si­da­des, de­mos­tran­do que cuan­do se plan­tea un ob­je­ti­vo, lo lo­gra. ¡HO­LA! con­ver­só con ella y co­no­ció par­te de su vi­da, su la­do más ín­ti­mo co­mo mu­jer, ma­dre y una hi­ja que rin­de un ho­me­na­je al ser que le dio la vi­da. —No­ra, ha­ble­mos de tu ni­ñez y los re­cuer­dos de esa eta­pa. —A raíz de la tem­pra­na y sor­pre­si­va muer­te de mi ma­má, mi her­ma­na y yo fui­mos cria­das por nuestros abue­los pa­ter­nos. Los re­cuer­dos más bo­ni­tos de mi in­fan­cia los cons­truí en uno de los ba­rrios más bo­ni­tos de Co­ma­ya­güe­la, Con­cep­ción. Me en­can­ta­ba es­pe­rar los sá­ba­dos, cuan­do mi abue­lo iba a la fin­ca y, a hur­ta­di­llas, to­ma­ba las ho­jas de pa­pel bond y los lá­pi­ces car­bón pa­ra di­bu­jar; o es­pe­rar el final del mes pa­ra que me re­ga­la­ra las ho­jas del ca­len­da­rio, de los gran­des, pa­ra di­bu­jar de­trás de ellas. Ado­ra­ba es­ca­par­me con mi abue­lo pa­ra ir a co­mer un cono a la Calle Real o al Par­que Obe­lis­co y sen­tar­nos en una ban­ca a pla­ti­car y ser cóm­pli­ces de in­tere­san­tes y prohi­bi­das his­to­rias fa­mi­lia­res. Gra­cias a mi abue­lo pa­terno, tu­ve una in­fan­cia fe­liz. —¿Cuán­do te dis­te cuen­ta que lo tu­yo era el ar­te ? —Du­ran­te mu­cho tiem­po tra­ba­jé en pu­bli­ci­dad y un día de­ci­dí que si que­ría de­jar de ha­cer que otros cons­tru­ye­ran sus sue­ños a tra­vés mío, de­bía se­guir mi pa­sión, cons­truir mi pro­pio sue­ño. Es­ta­ba obli­ga­da a em­pe­zar des­de ce­ro, por­que una co­sa es per­se­guir tus sue­ños só­lo por per­se­guir­los y otra di­fe­ren­te es sa­cri­fi­car­te, des­pren­der­te y re­na­cer. —Has di­cho que tu ar­te es una ma­ne­ra de ren­dir ho­me­na­je a tu ma­dre. —Mi ma­má fa­lle­ció a los 26 años, cuan­do yo ape­nas te­nía un año de edad. De pe­que­ña el ca­ri­ño y la pro­tec­ción de mi abue­lo me bas­ta­ron, no ne­ce­si­ta­ba más. Pe­ro a me­di­da que fui cre­cien­do y tras la muer­te de mi abue­lo, cuan­do yo te­nía 12 años, em­pe­za­ron las ca­ren­cias y los mo­men­tos di­fí­ci­les, a los cua­les tu­ve que en­fren­tar so­la, más aún en mi ado­les­cen­cia, cuan­do, co­mo era de es­pe­rar, la re­bel­día fue mi ban­de­ra. Mu­chas ve­ces esta no es­tá mo­ti­va­da por la eta­pa del cre­ci­mien­to, sino que son el re­cha­zo y la in­di­fe­ren­cia de la fa­mi­lia los que te lle­van a la re­bel­día y la adop­tas co­mo un me­ca­nis­mo de de­fen­sa. Pe­ro a me­di­da que fui cre­cien­do, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual­men­te ha­blan­do, en­ten­dí que mi ma­dre ha­bía par­ti­do pa­ra fa­ci­li­tar­me un ca­mino, que no se­ría fá­cil, pe­ro ella siem­pre es­ta­ría ahí. Es­to me hi­zo apren­der a sen­tir­la de una ma­ne­ra no con­ven­cio­nal, de­bía re­con­ci­liar­me con­mi­go mis­ma a tra­vés de ella, te­nía que tras­mu­tar ese re­sen­ti­mien­to. Lo hi­ce a tra­vés del ar­te por­que ne­ce­si­ta­ba sen­tir que es­ta­ría or­gu­llo­sa de mí. Aho­ra uti­li­zo nues­tro nom­bre (No­ra) y mi ape­lli­do ma­terno pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je y que