ELDAD RO­NEN Y ANA LU­CÍA SO­TO UNA BO­DA DE EN­SUE­ÑO PA­RA CE­LE­BRAR LA UNIÓN DE DOS CUL­TU­RAS

«Aun­que ven­ga­mos de di­fe­ren­tes paí­ses y cul­tu­ras, com­par­ti­mos mu­chos va­lo­res, co­mo el amor a la fa­mi­lia, el res­pe­to y la hon­ra­dez»

Hola Honduras - - Contenido - Texto: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ MA­CÍAS Fo­to­gra­fía: EDWIN SÁNCHEZ

«Te­ner la di­cha de ca­sar­me con el amor de mi vi­da y es­tar ro­dea­da de tan­ta gen­te que nos quie­re fue una

ben­di­ción»

UNA PA­RA­DI­SÍA­CA pla­ya en el de­par­ta­men­to de Uti­la en Hon­du­ras, fue el es­ce­na­rio per­fec­to don­de Eldad Ro­nen y Ana Lu­cía So­to cru­za­ron sus mi­ran­das, en­con­trán­do­se por vez pri­me­ra. Es­tos dos jó­ve­nes, de cul­tu­ras di­fe­ren­tes, no se ima­gi­na­ban lo que su­ce­de­ría des­pués de ese pri­mer en­cuen­tro, que a sim­ple vis­ta no anun­cia­ba na­da, pe­ro seis años des­pués ter­mi­nó en bo­da. No fue na­da fá­cil. Tu­vie­ron que re­tar al tiem­po y los desafíos que les pre­sen­ta­ba la vi­da co­mo la dis­tan­cia cuan­do él de­bió dis­tan­ciar­se du­ran­te dos años pa­ra con­cluir en Es­ta­dos Uni­dos su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en in­ge­nie­ría eléc­tri­ca. Pe­río­do du­ran­te el cual hu­bo vi­si­tas en idas y ve­ni­das de co­mún acuer­do, y des­pe­di­das, aun­que nos­tál­gi­cas, guar­da­ban la es­pe­ran­za y el en­tu­sias­mo de vol­ver­se a en­con­trar.

—La pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio de­bió ser muy emo­cio­nan­te ¿Te lo es­pe­ra­bas?

—Ana Lu­cía: ¡Fue una gran sor­pre­sa! Ha­bía­mos pla­nea­do un via­je a mi ca­sa de pla­ya con ami­gos, pe­ro eso es al­go que so­le­mos ha­cer. Más no sa­bía que to­dos nues­tros ami­gos eran cóm­pli­ces y ayu­da­ron a pla­near y or­ga­ni­zar to­do. La te­rra­za es­ta­ba lle­na de pé­ta­los de ro­sas y ve­las fren­te al mar.

—Jus­to en el lu­gar don­de se ha­bían co­no­ci­do, la pla­ya, le pe­dis­te a Ana Lu­cía que fue­ra tu es­po­sa. ¿Có­mo ideas­te la pe­di­da de mano?

—Eldad: Fue al­go que me tu­vo bien ner­vio­so. Que­ría un lu­gar co­no­ci­do y con ami­gos cer­ca­nos, pe­ro sin tan­tas per­so­nas pa­ra que no sos­pe­cha­ra na­da. Sus pa­pás sa­bían de la sor­pre­sa y me ayu­da­ron con el se­cre­to. Mis ami­gos me ayu­da­ron a or­ga­ni­zar el am­bien­te en la te­rra­za de la ca­sa po­nien­do glo­bos, pé­ta­los y ve­las. Fue una bo­ni­ta sor­pre­sa pa­ra ella.

—El lu­gar que es­co­gie­ron pa­ra ce­le­brar la bo­da ci­vil, el jar­dín de la ca­sa de tus pa­dres, ¡fue ma­ra­vi­llo­so!

