El IoT: ¿Dón­de es­ta­mos y ha­cia dón­de nos di­ri­gi­mos?

Evo­lu­ción o re­vo­lu­ción de es­ta ten­den­cia es­tá cam­bian­do por com­ple­men­to el mun­do. Si va a for­mar par­te de es­te via­je es me­jor que lo ha­ga sin in­con­ve­nien­tes.

IT Now Honduras - - EDITORIAL - IDG

Evo­lu­ción o re­vo­lu­ción de es­ta ten­den­cia es­tá cam­bian­do por com­ple­men­to el mun­do. Si va a for­mar par­te de es­te via­je es me­jor que lo ha­ga sin in­con­ve­nien­tes.

Ame­nu­do nos p re­gun­ta­mos, “¿ cuán­do el In­ter­net de las co­sas nos im­pac­ta­rá ma­te­rial­men­te a no­so­tros o a la or­ga­ni­za­ción?” Da­da la enor­me can­ti­dad de pu­bli­ci­dad aso­cia­da con el IoT, la pre­gun­ta es ra­zo­na­ble. Afor­tu­na­da­men­te, la historia nos ofre­ce una guía de có­mo es pro­ba­ble que se desem­pe­ñe. Vea­mos rá­pi­da­men­te los fac­to­res que nor­mal­men­te han traí­do las nue­vas tec­no­lo­gías en el uso co­mún:

Ha­cer al­go que ya es­ta­ba ha­cien­do, pe­ro me­jor, más rá­pi­do y ba­ra­to: en las ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les y gu­ber­na­men­ta­les, es­to es ca­si siem­pre el ca­so, por ejem­plo, el co­mer­cio de ac­cio­nes o de re­ser­va de via­jes. Peculiares ex­cep­cio­nes in­clu­yen la tran­si­ción de un bo­lí­gra­fo ba­ra­to, te­so­re­ría y cal­cu­la­do­ra en el uso de compu­tado­ras re­la­ti­va­men­te cos­to­sas y soft­wa­re pa­ra ha­cer la con­ta­bi­li­dad, pe­ro con el tiem­po las pres­ta­cio­nes su­pe­ran las preo­cu­pa­cio­nes so­bre el gas­to ini­cial. Ten­ga es­to en cuen­ta cuan­do apli­ca­mos es­to al flo­re­cien­te IoT.

La lle­ga­da de una nue­va tec­no­lo­gía: un nú­me­ro sor­pren­den­te de las em­pre­sas se han cons­trui­do so­bre la exis­ten­cia del GPS. Al igual que el In­ter­net, el GPS es un ni­ño de los mi­li­ta­res. De­bi­do a al­gu­nos “re­to­ques” que eran en su ma­yo­ría fue el di­se­ño de chip­set y la aper­tu­ra del sis­te­ma pa­ra el uso de an­cho, las apli­ca­cio­nes ba­sa­das en GPS se han vuel­to tan om­ni­pre­sen­tes que es di­fí­cil ima­gi­nar có­mo na­ve­ga­ba­mos an­tes de su dis­po­ni­bi­li­dad. Mu­chas apli­ca­cio­nes son sor­pren­den­tes y lle­van di­rec­ta­men­te so­bre el IoT.

Es­tá avan­za­do es la po­si­bi­li­dad de vin­cu lar los sen­so­res a tra­vés de TCP / IP a tra­vés de la in fraes­truc­tu­ra ca­blea­da e inalám­bri­ca.

El mo­men­to de in­no­var:

por mu­cho, mi ejem­plo fa­vo­ri­to es el si­guien­te: “hey, va­mos a cons­truir un jue­go di­ver­ti­do que se eje­cu­ta en un dis­po­si­ti­vo de mano con gran­des grá­fi­cos y co­nec­ti­vi­dad don­de una gran can­ti­dad de per­so­nas ne­ce­si­ta com­prar y re­quie­re la cons­truc­ción de un pro­yec­to de red mul­ti

bi­llio­na­rio”.

Ha­ce vein­te años ha­bría so­na­do im­po­si­ble. Pe­ro si nos des­pla­za­mos ha­cia de­lan­te en el tiem­po ve­mos que to­dos esos ele­men­tos están en su lu­gar y son par­te del fun­cio­na­mien­to dia­rio y es Angry Birds pa­ra to­do el mun­do. Des­de aquí se pue­de ha­cer com­pa­ra­cio­nes si­mi­la­res que uti­li­zan los me­dios so­cia­les, los co­ches eléc­tri­cos y gran­des tien­das ( Wal­mart in­ten­ta crear en su ta­ma­ño ac­tual sin trans­por­te ma­rí­ti­mo en con­te­ne- do­res in­ter­mo­da­les). O Net­flix y Ama­zon, to­dos ellos están por en­ci­ma de enor­mes in­ver­sio­nes en equi­pa­mien­to e in­fra­es­truc­tu­ra.

Más ba­ra­to:

la in­tro­duc­ción de sen­so­res co­nec­ta­dos a la red no es del to­do nue­vo - lo que es­tá avan­za­do es la po­si­bi­li­dad de vin­cu­lar­los a tra­vés de TCP / IP a tra­vés de la in­fra­es­truc­tu­ra ca­blea­da e inalám­bri­ca que fue cons­trui­do ini­cial­men­te pa­ra la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na. Aun­que los dis­po­si­ti­vos que se pue­den con­si­de­rar IoT son de he­cho “co­sas” co­nec­ta­das a tra­vés de “In­ter­net” y no están allí pa­ra el ac­ce­so hu­mano, al igual que con los or­de­na­do­res por­tá- ti­les y te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes.

