STE­LLA MAX­WELL El al­ma re­bel­de de un Án­gel de Vic­to­ria

«Cuan­do ter­mi­na la pa­sa­re­la, so­lo quie­ro re­gre­sar a ella. Es la me­jor cla­se de adre­na­li­na. Una vez que sa­les, no quie­res que el mo­men­to aca­be»

Hola Honduras - - Contenido - Tex­to: SO­FÍA MÉN­DEZ Fo­to­gra­fías: COR­TE­SÍA VIC­TO­RIA’S SE­CRET

POR­TA­DA DE RE­VIS­TAS al­re­de­dor del mun­do, ca­ra de múl­ti­ples cam­pa­ñas in­ter­na­cio­na­les y, des­de el 2014, Án­gel de Vic­to­ria’s Se­cret, pa­re­ce que no hay na­da que de­ten­ga a la fa­bu­lo­sa mo­de­lo bel­ga Ste­lla Max­well. No hay se­cre­to al­guno de­trás de esta her­mo­sa de ojos azu­les y me­tro se­ten­ta de al­tu­ra, más que su en­tre­ga y ta­len­to. La jo­ven, de as­cen­den­cia ir­lan­de­sa y aman­te de los via­jes, ha arra­sa­do en el mun­do del mo­de­la­je des­de sus ini­cios en el 2009. Ac­tual­men­te acu­mu­la 2,9 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram y pro­me­te se­guir sien­do una de las prin­ci­pa­les lí­de­res de las pa­sa­re­las.

La top mo­del ha­bló con ¡HO­LA! so­bre có­mo es ser una “VS An­gel”, sus ex­pe­rien­cias en la pa­sa­re­la, su ru­ti­na dia­ria y ¡has­ta de sus se­cre­tos de be­lle­za! —¿Có­mo es un día en la vi­da de Ste­lla? —Usual­men­te ini­cia con una du­cha. Lo ha­go dia­ria­men­te; me des­pier­ta y me man­tie­ne con ener­gía du­ran­te el día. Des­pués desa­yuno y voy a tra­ba­jar, si es que ten­go al­gún tra­ba­jo ese día. —Sabemos que tie­nes una agen­da muy ocu­pa­da. ¿Có­mo apro­ve­chas tu tiem­po li­bre? —Cuan­do ten­go tiem­po li­bre lo uti­li­zo pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, sa­lir a ca­mi­nar o es­tar con mis ami­gos. Mu­cho de mi tiem­po lo ocu­pan los via­jes al si­guien­te tra­ba­jo o a una se­sión de fo­tos. Por for­tu­na me en­can­ta via­jar y ver nue­vos lu­ga­res, o re­gre­sar a ciu­da­des co­no­ci­das don­de ten­go res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos y bue­nos ami­gos. —¿Qué de­fi­ne a un Án­gel de Vic­to­ria’s Se­cret? —Hay mu­chí­si­mas de­fi­ni­cio­nes de lo que es un “VS An­gel”. No creo que sea una so­la co­sa, sino que hay múl­ti­ples cua­li­da­des que pue­den ha­cer de al­guien un Án­gel, co­mo su con­fian­za o de­sin­te­rés. Mi as­pec­to fa­vo­ri­to de ser­lo es que hay mu­chas ac­ti­vi­da­des du­ran­te el año. Ya sea un show, gra­bar o to­mar fo­tos pa­ra un co­mer­cial de al­gu­na fe­cha es­pe­cial o to­das las cam­pa­ñas. Re­cien­te­men­te he­mos rea­li­za­do las de per­so­na­li­dad, en las que in­cor­po­ra­mos nues­tra for­ma de ser a la ro­pa in­te­rior. Es muy di­ver­ti­do y ca­da ex­pe­rien­cia se sien­te nue­va y di­fe­ren­te. —¡Ser un Án­gel es muy emo­cio­nan­te! ¿Qué fue lo pri­me­ro que hi­cis­te cuan­do te di­je­ron que se­rías uno y quién fue la pri­me­ra per­so­na a la que le con­tas­te? —Aca­ba­ba de em­pe­zar a tra­ba­jar con la em­pre­sa y, muy pron­to, su­pe que era al­go que real­men­te que­ría ha­cer, así que cuan­do mi agen­te me lla­mó y me di­jo que te­nía el con­tra­to sen­tí un gran im­pul­so en mi con­fian­za; fue jus­to an­tes del

