MARIBEL LIE­BER­MAN «NO HAY QUE TE­NER MIE­DO PA­RA LO­GRAR TU SUE­ÑO, CREE EN TI Y NUN­CA DESPRECIES OPOR­TU­NI­DA­DES, SIEM­PRE HAY SO­LU­CIO­NES»

¡HO­LA! com­par­tió con la em­pren­de­do­ra chef hon­du­re­ña y co­no­ció de cer­ca su bou­ti­que en Nue­va York

Hola Honduras - - Contenido - Texto: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ Fo­to­gra­fías: COR­TE­SÍA

«Me sien­to or­gu­llo­sa de pre­sen­tar al mun­do nues­tro ca­cao hon­du­re­ño, no lo di­go por­que soy hon­du­re­ña, sino que te­ne­mos ex­ce­len­te ca­cao»

SIEM­PRE ES DE­LI­CIO­SO ca­mi­nar por las ca­lles de Nue­va York, y si es por el área de Soho 484 Broo­me Street, aún me­jor. Se­gu­ra­men­te a cua­dras sen­ti­rás el aro­ma a cho­co­la­te que sa­le des­de Ma­rieBe­lle New York y no po­drás re­sis­tir­te. Sen­tir co­mo la fra­gan­cia de es­te eli­xir de los dio­ses se im­preg­na en ca­da rin­cón de Ma­rieBe­lle New York es un ver­da­de­ro pla­cer y si ha­bla­mos de com­par­tir una ta­za de cho­co­la­te ca­lien­te con su crea­do­ra, la hon­du­re­ña Maribel Lie­ber­man, eso sí es ha­ri­na de otro cos­tal. En tér­mi­nos de cho­co­la­te, se­ría cho­co­la­te de otro cos­tal. Ella es una mu­jer de em­pu­je, de­ter­mi­na­ción y que ha so­bre­sa­li­do en el com­pe­ti­ti­vo mer­ca­do neo­yor­kino por su tra­ba­jo cons­tan­te, gran­des sue­ños y ex­ce­len­cia en ca­da uno de sus pro­duc­tos. Con­ver­sar con ella es un pla­cer y un apren­di­za­je.

—Iniciaste en Nue­va York brin­dan­do ser­vi­cios de ca­te­ri­ng y even­tos… ¿Cuán­do ini­cias Ma­rieBe­lle New York?

—En el año 2000 cuan­do abrí una pe­que­ña tien­da en el área de No­li­ta en New York City.

—Has de­di­ca­do par­te de tu vi­da al es­tu­dio del cho­co­la­te…

—Cuan­do hi­ce investigaciones so­bre el cho­co­la­te, co­no­cí su his­to­ria, hi­ce re­co­rri­dos y pro­bé di­fe­ren­tes sa­bo­res, no so­lo me apa­sio­ne, tam­bién lo fue cuan­do leí y des­cu­brí que el cho­co­la­te vie­ne de nues­tra cul­tu­ra ma­ya y az­te­ca, y era mi de­ber de­cir al mun­do que el cho­co­la­te es un re­ga­lo nues­tro al mun­do.

—Las tien­das tie­nen un con­cep­to pre­cio­sí­si­mo…

—Ca­da una es di­se­ña­da con mu­chos de­ta­lles y ca­ri­ño. Tie­nen un es­ti­lo muy eu­ro­peo, te sien­tes en Pa­rís o en Vie­na. —¿Cuán

or­gu­llo­sa es­tás de ha­ber lo­gra­do tu me­ta y que el ca­cao de tu país sea re­co­no­ci­do?

—Me sien­to or­gu­llo­sa de pre­sen­tar al mun­do nues­tro ca­cao hon­du­re­ño, no lo di­go por­que soy hon­du­re­ña, sino que te­ne­mos ex­ce­len­te ca­cao. To­dos los días ten­go me­tas que lo­grar, siem­pre veo ade­lan­te y sí he lo­gra­do mu­cho, pe­ro hay mu­cho que lo­grar to­da­vía.

