VEN­TA­JAS DE LA IN­VER­SIÓN

Mercados & Tendencias Honduras - - Mercados -

Ge­ne­ral­men­te no re­quie­ren gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro, por lo que resulta una he­rra­mien­ta idó­nea pa­ra pe­que­ños in­ver­sio­nis­tas.

du­ran­te cuán­to tiem­po va a te­ner di­cho ac­ti­vo o ac­ti­vos.

Ase­gú­re­se de es­co­ger la So­cie­dad Ad­mi­nis­tra­do­ra de Fon­dos de In­ver­sión o la ges­to­ra de su pre­fe­ren­cia y re­gis­trar­se co­mo in­ver­sio­nis­tas, cum­plien­do con to­da la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra abrir una cuen­ta. Pos­te­rior­men­te, co­mo in­ver­sio­nis­ta, de­be in­for­mar am­plia­men­te a la so­cie­dad ad­mi­nis­tra­do­ra de los ob­je­ti­vos y ex­pec­ta­ti­vas que se tie­nen, de mo­do tal que es­ta pue­da re­co­men­dar el ti­po de fon­do o fon­dos más apro­pia­dos pa­ra man­te­ner una in­ver­sión di­ver­si­fi­ca­da y ba­lan­cea­da.

Pe­ro, ¿cuál es el fon­do más re­co­men­da­ble pa­ra us­ted? Eso va a de­pen­der del ob­je­ti­vo que ten­ga, ya que en la in­dus­tria hay va­rie­dad de op­cio­nes. Por ejem­plo, exis­ten fon­dos en dó­la­res o en mo­ne­da na­cio­nal, otros a cor­to o lar­go pla­zo, abier­tos o ce­rra­dos, y que ad­mi- nis­tran di­fe­ren­tes ries­gos, to­do de­pen­dien­do de la na­tu­ra­le­za de la in­ver­sión, ex­pli­ca Die­go So­to, Ge­ren­te Ge­ne­ral de Vis­ta SFI.

Pa­ra­le­lo a lo an­te­rior, el in­ver­sio­nis­ta tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de leer y ana­li­zar el pros­pec­to del Fon­do de su elec­ción pre­vio a rea­li­zar la in­ver­sión.

Aho­ra bien, pa­ra cal­cu­lar la ren­ta­bi­li­dad de fon­dos de in­ver­sión es ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta el va­lor de mer­ca­do de ca­da una de las par­ti­ci­pa­cio­nes en las que va­ya a in­ver­tir, que es cal­cu­la­do dia­ria­men­te me­dian­te una di­vi­sión en­tre el pa­tri­mo­nio to­tal y el nú­me­ro de par­ti­ci­pa­cio­nes que hay en cir­cu­la­ción en ese mo­men­to de­ter­mi­na­do. Co­mo re­sul­ta­do, ten­drá el lla­ma­do “va­lor li­qui­da­ti­vo”, ci­fra que pue­de con­sul­tar con la mis­ma SFI o ges­to­ra con la que es­tá in­vir­tien­do.

Así, la ren­ta­bi­li­dad que va a ob­te­ner co­mo in­ver­sor se cal­cu­la te­nien­do en In­ver­sio­nes se­gu­ras

Na­die quie­re per­der su di­ne­ro, prin­ci­pal­men­te si se tra­ta de los aho­rros de to­da una vi­da. Aun­que cual­quier ti­po de in­ver­sión siem­pre con­lle­va­rá al­gún gra­do de ries­go, la ad­mi­nis­tra­ción de és­te por par­te de una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en in­ver­sión, po­dría re­du­cir el im­pac­to.

Por ello, un pa­so fun­da­men­tal an­tes de ad­qui­rir un com­pro­mi­so de es­te ti­po es in­for­mar­se so­bre los di­fe­ren­tes ti­pos de in­ver­sio­nes que exis­ten en el mer­ca­do. Pa­ra Ra­mí­rez, de EY, es pre­ci­so en­ten­der cuál es el con­cep­to de un fon­do de in­ver­sión, en el que el in­ver­sio­nis­ta ha­ce un apor­te, pe­ro le otor­ga a al­guien más que la po­tes­tad de ad­mi­nis­trar­lo. “Ese al­guien va a to­mar las de­ci­sio­nes so­bre dón­de y cuán­do in­ver­tir, qué ha­cer con el di­ne­ro”, di­ce.

De es­ta ma­ne­ra, in­ves­ti­gar quién es la per­so­na o em­pre­sa del fon­do de in­ver­sio­nes y cuál es su his­to­rial es un pa­so obli­ga­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.