¿De­be­rían los desa­rro­lla­do­res de soft­wa­re te­ner un có­di­go de éti­ca?

El po­der de im­pul­sar la tec­no­lo­gía ge­ne­ra una gran res­pon­sa­bi­li­dad. ¿Qué de­ben ha­cer los pro­mo­to­res cuan­do se en­fren­tan a un di­le­ma éti­co?

IT Now Honduras - - DEVOPS - CIO

Pri­me­ro, no ha­gas da­ño. Es­te es el men­sa­je sub­ya­cen­te del ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co que his­tó­ri­ca­men­te ha­cen los mé­di­cos pa­ra de­mos­trar que se ape­ga­rán a un có­di­go de con­duc­ta éti­ca. Fon­ta­ne­ros, tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción, po­li­cías - ca­si to­dos los pro­fe­sio­na­les cu­yo tra­ba­jo tie­ne un im­pac­to so­bre el pú­bli­co de­ben guiar­se por un có­di­go éti­co.

Hay una ex­cep­ción no­ta­ble: la tec­no­lo­gía. Si bien exis­ten có­di­gos de con­duc­ta pro­pios de or­ga­ni­za­cio­nes y em­pre­sas, co­mo las di­rec­tri­ces de la Aso­cia­ción pa­ra la Ma­qui­na­ria In­for­má­ti­ca (ACM) y del Ins­ti­tu­to de In­ge­nie­ros Eléc­tri­cos y Elec­tró­ni­cos – Cien­cias de la Compu­tación (IEEECS); no hay un con­jun­to de es­tán­da­res que abar­que a to­da la in­dus­tria. Pe­ro de­be­ría ha­ber­lo

En 2015 ex­per­tos in­de­pen­dien­tes re­ve­la­ron que los in­ge­nie­ros de Volks­wa­gen pro­gra­ma­ron los au­to­mó­vi­les pa­ra al­te­rar la can­ti­dad de sus emi­sio­nes; en es­te 2016, du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se, Fa­ce­book (en­tre otros me­dios) li­dió con una epi­de­mia de no­ti­cias fal­sas y EE.UU. en­fren­tó las po­si­bi­li­da­des de in­ter­fe­ren­cias y hac­king ru­so en sus elec­cio­nes. El ac­tual pre­si­den­te ba­só su cam­pa­ña la pro­me­sa de in­cre­men­tar el re­gis­tro de mu­sul­ma­nes exis­ten­tes (o cons­truir uno nue­vo) pa­ra ras­trear a miem­bros de esa fe. Es­tos son só­lo al­gu­nos ejem­plos de có­mo el soft­wa­re pue­de ser uti­li­za­do con fi­nes ne­ga­ti­vos. No hay ma­ne­ra de pre­ver com­ple­ta­men­te los po­si­bles re­sul­ta­dos de un desa­rro­llo, del uso de ca­da pie­za tec­no­ló­gi­ca y el de ca­da lí­nea de có­di­go. Por lo tan­to, ha­cer lo co­rrec­to que­da a car­go de quie­nes di­se­ñan y cons­tru­yen los pro­duc­tos: los pa­que­tes de soft­wa­re, las apli­ca­cio­nes y las so­lu­cio­nes que uti­li­za­mos dia­ria­men­te. Es di­fí­cil de­ter­mi­nar qué es lo co­rrec­to o no lo es, con la pre­sión de las fe­chas to­pe y tu em­pleo pen­dien­do de un hi­lo. Se­gún Da­ve West, due­ño de pro­duc­tos en Scrum. org, un có­di­go de éti­ca pue­de dar­te un con­tex­to o un mar­co re­fe­ren­cial al cual re­cu­rrir; aun­que si bien ma­ni­fies­ta que le gus­ta­ría que exis­tie­ra, nos di­ce que es com­pren­si­ble que un gru­po de pen­sa­mien­to tan di­ver­so no pue­da es­tar de acuer­do con to­dos los as­pec­tos que lo con­for­ma­rían.

EN­SE­ÑAR A LA gen­te a ha­cer­se las pre­gun­tas co­rrec­tas im­pli­ca co­no­cer cuá­les son esas pre­gun­tas y com­pren­der que los va­lo­res de ca­da uno son dis­tin­tos.

“Me en­can­ta­ría ver un có­di­go de éti­ca es­tan­da­ri­za­do en la in­dus­tria, pues te­ne­mos que con­si­de­rar que nues­tro de­ber es me­jo­rar el ofi­cio de la crea­ción de soft­wa­re. Creo que sen­ta­ría unas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.