LUIS EN­RI­QUE El prín­ci­pe de la sal­sa nos des­cu­bre su nue­vo li­bro au­to­bio­grá­fi­co

Hola Honduras - - Contenido - Tex­to: BYAN­KA NAR­VÁEZ Pro­duc­ción: ALE­XAN­DER GAR­CÍA Fo­to­gra­fías: ALÍ ROCHA

—Ha si­do una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, un re­to en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra; so­bre to­do por­que ha­blo abier­ta­men­te de mi ex­pe­rien­cia de vi­da co­mo nun­ca lo hi­ce. Es —¿Qué se sien­te al re­gre­sar a Ni­ca­ra­gua con “Cóm­pli­ces Un­plug­ged”? ser más que co­le­gas; ami­gos. mu­cho ver­sio­nar mi re­per­to­rio; una bue­na can­ción siem­pre lo se­rá, no im­por­ta có­mo se ha­ga. —Cla­ro que sí. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra eso y es un pro­yec­to que, es­ta­mos se­gu­ros, ten­drá un buen re­ci­bi­mien­to. —¿Con­si­de­ras que es la fa­ce­ta más “ín­ti­ma” pa­ra com­par­tir con tus se­gui­do­res? —Me lle­na de fe­li­ci­dad re­gre­sar con es­ta pues­ta en es­ce­na que na­ció ha­ce unos años en Ma­na­gua, des­pués de un Te­le­tón; y es­ta vez acom­pa­ña­do por mi com­pa­dre Omar Al­fanno y por Amaury Gu­tié­rrez. —En reite­ra­das oca­sio­nes has ex­pre­sa­do tu sa­tis­fac­ción por par­ti­ci­par en cau­sas so­cia­les, ¿En es­ta oca­sión que pro­yec­tos apo­ya­rás? —In­du­da­ble­men­te lo es, no so­lo en el con­tex­to de las can­cio­nes, sino com­par­tien­do mu­cho de lo que nos ha ins­pi­ra­do a es­cri­bir­las o can­tar­las, in­clu­so con las ex­pe­rien­cias e historias que ellas han pro­vo­ca­do en el pú­bli­co que nos es­cu­cha. —¡No te de­tie­nes! ¿Ya tie­nes en men­te nue­vos pro­yec­tos dis­co­grá­fi­cos? Siem­pre es­toy gra­ban­do y lan­zan­do sen­ci­llos. Soy un ar­tis­ta in­de­pen­dien­te, lo que exi­ge un ma­yor es­fuer­zo. La ins­pi­ra­ción me man­tie­ne crean­do nue­vas mú­si­cas y pro­duc­tos pa­ra mis fans. —Si­go muy pen­dien­te de la cau­sa de los in­mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra mí es im­por­tan­te apo­yar ca­da pa­so que se da en pro de una me­jor Ley Mi­gra­to­ria y de los de­re­chos hu­ma­nos pa­ra los la­ti­nos que, aun­que no lo pa­rez­ca y mu­chos crean lo con­tra­rio, vi­vi­mos momentos con­fu­sos y di­fí­ci­les; pues cre­ció la dis­cri­mi­na­ción y se ma­ni­fies­ta mu­cho más abier­ta­men­te. —¿Por qué traer es­te nue­vo con­cep­to? —¿Cuál es el pro­pó­si­to del con­cier­to? —Pró­xi­ma­men­te tus Cóm­pli­ces dis­fru­ta­rán de tu “Au­to­bio­gra­fía”, ¿Có­mo vi­ves tu nue­va fa­ce­ta co­mo es­cri­tor? —Por­que fue aquí don­de se me ocu­rrió la idea de ha­cer en un es­ce­na­rio lo que usual­men­te se da en la ca­sa de cual­quie­ra de no­so­tros. Es una es­pe­cie de lo que lla­ma­mos bohe­mia; com­par­tir can­cio­nes y anéc­do­tas, des­de las más re­cien­tes has­ta las co­sas que en el ca­mino nos han ayu­da­do a es­cri­bir y, por qué no de­cir­lo, nos han acer­ca­do a —Co­nec­tar­nos con el pú­bli­co a tra­vés del re­per­to­rio que co­no­cen y de al­gu­nos estrenos. Es una es­pe­cie de can­ción des­nu­da, don­de el pro­ta­go­nis­mo es de la obra en sí y de la su­ti­le­za que co­bra al ser acom­pa­ña­da en un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta, pe­ro muy mu­si­cal. Me emo­cio­na —¿Cóm­pli­ces Un­plug­ged se­rá re­pli­ca­do en otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca?

