30 MIN CON Leo­nel Ri­vas

Hola Honduras - - Contenido - Tex­to: KARLA AGUI­LAR Fo­tos: FER­NAN­DO PA­VÓN

CUn jo­ven de­ter­mi­na­do y de­ci­di­do

ONOCIDO CO­MO Leo, es un pro­fe­sio­nal que a su cor­ta edad ha lo­gra­do es­ca­lar rá­pi­da­men­te en el área de mer­ca­deo y ser un re­fe­ren­te del me­dio. Pe­ro eso no ha he­cho que pier­da su esen­cia y sea un hom­bre con un co­ra­zón in­men­so, que se es­fuer­za por cum­plir sus sue­ños per­so­na­les, en­fo­car­se en su fa­mi­lia y en la ayuda al pró­ji­mo. —¿Por qué de­di­car­se al mer­ca­deo?

—Siem­pre fue mi sue­ño, des­de que es­ta­ba en se­cun­da­ria me veía co­mo un hom­bre de ne­go­cios, y el mer­ca­deo es­tá muy orien­ta­do a eso. Em­pe­cé mis pri­me­ros pa­sos en el área, sien­do aún un es­tu­dian­te en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Hon­du­ras. —¿Cuá­les han si­do las eta­pas de su ca­rre­ra?

—Mi pri­mer tra­ba­jo fue en Cor­po­ra­ción W, del cual sa­lí por­que de­bía em­pe­zar mi prác­ti­ca pro­fe­sio­nal y se me abrie­ron las puer­tas en Zeus Pu­bli­ci­dad, don­de la­bo­re co­mo ase­sor de co­mu­ni­ca­cio­nes y des­de allí em­pe­zó mi ca­mino en es­te me­dio que tan­to me apa­sio­na. Lue­go es­tu­ve en UNI­TEC co­mo Ase­sor de re­la­cio­nes pú­bli­cas, por me­dio de la agen­cia Es­tra­te­gia. Vuel­vo a te­ner otro gi­ro, y me voy a Econo Rent A Car, co­mo je­fe de mer­ca­deo y ven­tas, pe­ro la vi­da me te­nía otra opor­tu­ni­dad en Pro­con­su­mo co­mo ge­ren­te de mar­ca de Re­vlon, un gran re­to por­que era lí­nea de ma­qui­lla­je, una in­dus­tria com­pli­ca­da pa­ra un hom­bre y me to­co apren­der, tu­ve que leer mu­cho pa­ra co­no­cer so­bre el te­ma, pe­ro ese tra­ba­jo me ayu­dó mu­cho a ver la par­te nu­mé­ri­ca yel mer­ca­deo de consumo ma­si­vo. En el po­co tiem­po que es­tu­ve lo­gra­mos po­ten­ciar la mar­ca sien­do un gran lo­gro y ex­pe­rien­cia. Aho­ra es­toy al fren­te de mer­ca­deo de Ban­co Pro­me­ri­ca, don­de me sien­to muy bien y con­si­de­ro que es­toy don­de que­ría es­tar. Mu­chos di­rán que por­que brin­co tan­to de tra­ba­jo, pe­ro no es brin­car de tra­ba­jo, lo que pa­sa que las per­so­nas que ve­mos más allá, no nos va­mos a con­for­mar con po­co. Y si a mí me dan la opor­tu­ni­dad de apor­tar mi se­mi­lla de co­no­ci­mien­tos, con gus­to lo ha­go. —¿Qué ha si­do lo más di­fí­cil en to­do es­to pro­ce­sos?

—Te­ner el víncu­lo fa­mi­liar, yo vi­vo con mis abue­los a quie­nes lla­mo mis pa­dres por­que ellos me cria­ron, tie­nen 80 años y quie­ro con­cen­trar­me en ellos. En el 2015 en­fren­ta­mos una si­tua­ción di­fí­cil con mi abue­lo y eso me im­pac­to y me hi­zo cam­biar la at­mós­fe­ra de la vi­da, el año pa­sa­do a mi abue­la le de­tec­ta­ron una fi­bro­mial­gia pen­sá­ba­mos que era cán­cer, pe­ro gra­cias a Dios no fue así. Esas co­sas me han he­cho abrir los ojos y sa­ber que no to­do es tra­ba­jo, y que de­bo en­fo­car­me en mi fa­mi­lia. En lo pro­fe­sio­nal lo más di­fí­cil ha si­do ade­lan­tar mi edad bio­ló­gi­ca y mi par­te emo­cio­nal, no es lo mis­mo pa­ra una per­so­na con más de 30 años li­de­rar una ge­ren­cia, a Leo­nel que tie­ne 29. —¿Có­mo es en su rol de je­fe?

—Soy bas­tan­te se­rio y di­rec­to, por­que me gus­ta que las co­sas se ha­gan bien, no me gus­tan las co­sas a me­dia. Sien­to que to­dos po­de­mos dar más de la mi­lla ex­tra, soy de los que me pon­go en el ni­vel de los co­la­bo­ra­do­res y si ten­go que re­co­ger ca­jas y lim­piar lo ha­go, por­que me gus­ta ser guía y em­po­de­rar el equi­po. —¿Có­mo es fue­ra del tra­ba­jo? —Ha­ce tres años lle­go a mi vi­da una per­so­na muy es­pe­cial, mi so­bri­na Va­len­ti­na, la amo y es co­mo mi hi­ja, dis­fru­to pa­sar tiem­po con ella. Tam­bién tra­to to­dos los días de al­mor­zar con mis abue­los y com­par­tir con ellos, nos gus­ta via­jar y pa­sar tiem­po jun­tos. —¿Qué dis­fru­ta ha­cer?

—Amo via­jar, co­no­cer lu­ga­res y nue­vas per­so­nas. Pa­ra mis 30 quie­ro ir a Lon­dres por­que es mi ciudad de sue­ños. Tam­bién dis­fru­to ha­cer de­por­te ya que des­pués de per­der 110 li­bras, me ha to­ca­do ven­cer mie­dos per­so­na­les y en­con­trar una nue­va pa­sión, y esa es el de­por­te, co­rro, prac­ti­co yo­ga, bo­xeo y ha­go na­ta­ción. Tam­bién me gus­ta in­vo­lu­crar­me en las co­sas de la igle­sia y des­de el año pa­sa­do es­toy en los pro­yec­tos de la Me­da­lla Mi­la­gro­sa en­con­tran­do el amor a Dios y al pró­ji­mo. —¿Qué es lo que quie­re cum­plir aho­ra?

—Pro­fe­sio­nal­men­te he cre­ci­do muy bien, pe­ro aho­ra me fal­ta ese la­do per­so­nal, y una de ellas es mi vin­cu­la­ción con Dios, la cual des­de el año pa­sa­do em­pe­cé a tra­ba­jar, quie­ro te­ner más tiem­po con mis se­res que­ri­dos, y for­mar mi pro­pia fa­mi­lia. Tam­bién es­toy en pla­nes de abrir un ca­fé por­que amo los pos­tres y es uno de mis sue­ños, y se­guir in­vo­lu­crán­do­me en ac­ti­vi­da­des pa­ra ayu­dar a las per­so­nas que lo ne­ce­si­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.