se­pa, dón­de quie­ra que es­té; que gra­cias a ella es­toy lo­gran­do al­can­zar mi sue­ño. —¿Có­mo fue­ron los ini­cios en el ar­te y que obs­tácu­los en­fren­tas­te? —Al de­di­car­me de lleno a ha­cer y vi­vir del ar­te en­con­tré múl­ti­ples obs­tácu­los, co­mo la en­vi­dia, el egoís­mo y el ma­chis­mo; pe­ro eso no me de­tu­vo. Al ver la fal­ta de apo­yo a los y las ar­tis­tas emer­gen­tes y al ar­te plás­ti­co, co­men­cé a to­car mu­chas puer­tas y pa­só que puer­ta que to­ca­ba, puer­ta que ape­nas se en­tor­na­ba o no se abría. Pe­ro co­mo no creo en los im­po­si­bles de­ci­dí que si se me ce­rra­ba una puer­ta, en­tra­ría por la ven­ta­na y que el res­to de obs­tácu­los no me im­por­ta­rían. Cla­ro que me cos­tó, me to­có sa­cri­fi­car mu­chas co­sas y des­pren­der­me de otras; pe­ro con­si­de­ro que par­te del em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer de­pen­de de to­mar las de­ci­sio­nes que la lle­ven a cons­truir su sue­ño y ser una re­fe­ren­te pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. —¿Cuál ha si­do el pro­ce­so más du­ro en la vi­da de No­ra? —Em­pe­zar de ce­ro y apren­der a de­pen­der de mí mis­ma, tan­to emo­cio­nal co­mo eco­nó­mi­ca­men­te. El des­pren­der­me de per­so­nas tó­xi­cas que en su tiem­po qui­se mu­cho. —¿Có­mo te has for­ta­le­ci­do pa­ra lle­gar a dón­de es­tás? —Con dis­ci­pli­na y res­pe­to por lo que ha­go. El ar­te exi­ge res­pe­to, los re­tos me en­can­tan, soy enemi­ga de los im­po­si­bles, la vi­da es un cons­tan­te apren­di­za­je, apren­do de si­tua­cio­nes, per­so­nas, vi­das, vi­ven-

cias y ex­pe­rien­cias. De lo ma­lo sa­co lo bueno, es­cu­chan­do a la gen­te, in­ves­ti­gan­do y le­yen­do. —¿Có­mo lle­gas a ser em­ba­ja­do­ra de la mar­ca país? —Des­de el mo­men­to que los hon­du­re­ños, cuan­do es­ta­mos en el ex­tran­je­ro, ha­bla­mos de las co­sas ma­ra­vi­llo­sas que tie­ne nues­tro país, lo re­pre­sen­ta­mos dig­na­men­te con nues­tro tra­ba­jo. Le con­ta­mos al mun­do de nues­tras ca­pa­ci­da­des, da­mos la me­jor ca­ra a pe­sar de la con­vul­sión eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca que vivimos co­mo so­cie­dad; así nos con­ver­ti­mos en agen­tes del cambio y em­ba­ja­do­res de la mar­ca país. Se me ofre­ció per­te­ne­cer a esta pla­ta­for­ma que creó el ac­tual Go­bierno de la Re­pú­bli­ca, el tra­ba­jo cons­tan­te trae sus re­com­pen­sas y lo ha­go pa­ra mi país y pa­ra ser un ejem­plo a se­guir de esas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que es­tán de­seo­sas por ha­cer co­sas gran­des por nues­tra Hon­du­ras. —Há­bla­nos de tus obras que han si­do ob­se­quia­das a ciu­da­da­nos de otros paí­ses. —Ten­go la for­tu­na que mi tra­ba­jo, gra­cias a su acep­ta­ción, ha da­do la vuel­ta al mun­do. Una de mis gran­des sa­tis­fac­cio­nes es sa­ber que hay un Bu­cha­nan en la Ca­sa Blan­ca, ob­se­quio del pre­si­den­te de Hon­du­ras al Se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. —Sabemos que eres ma­dre de dos hi­jos, ¿có­mo es No­ra en ese pa­pel? —Es­tric­ta, di­ver­ti­da