—Ana Lu­cía: Lo es­co­gi­mos con mu­cho ca­ri­ño. La bo­da ci­vil fue el 9 de sep­tiem­bre de 2017 y fue una ce­re­mo­nia muy ín­ti­ma, con 50 per­so­nas, en­tre ellas nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos. So­mos una pa­re­ja muy fa­mi­liar, por eso de­ci­di­mos ha­cer­la en ese be­llo lu­gar, ya que que­ría­mos tu­vie­se ca­lor fa­mi­liar. Te­nía­mos a un re­co­no­ci­do can­tan­te, Ro­dri­go Cer­van­tes, ani­man­do con su gui­ta­rra, de ma­ne­ra ma­ra­vi­llo­sa y fue una bo­da ci­vil es­pec­ta­cu­lar que du­ró más de 12 ho­ras.

—Ade­más, el cli­ma los acom­pa­ñó a

«Me en­can­ta su sen­ci­llez, pru­den­cia y ca­rác­ter. Es un hom­bre de po­cas pa­la­bras, pe­ro las que di­ce son muy sa­bias. Tie­ne un co­ra­zón de oro y me de­ja ser yo mis­ma»

la per­fec­ción.

—Ana Lu­cía: La ce­re­mo­nia re­li­gio­sa se ce­le­bró dos se­ma­nas des­pués, ele­gi­mos esa fe­cha por­que que­ría­mos una bo­da en oto­ño, don­de el cli­ma fue­se su­fi­cien­te­men­te fres­co pa­ra te­ner una bo­da en el jar­dín de la ca­sa de mis pa­dres.

—El con­cep­to ele­gi­do pa­ra la de­co­ra­ción de la bo­da re­li­gio­sa y de la re­cep­ción fue cui­da­do en ca­da de­ta­lle.

—Ana Lu­cía: Soy una no­via clá­si­ca y que­ría re­fle­jar ese mis­mo es­ti­lo en la bo­da. Ca­da de­ta­lle fue re­vi­sa­do con la or­ga­ni­za­do­ra de bo­das, do­ña Susana Prie­to. La de­co­ra­ción de la igle­sia fue ins­pi­ra­da en la fo­res­ta. Un ca­mino ver­de con flores sil­ves­tres blan­cas.

—Los co­lo­res y flores de la de­co­ra­ción de la re­cep­ción, to­do ex­qui­si­to, no fal­ta­ron de­ta­lles.

—Pre­do­mi­nó el blan­co, cris­tal, pla­tea­do y el co­lor azul pa­ra una sen­sa­ción de ni­ti­dez y ele­gan­cia. Se uti­li­za­ron hor­ten­sias, ro­sas y ás­ter blan­co.

—¿Cuál fue el mo­men­to más emo­cio­nan­te de la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa?

—Ana Lu­cía: Mi­nu­tos an­tes de en­trar a la igle­sia, mi pa­pá y yo es­tá­ba­mos com­par­tien­do un mo­men­to inol­vi­da­ble den­tro del au­to in­glés, en­tre ri­sas, ner­vios y abra­zos has­ta que lle­ga­ra el mo­men­to de en­trar a la igle­sia ca­mi­nan­do jun­to a él, ro­dea­da de tan­ta gen­te que nos quie­re y ver a Eldad con una fe­li­ci­dad enor­me es­pe­rán­do­me en el al­tar, fue un mo­men­to col­ma­do de emo­cio­nes.

—Los in­vi­ta­dos se veían felices com­par­tien­do en­tre sí y con los no­vios.

—Ana Lu­cía: To­dos dis­fru­ta­ron mu­cho. Te­nía­mos al­re­de­dor de 400 in­vi­ta­dos que ha­bían ve­ni­do de di­fe­ren­tes ciu­da­des (de Hon­du­ras) y paí­ses (EUA, Mé­xi­co, Ca­na­dá, Is­rael).

—La re­cep­ción tu­vo mo­men­tos me­mo­ra­bles, don­de ce­le­bra­ban la cul­tu­ra de Eldad.

—Ana Lu­cía: El mo­men­to más emo­cio­nan­te fue cuan­do des­pués del in­creí­ble brindis que mi pa­pá dio de­ci­di­mos con­me­mo­rar la cul­tu­ra ju­día de Eldad. Mi sue­gro, dio el brindis en he­breo y lue­go Eldad que­bró la co­pa con su pie.

—¿Qué re­pre­sen­ta es­ta tra­di­ción?

