CAM­BIA EL MUN­DO

Conectate - - FRONT PAGE -

Quie­ro po­ner más de mi par­te pa­ra ejer­cer una in­fluen­cia po­si­ti­va en mi en­torno, pe­ro me da la im­pre­sión de que bien po­co pue­do ha­cer. Cam­biar el mun­do me pa­re­ce una ta­rea mo­nu­men­tal. No sa­bría por dón­de em­pe­zar.

La bue­na no­ti­cia es que pa­ra de­jar hue­lla no ha­ce fal­ta ser una per­so­na de mu­cha in­fluen­cia o re­cur­sos. Ca­da cam­bio fa­vo­ra­ble que tie­ne lu­gar, por gran­de o pe­que­ño que sea, con­tri­bu­ye a la­brar un mun­do me­jor. Po­de­mos me­jo­rar la vida de las per­so­nas que nos ro­dean con nues­tros ac­tos de bon­dad y con­si­de­ra­ción, y tam­bién ma­ni­fes­tan­do fe en ellas. A continuación, al­gu­nas fór­mu­las prác­ti­cas pa­ra em­pe­zar a cam­biar, de per­so­na en per­so­na, nues­tro rin­cón del mun­do:

• Cul­ti­va la ex­ce­len­cia. Pro­cu­ra pen­sar co­mo mí­ni­mo en un ras­go de ca­da per­so­na que te pa­rez­ca digno de elo­gio y preocú­pa­te de ha­cér­se­lo sa­ber. No seas tí­mi­do: ya ve­rás que no se can­sa­rá de oír­lo. Re­for­za­rás su con­fian­za en ese as­pec­to y, a me­di­da que au­men­te su au­to­es­ti­ma, la per­so­na me­jo­ra­rá tam­bién en otros as­pec­tos.

• Asig­na fun­cio­nes im­por­tan­tes a las per­so­nas. Pro­cu­ra dar­les fa­cul­ta­des y atri­bu­cio­nes en los as­pec­tos que son su fuer­te. De­mués­tra­les a los de­más que con­fías en ellos, que los ne­ce­si­tas y los va­lo­ras.

• Apre­cia a las per­so­nas por lo que son. Va­lo­rar el desem­pe­ño de una per­so­na es im­por­tan­te, y a la gen­te le gus­ta que le den las gra­cias y que se le re­co­noz­ca lo que ha he­cho; pe­ro ser es­ti­ma­do por una cua­li­dad par­ti­cu­lar es mu­cho más gra­to que ser aplau­di­do por las con­se­cuen­cias de esa cua­li­dad.

• Las ex­pre­sio­nes de apre­cio y agra­de­ci­mien­to pue­den ser muy sen­ci­llas. No pien­ses que tie­nes que al­ber­gar pro­fun­dos sen­ti­mien­tos de cariño por al­guien, o ser su me­jor ami­go y co­no­cer­lo a fon­do, pa­ra ejer­cer una in­fluen­cia po­si­ti­va en él. Pue­des te­ner un efec­to ma­ra­vi­llo­so en per­so­nas a las que prác­ti­ca­men­te no co­no­ces.

• Ami­no­ra la mar­cha. To­ma tiem­po ver a los de­más con nue­vos ojos. Ve más des­pa­cio en tu tra­to con las per­so­nas y da­le a Dios la opor­tu­ni­dad de re­ve­lar­te có­mo las ve Él.

• Haz pau­sas pa­ra me­di­tar. Pien­sa en los as­pec­tos en que al­guien te ha ayu­da­do. Ello cam­bia­rá tu mo­do de ver­lo, pues te ha­brás to­ma­do el tiem­po de ahon­dar en vez de que­dar­te en las su­po­si­cio­nes su­per­fi­cia­les que con tan­ta fa­ci­li­dad ha­ce­mos.

• Ol­vi­da el pa­sa­do. A na­die le gus­ta que lo eti­que­ten o lo en­ca­si­llen. Pro­cu­ra ver có­mo son las per­so­nas ac­tual­men­te o có­mo pue­den lle­gar a ser el día de ma­ña­na, y no per­mi­tas que tu con­cep­to de ellas que­de des­fi­gu­ra­do por ex­pe­rien­cias que na­da tie­nen que ver con el pre­sen­te. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.