y amo­ro­sa; to­do lo que em­pren­do, to­do lo que ha­go es por ellos, pa­ra que ten­gan un ejem­plo de ma­dre con ga­rra y co­ra­je, que no te­me a na­da. Sé que no soy per­fec­ta, pe­ro pa­ra ellos soy la me­jor y es lo úni­co que me im­por­ta. Que mi hi­jo ma­yor se sien­ta or­gu­llo­so de su ma­má y que mi pe­que­ñi­ta quie­ra se­guir mis pa­sos por­que soy su ejem­plo a se­guir; me ha­cen sen­tir que lo hi­ce bien, in­de­pen­dien­te­men­te de las ad­ver­si­da­des y cir­cuns­tan­cias. Ado­ro a mis hi­jos por so­bre to­das las co­sas y per­so­nas, ahhh, a mi gato Ma­rio Gus­ta­vo tam­bién lo ado­ro. —¿Cuál es el le­ga­do y la en­se­ñan­za que quie­res de­jar a tus hi­jos? —Que lo bueno no siem­pre cues­ta, que la vi­da no so­lo es lu­char sino un via­je cor­to en el que la ma­le­ta de­be ser li­via­na, que amen y se en­tre­guen, que nun­ca se can­sen de per­se­guir sus sue­ños, que la fe­li­ci­dad sea siem­pre su prio­ri­dad y que cuan­do la en­cuen­tren se afe­rren a ella y que su ma­má es No­ra Bu­cha­nan. —¿En la in­ti­mi­dad de tu ho­gar có­mo eres? —Es­toy un cons­tan­te pro­ce­so de crea­ción, nun­ca me pue­do que­dar quie­ta. Amo es­tar co­nec­ta­da a las re­des so­cia­les y ver qué pa­sa en el mun­do, creo que soy un po­co adic­ta a es­to. Leer un buen li­bro, una co­pa de vino y amo que mis me­jo­res ami­gos me ven­gan a vi­si­tar —¿Qué te gus­ta ha­cer cuan­do no es­tás crean­do obras de ar­te? —Via­jar, co­no­cer lu­ga­res, com­par­tir con la gen­te, des­can­sar e in­ven­tar qué si­gue aho­ra. —¿Có­mo es en tu día a día? —Me des­pier­to a las 4:00 o 5:00 am, to­mo mi compu­tado­ra o mi ce­lu­lar, veo en las re­des so­cia­les co­mo es­tá el mun­do, no veo no­ti­cie­ros por­que es­tán sa­tu­ra­dos de ne­ga­ti­vi­dad y de mu­cha reali­dad adul­te­ra­da. Lue­go ha­go de ma­má y ama de ca­sa, des­pués lle­ga la ins­pi­ra­ción y de­jo que flu­ya mien­tras el sol ra­dian­te me ilu­mi­na con su enor­me e im­po­nen­te luz, dis­fru­to ser dis­ci­pli­na­da en lo que ha­go. Con­si­de­ro que lo más im­por­tan­te que tie­ne en esta vi­da el ser hu­mano es su tiem­po, de no­so­tros de­pen­de la ma­ne­ra de có­mo, cuán­do y en qué lo in­ver­ti­mos, así que no nos po­de­mos dar el lu­jo de per­der­lo. Va­lo­ro y ate­so­ro ca­da se­gun­do, ca­da ex­pe­rien­cia y el con­ti­nuo apren­di­za­je de lo que es­te re­pre­sen­ta en mi vi­da.

(SI­GUE)

«Es­toy en­fo­ca­da en pre­sen­tar “Gua­na­ja el al­ma en 55 kms.” a ni­vel na­cio­nal. La se­gun­da se­ma­na de agos­to la pre­sen­ta­ré en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na y en sep­tiem­bre en la Re­pú­bli­ca Chi­na» Hablar de No­ra es re­fe­rir­nos a una mu­jer fuer­te y fir­me, cons­cien­te del mun­do que la ro­dea, con su mi­ra­da pues­ta en re­pre­sen­tar el ver­da­de­ro em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer den­tro de la so­cie­dad y ser pun­ta de lan­za pa­ra esas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que de­ben apren­der a cre­cer sin miedo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.