Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na se apo­de­ra de la om­ni­ca­na­li­dad

El país ha mos­tra­do un cre­ci­mien­to en los pa­gos mó­vi­les, es­to se de­be a la me­jo­ra de los mé­to­dos de pa­go don­de la om­ni­ca­li­dad ha si­do fun­da­men­tal en es­te au­men­to.

IT Now Honduras - - DEVOPS - Se­le­ne Ar­gue­llo

El vo­lu­men de pa­gos mó­vi­les au­men­tó en el mer­ca­do lo­cal un 725% en cin­co años y los pa­gos mó­vi­les, que son rea­li­za­dos a tra­vés de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, ya que al­can­zan cer­ca del 0.13% del pro­duc­to in­terno bru­to ( PIB) do­mi­ni­cano, de acuer­do con la Aso­cia­ción de Ban­cos Co­mer­cia­les de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (ABA).

Asi­mis­mo la uni­dad de es­tu­dios eco­nó­mi­cos de la ABA re­fle­ja el com­por­ta­mien­to de los pa­gos mó­vi­les, en sus di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des o con­cep­tos, del 2011 al 2015. El mon­to glo­bal de los pa­gos mó­vi­les pa­só de RD$503 mi­llo­nes en el año 2011 a RD$4 150 mi­llo­nes en el 2015.

Una de las en­ti­da­des ban­ca­rias que es par­te de es­tas es­ta­dís­ti­cas es Sco­tia­bank, quien en bus­ca de com­ple­men­tar los ca­na­les al­ter­nos del ban­co im­ple­men­tó la so­lu­ción tPa­go.

Es­ta pla­ta­for­ma crea­da por GSC In­ter­na­cio­nal per­mi­te co­nec­tar a los no ban­ca­ri­za­dos con el ban­co. En ella el usua­rio cons­tru­ye su his­to­rial de cré­di­to a tra­vés de la pla­ta­for­ma y pue­de co­no­cer que ha­ce con su di­ne­ro y rea­li­zar pa­gos de cré­di­to.

Pe­ro an­tes de lle­gar has­ta el pun­to de im­ple­men­tar he­rra­mien­tas pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, el ban­co tu­vo muy pre­sen­te las ne­ce­si­da­des de quie­nes lo man­tie­nen en el mer­ca­do.

“To­do va a de­pen­der de la ne­ce­si­dad y la de­ci­sión del clien­te al mo­men­to de rea­li­zar sus transac­cio­nes ya que pue­de ele­gir cual­quie­ra de nues­tros ca­na­les que es­tán a su dis­po­si­ción. Sin em­bar­go, la ver­sa­ti­li­dad, ra­pi­dez y la sim­pli­ci­dad de tPa­go son al­gu­nos de sus atri­bu­tos prin­ci­pa­les y más si le su­ma­mos a tra­vés de ella pue­den pa­gar en los co­mer­cios co­mo si uti­li­za­ra efec­ti­vo u otro me­dio de pa­go y el aho­rro de tiem­po y di­ne­ro ya que pue­de rea­li­zar sus transac­cio­nes del día a día des­de un ce­lu­lar a cual­quier ho­ra y en tiem­po real sin con­su­mir el plan de da­ta”, ex­pli­có Mi­guel Hu­ller, vi­ce­pre­si­den­te de Ban­ca Per­so­nal de

Sco­tia­bank Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Pay­pal es otra de las com­pa­ñías que tam­bién dis­tin­gue el cre­ci­mien­to de pro­yec­tos lo­ca­les de co­mer­cio elec­tró­ni­co, co­mo es el ca­so de Ban­co Po­pu­lar Do­mi­ni­cano.

