IT ha­cia el cum­pli­mien­to de ob­je­ti­vos

IT Now Honduras - - CIO CORNER -

Al ini­cio de es­te año me vie­ne una re­fle­xión que com­par­ti­mos con va­rios co­le­gas y es­tá re­la­cio­na­da con las ex­pe­rien­cias a las que nos en­fren­ta­mos los in­ge­nie­ros de sis­te­mas en las áreas de desa­rro­llo de soft­wa­re.

En es­te ám­bi­to, es muy co­mún es­cu­char que “el usua­rio no sa­be exac­ta­men­te qué es lo que quie­re”.

Qui­zás en nues­tra per­so­na­li­dad ego­cén­tri­ca eso es vá­li­do y es jus­ti­fi­ca­do, pe­ro cuan­do cae­mos en el ci­clo de re­pro­ce­sos, has­ta que lo­gra­mos re­sol­ver y en­con­trar la so­lu­ción al pro­ble­ma real, nos da­mos cuen­ta de que mu­chas ve­ces tam­po­co es exac­ta­men­te lo que los usua­rios des­cri­ben.

Co­mo con­clu­sión, se pue­de caer en la per­cep­ción de que el pro­duc­to es de­fec­tuo­so o que sim­ple­men­te el in­ge­nie­ro que lo es­tá aten­dien­do no lo­gra en­ten­der al usua­rio.

En al­gu­nas char­las del gre­mio se re­ci­ta un di­cho que ha­ce re­fe­ren­cia a que IT es cul­pa­ble has­ta que no se de­mues­tre lo con­tra­rio.

Por otro la­do, en la ca­ra opues­ta de la mo­ne­da, se ase­gu­ra que aque­llos pro­fe­sio­na­les de sis­te­mas de­di­ca­dos al desa­rro­llo de soft­wa­re que se in­vo­lu­cran en los pro­ce­sos de los clien­tes son los que ma­yor sa­tis­fac­ción le ge­ne­ra a ellos.

Hay co­le­gas de in­ge­nie­ría en sis­te­mas muy bien co­lo­ca­dos en pues­tos de di­fe­ren­tes áreas, tan­to a ni­vel ad­mi­nis­tra­ti­vo, fi­nan­cie­ro, co­mer­cial o de re­cur­sos hu­ma­nos, etc., cu­ya ex­pe­rien­cia al tra­ba­jar di­ver­sos sis­te­mas am­plia­ron sus co­no­ci­mien­tos y que, en con­jun­to con la for­ma­ción aca­dé­mi­ca orien­ta­da a re­sol­ver pro­ble­mas y la prac­ti­ci­dad en la bús­que­da de so­lu­cio­nes, aho­ra han po­di­do cons­truir­se un per­fil al­ta­men­te apre­cia­do por las em­pre­sas don­de la­bo­ran.

Ca­da pro­fe­sio­nal de tec­no­lo­gía eli­ge su lí­nea de tra­ba­jo. Eso lo ve­mos en nues­tro dia­rio vi­vir: co­le­gas de pen­sa­mien­to es­truc­tu­ra­do que ne­ce­si­tan co­no­cer con la ma­yor pre­ci­sión po­si­ble có­mo de­be ser di­se­ña­da una pan­ta­lla, las opciones a las que ten­drá ac­ce­so un de­ter­mi­na­do gru­po de usua­rios o bien las no­ti­fi­ca­cio­nes o aler­tas que el soft­wa­re de­be­rá pre­sen­tar­le al usua­rio si al­go no se eje­cu­ta de for­ma co­rrec­ta.

Tam­bién hay otros co­le­gas que adap­tan los cam­bios a los nue­vos re­que­ri­mien­tos de los clien­tes y man­tie­nen co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te con ca­da uno de ellos pa­ra crear pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad de for­ma con­sen­sua­da; en mu­chas oca­sio­nes, esos pro­duc­tos tie­nen in­cor­po­ra­das las re­co­men­da­cio­nes he­chas por “la gen­te de sis­te­mas”, co­mo sue­len lla­mar­nos.

Es­te ti­po de ini­cia­ti­vas de co­mu­ni­ca­ción da ca­bi­da a las di­ver­sas me­to­do­lo­gías de desa­rro­llo y de ad­mi­nis­tra­ción de pro­yec­tos en las cua­les se bus­ca en­con­trar una mez­cla que ob­tie­ne los as­pec­tos po­si­ti­vos de ca­da una de las for­mas de tra­ba­jo y en don­de el fac­tor de la co­mu­ni­ca­ción juega un pa­pel pri­mor­dial pa­ra el éxi­to de los pro­yec­tos.

Es­ti­ma­dos lec­to­res, ami­gos y co­le­gas de la in­ge­nie­ría de soft­wa­re, si ca­da quien to­ma la de­ci­sión que crea con­ve­nien­te, les in­vi­to a que en es­ta épo­ca post­mo­der­nis­ta, don­de la tec­no­lo­gía es pie­za an­gu­lar de to­do, orien­te­mos nues­tro tra­ba­jo al cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de la em­pre­sa.

Si te­ne­mos que pro­fun­di­zar en te­mas pro­pios del ne­go­cio, es­to se­rá un plus pa­ra no­so­tros y un cre­ci­mien­to en nues­tro cam­po pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.