Bue­nas pa­la­bras y bue­nas ac­cio­nes

Conectate - - FRONT PAGE -

Pro­pon­te ha­cer fe­liz al me­nos a una per­so­na ca­da día, y en diez años ha­brás he­cho fe­li­ces a tres mil seis­cien­tas cin­cuen­ta. Di­cho de otro mo­do, ha­brás lle­va­do ale­gría a to­do un pe­que­ño pue­blo con tu con­tri­bu­ción al fon­do de bie­nes­tar ge­ne­ral. Syd­ney Smith (1771–1845)

El prin­ci­pio más pro­fun­do del ca­rác­ter hu­mano es el an­he­lo de ser apre­cia­do. Wi­lliam Ja­mes (1842–1910)

Ha­cer be­ne­fi­cio es se­me­jar a Dios. Fer­nan­do de Ro­jas (1470–1541)

Don­de sea que ha­ya un ser hu­mano hay una opor­tu­ni­dad de ser ama­ble. Sé­ne­ca (4 a. C.– 65 d. C.)

Un so­lo ac­to de bon­dad echa raí­ces en to­das di­rec­cio­nes, y de las raí­ces bro­tan nue­vos ár­bo­les. La obra más gran­de que ha­ce la bon­dad en los de­más es que los vuel­ve bon­da­do­sos. Ame­lia Earhart (1897–1937)

Ayu­da a tu her­mano a cru­zar el río en su bo­te y te en­con­tra­rás con que el tu­yo tam­bién ha al­can­za­do la ori­lla. Pro­ver­bio in­dio

Quien siem­bra cor­te­sía, re­co­ge amis­tad; y quien plan­ta ama­bi­li­dad, co­se­cha amor. Ba­si­lio de Ce­sa­rea (c. 329–379)

Los di­chos sa­bios caen a me­nu­do en tie­rra es­té­ril; pe­ro una pa­la­bra ama­ble nun­ca se ti­ra. Art­hur Helps (1813–1875)

Sé ama­ble. Re­cuer­da que to­das las per­so­nas con las que te cru­zas es­tán li­bran­do una du­ra ba­ta­lla. Harry Thom­pson (1960–2005)

La me­jor par­te de la vida de un hom­bre bueno son sus pe­que­ños ges­tos — anó­ni­mos, ol­vi­da­dos— de con­si­de­ra­ción y amor. Wi­lliam Words­worth (1770–1850)

Be­ne­vo­len­cia no quie­re de­cir to­le­ran­cia de lo ruin, o con­for­mi­dad con lo inep­to, sino vo­lun­tad de bien. An­to­nio Ma­cha­do (1875–1939)

Bien es­tán los bue­nos pen­sa­mien­tos, pe­ro re­sul­tan tan li­via­nos co­mo bur­bu­ja de ja­bón, si no los si­gue el es­fuer­zo pa­ra con­cre­tar­los en ac­ción. Gas­par Mel­chor de Jo­ve­lla­nos (1744–1811)

La gentileza en las pa­la­bras crea con­fian­za. La gentileza en el pen­sa­mien­to crea pro­fun­di­dad. La gentileza en la en­tre­ga crea amor. Lao-Tsé (si­glo VI a. C.)

Bue­nas pa­la­bras y bue­nos mo­da­les to­das las puer­tas abren. Re­frán es­pa­ñol

Co­mo el sol de­rri­te el hie­lo, la bon­dad eva­po­ra los ma­len­ten­di­dos, la des­con­fian­za y la hos­ti­li­dad. Al­bert Sch­weit­zer (1875–1965)

La bon­dad en­gen­dra bon­dad. Só­fo­cles (496– 406 a. C.)

Yo iría a las pro­fun­di­da­des cien ve­ces pa­ra alen­tar a un al­ma aba­ti­da. Me vie­ne bien ha­ber su­fri­do, pa­ra que se­pa ha­blar co­mo con­vie­ne a al­guien que es­tá abru­ma­do. Char­les Spur­geon (1834–1892)

Tra­ta a un hom­bre se­gún lo que pa­re­ce ser, y lo ha­rás peor. Trá­ta­lo co­mo si ya fue­ra lo que pue­de lle­gar a ser, y se con­ver­ti­rá en lo que de­be ser. Johann Wolf­gang von Goet­he (1749–1832) ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.