VA­LOR NE­TO de UN ABRA­ZO CO­MÚN

Conectate - - FRONT PAGE - Joe Johns­ton Joe Johns­ton es co­lum­nis­ta y con­se­je­ro. Vi­ve en Mé­xi­co. ■

Los le­tre­ros eran sim­ples rec­tán­gu­los de ma­de­ra pin­ta­da de blan­co, que con bri­llan­tes le­tras ro­jas pro­cla­ma­ban: « ABRA­ZOS GRA­TIS». Es­ta­ban ador­na­dos con flo­res, co­ra­zo­nes y ale­gres man­chas de co­lo­res lla­ma­ti­vos. Nos di­ri­gi­mos a nues­tro pun­to de en­cuen­tro, en un cam­pus uni­ver­si­ta­rio cer­cano, don­de nos reuni­mos con el res­to de nues­tro gru­po, y em­pren­di­mos la mar­cha por el cen­tro de Gua­da­la­ja­ra, Mé­xi­co, en bus­ca de des­co­no­ci­dos a quie­nes pro­di­gar es­pon­tá­neas mues­tras de cariño.

Car­te­les en al­to, nos dis­per­sa­mos, co­mo un im­pa­ra­ble ejér­ci­to de afec­to.

—¿Quie­res un abra­zo gra­tis? — era nues­tro gri­to de gue­rra.

La pri­me­ra prue­ba se nos pre­sen­tó en las olas de con­cre­to pa­ra mo­no­pa­ti­nes. Jó­ve­nes su­do­ro­sos se tur­na­ban tra­tan­do de im­pre­sio­nar a sus com­pa­ñe­ros con di­ver­sas acro­ba­cias de afi­cio­na­dos al rit­mo de los aplau­sos o abu­cheos de los po­co asea­dos es­pec­ta­do­res. Re­ga­lar abra­zos re­quie­re cier­ta in­tre­pi­dez, por lo que irrum­pi­mos en me­dio de ellos y los con­quis­ta­mos. Ca­da abra­zo gra­tui­to iba acom­pa­ña­do de un fo­lle­to igual­men­te gra­tui­to, y si la per­so­na nos con­ce­día más tiem­po, aña­día­mos una ora­ción.

Ac­to se­gui­do, nos tras­la­da­mos al par­que de la ve­re­da de en­fren­te, otro her­vi­de­ro de ado­les­cen­tes, re­pre­sen­tan­tes de to­das las tri­bus ur­ba­nas ha­bi­das y por ha­ber. Un gru­po de chi­cas gó­ti­cas nos hi­cie­ron se­ñas tí­mi­da­men­te pa­ra que nos acer­cá­ra­mos. In­va­di­mos sus au­ras de to­na­li­da­des ne­gras con nues­tros co­lo­res — unos sua­ves, otros fos­fo­res­cen­tes—, lo que pro­vo­có múl­ti­ples son­ri­sas.

En­to­na­mos can­cio­nes sen­ci­llas pa­ra pe­que­ños gru­pos de per­so­nas.

Era música con un men­sa­je de amor y cariño. Des­de lue­go, el úl­ti­mo es­tri­bi­llo siem­pre lo sal­pi­men­tá­ba­mos con nues­tros dis­tin­ti­vos abra­zos.

Mien­tras re­co­rría­mos el cen­tro de la ciu­dad, un se­ñor sen­ta­do en un res­tau­ran­te hi­zo una pau­sa en su co­mi­da al ver a las ca­ma­re­ras pa­sar co­rrien­do a su la­do pa­ra ir a re­ci­bir su ra­ción de abra­zos, en al­gu­nos ca­sos ra­ción do­ble o tri­ple. En­ton­ces nos lla­mó pa­ra pre­gun­tar­nos por qué ha­cía­mos eso. Le con­tes­ta­mos que sim­ple­men­te te­ne­mos con­cien­cia de la im­por­tan­cia de ma­ni­fes­tar cariño. En un mun­do tan se­dien­to de amor, no vie­ne mal ha­cer una con­tri­bu­ción en ese sen­ti­do.

A fin de cuen­tas, ¿qué nos pro­po­nía­mos? Je­sús ama a to­das las per­so­nas, y que­ría­mos ase­gu­rar­nos de que lo su­pie­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.