Los mó­vi­les to­man ven­ta­ja en la se­gu­ri­dad de pa­gos

La to­ke­ni­za­ción, los crip­to­gra­mas y el do­ble fac­tor de au­ten­ti­ca­ción ga­ran­ti­zan que las transac­cio­nes mó­vi­les sean se­gu­ras pa­ra tran­qui­li­dad de los con­su­mi­do­res y las em­pre­sas

IT Now Honduras - - BROWSER - Juan Jo­sé López

L as ven­tas de smartp­ho­nes a es­ca­la glo­bal al­can­za­rán las 1.5 mil mi­llo­nes de uni­da­des que se­rán ven­di­das en 2016, de acuer­do con un aná­li­sis de Gart­ner en cuan­to a

La to­ke­ni­za­ción, que ase­gu­ra las apli­ca­cio­nes de pa­gos mó­vi­les pa­ra que no trans­mi­tan el nú­me­ro de cuen­ta prin­ci­pal de una tar­je­ta.

las ven­tas que ocu­rri­rán es­te año.

Aun­que las ex­pec­ta­ti­vas de la con­sul­to­ra apun­tan a que ha­brá un cre­ci­mien­to lento y que las com­pa­ñías no cre­ce­rán a do­ble dí­gi­to, los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les se han po­si­cio­na­do en la pre­fe­ren­cia de los con­su­mi­do­res y son par­te de las es­tra­te­gias de los ne­go­cios que se han subido a la mo­vi­li­dad.

Eso ocu­rre por­que la tec­no­lo­gía ha me­jo­ra­do las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad pa­ra rea­li­zar pa­gos con un dis­po­si­ti­vo mó­vil, a di­fe­ren­cia de las tar­je­tas de cré­di­to o el di­ne­ro en efec­ti­vo.

Mien­tras que los mé­to­dos mo­der­nos de pa­go mó­vi­les ofre­cen mu­chas ven­ta­jas, la guía se­ña­la tam­bién al- gu­nas vul­ne­ra­bi­li­da­des po­ten­cia­les, in­clu­yen­do du­ran­te la ins­crip­ción por úni­ca vez cuan­do los usua­rios re­gis­tran una tar­je­ta de pa­go en la apli­ca­ción de mo­ne­de­ro mó­vil. Pro­vee­do­res de bi­lle­te­ra mó­vil uti­li­zan mé­to­dos co­mo el en­vío de datos de tar­je­tas de pa­go y las coor­de­na­das geo­grá­fi­cas de un dis­po­si­ti­vo de ban­cos emi­so­res y las dis­cre­pan­cias pue­den re­sul­tar en una lla­ma­da en bus­ca de ve­ri­fi­ca­ción adi­cio­nal.

En tal sen­ti­do, ISACA plan­teó la po­si­bi­li­dad de que los smartp­ho­nes son los ga­na­do­res en cuan­to a la se­gu­ri­dad que brin­da con­fian­za y fre­na los ries­gos pa­ra rea­li­zar pa­gos mó­vi­les.

“Los pa­gos mó­vi­les son me­jo­ra­dos y con más con­tro­les de se­gu­ri­dad trans­pa­ren­tes, son un gran ejem­plo de có­mo la se­gu­ri­dad pue­de ac­tuar co­mo un ha­bi­li­ta­dor de ne­go­cios, lo que con­tri­bu­ye a la crea­ción de

Ch­ris­tos Di­mi­tria­dis, ISACA.

la con­fian­za del usua­rio fi­nal”, di­jo Ch­ris­tos Di­mi­tria­dis, pre­si­den­te de la Jun­ta de ISACA y di­rec­tor del gru­po de se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción de INTRALOT.

Al re­fe­rir­se a los con­tro­les y mé­to­dos de se­gu­ri­dad, ISACA de­ta­lló cuá­les son los re­cur­sos y me­ca­nis­mos cla­ves pa­ra acre­cen­tar la cul­tu­ra de pa­gos mó­vi­les des­de las em­pre­sas ha­cia los con­su­mi­do­res.

El pri­me­ro es la to­ke­ni­za­ción, que ase­gu­ra las apli­ca­cio­nes de pa­gos mó­vi­les pa­ra que no trans­mi­tan el nú­me­ro de cuen­ta prin­ci­pal de una tar­je­ta. Por el con­tra­rio, en­vían un to­ken alea­to­rio al pun­to de ven­ta y a la red de pa­gos, lo cual pro­te­ge los datos mó­vi­les. Es­tos pue­den ser con­fi­gu­ra­dos pa­ra tra­ba­jar so­lo con transac­cio­nes que coin­ci­dan con cri­te­rios es­pe­cí­fi­cos co­mo: pe­rio­dos de tiem­po, pro­vee­do­res o mon­tos de di­ne­ro.

El se­gun­do son los crip­to­gra­mas, que ase­gu­ran que el pa­go se pro­du­jo des­de el dis­po­si­ti­vo de pa­go del pro­pie­ta­rio. En el ca­so de que la transac­ción fue­ra in­ter­cep­ta­da por un hac­ker, el crip­to­gra­ma no po­drá ser em­plea­do en otro dis­po­si­ti­vo. Di­cho de otra for­ma: un crip­to­gra­ma ase­gu­ra que los datos ro­ba­dos no pue­dan ser fal­si­fi­ca­dos y por en­de se vuel­ven inú­ti­les.

Por otro la­do, la au­ten­ti­ca­ción de dos fac­to­res si­gue vi­gen­te co­mo par­te de esa se­rie de me­ca­nis­mos, ya que brin­da una ca­pa ex­tra de pro­tec­ción con­tra los frau­des en los pa­gos mó­vi­les, pues­to que em­plea dos me­ca­nis­mos in­de­pen­dien­tes de au­ten­ti­ca­ción. En ca­so de ex­tra­viar el dis­po­si­ti­vo con el mo­ne­de­ro mó­vil, es po­si­ble bo­rrar­lo a dis­tan­cia, de­bi­do a que la in­for­ma­ción no es­tá en apa­ra­to.

El es­tu­dio de 2015 en­con­tró que el 23% de los pro­fe­sio­na­les de TI y de se­gu­ri­dad di­gi­tal con­si­de­ra­ron a los pa­gos mó­vi­les ase­gu­ran la pri­va­ci­dad de los datos em­plea­dos en las transac­cio­nes.

De acuer­do con Ovum, pa­ra 2019, la ci­fra glo­bal de usua­rios de pa­gos mó­vi­les as­cen­de­rá a 1.9 mil mi­llo­nes, que pa­ra 2014 eran 44.55 mi­llo­nes.

“Los pa­gos mó­vi­les que son me­jo­ra­dos y con más con­tro­les de se­gu­ri­dad trans­pa­ren­tes, son un gran ejem­plo de có­mo la se­gu­ri­dad pue­de ac­tuar co­mo un ha­bi­li­ta­dor de ne­go­cios, lo que con­tri­bu­ye a la crea­ción de la con­fian­za del usua­rio fi­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.