El po­lí­glo­ta en IT de Ener­gua­te

Ha­blar dis­tin­tos len­gua­jes tec­no­ló­gi­cos es un re­to y lo es más si se ha­blan los em­pre­sa­ria­les, así es co­mo Jo­sé Guillén, CIO de Ener­gua­te li­de­ra el de­par­ta­men­to de tec­no­lo­gía.

IT Now Honduras - - PROFILES - Juan Jo­sé López To­rres

Ave­ces nos pre­gun­ta­mos, ¿Cuán­to de­be re­co­rrer un pro­fe­sio­nal de IT pa­ra con­ver­tir­se en CIO? Por lo ge­ne­ral, el tra­yec­to es ex­ten­so, im­pli­ca mu­chos re­tos, prue­bas y so­bre to­do es­tar dis­pues­to a su­pe­rar ca­da uno de ellos.

Es lo que ocu­rrió con Jo­sé Guillén, ge­ren­te de sis­te­mas y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de Ener­gua­te, una pro­vee­do­ra de electricidad que tie­ne pre­sen­cia en el 90% del país y se ha em­bar­ca­do en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca pa­ra ser efi­cien­te y es­tar en ar­mo­nía con las ten­den­cias de la in­dus­tria.

La cons­truc­ción del per­fil de es­te CIO es­tá apo­ya­da no so­lo en los ro­les que desem­pe­ñó tan­to en el sec­tor pri­va­do, pú­bli­co y no gu­ber­na­men­tal en el país y el ex­tran­je­ro, sino en la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo, pe­ro so­bre to­do de los lí­de­res que tu­vo pa­ra to­mar de de­ci­sio­nes y apren­der nue­vos idio­mas em­pre­sa­ria­les.

Hoy tie­ne 38 años, pe­ro co­men­zó a la­bo­rar a los 21, cuan­do aún es­tu­dia­ba en la Uni­ver­si­dad Lan­dí­var, en una em­pre­sa de con­sul­to­ría pa­ra ban­ca y se­gu­ros, des­de ahí ini­ció un lar­go tre­cho pa­ra fi­nal­men­te con­ver­tir­se en el CIO de Ener­gua­te, que im­pli­có ser pro­gra­ma­dor, je­fe de pro­yec­tos, el ne­go­cia­dor y co­se­char con­tac­tos que más ade­lan­te se­rían de­ter­mi­nan­tes en su for­ma­ción pro­fe­sio­nal.

“Em­pe­cé co­mo pro­gra­ma­dor, me die­ron la je­fa­tu­ra de un pro­yec­to, apren­dí a ce­rrar tra­tos y a trans­mi­tir la in­for­ma­ción co­mo téc­ni­co en un idio­ma que los de­más pu­die­ran en­ten­der so­bre aho­rro en cos­tes y es­tra­te­gias pa­ra que les hi­cie­ra sen­ti­do el por­qué de un soft­wa­re pa­ra que el ne­go­cio avan­za­ra”, re­cor­dó Guillén.

La­bo­ró co­mo ana­lis­ta de ca­na­les no tra­di­cio­na­les en Ban­ca­fé, es de­cir, ban­ca en lí­nea, ca­je­ros elec­tró­ni­cos, au­to­ges­tión pa­ra clien­tes y to­do ese ám­bi­to en el

“La di­fe­ren­cia es­tá en la ges­tión y no so­lo en lo téc­ni­co. Un CIO que no co­noz­ca lo téc­ni­co ten­drá pro­ble­mas pa­ra ha­blar con pro­pie­dad pa­ra im­ple­men­tar tec­no­lo­gía”.

que los usua­rios tie­nen con­tac­to con los ban­cos pe­ro sin te­ner que ir a una agen­cia. En es­ta eta­pa apren­dió so­bre las transac­cio­nes del ANC, efi­cien­cia de pro­ce­sos y có­mo es­to im­pac­ta al ne­go­cio tan­to en cos­tos co­mo en tiem­po.

“Hoy es co­mún pa­gar la pla­ni­lla en In­ter­net, pe­ro an­tes no, por ahí em­pe­cé. Con los años, lle­vé el pro­ce­so lim­pio y efi­cien­te pa­ra ha­cer las co­sas de ma­ne­ra pro­duc­ti­va. Fue­ron años muy bue­nos”, di­jo.

Pa­ra cuan­do ce­rró su maes­tría, la can­ti­dad de con­tac­tos era la idó­nea pa­ra co­men­zar a ge­ne­rar re­la­cio­nes de ne­go­cios y un mo­men­to muy im­por­tan­te que le ha­ría vi­vir en el ex­tran­je­ro: tra­ba­jar pa­ra el Ban­co Mun­dial.

Lo lla­ma­ron pa­ra una con­sul­to­ría y ter­mi­nó vi­vien­do ocho años en Mé­xi­co. Du­ran­te ese tiem­po fue je­fe de pro­yec­tos y desa­rro­llo, era el lí­der del equi­po de 15 per­so­nas con quie­nes mon­tó, en­tre otras co­sas, el help desk con di­se­ño fun­cio­nal que se pro­pa­gó a to­das las ope­ra­cio­nes de la en­ti­dad glo­bal.

“Cuan­do uno se com­pro­me­te a ha­cer bien las co­sas, siem­pre bus­ca ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos. Mi ma­má fue tra­ba­ja­do­ra y siem­pre qui­se ser el me­jor. Tra­ba­jé en esa lí­nea y tra­tar a las per­so­nas co­mo per­so­nas, con la vi­sión de que so­mos lo mis­mo por­que tra­ba­ja­mos con el mis­mo ob­je­ti­vo. Eso me ha ser­vi­do pa­ra cre­cer”, di­jo el CIO.

Me­ter­se en pro­ble­mas

“Uno de ge­ren­te, lo que ha­ce es me­ter­se en pro­ble­mas, me gus­ta ha­cer que las co­sas pa­sen”, así des­cri­bió có­mo es su na­tu­ra­le­za per­so­nal, la cual trans­fie­re a su vi­sión co­mo CIO y co­mo res­pon­sa­ble de la vi­sión tec­no­ló­gi­ca de Ener­gua­te.

Ha­ber ejer­ci­do dis­tin­tos ro­les en di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des lo ha con­ver­ti­do en un po­lí­glo­ta em­pre­sa­rial con la dia­léc­ti­ca fun­da­men­tal que de­ben te­ner los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.