—Ana Lu­cía: La que­bra­da de la co­pa sig­ni­fi­ca que de­be­mos de cui­dar nues­tro ma­tri­mo­nio co­mo si fue­se una frá­gil co­pa de cris­tal. Se­gui­da­men­te nos pu­si­mos a bai­lar música he­brea y nos subie­ron (a los no­vios) en las

si­llas mien­tras to­dos los in­vi­ta­dos se unían al círcu­lo que se ha­bía for­ma­do.

—El pri­mer bai­le co­mo es­po­sos siem­pre es me­mo­ra­ble y la can­ción es­co­gi­da, ma­ra­vi­llo­sa.

—Ana Lu­cía: La can­ción que es­co­gi­mos pa­ra nues­tro pri­mer bai­le fue “De Ro­di­llas” de Reik. Fue una can­ción que Eldad me de­di­có y pen­sa­mos que se­ría per­fec­ta pa­ra nues­tro pri­mer bai­le co­mo es­po­sos.

—Lu­cías ra­dian­te en tu ves­ti­do de no­via, ¿có­mo fue es­ta es­co­gen­cia?

—Ana Lu­cía: Mi her­ma­na vi­ve en Mia­mi, es por eso que de­ci­dí que ahí que­ría ir a bus­car mi ves­ti­do de no­via. Fui con mi ma­má y una de mis me­jo­res ami­gas -que vi­ve en Mé­xi­co- a Mia­mi. Es­ta­ba un po­co ner­vio­sa por­que me da­ba mie­do no en­con­trar el ves­ti­do per­fec­to. Lle­ga­mos a Ro­sa Cla­rá, que era don­de te­nía mi pri­me­ra ci­ta. Me pro­bé so­la­men­te 4 ves­ti­dos y al me­dir­me ese ves­ti­do, to­das lo su­pi­mos que era el in­di­ca­do.

—¿Có­mo fue la es­co­gen­cia de tu ves­ti­men­ta?

Eldad: Tam­bién en Mia­mi com­pré mi tu­xe­do en Hu­go Boss. Que­ría al­go ele­gan­te y clá­si­co.

—El equi­po de pro­fe­sio­na­les que les ayu­da­ron en es­te gran día es­tu­vo de lu­jo!

Co­mo or­ga­ni­za­do­ra de bo­da, Susana Prie­to con su asis­ten­te Ire­la Pé­rez. El fo­tó­gra­fo, Edwin Sánchez y pa­ra ani­mar la fies­ta te­nía­mos a Jor­ge To­rres con su ban­da y a DJ Blan­co.

—¿Có­mo so­ña­ron es­te gran día? Su­peró las ex­pec­ta­ti­vas?.

Te­ner la di­cha de ca­sar­me con el amor de mi vi­da y es­tar ro­dea­da de tan­ta gen­te que nos quie­re fue una ben­di­ción. To­da la fies­ta flu­yo na­tu­ral­men­te y la pa­sa­mos in­creí­ble. No cam­bia­ría na­da de la bo­da por­que des­de los pre­pa­ra­ti­vos has­ta el fin de la no­che fue in­creí­ble. Tu­ve

«Me enamo­ra to­do, des­de su per­so­na­li­dad has­ta su be­lle­za in­te­rior y ex­te­rior. Me en­can­ta su for­ma de ser: sim­pá­ti­ca, di­ver­ti­da, ca­ri­ño­sa, sen­si­ble, de buen co­ra­zón, in­te­li­gen­te y so­bre to­do, her­mo­sa»

«La can­ción que es­co­gi­mos pa­ra nues­tro pri­mer bai­le fue “De Ro­di­llas” de Reik. Fue una can­ción que Eldad me de­di­có y pen­sa­mos que se­ría per­fec­ta pa­ra nues­tro pri­mer bai­le co­mo es­po­sos»

el me­jor apo­yo que pu­de ha­ber re­ci­bi­do, el de mis pa­dres. Sin ellos no hu­bie­se si­do lo mis­mo. La igle­sia es­ta­ba tan lle­na que se sen­tía una bue­na vi­bra, el pa­dre que nos ca­só dio el me­jor ser­món que ha­bía­mos es­cu­cha­do.

