¿No más pro­gra­ma­ción?

Lle­ga un mo­men­to en don­de los pro­gra­ma­do­res de­ben po­ner aten­ción a las se­ña­les que se pre­sen­tan en el tra­ba­jo, si son más de sie­te, ¿de­be­rías de­jar tu pues­to?

IT Now Honduras - - DEVOPS - CIO

Una co­sa es sa­ber có­mo de­jar un tra­ba­jo; pe­ro otra es sa­ber cuán­do lle­gó el mo­men­to. Aquí les voy a dar al­gu­nos con­se­jos que pue­den to­mar en cuen­ta los desa­rro­lla­do­res al mo­men­to de de­jar su pues­to de desa­rro­lla­dor.

Aquí hay nue­ve ra­zo­nes por las cua­les es po­si­ble que quie­ras can­tar­le a tu em­plea­dor ac­tual que de­jas el pues­to pa­ra en­con­trar un nue­vo ho­gar pa­ra tu ta­len­to con el có­di­go.

1. Di­cen que tu sis­te­ma es el “le­ga­do”

Si es­tás tra­ba­jan­do en el “sis­te­ma le­ga­do”, a pu­lir el cu­rrícu­lo, a va­riar tu en­tre­na­mien­to y, si es po­si­ble que apren­dien­do al­go nue­vo. Tu or­ga­ni­za­ción, es­pe­cial­men­te los se­ño­res que cuen­tan las mo­ne­das, es­tán bus­can­do re­em­pla­zar el sis­te­ma y una gran can­ti­dad de or­ga­ni­za­cio­nes ton­tas re­em­pla­zan tam­bién a la gen­te y con­tra­tan a al­guien que ya co­no­ce co­sas nue­vas.

En es­te mo­men­to hay un vie­jo cas­ca­rra­bias que lee es­to y di­ce: “Lo que tú di­gas, ni­ñi­to, yo he es­ta­do en el “equi­po le­ga­do” du­ran­te 30 años.”

Cier­ta­men­te, eso tam­bién pa­sa. Pe­ro he re­vi­sa­do más de un cu­rrícu­lo don­de la per­so­na no ha­bía apren­di­do ni una co­sa nue­va en dos o tres dé­ca­das y de pron­to tu­vo que bus­car un tra­ba­jo nue­vo. A ve­ces to­mar pe­que­ños ries­gos es me­jor que pen­sar que no es­tás to­man­do nin­guno, pe­ro es ma­lo des­cu­brir que ha­bías to­ma­do el ries­go más enor­me de to­dos: vol­ver­te irre­le­van­te.

2. No es­tás in­vi­ta­do a reunio­nes a las que so­lías ir

Ya sea por ra­zo­nes per­so­na­les, pro­fe­sio­na­les o tec­no­ló­gi­cas; que no te to­men en cuen­ta pa­ra una se­sión or­di­na­ria por lo ge­ne­ral es una se­ñal de que van a dar tu ca­ji­ta de car­tón. Bús­ca­te el rec­tán­gu­lo gran­de que hay en la pa­red y sal­ta por ahí. Sien­do blan­co, no ten­go que li­diar con mu­cho ra­cis­mo, pe­ro al igual que mu­cha gen­te, yo pen­sa­ba que ra­cis­mo era que te gri­ta­ra “ne­gro”. Sin em­bar­go hay otras for­mas de ra­cis­mo y si eres víc­ti­ma del mis­mo en tu tra­ba­jo, por pe­que­ño que pue­da pa­re­cer, es me­jor ir pen­san­do en un cam­bio.

Es­to po­dría ma­ni­fes­tar­se en ser apar­ta­do o se­ña­la­do por co­sas que ha­cen tus co­le­gas, que el es­tán­dar pa­ra juz­gar su tra­ba­jo sea cla­ra­men­te di­fe­ren­te

AL­GUIEN real­men­te cree que es­te ma­pa del me­tro era la me­jor re­pre­sen­ta­ción del pro­ce­so de desa­rro­llo de soft­wa­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.