GI­SE­LE DEL RÍO To­dos los de­ta­lles de su mag­ní­fi­ca bo­da en Bar­ce­lo­na

La pa­re­ja se­lló su his­to­ria de amor de más de 10 años en un clá­si­co pa­la­ce­te en Bar­ce­lo­na

Hola Honduras - - Contenido - Fo­to­gra­fías: FRAN­CO ASSENZA / GEOR­GES PAULINE DON

«Quie­ro re­cor­dar esa sen­sa­ción por siem­pre, sus ojos me mi­ra­ban co­mo si fue­ra má­gi­ca»

“L o más bo­ni­to de to­do es que, des­pués de 10 años y a pe­sar de que sa­bía que la pe­di­da de mano no po­día es­tar muy le­jos, ese día me to­mó com­ple­ta­men­te por sor­pre­sa”. Gi­se­le del Río, la exi­to­sa li­festy­le blog­ger es­pa­ño­la ra­di­ca­da en Pa­na­má, de Ma Pe­ti­te Sp­hè­re, nos con­tó en ex­clu­si­va to­dos los de­ta­lles de su com­pro­mi­so con el ve­ne­zo­lano Fer­nan­do Yá­ñez y de có­mo la pro­pues­ta ma­tri­mo­nial ocu­rrió de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, un vier­nes 9 de di­ciem­bre. El en­la­ce se reali­zó seis me­ses des­pués en el Ho­tel To­rre de Re­mei, un ex­clu­si­vo pa­la­ce­te de es­ti­lo clá­si­co, que fue el es­ce­na­rio pa­ra dar el “sí quie­ro” y rea­li­zar tres días de ce­le­bra­cio­nes jun­to a sus que­ri­dos in­vi­ta­dos. Gi­se­le le abrió su co­ra­zón a ¡HO­LA! y nos con­tó to­do el pro­ce­so pa­ra lle­gar a su bo­da de en­sue­ño, que fue “tan per­fec­ta que no po­día creer­lo”. —¿Có­mo fue la pro­pues­ta ma­tri­mo­nial pa­ra una pa­re­ja que lle­va­ba diez años de no­viaz­go? ¿Fue co­mo la ima­gi­nas­te? —Era de no­che y, su­pues­ta­men-

«Ele­gi­mos la To­rre de Re­mei por­que que­ría­mos un cas­ti­llo, pe­ro no uno de pie­dra, así que la op­ción per­fec­ta fue el pa­la­ce­te de Puig­cer­dà. Los jar­di­nes son ma­ra­vi­llo­sos y por ser un ho­tel fue ideal pa­ra que nues­tros in­vi­ta­dos se que­da­ran con no­so­tros an­tes y des­pués de la

bo­da»

te, la sor­pre­sa iba a ser el lu­gar don­de íba­mos a ir a ce­nar (ese día la pa­re­ja ce­le­bra­ba su aniver­sa­rio). Du­ran­te to­do ese día ha­bía es­ta­do muy ocu­pa­da, por­que nos íba­mos a Es­pa­ña en dos días y te­nía que coor­di­nar mu­chas co­sas. Por eso qui­zás no me ha­bía da­do cuen­ta de que él ha­bía es­ta­do his­té­ri­co. Cuan­do lle­ga­mos al lu­gar no en­ten­día na­da, pues fui a cie­gas to­do el ca­mino. Ahí fue cuan­do em­pe­cé a dar­me cuen­ta de que era al­go más que una ce­na de aniver­sa­rio, pe­ro ja­más pen­sé que iba pe­dir­me que me ca­sa­ra con él. Cuan­do lle­ga­mos a la te­rra­za y vi un ca­mino de lu­ces gi­gan­tes que se en­cen­dían en el sue­lo, em­pe­cé a tem­blar. Al fi­nal de ese ca­mi­ni­to se en­cen­die­ron unos fo­cos que ilu­mi­na­ron un her­mo­so pa­nel de flo­res, en­tre las cua­les es­ta­ba la ca­ji­ta que con­te­nía el ani­llo. Él se arro­di­lló con el ani­llo en la mano. Quie­ro re­cor­dar esa sen­sa­ción por siem­pre, sus ojos me mi­ra­ban co­mo si fue­ra má­gi­ca, yo no po­día de­jar de llo­rar”. La te­rra­za en la que es­tá­ba­mos era en el pi­so 50 pe­ro el edi­fi­cio tie­ne 75 y unos ni­ve­les más arri­ba es­ta­ban nues­tros me­jo­res ami­gos vi­vien­do con no­so­tros, en si­len­cio, ese mo­men­to. Fue má­gi­co, cuan­do le di­je que sí y to­dos em­pe­za­ron a aplau­dir y a gri­tar, yo no sa­bía qué es­ta­ba pa­san­do ¡Fue ex­tra­or­di­na­rio! —¿Có­mo fue la pre­pa­ra­ción de la bo­da y la elec­ción del lu­gar per­fec­to pa­ra el gran día? —Em­pe­za­mos en enero del 2017 y ele­gi­mos la To­rre de Re­mei por­que que­ría­mos un cas­ti­llo, pe­ro no uno de pie­dra, así que la op­ción per­fec­ta fue el pa­la­ce­te de Puig­cer­dà. Los jar­di­nes son ma­ra­vi­llo­sos y por ser un ho­tel fue ideal pa­ra que nues­tros in­vi­ta­dos se que­da­ran con no­so­tros an­tes y des­pués de la bo­da. Tu­vi­mos tres días de ce­le­bra­cio­nes y aún así se nos hi­zo cor­to.