«Me lle­na de fe­li­ci­dad re­gre­sar con es­ta pues­ta en es­ce­na que na­ció ha­ce unos años en Ma­na­gua, des­pués de un Te­le­tón; y es­ta vez acom­pa­ña­do por mi com­pa­dre Omar Al­fanno y por

Amaury Gu­tié­rrez»

to­tal­men­te di­fe­ren­te y he asu­mi­do el re­to em­pe­ña­do en com­par­tir mi re­co­rri­do con to­dos. —¿Qué eta­pas de tu vi­da co­no­ce­re­mos en tu au­to­bio­gra­fía? —Co­no­ce­rán des­de mi ni­ñez has­ta el pre­sen­te. Pun­tual­men­te mu­chas de las ex­pe­rien­cias que me han he­cho el hom­bre que soy, con mis im­per­fec­cio­nes, acier­tos y desa­cier­tos. Co­no­ce­rán más de mis lu­chas per­so­na­les y los te­mas de mi ca­rre­ra que an­tes qui­zás no es­ta­ban cla­ros. —Ha­bla­rás de tus mie­dos. ¿Cuá­les son? —Sin du­da, a tra­vés de la his­to­ria y de lo que les com­par­to me co­no­ce­rán mu­cho más. El mie­do, so­bre to­do el lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos y ver­me so­lo en un mun­do tan com­ple­jo y di­fe­ren­te pa­ra mí, se me in­cre­men­tó. Ser in­do­cu­men­ta­do no es na­da fá­cil y uno tien­de a an­dar siem­pre ojo al cris­to, pre­sin­tien­do que po­drían de­por­tar­me o en­car­ce­lar­me. Esa ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal es al­go que no te de­ja vi­vir nor­mal­men­te, in­clu­so, ni si­quie­ra pue­des dis­fru­tar de lo po­co bueno que te pue­da es­tar pa­san­do. —¿Cuá­les son esas he­rra­mien­tas que com­par­ti­rás con tus lec­to­res? —No quie­ro con­tar­les mu­cho por­que pre­fie­ro que lean el li­bro com­ple­to, pe­ro pue­do afir­mar que es una obra que se­rá útil pa­ra mu­chos, pues a tra­vés de mis momentos cru­cia­les y di­fí­ci­les po­drán en­con­trar una res­pues­ta a si­tua­cio­nes si­mi­la­res que pue­dan es­tar vi­vien­do. Las ex­pe­rien­cias de otros, un tes­ti­mo­nio, pue­de ser la luz que alum­bre un mo­men­to os­cu­ro en la vi­da de otra per­so­na. —¿Con que sue­ña ac­tual­men­te Luis En­ri­que? —En es­te mo­men­to, tras ma­te­ria­li­zar uno de mis sue­ños, que es el li­bro; más que sue­ños ten­go pro­yec­tos que quie­ro ir rea­li­zan­do po­co a po­co. Pe­ro mi sue­ño más re­cu­rren­te es que la hu­ma­ni­dad re­to­me el ca­mino del amor por el otro, el del bien co­mún. —¿Có­mo vi­ve su fa­mi­lia es­ta nue­va eta­pa de su vi­da? —Creo que mi fa­mi­lia se sien­te or­gu­llo­sa y fe­liz por to­do lo que he lo­gra­do a mis 54 años. Sa­ben lo di­fí­cil

«Creo que mi fa­mi­lia se sien­te or­gu­llo­sa y fe­liz por to­do lo que he lo­gra­do a mis 54 años. Sa­ben lo di­fí­cil que ha si­do so­bre­vi­vir, lu­char por lo que de­seo y se­guir

lu­chan­do has­ta el día de hoy»

