LAENANIE LA­RACH La ar­tis­ta hon­du­re­ña que bri­lla en el ex­tran­je­ro

Ra­di­ca­da en Mia­mi, Flo­ri­da, es una re­co­no­ci­da ar­tis­ta que se de­ja lle­var por la esen­cia de la na­tu­ra­le­za, el am­bien­te y los pai­sa­jes exó­ti­cos

Hola Honduras - - Contenido - Tex­to: KARLA AGUI­LAR

LAELANIE LA­RACH es una ta­len­to­sa hon­du­re­ña, ra­di­ca­da ha­ce al­gu­nos años en Mia­mi, don­de bri­lla y ex­po­ne su ta­len­to pa­ra la pin­tu­ra con obras que mues­tran la ri­que­za del país que la vio na­cer. Sus pin­tu­ras com­bi­nan las mon­ta­ñas, los bos­ques tro­pi­ca­les y las pla­yas de Hon­du­ras; que fue­ron su ins­pi­ra­ción pa­ra ex­pe­ri­men­tar con la pin­tu­ra des­de una tem­pra­na edad. Con co­lo­res vi­bran­tes y con­cep­tos tro­pi­ca­les, ca­da lien­zo mues­tra te­mas re­cu­rren­tes ex­traí­dos de sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias en el ar­te, in­clu­yen­do sus pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes in­te­rio­res. Aho­ra que vi­ve en Mia­mi, Laelanie bus­ca su ins­pi­ra­ción en la vi­bran­te di­ver­si­dad cul­tu­ral y to­po­grá­fi­ca del sur de la Flo­ri­da, pa­ra am­pliar su tra­ba­jo a las im­pre­sio­nes de sus oleos ori­gi­na­les, la fo­to­gra­fía ar­tís­ti­ca y el re­tra­to en­car­ga­do. —¿Por qué de­ci­dis­te de­jar Hon­du­ras? —Des­de pe­que­ña tu­ve el sue­ño de ex­po­ner mi ar­te por to­das par­tes del mun­do. Al prin­ci­pio fue du­ro aco­plar­me a un cam­bio tan drás­ti­co, lo de­je to­do por amor al ar­te y por po­ner a Hon­du­ras en lo más al­to des­de el pun­to de vis­ta artístico. —¿Qué es lo más bo­ni­to que re­cuer­das de tu in­fan­cia en Hon­du­ras? —Los re­cuer­dos más bo­ni­tos tie­nen que ver con mí par­ti­ci­pa­ción en los con­cur­sos es­co­la­res de di­bu­jo, cuan­do em­pe­zar a pin­tar me ge­ne­ra­ba adre­na­li­na y emo­ción. Otro de mis re­cuer­dos favoritos es el de los pa­seos en el La­go de Yo­joa, que era uno de mis lu­ga­res pre­fe­ri­dos por­que me trans­mi­tía paz in­te­rior y ad­mi­ra­ción por lo be­llo que es mi país. —¿En tu fa­mi­lia hay al­guien más que se de­di­que al ar­te? —De mi ge­ne­ra­ción so­lo yo sa­lí ar­tis­ta, pe­ro sé que mi bi­sa­bue­la era pin­to­ra;y creo que de ahí vie­ne mi pa­sión por el ar­te. —¿Có­mo es la ex­pe­rien­cia de vi­vir en Mia­mi? —Es in­tere­san­te y a la vez lle­na de re­tos. Aquí apren­dí a desa­rro­llar mi ar­te y a lo­grar ex­po­ner mis pie­zas en las ga­le­rías. Fue di­fí­cil al prin­ci­pio, pe­ro con per­se­ve­ran­cia y una ac­ti­tud po­si­ti­va to­do se pue­de en la vi­da. —¿Es­tás ca­sa­da?