Aho­ra el ban­co per­mi­te que los ne­go­cios pue­dan re­ti­rar a tra­vés de su ban­co los pa­gos re­ci­bi­dos en su cuen­ta de Pay­Pal, una me­di­da que in­cen­ti­va­rá la com­pe­ti­ti­vi­dad de las Py­MEs Do­mi­ni­ca­nas y que de­ja en Pay­Pal el afán de con­ti­nuar in­vir­tien­do en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pa­ra po­ner en prác­ti­ca un nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio que con­tri­bu­ye al desa­rro­llo de la in­dus­tria fi­nan­cie­ra en la re­gión.

Es­te es un ejem­plo, de có­mo la mo­vi­li­dad es­tá im­pul­san­do ca­da vez más a los do­min­ca­nos a vencer las ba­rre­ras de la era di­gi­tal y la om­ni­ca­na­li­dad es un fac­tor de­ter­mi­nan­te.

La fuer­za de la mo­vi­li­dad

En el ca­so es­pe­cí­fi­co de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (UIT), re­por­tó en 2015 que el país que tie­ne más de 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes con una pe­ne­tra­ción

de ser­vi­cios mó­vi­les del 82%, es­to co­mo pro­duc­to de la exis­ten­cia de 8 692 268 lí­neas te­le­fó­ni­cas.

Pe­ro ¿en qué be­ne­fi­cia al país es­tás es­ta­dís­ti­cas de cre­ci­mien­to? A cri­te­rio del di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Glo­bal Clou­su­re Sys­tems, Brian Pa­nia­gua, es­tos da­tos de­mues­tran que hay una opor­tu­ni­dad cla­ra pa­ra que la in­dus­tria fi­nan­cie­ra po­ten­cie sus ser­vi­cios y pres­te más aten­ción a tra­vés de una es­tra­te­gia om­ni­ca­nal.

“La ta­sa ge­ne­ral de pe­ne­tra­ción de co­ne­xio­nes en to­da la re­gión era del 12% en sep­tiem­bre de 2014, muy por en­ci­ma de la me­dia mun­dial del 96%. Por tan­to es­ta­mos ha­blan­do de un es­ce­na­rio en el que los pa­gos mó­vi­les se im­po­nen y se­gui­rán ri­gien­do las cla­ves del ne­go­cio”, agre­gó Pa­nia­gua.

Aun­que no pa­rez­ca así, la im­ple­men­ta­ción y desa­rro­llo de una es­tra­te­gia om­ni­ca­nal que le per­mi­ta al usua­rio ini­ciar co­mu­ni­ca­ción por una vía y con­ti­nuar­la sa­tis­fac­to­ria­men­te por otra to­tal­men­te di­fe­ren­te, es la he­rra­mien­ta idó­nea pa­ra que tan­to usua­rios co­mo en­ti­da­des se be­ne­fi­cien de es­ta ten­den­cia.

Pa­ra que am­bos ac­to­res ten­gan co­mo be­ne­fi­cio la con­ti­nui­dad de ne­go­cio y una bue­na ex­pe­rien­cia, es pre­ci­so in­cor­po­rar una es­tra­te­gia sim­ple y efec­ti­va es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de ho­mo­ge­ni­zar la ex­pe­rien­cia del con­su­mi­dor, de acuer­do con Eduar­do Rig­hi, di­rec­tor de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de Pay­pal La­ti­noa­mé­ri­ca en el even­to IT BREAKS: Ten­den­cias Tec­no­ló­gi­cas del Sec­tor Fi­nan­cie­ro, or­ga­ni­za­do por la re­vis­ta IT NOW“Cuan­do los con­su­mi­do­res es­pe­ran un ser­vi­cio cons­tan­te a tra­vés de to­dos los ca­na­les que ofre­ce una pla­ta­for­ma, la in­dus­tria fi­nan­cie­ra com­pren­de la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar una es­tra­te­gia om­ni­ca­nal co­mo pun­to prin­ci­pal de cual­quier plan cor­po­ra­ti­vo”, ex­pli­có Rig­hi.

