NI­CO­LE MENAYO La be­lle­za centroamericana que as­pi­ra lle­gar le­jos

La exó­ti­ca be­lle­za que bus­ca po­ner en al­to en nom­bre de Amé­ri­ca Cen­tral

Hola Honduras - - Contenido - Tex­to: LAU­RA ÁVI­LA Fo­to­gra­fías: LORIANA FER­NÁN­DEZ/ ALE GARCES FO­TO Ma­qui­lla­je: EVA GON­ZÁ­LEZ / BLACK MONTH PRO­JECT / TUNER ALVARADO / MUA

«Quie­ro ir a mos­trar en Po­lo­nia lo que sig­ni­fi­ca “Pu­ra vi­da”. Cos­ta Ri­ca es una na­ción con una gran bio­di­ver­si­dad, que se preo­cu­pa por el me­dio am­bien­te y que se des­ta­ca por su gen­te y su cultura»

NI­CO­LE MENAYO es un nom­bre que ya sue­na fuer­te en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. La her­mo­sa jo­ven, abo­ga­da de pro­fe­sión, es­tá de­ci­di­da a con­quis­tar, con su be­lle­za y sim­pa­tía, las pa­sa­re­las de los con­cur­sos más acla­ma­dos del mun­do pe­ro, so­bre to­do, con un gran men­sa­je pa­ra em­po­de­rar a las mu­je­res.

La cos­ta­rri­cen­se se ha des­ta­ca­do en muy po­co tiem­po co­mo una de las com­pe­ti­do­ras más fuer­tes en im­por­tan­tes cer­tá­me­nes de be­lle­za. Su pri­me­ra co­ro­na fue Miss Me­soa­mé­ri­ca In­ter­na­cio­nal 2016, una de los con­cur­sos más re­nom­bra­dos de la re­gión. Ni­co­le, que la con­quis­tó con su por­te y ac­ti­tud, al­can­zó el pri­mer lu­gar; un ga­lar­dón que nin­gu­na cos­ta­rri­cen­se ha­bía lo­gra­do en 25 años. Aho­ra, su pre­pa­ra­ción, in­te­li­gen­cia y dis­ci­pli­na se­rán sus ma­yo­res alia­dos pa­ra su pró­xi­mo ob­je­ti­vo, Miss Su­pra­na­tio­nal 2017, uno de los cer­tá­me­nes más im­por­tan­tes del mun­do, en el que pre­ten­de ser una dig­na em­ba­ja­do­ra de la mu­jer mo­der­na. Ni­co­le, sen­ci­lla, de­ci­di­da y per­se­ve­ran­te, le abrió su co­ra­zón a ¡HO­LA!, pa­ra con­ver­sar so­bre su cor­ta pe­ro fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra en las pa­sa­re­las. —Ni­co­le, eres una rei­na in­na­ta y ya tie­nes la mi­ra­da pues­ta en tu pró­xi­mo ob­je­ti­vo.

«Me gus­ta re­tar­me a mí mis­ma, soy un ser hu­mano lleno de emo­cio­nes, idea­les y sue­ños. Me apa­sio­na to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das. Quie­ro ins­pi­rar a las per­so­nas pa­ra que ten­gan re­la­cio­nes

po­si­ti­vas»

—Así es, pues ca­da cer­ta­men tie­ne una per­so­na­li­dad dis­tin­ta. Miss Su­pra­na­tio­nal, que per­te­ne­ce al Grand Slam, es uno de los con­cur­sos más vis­tos a ni­vel in­ter­na­cio­nal. La com­pe­ten­cia bus­ca a una miss y a una mo­de­lo, una mu­jer que sea em­po­de­ra­da, ac­tual y ele­gan­te, al me­jor es­ti­lo de Vic­to­ria’s Secret, el gran re­to es lo­grar esa dua­li­dad. —¿Qué te mo­ti­vó a par­ti­ci­par en es­te cer­ta­men? —Re­pre­sen­tar a Cos­ta Ri­ca co­mo la mar­ca país que es, una na­ción con una gran bio­di­ver­si­dad, que se preo­cu­pa por el me­dio am­bien­te y que se des­ta­ca por su gen­te y su cultura. Quie­ro mos­trar en Po­lo­nia lo que sig­ni­fi­ca “Pu­ra vi­da” y pa­ra eso es­toy ha­cien­do un vi­deo pro­mo­cio­nal con la pres­ti­gio­sa em­pre­sa Alfa Channel, que da­rá a co­no­cer sus pla­yas, cos­tas y mon­ta­ñas. —Sin du­da al­gu­na te es­tás pre­pa­ran­do con los me­jo­res. —Va­le­ria Ves­po­li, la ac­tual vi­rrei­na de Miss Su­pra­na­tio­nal, es mi coach y me ha pre­pa­ra­do en los te­mas de ma­qui­lla­je, pei­na­do, ora­to­ria y ves­ti­men­ta. Me acon­se­jó so­bre el cli­ma, por­que el con­cur­so es en el in­vierno y voy a es­tar a me­nos 3 gra­dos, me dio con­se­jos so­bre có­mo ten­go que ir ves­ti­da pa­ra no pa­sar un mal ra­to y res­pec­to a las ten­den­cias que se uti­li­zan en la com­pe­ten­cia. Es im­por­tan­te ro­dear­se de rei­nas o vi­rrei­nas que ha­yan es­ta­do en un con­cur­so, pa­ra ob­te­ner la in­for­ma­ción que im­pac­te en la es­tra­te­gia. —Ade­más tu­vis­te a una ma­ra­vi­llo­sa pre­pa­ra­do­ra de pa­sa­re­la. —Sí, Gis­se­lle Re­yes, ac­tual en­tre­na­do­ra de Miss Ve­ne­zue­la y de com­pe­ten­cias de Grand Slam. Ella, que fue mi pro­fe­so­ra per­so­nal de pa­sa­re­la, vino a Cos­ta Ri­ca a dar­me un cur­so in­ten­si­vo de diez días. Gis­se­lle ha pre­pa­ra­do a rei­nas co­mo Gabriela Is­ler (Miss Uni­ver­so 2013), Ma­riam Ha­bach (Miss Ve­ne­zue­la 2015) y a to­das las rei­nas de Ve­ne­zue­la. —Tu tra­yec­to­ria es cor­ta, pe­ro ha si­do real­men­te fruc­tí­fe­ra. —Co­men­cé en el 2015. Mi pri­mer con­cur­so fue Miss Cultura y Paz In­ter­na­tio­nal, en Mé­xi­co, don­de lo­gré en­trar al top 5; en cuar­to lu­gar. Ahí me eli­gie­ron co­mo Miss Sim­pa­tía, lo cual es muy po­si­ti­vo pa­ra otras com­pe­ten­cias por­que in­te­gra el cu­rri­cu­lum que una se va ar­man­do. En Miss Me­soa­mé­ri­ca In­ter­na­tio­nal pu­de lo­grar la pri­me­ra co­ro­na pa­ra Cos­ta Ri­ca en 25 años y es­to fue par­te de la es­tra­te­gia