«Siem­pre he que­ri­do ir a Is­lan­dia. He in­ves­ti­ga­do un po­co y vi un mon­tón de fo­tos pe­ro, co­mo no he te­ni­do el tiem­po ne­ce­sa­rio, es­pe­ro que al­guien me con­tra­te pa­ra

un tra­ba­jo allí»

show, así que el mo­men­to fue per­fec­to. A la pri­me­ra per­so­na que le con­té fue a mi ma­má; la lla­mé in­me­dia­ta­men­te pa­ra dar­le la no­ti­cia. —¿Có­mo fue tu pri­me­ra pa­sa­re­la? —¡Mi pri­me­ra vez en el show es­tu­vo lle­na de adre­na­li­na! Es­tás ca­mi­nan­do fren­te a gran­des mul­ti­tu­des, jun­to a los ar­tis­tas que ad­mi­ras y son los más gran­des del mo­men­to. Es una opor­tu­ni­dad in­creí­ble pa­ra cual­quier chi­ca. —¿Có­mo te sien­tes an­tes de la pa­sa­re­la? ¿Te po­nes ner­vio­sa? —An­tes de sa­lir hay mu­chos pen­sa­mien­tos que pa­san por mi men­te, pe­ro cuan­do ter­mi­na la pa­sa­re­la, so­lo quie­ro re­gre­sar a ella. Es la me­jor cla­se de adre­na­li­na. Una vez que sa­les no quie­res que el mo­men­to aca­be; te ol­vi­das de los ner­vios, te ol­vi­das de to­do y so­lo in­ten­tas dis­fru­tar el mo­men­to. —¿Cuál ha si­do tu show fa­vo­ri­to? —No po­dría es­co­ger uno, to­dos son es­pe­cia­les pa­ra mí. —Pa­ra ti, ¿qué sig­ni­fi­ca la con­fian­za? Sig­ni­fi­ca te­ner con­fian­za en mí mis­ma y ser una per­so­na es­ta­ble. Si eres es­ta­ble en lo que pien­sas y en lo que eres, pro­yec­ta­rás con­fian­za. —¡Los shows se ven muy en­tre­te­ni­dos! —Ca­da ex­pe­rien­cia es di­ver­ti­da, ya sea es­tar con las chi­cas en set o du­ran­te el show. Siem­pre dis­fru­ta­mos de bue­nos mo­men­tos y nos di­ver­ti­mos en­tre no­so­tras. —¿Cuá­les con­se­jos de be­lle­za si­gues pa­ra man­te­ner­te tan ra­dian­te? —Mi con­se­jo fa­vo­ri­to, el que he apren­di­do gra­cias a Vic­to­ria’s Se­cret, es lle­var con­mi­go una fra­gan­cia don­de quie­ra que va­ya. La pon­go en mi bol­so, me ro­cío un po­co al prin­ci­pio del día, in­clu­so me gus­ta te­ner el ta­ma­ño de via­je cuan­do to­mo un avión. Las fra­gan­cias ayu­dan a crear un am­bien­te pa­ra cual­quier oca­sión, por eso me en­can­ta la lí­nea Bombs­hell; ca­da una tie­ne un aro­ma dis­tin­to y ge­ne­ra un es­ta­do de áni­mo di­fe­ren­te, por lo que siem­pre pue­des en­con­trar lo que es­tás bus­can­do. Tam­bién me gus­ta via­jar con mas­ca­ri­llas pa­ra el ros­tro y los ojos, así me man­ten­go fres­ca du­ran­te los vue­los. —¿Tu lu­gar fa­vo­ri­to en el mun­do? —Mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos en el mun­do son­las ciu­da­des en las que pa­so mu­cho tiem­po. Pa­rís, por ejem­plo, es una ciu­dad pre­cio­sa y lle­na de his­to­ria. Ten­go mu­chos ami­gos allí y ade­más fue don­de ini­cié mi ca­rre­ra con la cam­pa­ña de Bombs­hell Pa­ris. Es un lu­gar que guar­da mu­chos bue­nos re­cuer­dos pa­ra mí. Tam­bién amo a Los Án­ge­les cuan­do ne­ce­si­to sol.

—¿Y si ha­bla­mos de tu des­tino so­ña­do? Siem­pre he que­ri­do ir a Is­lan­dia. He in­ves­ti­ga­do un po­co y vi un mon­tón de fo­tos pe­ro, co­mo no he te­ni­do el tiem­po ne­ce­sa­rio, es­pe­ro que al­guien me con­tra­te pa­ra un tra­ba­jo allí. —Si pu­die­ras, ¿qué le di­rías a la Ste­lla de 15 años? —Le di­ría que se afe­rre a sus pri­me­ras amis­ta­des y que se ase­gu­re de apre­ciar­las a lo lar­go de la vi­da. Esas se­rán las per­so­nas con la que se man­ten­drá más cer­ca­na.

Por­ta­da de re­vis­tas al­re­de­dor del mun­do, ca­ra de múl­ti­ples cam­pa­ñas in­ter­na­cio­na­les y, des­de el 2014, Án­gel de Vic­to­ria’s Se­cret, pa­re­ce que no hay na­da que de­ten­ga a la fa­bu­lo­sa mo­de­lo

bel­ga Ste­lla Max­well.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.