Pa­ra el re­pre­sen­tan­te de Pay­pal, el cre­ci­mien­to de la om­ni­ca­na­li­dad ha for­za­do a la in­dus­tria a re­pen­sar la ma­ne­ra de lle­gar a los con­su­mi­do­res, so­bre to­do con res­pec­to a los ser­vi­cios de en­tre­ga que ase­gu­ren la pres­ta­ción de un ser­vi­cio cons­tan­te y una ex­pe­rien­cia sin com­pli­ca­cio­nes a tra­vés de to­dos los ca­na­les.

“Hay que te­ner pre­sen­te que los con­su­mi­do­res es­pe­ran un ser­vi­cio con­sis­ten­te, sin im­por­tar la pla­ta­for­ma que uti­li­cen y te­mas co­mo el man­te­ni­mien­to y tra­ba­jo pa­ra me­jo­rar la es­tra­te­gia om­ni­ca­nal es un de­ta­lle crí­ti­co”, acon­se­jó.

Por su par­te el ar­qui­tec­to de so­lu­cio­nes de Ora­cle, Mar­cos Pal­ma ex­pli­có, que las di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes que es­tán in­cor­po­ra­das en el plan de om­ni­ca­na­li­dad pue­den ase­gu­rar la con­ti­nui­dad del ne­go­cio, ya que te­ner las fun­cio­na­li­da­des de la em­pre­sa dis­po­ni­bles en múl­ti­ples ca­na­les de in­ter­ac­ción con el clien­te, per­mi­te que los clien­tes sean re­di­rec­cio­na­dos en ca­so de que fa­lle un ca­nal.

“Si las fun­cio­na­li­da­des y los di­se­ños es­tán crea­dos de ma­ne­ra que sean si­mi­la­res y adap­ta­dos al dis­po­si­ti­vo, és­ta re­di­rec­ción tem­po­ral es fá­cil de usar por el clien­te. En mu­chos ca­sos los clien­tes ya es­tán acos­tum­bra­dos a usar por ejem­plo la web de la em­pre­sa y el app mó­vil cuan­do es­tán fue­ra de ca­sa, de for­ma que co­no­cen am­bas pla­ta­for­mas y cam­biar de una a otra es na­tu­ral. Si el ban­co ne­ce­si­ta no­ti­fi­car al clien­te, el men­sa­je pue­de ser en­tre­ga­do por múl­ti­ples ca­na­les ( ATM, web, app, kios­ko y ven­ta­ni­lla) de for­ma que por el pri­me­ro que el clien­te ac­ce­da re­ci­bi­rá la no­ti­fi­ca­ción”, in­di­có Pal­ma.

Otra de las he­rra­mien­tas que pue­den con­ver­tir­se en un gran alia­do en el ca­mino por me­jo­rar la ex­pe­rien­cia mó­vil es el uso de apli­ca­cio­nes co­mo ca­nal de in­ter­ac­ción con los clien­tes de la em­pre­sa.

Ca­be des­ta­car que las apli­ca­cio­nes fa­vo­re­cen la ve­lo­ci­dad de res­pues­ta y ha­bi­li­tan fá­cil­men­te que la app apro­ve­che otras fun­cio­nes pro­pias del te­lé­fono co­mo la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, co­rreo elec­tró­ni­co, en otras fun­cio­na­li­da­des que per­mi­ten en­ri­que­cer la apli­ca­ción y li­be­rar de ac­ti­vi­da­des al usua­rio, ya que se pue­den au­to­ma­ti­zar ac­ti­vi­da­des que tra­di­cio­nal­men­te se ha­cían por otra vía (por ejem­plo usar la cá­ma­ra pa­ra des­de el app ane­xar una co­pia de un do­cu­men­to re­que­ri­do pa­ra un trá­mi­te).

Ade­más, du­ran­te el even­to se re­sal­tó que pa­ra sa­lir vic­to­rio­so en el ca­mino de me­jo­rar la ex­pe­rien­cia mó­vil, las em­pre­sas de­ben te­ner men­te abier­ta y pen­sar en re­for­zar el co­mer­cio mó­vil, con la in­cor­po­ra­ción de apli­ca­cio­nes que sean amigables con el usua­rio y que de­mues­tren que es­tán en­fo­ca­das en me­jo­rar la ex­pe­rien­cia.