—Que una ba­rra de cho­co­la­te lle­gue a nues­tras ma­nos, con­lle­va to­do un tra­ba­jo en equi­po…

«Al es­tar ex­pues­to a tandas cul­tu­ras, cos­tum­bres y comidas, las ideas flu­yen fá­cil­men­te. Las di­fe­ren­tes cul­tu­ras en nues­tra ciu­dad, ha in­fluen­cia­do mu­cho en

crear pro­duc­tos»

—En Hon­du­ras la ma­yo­ría de nues­tros pro­duc­to­res son pe­que­ños y tie­ne par­ce­las no muy gran­des. Pa­ra no­so­tros es muy im­por­tan­te in­vo­lu­crar al agri­cul­tor y en­se­ñar­les có­mo ela­bo­rar el pro­duc­to ter­mi­na­do pa­ra que des­cu­bran el buen o mal sa­bor y así apa­sio­nar­los a sem­brar una plan­ta de bue­na ca­li­dad. Al fi­nal to­dos ga­na­mos. Ade­más, me sien­to muy con­ten­ta ya que es­toy tra­ba­jan­do con un gru­po de mu­je­res agri­cul­to­ras que es­tán en la par­te del nor­te de mi país.

—Nue­va York, co­mo ciu­dad cos­mo­po­li­ta, es una de las más in­flu­yen­tes en el mun­do, en to­dos los as­pec­tos…

—Al es­tar ex­pues­to a tandas cul­tu­ras, cos­tum­bres y comidas, las ideas flu­yen fá­cil­men­te. Las di­fe­ren­tes cul­tu­ras en nues­tra ciu­dad, ha in­fluen­cia­do mu­cho en crear pro­duc­tos.

—Los bom­bo­nes son uno de tus pro­duc­tos don­de la crea­ti­vi­dad no tie­ne lí­mi­tes. Com­pár­te­nos so­bre los sa­bo­res.

—Aho­ra ten­go apro­xi­ma­da­men­te 45 sa­bo­res en los bom­bo­nes, en­tre ellos en­con­tra­mos sa­bo­res de fru­tas tro­pi­ca­les, con es­pe­cies co­mo el aza­frán y el car­da­mo­mo, pi­can­te con gua­ji­ro, con té mat­cha, jazmín con ca­ra­me­lo, cho­co­la­te con ca­fé y sal de mar, en­tre mu­chas otras.

—¿Qué po­de­mos en­con­trar en la bou­ti­que Ma­rieBe­lle New York?

—Aquí en­con­tra­rán to­da la co­lec­ción de Ma­rieBe­lle y al­gu­nos de Ca­cao Mar­ket, tam­bién se en­cuen­tra un pe­que­ño ca­fé en don­de pue­den to­mar to­das los di­fe­ren­tes be­bi­das de cho­co­la­te ca­lien­te, he­la­dos, pos­tres, en­sa­la­das y sánd­wi­ches.

—¿Cuál ha si­do los in­gre­dien­tes del éxi­to de Ma­rieBe­lle New York?

—Creo que la crea­ti­vi­dad de em­pa­ques y re­ce­tas nue­vas.

—¿Ha­cia qué mer­ca­dos te di­ri­ges?

—Es­ta­mos en­fo­can­do nues­tros es­fuer­zos en ex­pan­dir­nos en Asia y el Me­dio Orien­te.

Du­bái, Ja­pón, No­rue­ga e In­gla­te­rra dis­fru­tan de las de­li­cias de Ma­rieBe­lle.

Siem­pre es de­li­cio­so ca­mi­nar por las ca­lles de Nue­va York, y si es por el área de Soho 484 Broo­me Street, aún me­jor. Se­gu­ra­men­te a cua­dras sen­ti­rás el aro­ma a cho­co­la­te que sa­le des­de Ma­rieBe­lle New York y no po­drás re­sis­tir­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.