EL DON DE ES­CU­CHAR

Conectate - - FRONT PAGE - Di­na Ellens Du­ran­te más de 25 años, Di­na Ellens en­se­ñó en co­le­gios del Sud­es­te Asiá­ti­co. Aho­ra que se ha re­ti­ra­do, si­gue rea­li­zan­do la­bo­res de vo­lun­ta­ria­do y se ha afi­cio­na­do a es­cri­bir. ■

Me aca­ba­ba de mu­dar a otro país con mi fa­mi­lia, lo que im­pli­ca­ba un cam­bio de co­le­gio pa­ra los ni­ños y de em­pleo pa­ra mi ma­ri­do. Fue un mo­men­to di­fí­cil en que to­dos tu­vi­mos que adap­tar­nos a la nue­va si­tua­ción, pe­ro yo era la más afec­ta­da. Mi ma­tri­mo­nio tam­bién se es­ta­ba re­sin­tien­do. La lis­ta de te­mas que mi ma­ri­do y yo evi­tá­ba­mos iba en au­men­to, pues sa­bía­mos que aca­ba­ría­mos dis­cu­tien­do. Fue en­ton­ces que co­no­cí a Tonia. Tonia era mi ve­ci­na de al la­do. Te­nía va­rios hi­jos pe­que­ños, y su es­po­so so­lo ha­cía tra­ba­jos es­po­rá­di­cos. En su fa­mi­lia, ella era el aglu­ti­nan­te, una la­bor que no le da­ba tre­gua.

Sin em­bar­go, de al­gún mo­do se las arre­gla­ba pa­ra pres­tar­me aten­ción. Cuan­do las co­sas se po­nían muy pe­sa­das en ca­sa, yo sa­bía que siem­pre po­día acu­dir a Tonia.

To­ca­ba a su puer­ta, y ella me re­ci­bía con una son­ri­sa. De­ja­ba de la­do lo que es­tu­vie­ra ha­cien­do y se sen­ta­ba con­mi­go a es­cu­char to­das mis cui­tas. Lue­go ha­cía lo me­jor que pue­de ha­cer una ami­ga: con sen­ci­llez, pe­ro de to­do co­ra­zón, le en­co­men­da­ba a Dios la car­ga de an­gus­tia que aca­ba­ba de echar­le en­ci­ma.

Así fue co­mo des­cu­brí lo que le per­mi­tía te­ner siem­pre tan­ta se­re­ni­dad y pa­cien­cia pa­ra es­cu­char­me. En lu­gar de tra­tar de lle­var el pe­so de mis afa­nes jun­to con los su­yos, Tonia ha­bía apren­di­do a des­em­ba­ra­zar­se de sus preo­cu­pa­cio­nes, en­tre­gár­se­las al Se­ñor y de­jar que Él la sos­tu­vie­ra1.

El Se­ñor y Su Pa­la­bra te­nían una pre­sen­cia ac­ti­va en su vida. La ayu­da­ban a su­pe­rar los mo­men­tos di­fí­ci­les y la ca­pa­ci­ta­ban pa­ra brin­dar­se a per­so­nas ne­ce­si­ta­das co­mo yo.

Des­de en­ton­ces mi vida y la de Tonia han se­gui­do dis­tin­tos de­rro­te­ros. Nues­tros hi­jos cre­cie­ron, y mi ma­ri­do y yo re­cu­pe­ra­mos nues­tra re­la­ción. Pe­ro nun­ca voy a ol­vi­dar la bon­dad que ella me ma­ni­fes­tó; siem­pre te­nía unos mo­men­tos pa­ra mí. En re­tros­pec­ti­va, me doy cuen­ta de que ella fue un fac­tor de­ter­mi­nan­te que me ayu­dó a to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das en un pun­to de in­fle­xión en mi vida. Emo­cio­nal­men­te, yo era co­mo el hom­bre asal­ta­do y gol­pea­do que que­dó ti­ra­do a la ve­ra del ca­mino. Tonia fue el buen sa­ma­ri­tano que me res­ca­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.