Así lo de­mos­tró una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te que rea­li­za­ron Pay­pal e Ip­sos, com­pa­ñías que cal­cu­la­ron en­tre el período de 2013-2016 el cre­ci­mien­to anual pa­ra el co­mer­cio mó­vil, el cual pro­yec­tó un au­men­to de 42%, y la con­clu­sión a la que se lle­ga es la go­ber­na­ción in­mi­nen­te de la era mo­bi­le com­mer­ce.

El es­tu­dio tam­bién ex­pli­ca que la in­te­gra­ción de los me­dios de pa­go al mun­do del mo­bi­le

com­mer­ce es por me­dio de la in­no­va­ción. La mis­ma que apun­ta ha­cia una nue­va ex­pe­rien­cia en don­de la mo­vi­li­dad y la se­gu­ri­dad li­ga­da a te­mas de au­ten­ti­fi­ca­ción bio­mé­tri­ca y la fa­ci­li­dad de ac­ce­so se­rán los prin­ci­pa­les fac­to­res. Es­to, en­tre mu­chas otras no­ve­da­des. La reali­dad es que ca­da vez más usua­rios usan sus te­lé­fo­nos pa­ra ha­cer pa­gos sig­ni­fi­ca so­lo el co­mien­zo de lo que es­tá por ve­nir.

“Los con­su­mi­do­res en lí­nea op­tan por las apps, ya que a ni­vel mun­dial el 64% de los usua­rios de co­mer­cio mó­vil ha rea­li­za­do una com­pra me­dian­te una apli­ca­ción y 52% a tra­vés del na­ve­ga­dor. Con tal can­ti­dad de cre­ci­mien­to en­tre los usua­rios de apli­ca­cio­nes, es vi­tal que cual­quier apli­ca­ción mó­vil –es­pe­cial­men­te aque­llas que ma­ne­jan ser­vi­cios de pa­go- ofrez­can una transac­ción sen­ci­lla y sin com­pli­ca­cio­nes pa­ra cual­quier usua­rio nue­vo”, des­ta­có el es­tu­dio.

El re­pre­sen­tan­te de Pay­pal no só­lo se di­ri­gió ha­cia los miem­bros del sec­tor fi­nan­cie­ro, sino que tam­bién di­jo a quie­nes te­nían tien­das en lí­nea, que ne­ce­si­ta­ban in­cre­men­tar sus al­ter­na­ti­vas de me­dios de pa­go, ya que es­ta es la se­gun­da ba­rre­ra que en­cuen­tran los la­ti­noa­me­ri­ca­nos pa­ra rea­li­zar com­pras por In­ter­net. Y en ese sen­ti­do, las pla­ta­for­mas de pa­go tie­nen una opor­tu­ni­dad de mer­ca­do in­tere­san­te, al ser iden­ti­fi­ca­das co­mo un me­dio pa­ra re­du­cir ries­gos de se­gu­ri­dad en lí­nea, por lo que in­du­da­ble­men­te am­plios seg­men­tos del mer­ca­do pue­den ser par­te de la nue­va era del mo­bi­le com­mer­ce y de dis­fru­tar de sus be­ne­fi­cios so­la­men­te con de­ci­dir­lo.

De­bi­do a que el te­lé­fono in­te­li­gen­te ca­da vez pue­de ha­cer fun­cio­nes más pa­re­ci­das a una ta­ble­ta, una compu­tado­ra per­so­nal o una lap­top, los ca­na­les de in­ter­ac­ción en­tre la em­pre­sa y los clien­tes pue­den te­ner fun­cio­na­li­da­des si­mi­la­res o igua­les y ha­ce que so­lo sea una de­ci­sión de ne­go­cio – y no una res­tric­ción tec­no­ló­gi­ca­de­ci­dir cuál se de­ja­rá en ca­da ca­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.