—La ho­ra lo­ca es­tu­vo de lo más di­ver­ti­da y fue en torno a una idea muy ori­gi­nal.

—Ana Lu­cía: Pre­pa­ra­mos un especial de la “má­qui­na del tiem­po” co­men­zan­do con can­cio­nes de los años 50 has­ta la ac­tua­li­dad. De es­ta ma­ne­ra adul­tos y jó­ve­nes pu­die­ron dis­fru­tar de to­do ti­po de música. Ha­bía bai­la­ri­nes ves­ti­dos de acuer­do con la épo­ca de ca­da can­ción.

—La lu­na de miel fue ul­tra especial pa­ra am­bos…

—Ana Lu­cía: La lu­na de miel fue pre­pa­ra­da por Eldad, quien de­ci­dió el des­tino y to­dos los pre­pa­ra­ti­vos. Nos fui­mos en un cru­ce­ro por el mediterráneo que ha­cía va­rias pa­ra­das en Is­rael y fue per­fec­to, ya que Eldad me que­ría en­se­ñar su país y pre­sen­tar­me a sus fa­mi­lia­res que no pu­die­ron asis­tir a la bo­da. Me en­can­tó que Eldad me pu­do en­se­ñar un po­co más de su cul­tu­ra, sin caer en los lu­ga­res tu­rís­ti­cos. Que­ría que fue­se una lu­na de miel especial en don­de lo­gra­ra co­no­cer sus raí­ces.

—Vi­vie­ron una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble…

—To­dos los días íba­mos a co­no­cer al­gu­na ciu­dad y al fi­nal del día so­lía­mos ce­nar en los restaurantes del cru­ce­ro. Nos sen­ti­mos su­ma­men­te especiales por­que nos re­ga­la­ban pos­tres que de­cían “Fe­liz Lu­na de Miel”.

—En una fra­se, ¿có­mo de­fi­nen su re­la­ción?

—Ana Lu­cía: Es una re­la­ción ple­na y ar­mo­nio­sa.

—Son una pa­re­ja muy ma­du­ra que ha de­ci­di­do for­mar un ma­tri­mo­nio.

—Ana Lu­cía: En el ma­tri­mo­nio nos des­po­ja­mos de nues­tro yo pa­ra ser­vir y com­par­tir en pa­re­ja. Aun­que ten­ga­mos di­fe­ren­tes me­tas y sue­ños te­ner un mis­mo nor­te. Ce­le­brar ca­da lo­gro y apo­yar­nos en to­das las ad­ver­si­da­des. Es apo­yar­nos in­con­di­cio­nal­men­te en cual­quier si­tua­ción que se nos pre­sen­te y re­afir­mar nues­tros vo­tos ma­tri­mo­nia­les.

—Co­mo pa­re­ja, son el ba­lan­ce per­fec­to, Eldad es in­tro­ver­ti­do y tú muy ex­tro­ver­ti­da. ¿Qué te enamo­ró de tu es­po­so?

—Ana Lu­cía: Me en­can­ta su sen­ci­llez, pru­den­cia y ca­rác­ter. Es un hom­bre de po­cas pa­la­bras, pe­ro las que di­ce son muy sa­bias. Tie­ne un co­ra­zón de oro y me de­ja ser yo mis­ma. Co­no­ce mis vir­tu­des y mis de­fec­tos y aun así me ama in­con­di­cio­nal­men­te.

—De Ana Lu­cía ¿Qué te con­quis­tó?

—Eldad: Me enamo­ra to­do, des­de su per­so­na­li­dad has­ta su be­lle­za in­te­rior y ex­te­rior. Me en­can­ta su for­ma de ser: sim­pá­ti­ca, di­ver­ti­da, ca­ri­ño­sa, sen­si­ble, de buen co­ra­zón, in­te­li­gen­te y so­bre to­do, her­mo­sa. Me com­ple­men­ta. Te­ne­mos per­so­na­li­da­des dis­tin­tas pe­ro los mis­mos va­lo­res y ve­ni­mos cria­dos de ex­ce­len­tes fa­mi­lias. Ale­gra mi vi­da por­que soy un hom­bre tí­mi­do y sen­ci­llo. Es el ser más especial del pla­ne­ta.