que ha si­do so­bre­vi­vir, lu­char por lo que de­seo y se­guir lu­chan­do has­ta el día de hoy; por­que el he­cho de ser fa­mo­so tam­po­co te ga­ran­ti­za na­da. Por el con­tra­rio, las ex­pec­ta­ti­vas se vuel­ven aún ma­yo­res, pe­ro pa­ra mí ca­da pro­yec­to, ca­da mo­men­to, tie­ne que te­ner al­go de desafío y de tra­ba­jo. Me gus­ta ga­nar­me las co­sas, esa ha si­do mi es­cue­la y creo que has­ta el día que sea se­gui­ré lu­chan­do por to­do lo que de­seo lo­grar. —En una de las en­tra­das de tu blog com­par­tis­te un tex­to de­di­ca­do a las re­la­cio­nes de pa­re­ja, ¿Có­mo vi­ves el amor en tu vi­da? —Día a día, es la me­jor ma­ne­ra. In­ten­tan­do crear momentos fe­li­ces por­que to­do lo de­más ya es­tá. Nin­gu­na re­la­ción amo­ro­sa es fá­cil, más allá de lo efí­me­ro y de­li­cio­so que es sen­tir­se enamo­ra­do, hay un al­to ni­vel de com­pro­mi­so que tie­nes que asu­mir cuan­do de­ci­des es­tar con al­guien. Ese com­pro­mi­so se po­ne a prue­ba cons­tan­te­men­te y, mien­tras más pa­sa el tiem­po, más di­fí­cil se ha­ce asu­mir­lo con el mis­mo de­seo que al ini­cio. Amar va más allá del de­seo fí­si­co y de ese cos­qui­lleo que ini­cial­men­te se da. —¿Có­mo com­bi­nas el tiem­po en­tre mú­si­ca, fa­mi­lia y tiem­po per­so­nal? —En reali­dad ten­go tiem­po pa­ra to­do, pa­ra mi hi­jo Lu­ca, pa­ra mi pa­re­ja, mi mú­si­ca y la fo­to­gra­fía. Sien­to que a ve­ces po­dría or­ga­ni­zar­me me­jor, pe­ro pue­do de­cir que cuan­do es tiem­po de com­par­tir cual­quie­ra de esas fa­ce­tas, es­toy ple­na­men­te en­tre­ga­do a ello. Vi­vir ca­da mo­men­to tal cual lo ame­ri­ta es al­go que apren­dí des­de que mi hi­jo lle­gó al mun­do.

—Un le­ga­do de amor, de mú­si­ca, de ga­nas de vi­vir en una so­cie­dad más so­li­da­ria y hu­ma­na, don­de nos preo­cu­pe el bien co­mún. Si he de lo­grar­lo a tra­vés de lo que ha­go en el ar­te y con mi for­ma de ver la vi­da, ha­bré cum­pli­do mi co­me­ti­do en es­te mun­do. —¿Qué le­ga­do te gus­ta­ría de­jar?

«Co­no­ce­rán des­de mi ni­ñez has­ta el pre­sen­te. Pun­tual­men­te mu­chas de las ex­pe­rien­cias que me han he­cho el hom­bre que soy, con mis im­per­fec­cio­nes, acier­tos y desa­cier­tos»

LUIS EN­RI­QUE, el que­ri­do “Prín­ci­pe de la

Sal­sa”, re­gre­só a su ama­da Ni­ca­ra­gua con una nue­va pues­ta en es­ce­na. En una no­che ín­ti­ma, acom­pa­ña­do por dos gran­des ar­tis­tas: Omar Al­fanno y Omaury Gu­tié­rrez, cau­ti­vó al pú­bli­co al can­tar, con su emo­ti­va sen­si­bi­li­dad, ca­da pie­za mu­si­cal. Pa­ra Luis es­te año no es uno más. En sep­tiem­bre, un mes muy es­pe­cial por­que en él ce­le­bra­rá un año más de vi­da, pu­bli­ca­rá su au­to­bio­gra­fía, uno de sus sue­ños más an­he­la­dos por el ar­tis­ta, que no ha des­cui­da­do su ca­rre­ra mu­si­cal. El can­tau­tor, que siem­pre es­tá pen­dien­te de las cau­sas so­cia­les, en es­pe­cial res­pec­to al te­ma de los in­mi­gran­tes en los Es­ta­dos Uni­dos, con­tó a ¡HO­LA! so­bre sus pro­yec­tos pa­ra es­te año y su vi­da ro­mán­ti­ca, res­pec­to a la cual di­ce que “amar va más allá del de­seo fí­si­co y de ese cos­qui­lleo que ini­cial­men­te se da”.

El can­tau­tor, que siem­pre es­tá pen­dien­te de las cau­sas so­cia­les, en es­pe­cial res­pec­to al te­ma de los in­mi­gran­tes en los Es­ta­dos Uni­dos, con­tó a ¡HO­LA! so­bre sus pro­yec­tos pa­ra es­te año y su vi­da ro­mán­ti­ca, res­pec­to a la cual di­ce que “amar va más allá del de­seo fí­si­co y de ese cos­qui­lleo que ini­cial­men­te se da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.