—To­da­vía no, en es­tos momentos es­toy en­fo­ca­da en mi ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. En un fu­tu­ro es­pe­ro po­der ca­sar­me con un hom­bre que pue­da en­ten­der mis me­tas y le gus­te el am­bien­te artístico. —Ade­más­de pin­tar, ¿Qué otras co­sas dis­fru­tas ha­cer? —Me gus­ta ir a la pla­ya, bai­lar e ir al ci­ne. Otra de mis pa­sio­nes es la fo­to­gra­fía, me en­can­ta to­mar fo­tos de pai­sa­jes, de flo­res y de to­do lo que ten­ga que ver con la na­tu­ra­le­za. —¿Có­mo es un día en la vi­da de Laelanie? —En las ma­ña­nas me gus­ta ir a ca­mi­nar y me­di­tar an­tes de em­pe­zar a pin­tar. Ade­más de pin­tar ma­ne­jo mi si­tio web, al que ac­tua­li­zo to­dos los días, mer­ca­deo mi ar­te en to­das las re­des so­cia­les y ha­go di­se­ño grá­fi­co. Aho­ra es­toy me pre­pa­ran­do pa­ra mi gran ex­po­si­ción, du­ran­te la se­ma­na de Art Ba­sel, en Spec­trum, Mia­mi, que se lle­va­ra a ca­bo a prin­ci­pios de di­ciem­bre. Ya es­toy co­men­zan­do una co­lec­ción es­pe­cial pa­ra el even­to.

—¿Có­mo des­cri­bi­rías tu per­so­na­li­dad? —Soy de to­do un po­co, ca­lla­da, ex­tro­ver­ti­da y aman­te de los re­tos. Nun­ca me doy por ven­ci­da aun­que en­cuen­tre fuer­tes obs­tácu­los. No me gus­ta la gen­te ne­ga­ti­va o chis­mo­sa, las evi­to al má­xi­mo. Me en­can­ta es­tar en paz con mi ar­te. —¡Al re­cha­zo! —¿A que le te­mes?

—¿Qué es lo más di­fí­cil que has te­ni­do que pa­sar y lue­go te ha for­ta­le­ci­do? —Al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra me en­fren­te con bas­tan­tes puer­tas ce­rra­das y con per­so­nas que es­ta­ban en mi con­tra. Apren­dí que en la vi­da uno de­be le­van­tar­se, se­guir ade­lan­te e ig­no­rar lo ne­ga­ti­vo. Re­sol­ví ha­cer lo que me gus­ta con mu­cha per­se­ve­ran­cia y eso es lo que me ha for­ta­le­ci­do. No im­por­ta cuán gran­de sea el obs­tácu­lo, siem­pre bus­co la ma­ne­ra deseguir ade­lan­te.

—Bas­tan­te tran­qui­lo. Me en­can­ta —¿Có­mo es tu es­ti­lo de mo­da? es­tar en jeans o có­mo­dos ves­ti­dos pla­ye­ros. Aun­que en oca­sio­nes me en­tran al­gu­nas ideas lo­cas pa­ra usar otro ti­po de mo­da, creo que to­do de­pen­de del es­ta­do de áni­mo que ten­ga en el día. —¿Cuál es tu sue­ño?

—Ver mis pin­tu­ras en to­das par­tes del mun­do. —¿Qué te im­pul­sa a se­guir ade­lan­te? —La reac­ción po­si­ti­va de quie­nes si­guen mi ar­te, me mo­ti­va mu­cho ver que a las per­so­nas les en­can­tan mis pin­tu­ras o fo­to­gra­fías. Al­can­zar mi sue­ño en la pin­tu­ra es la adre­na­li­na que me im­pul­sa a lle­gar a mis me­tas. —¿De qué te sien­tes or­gu­llo­sa?