En su lu­gar, están trans­mi­tien­do re­pre­sen­ta­cio­nes di­gi­ta­les del mun­do fí­si­co, es de­cir, los da­tos del sen­sor. Un gran ejem­plo de có­mo es­to per­mi­te me­jor más rá­pi­do y ba­ra­to es en la in­dus­tria de la ener­gía eléc­tri­ca; des­de ha­ce años, los ope­ra­do­res de red han en­via­do per­so­nal en ca­mio­nes o he­li­cóp­te­ros pa­ra ins­pec­cio­nar las lí­neas de al­ta ten­sión, a me­nu­do ba­jo su pro­pio ries­go. Es­to era a la vez mu­cho tiem­po con­su­mi­do y mu­chos cos­tos. Aho­ra, mu­chos están em­plean­do sen­so­res que ha­cen te­le­me­tría ca­si ins­tan­tá­nea­men­te a los cen­tros de mo­ni­to­reo, y se tra­du­cen en enor­mes aho­rros.

Al­go que no se po­día ha­cer an­tes:

a me­nos que ha­ya pa­sa­do de te­ner una en­fer­me­ra que si­gue a su la­do a to­das ho­ras, es po­co pro­ba­ble que us­ted ten­ga fre­cuen­cia car­dia­ca con­ti­nua y otros fac­to­res fi­sio­ló­gi­cos pre­vios a la in­tro­duc­ción de mo­ni­to­res por­tá­ti­les. La lle­ga­da de es­tos y otros dis­po­si­ti­vos que apro­ve­chan el cos­to ca­da vez me­nor de la po­ten­cia de pro­ce­sa­mien­to y la co­nec­ti­vi­dad pa­ra la elec­tró­ni­ca, nos ha da­do el la­do del con­su­mi­dor de la IoT. Hay mu­chos ejem­plos en el mun­do co­mer­cial, así, co­mo “eti­que­tas in­te­li­gen­tes” y o el trans­por­te del pre­sen­te co­mo Uber que apro­ve­chan la Ley de Moo­re en for­mas que an­tes no era fac­ti­ble.

Lo nue­vo:

es­ta es sin du­da la más in­tere­san­te, in­clu­so di­ver­ti­da, pa­ra con­tem­plar. El tiem­po fu­tu­ro, por­que no es­ta­mos allí to­da­vía. En cier­to mo­do, se po­dría lla­mar a es­to la “bús­que­da de la apli­ca­ción ase­si­na” que ra­ra vez su­ce­de du­ran­te la no­che.

Las más vi­si­bles son aque­llas que atan jun­tas va­rias tec­no­lo­gías cla­ves di­fe­ren­tes pa­ra pro­du­cir, por ejem­plo, Uber. No se po­dría ha­ber he­cho Uber a es­ca­la has­ta que la ma­yo­ría de la gen­te tu­vie­ra te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes con re­cep­to­res GPS in­cor­po­ra­dos, el cos­to de los da­tos mó­vi­les se acer­có a ce­ro y los ser­vi­do­res ba­sa­dos en la nu­be de ba­jo cos­te se con­vir­tie­ron en via­bles.

¿La IoT no ha lle­ga­do to­da­vía?

Lo que ha­ce que sea di­fí­cil de adi­vi­nar es la enor­me ga­ma de dis­po­si­ti­vos y sis­te­mas de IoT y se es­tá re­fle­jan­do en mu­chas áreas co­mo en la ener­gía, es­ta­mos vien­do que la ge­ne­ra­ción de ener­gía en ca­sa y al­ma­ce­na­mien­to es via­ble. Da­do que prác­ti­ca­men­te to­do el hard­wa­re y los sis­te­mas de la apli­ca­ción de es­tos son nue­vos, están eri­zan­do de for­ma na­tu­ral los mi­cro­pro­ce­sa­do­res, sen­so­res y la co­nec­ti­vi­dad in­te­gra­da. Es­to ha da­do lu­gar a la apa­ri­ción de nue­vas em­pre­sas e ini­cia­ti­vas a ni­vel gu­ber­na­men­tal pa­ra cap­tu­rar los da­tos y uti­li­zar­los pa­ra una va­rie­dad de pro­pó­si­tos.

También se ve re­fle­ja­do en las ciu­da­des in­te­li­gen­tes, aun­que no to­do el mun­do tie­ne la mis­ma de­fi­ni­ción de “ciu­da­des in­te­li­gen­tes”, que sin du­da sig­ni­fi­ca que la IoT se es­tá con­vir­tien­do en om­ni­pre­sen­te en el en­torno mu­ni­ci­pal. Una idea in­te­li­gen­te es cap­tu­rar el mo­vi­mien­to de los te­lé­fo­nos mó­vi­les co­mo sus­ti­tu­to de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na, y uti­li­zar esos da­tos ( anó­ni­mos) pa­ra apli­ca­cio­nes que an­te­rior­men­te no eran fac­ti­bles.

El trans­por­te in­te­li­gen­te es otro que es­tá to­man­do fuer­za, co­mo los vehícu­los de au­to­pi­lo­ta­je. De acuer­do con ejem­plos his­tó­ri­cos, te­ner co­ches, ca­mio­nes y au­to­bu­ses que se con­duz­can por ellos mis­mos re­quie­re un gran nú­me­ro de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, el sen­sor y tec­no­lo­gías de in­fra­es­truc­tu­ra. Los víncu­los in­te­li­gen­tes de flu­jos de da­tos de sen­sor que no han si­do apa­lan­ca­dos an­tes en com­bi­na­ción, están ayu­dan­do en la evo­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.