¿Por qué ele­gis­te esa fe­cha? De­ci­di­mos ca­sar­nos el 9 de ju­nio de 2017 pa­ra ce­le­brar la fe­cha en que nos co­no­ci­mos. —Ha­ble­mos de la pie­za más im­por­tan­te pa­ra la no­via: el ves­ti­do. —El ves­ti­do fue una sor­pre­sa… ¡in­clu­so pa­ra mí! Mi es­ti­lo es muy ro­mán­ti­co, así que siem­pre pen­sé que me ca­sa­ría con un di­se­ño boho de te­la va­po­ro­sa, pe­ro la ver­dad es que el ves­ti­do me eli­gió a mí. Cuan­do me pro­bé el mo­de­lo Nia­ra, de la co­lec­ción Ate­lier de Pro­no­vias, ¡no lo po­día creer, me sen­tí la no­via! Cla­ro, era una apues­ta arries­ga­da, por de­lan­te era im­pe­ca­ble y muy ele­gan­te

pe­ro por de­trás ¡era un boom! Sin em­bar­go, al ver que era el úni­co ves­ti­do que ha­bía emo­cio­na­do a mi ma­dre, a mi her­ma­na y a mis me­jo­res ami­gas, no lo du­dé más, ¡ese era mi ves­ti­do de no­via! —¿Có­mo te ins­pi­ras­te pa­ra ele­gir el ban­que­te? —La pre­pa­ra­ción de la co­mi­da es­tu­vo a car­go del re­co­no­ci­do chef Jo­seph Ma­ría Boix, pe­ro una de las sor­pre­sas fue la lle­ga­da de un food truck de are­pas y te­que­ños, por­que te­nía­mos que ha­cer­le un gui­ño a Ve­ne­zue­la. —La me­sa de dul­ces siem­pre es un de­li­ca­do de­ta­lle de la fies­ta… —Tu­vi­mos la suer­te de con­tar con los de­li­cio­sos pos­tres de Flax & Ka­le, que no con­tie­nen azú­car, glu­ten, hue­vo ni le­che. ¡Fue in­creí­ble ver la reac­ción de los in­vi­ta­dos al pro­bar­los y com­pro­bar que eran de­li­cio­sos! Pa­ra cor­tar el pas­tel ele­gi­mos la can­ción ¡Qué fes­tín!, de la pe­lí­cu­la La Be­lla y la Bes­tia, por­que era im­po­si­ble que no exis­tie­ra un mo­men­to Dis­ney en mi bo­da. —Los ner­vios sue­len acom­pa­ñar a las no­vias, ¿có­mo ma­ne­jas­te tus emo­cio­nes? —Es­tu­ve muy tran­qui­la du­ran­te to­do el pro­ce­so por­que te­nía las ideas muy cla­ras. Aun­que de­bo re­co­no­cer que los dos días an­tes de la bo­da es­tu­ve muy ner­vio­sa. —¡Al pa­re­cer fue una bo­da de en­sue­ño Gi­se­le! —Fue mu­cho más que eso ¡Fue má­gi­ca! Tan per­fec­ta que no po­día creer­lo, ca­da mo­men­to fue un sue­ño. No ha­bría cam­bia­do na­da. Bueno, qui­zás sí… que el día hu­bie­se te­ni­do 30 ho­ras.

«La pre­pa­ra­ción de la co­mi­da es­tu­vo a car­go del re­co­no­ci­do chef Jo­seph Ma­ría Boix, pe­ro una de las sor­pre­sas fue la lle­ga­da de un food­truck de are­pas y te­que­ños, por­que te­nía­mos que ha­cer­le un gui­ño a Ve­ne­zue­la»

Gi­se­le del Río, la exi­to­sa li­festy­le blog­ger es­pa­ño­la ra­di­ca­da en Pa­na­má, de Ma Pe­ti­te Sp­hè­re, nos con­tó en ex­clu­si­va to­dos los de­ta­lles de su com­pro­mi­so con el ve­ne­zo­lano Fer­nan­do Yá­ñez y de có­mo la pro­pues­ta ma­tri­mo­nial ocu­rrió de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, un vier­nes 9 de di­ciem­bre.

Gi­se­le le abrió su co­ra­zón a ¡HO­LA! y nos con­tó to­do el pro­ce­so pa­ra lle­gar asu bo­da de en­sue­ño,que fue “tan per­fec­ta que no po­día creer­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.