—Me sien­to or­gu­llo­sa de to­do lo que he lo­gra­do so­la. Me lle­na de or­gu­llo que el ju­ra­do ha­ya acep­ta­do mis obras pa­ra ex­po­ner­las en uno de los even­tos más gran­des de ar­te: Art Ba­sel–Spec­trum, Mia­mi. Es­te año se­rá la se­gun­da vez que par­ti­ci­pa­ré co­mo ar­tis­ta so­lis­ta. Tam­bién me sien­to or­gu­llo­sa de ser hon­du­re­ña. —¿Có­mo te sien­tes en es­te mo­men­to de tu vi­da? —Muy con­ten­ta. To­dos los días en­fren­to un nue­vo re­to, del cual apren­do y sal­go for­ta­le­ci­da. —¿Cuén­ta­nos un po­co co­mo de­ci­des ini­ciar una nue­va pie­za de ar­te y cuán­to tiem­po te lleva? —El es­ta­do de áni­mo in­flu­ye bas­tan­te al mo­men­to de ini­ciar una obra, si no es­toy ins­pi­ra­da el cua­dro no sa­le co­mo lo te­nía en men­te y de­jo de pin­tar­lo. Cuan­do es­toy ins­pi­ra­da las ideas flu­yen, la ima­gi­na­ción me des­bor­da y co­mien­zo ha­cer un sketch de to­do lo que ten­go en men­te y des­pués que ten­go el con­cep­to lo vuel­co al lien­zo. Cuan­do pinto me en­can­ta es­cu­char mú­si­ca, de to­do gé­ne­ro, pues me ins­pi­ra bas­tan­te. Ca­da obra re­quie­re un de­ter­mi­na­do tiem­po, ter­mi­nar­la pue­de de­man­dar­me al­re­de­dor de una se­ma­na, se­gún el ta­ma­ño del lien­zo y el di­se­ño en la pie­za. Uso bas­tan­te el óleo en mis pin­tu­ras, por­que es fá­cil de ma­ne­jar y los co­lo­res son más vi­vos. Lo uso des­de que pin­té mi pri­mer cua­dro, a los 15 años, al que lla­mé “Bos­que Mis­te­rio­so”. Es una de mis obras fa­vo­ri­tas y la guar­do con mu­cho ca­ri­ño. Hon­du­ras me ins­pi­ró mu­cho en mis pin­tu­ras, sus lin­das mon­ta­ñas, pla­yas y otros lu­ga­res in­ci­die­ron pa­ra que a una edad tem­pra­na naz­ca la fas­ci­na­ción que ten­go por el ar­te. —¿Por qué te ins­pi­ras en la na­tu­ra­le­za? —Por­que me sien­to real­men­te vi­va y en sin­to­nía con ella cuan­do pinto. La ima­gi­na­ción flu­ye cuan­do uti­li­zo co­lo­res vi­vos com­bi­na­dos con flo­res exó­ti­cas que me per­mi­ten lle­var mi cultura hon­du­re­ña al lien­zo. Tam­bién des­de pe­que­ña tu­ve una fas­ci­na­ción con el La­go de Yo­joa, que fue otro pun­to que me ins­pi­ró en mis pin­tu­ras, to­do lo que ten­ga que ver con el mar me re­la­ja y es en él que mis pen­sa­mien­tos via­jan ha­cia mi be­llo país Hon­du­ras.

«Soy de to­do un po­co, ca­lla­da, ex­tro­ver­ti­da y aman­te de los re­tos. Nun­ca me doy por ven­ci­da aun­que en­cuen­tre fuer­tes obs­tácu­los. No me gus­ta la gen­te ne­ga­ti­va o chis­mo­sa, las evi­to al

má­xi­mo. Me en­can­ta es­tar en paz con mi ar­te»

Sus pin­tu­ras com­bi­nan las mon­ta­ñas, los bos­ques tro­pi­ca­les y las pla­yas de Hon­du­ras; que fue­ron su ins­pi­ra­ción pa­ra ex­pe­ri­men­tar con la pin­tu­ra des­de una tem­pra­na edad. Con co­lo­res vi­bran­tes y con­cep­tos tro­pi­ca­les, ca­da lien­zo mues­tra te­mas re­cu­rren­tes ex­traí­dos de sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias en el ar­te,

in­clu­yen­do sus pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes in­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.