—Si bien tie­nen per­so­na­li­da­des di­fe­ren­tes, ¿có­mo son en cuan­to a gus­tos?

—Ana Lu­cía: Te­ne­mos gus­tos pa­re­ci­dos y nos en­can­ta es­tar ro­dea­dos de fa­mi­lia­res y ami­gos. Apo­ya­mos a nues­tros ami­gos en las bue­nas y en las ma­las. Nos en­can­ta pa­sar tiem­po a so­las pla­ti­can­do y co­no­cién­do­nos más. Adi­cio­nal­men­te, gus­ta a via­jar, co­no­cer el mun­do y di­fe­ren­tes cul­tu­ras.

—Son una pa­re­ja con amor ge­nuino y ver­da­de­ro. ¿Qué lu­gar tie­ne la fa­mi­lia pa­ra am­bos?

—Ana Lu­cía: La fa­mi­lia es nues­tro pilar. Am­bas fa­mi­lias nos apo­yan y acon­se­jan en nues­tro ma­tri­mo­nio. Te­ne­mos bue­nos ejem­plos a se­guir, nos han en­se­ña­do so­bre el res­pe­to, to­le­ran­cia y amor a nues­tro pró­ji­mo.

—Ha­blan­do de amor, ¿Có­mo lo for­ta­le­cen?

—Ana Lu­cía: Te­ne­mos con­fian­za, apo­yo, es­ta­bi­li­dad y com­pli­ci­dad uno al otro. Nos gus­ta ha­cer to­do jun­tos e ir com­par­tien­do ex­pe­rien­cias.

—Los va­lo­res son muy im­por­tan­tes, ¿cuá­les com­par­ten?

—Ana Lu­cía: Aun­que ven­ga­mos de di­fe­ren­tes paí­ses y cul­tu­ras, com­par­ti­mos mu­chos va­lo­res. El amor a la fa­mi­lia, el res­pe­to y la hon­ra­dez son los prin­ci­pa­les va­lo­res que com­par­ti­mos. Cuan­do ten­ga­mos nues­tros hi­jos, que­re­mos in­cul­car­les el amor a Dios, a la fa­mi­lia y el res­pe­to, así co­mo los mis­mos va­lo­res mo­ra­les que nos die­ron a no­so­tros. Que sean per­so­nas de bien y que sean felices co­mo no­so­tros lo so­mos.

La pa­re­ja mi­nu­tos des­pués de la ce­re­mo­nia en la que ju­ra­ron amor eterno. «Mi­nu­tos an­tes de en­trar a la igle­sia, mi pa­pá y yo es­tá­ba­mos com­par­tien­do un mo­men­to inol­vi­da­ble den­tro del au­to in­glés, en­tre ri­sas, ner­vios y abra­zos has­ta que lle­ga­ra el mo­men­to de en­trar a la igle­sia ca­mi­nan­do jun­to a él, ro­dea­da de tan­ta gen­te que nos quie­re y ver a Eldad con una fe­li­ci­dad enor­me es­pe­rán­do­me en el al­tar, fue un mo­men­to col­ma­do de emo­cio­nes» nos cuen­ta la or­gu­llo­sa es­po­sa.

«La que­bra­da de la co­pa sig­ni­fi­ca que de­be­mos de cui­dar nues­tro ma­tri­mo­nio co­mo si fue­se una frá­gil co­pa de cris­tal. Se­gui­da­men­te nos pu­si­mos a bai­lar música he­brea y nos subie­ron en las si­llas mien­tras to­dos los in­vi­ta­dos se unían al círcu­lo que se ha­bía for­ma­do» nos cuen­ta Ana Lu­cía. Iz­quier­da, la pa­re­ja jun­to al her­mano de Eldad, Ofer Ro­nen.

«En el ma­tri­mo­nio nos des­po­ja­mos de nues­tro yo pa­ra ser­vir y com­par­tir en pa­re­ja. Aun­que ten­ga­mos di­fe­ren­tes me­tas y sue­ños te­ner un mis­mo nor­te» así se­rá la fi­lo­so­fía que em­pren­da es­ta pa­re­ja en su nue­va vi­da jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.