pa­ra el con­cur­so de Grand Slam. —¿Cuál es tu de­fi­ni­ción de be­lle­za?

—Pa­ra mí la be­lle­za reúne un con­jun­to de ele­men­tos. Es es­tar bien a ni­vel fí­si­co, psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal; be­lle­za es cuan­do hay con­gruen­cia en­tre esos tres ele­men­tos; siem­pre que exis­tan va­lo­res en to­das las ac­cio­nes que rea­li­za­mos. —Há­bla­nos de tus pa­sio­nes.

—Su­pe­rar­me a mí mis­ma en cual­quier ám­bi­to de la vi­da. Ser ex­ce­len­te en to­do lo que ha­go, bus­car siem­pre lo me­jor, con­tro­lar las pa­sio­nes y las iras. ¡Eso me en­can­ta! Me gus­ta re­tar­me a mí mis­ma, soy un ser hu­mano lleno de emo­cio­nes, idea­les y sue­ños. Me apa­sio­na to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das. ¡Mi sue­ño es con­ver­tir­me en una per­so­na que se re­la­cio­ne de for­ma sa­lu­da­ble con su pró­ji­mo!; por­que quie­ro ins­pi­rar a las per­so­nas pa­ra que ten­gan re­la­cio­nes po­si­ti­vas. —¿Cuál li­bro es­tás le­yen­do en es­te mo­men­to? —Es­toy le­yen­do “El ar­te de des­apren­der: la esen­cia de la bio­neu­ro­emo­ción”, que ha­bla so­bre có­mo una emo­ción tie­ne un efec­to bio­ló­gi­co y psi­co­ló­gi­co; y có­mo es­te im­pac­to se po­dría re­fle­jar en una en­fer­me­dad o do­len­cia. El li­bro en­se­ña a con­tro­lar las emo­cio­nes pa­ra te­ner una vi­da más sa­lu­da­ble. —Cuan­do pien­sas en una es­ca­pa­da per­fec­ta, ¿qué te vie­ne a la men­te? —Una sa­li­da es­pon­tá­nea, siem­pre con la men­te po­si­ti­va de que al­go ma­ra­vi­llo­so va a su­ce­der, que las me­jo­res ener­gías cons­pi­ran a mi fa­vor… La es­ca­pa­da per­fec­ta la ima­gino con una co­pa de vino, bue­na com­pa­ñía, bue­na mú­si­ca y con mu­chas es­tre­llas en el cie­lo. —¿Cuál es el men­sa­je que quie­res brin­dar pa­ra em­po­de­rar a las mu­je­res?

— Mi ob­je­ti­vo es fo­men­tar el em­po­de­ra­mien­to per­so­nal, pro­mo­ver dis­tin­tas for­mas de vi­vir pa­ra que ca­da per­so­na al­can­ce su ple­ni­tud en cual­quier ám­bi­to. De­seo que las mu­je­res no ten­gan mie­do a de­ci­dir, quie­ro que ellas mis­mas eli­jan to­do aque­llo que las ha­ga fe­li­ces, aun­que exis­ta un sis­te­ma que to­da­vía es ex­clu­yen­te, en el que los de­por­tes se acep­tan por ser co­sas de hom­bres pe­ro los con­cur­sos son juz­ga­dos co­mo co­sas de mu­je­res.

«¡La ener­gía que hay en Ibi­za es pre­cio­sa! El es­ce­na­rio es per­fec­to, la con­ver­gen­cia de cul­tu­ras es en­can­ta­do­ra ye­le­gan­te; la gen­te es lin­da, ale­gre, res­pe­tuo­sa, ama­ble…»

La cos­ta­rri­cen­se se ha des­ta­ca­do en muy po­co tiem­po co­mo una de las com­pe­ti­do­ras más fuer­tes en im­por­tan­tes cer­tá­me­nes de be­lle­za. Su pri­me­ra co­ro­na fue Miss Me­soa­mé­ri­ca In­ter­na­cio­nal 2016, una de los con­cur­sos más re­nom­bra­dos de la re­gión. Ni­co­le, que la con­quis­tó con su por­te y ac­ti­tud, al­can­zó el pri­mer lu­gar;un ga­lar­dón que nin­gu­na cos­ta­rri­cen­se ha­bía lo­gra­do en 25 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.