La ca­je­ra que se in­tere­só por mí

Conectate - - FRONT PA­GE - Chal­sey Doo­ley Chal­sey Doo­ley es­cri­be tex­tos ins­pi­ra­ti­vos pa­ra ni­ños y pro­fe­so­res apar­te de de­di­car­se de lleno a la edu­ca­ción de sus pro­pios hi­jos. Vi­ve en Aus­tra­lia. ■

No sé có­mo lo hi­zo, pe­ro los ojos de la ca­je­ra se cla­va­ron en los míos. Me des­cu­brió. Yo ha­bía tra­ta­do de evi­tar to­do con­tac­to vi­sual mien­tras ter­mi­na­ba de hacer las com­pras en el su­per­mer­ca­do. Más ver­gon­zo­so que ser vista en pú­bli­co ex­tra­ña­men­te vul­ne­ra­ble se­ría que al­guien des­cu­brie­ra el in­ci­den­te tan in­sig­ni­fi­can­te que me ha­bía des­mo­ro­na­do.

Siem­pre y cuan­do no tu­vie­ra que ha­blar, po­día con­tro­lar­me. Mi ma­ri­do in­ten­tó ha­blar con­mi­go por te­lé­fono, pe­ro yo no es­ta­ba en con­di­cio­nes de res­pon­der­le. Si hu­bie­ra tra­ta­do de ex­pli­car­le al­go, so­lo me ha­brían sa­li­do pa­la­bras en­re­da­das y fuer­tes so­llo­zos.

Me lle­gó el turno en la ca­ja. Sa­bía por ex­pe­rien­cia que en aque­lla tien­da las ca­je­ras tra­ba­ja­ban co­mo au­tó­ma­tas y pro­ce­sa­ban los ar­tícu­los en un san­tia­mén. Eso no me mo­les­ta­ba. Es­ta­ba lis­ta pa­ra un trá­mi­te ex­pe­di­to y an­sia­ba sa­lir de allí lo an­tes po­si­ble; de lo con­tra­rio, no po­dría con­te­ner­me más.

A la ca­je­ra no se le ocu­rrió na­da me­jor que pre­gun­tar­me: —¿Có­mo le va? No lo de­cía por de­cir. Le in­tere­sa­ba mi res­pues­ta.

—No es na­da, de ver­dad — bal­bu­ceé que­rien­do aca­bar rá­pi­do.

Pe­ro por pri­me­ra vez en aque­lla tien­da —y lo di­go en se­rio—, la ama­ble ca­je­ra no qui­so ni to­car nin­guno de los ar­tícu­los que ha­bía que pa­sar por el lec­tor de có­di­go de ba­rras has­ta que le di­je­ra lo que me su­ce­día.

Por su­pues­to, ha­bía gen­te es­pe­ran­do en fi­la de­trás de mí, y sin du­da que a la ca­je­ra la vi­gi­la­ban pa­ra ver que es­tu­vie­ra ha­cien­do su tra­ba­jo con efi­cien­cia. No obs­tan­te, me hi­zo sen­tir­me más im­por­tan­te que to­do lo de­más. Que­dé en shock. De al­gu­na ma­ne­ra eso re­du­jo la ver­güen­za que ha­bría sen­ti­do al con­tar­le llo­ri­quean­do lo que me ha­bía pa­sa­do.

Si hu­bie­ra po­di­do de­cir­le que me ha­bían des­cu­bier­to un cán­cer de ma­ma o que mi me­jor ami­ga ha­bía muer­to, ha­bría sen­ti­do que te­nía jus­ti­fi­ca­ción pa­ra ins­pi­rar to­da la lás­ti­ma del mun­do. Pe­ro sa­bía que si re­ve­la­ba lo que me ha­bía su­ce­di­do, na­die se iba a con­mo­ver. Así y to­do, te­nía la im­pre­sión de que aque­lla se­ño­ra que se ha­bía in­tere­sa­do por mí y me ha­bía pre­gun­ta­do sin­ce­ra­men­te có­mo es­ta­ba me iba a tra­tar con com­pa­sión, fue­ra cual fue­ra el mo­ti­vo por el que es­ta­ba so­llo­zan­do. En esen­cia, ella me con­si­de­ra­ba im­por­tan­te.

Al ver que no iba a po­der es­ca­bu­llir­me, le res­pon­dí bre­ve­men­te:

— Hi­ce es­pe­rar en la co­la a al­guien en otra tien­da y ar­mó un es­cán­da­lo.

Mi jor­na­da ha­bía co­men­za­do a las tres de la ma­dru­ga­da. El be­bé se des­per­tó, y ya no pu­de vol­ver a con­ci­liar el sue­ño. El can­san­cio y el es­trés se ha­bían alia­do en mal mo­men­to y lu­gar.

Pa­ra em­pe­zar, re­sul­tó que no de­bía ha­ber es­ta­do en la fi­la de la ca­ja

ex­press, pues con­té mal el nú­me­ro de ar­tícu­los que lle­va­ba en la ca­nas­ta y eran más de los que se per­mi­tían. Lue­go, cuan­do lle­gó el mo­men­to de pa­gar, me que­dé en blan­co, y no me acor­da­ba de la cla­ve de mi tar­je­ta. La mu­jer que me se­guía en la co­la no de­ja­ba de pre­sio­nar­me y has­ta lle­gó a aco­sar­me ver­bal­men­te. Mien­tras tan­to, la ca­je­ra me re­pe­tía con pa­cien­cia que in­tro­du­je­ra mi cla­ve.

Des­cu­brí que más es­tre­san­te que an­dar apu­ra­da y te­ner de­lan­te a un clien­te que to­ma mu­cho tiem­po es ser pre­ci­sa­men­te ese clien­te. Al fi­nal me hi­ce a un la­do por un mo­men­to pa­ra orar y, gra­cias a Dios, re­cor­dé la cla­ve. Des­pués de pe­dir dis­cul­pas a la se­ño­ra que iba de­trás de mí —la cual se mos­tró in­sen­si­ble y me res­pon­dió con frial­dad—, me fui en si­len­cio, con lá­gri­mas en los ojos.

El con­tras­te en­tre lo que ha­bía su­ce­di­do en la co­la de la pri­me­ra tien­da y en la se­gun­da era tre­men­do. Des­pués de la ex­pe­rien­cia de sen­tir­me in­com­pren­di­da y juz­ga­da con du­re­za, de ha­ber es­ta­do so­me­ti­da a pre­sión y es­trés y tra­ta­da co­mo si fue­ra la cul­pa­ble de to­dos los ma­les del mun­do, la ca­je­ra de la se­gun­da tien­da se in­tere­só por mí y me hi­zo sen­tir­me más im­por­tan­te y va­lio­sa que el tiem­po o el di­ne­ro. Has­ta fue a bus­car­me unos pa­ñue­los de pa­pel. Aque­lla si­tua­ción em­ba­ra­zo­sa que­dó cu­bier­ta por un cá­li­do man­to de ca­ri­ño.

Nor­mal­men­te el mun­do no se de­tie­ne por­que yo ne­ce­si­te de­rra­mar unas lá­gri­mas; pe­ro esa que ocu­rrió me re­sul­tó re­con­for­tan­te. Me re­cor­dó lo im­por­tan­te que es el amor, y lo do­lo­ro­so y da­ñino que pue­de ser que nos en­fras­que­mos tan­to en lo que te­ne­mos que hacer que se nos ol­vi­de re­co­no­cer el va­lor de las per­so­nas que nos ro­dean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.