HÉ­ROES ANÓ­NI­MOS

Conectate - - FRONT PAGE - Ejer­ci­cio es­pi­ri­tual Abi May Abi May es do­cen­te y es­cri­to­ra. Vi­ve en el Reino Uni­do y es co­lum­nis­ta de Co­néc­ta­te. ■

Es harto co­no­ci­do el epi­so­dio en que un mu­cha­cho en­tre­gó su al­muer­zo a los dis­cí­pu­los pa­ra que lo re­par­tie­ran en­tre la mul­ti­tud1. Je­sús to­mó los cin­co pa­nes y los dos pe­ces, los ben­di­jo, y mi­la­gro­sa­men­te se mul­ti­pli­ca­ron, con lo que sir­vie­ron pa­ra sa­ciar el ham­bre de mi­les de per­so­nas. ¿Quién era aquel chi­qui­llo? ¿Có­mo se lla­ma­ba? ¿Có­mo se lla­ma­ba su madre que con cariño le pre­pa­ró la fiam­bre­ra? Des­co­no­ce­mos esos de­ta­lles.

De­trás de mu­chos milagros de li­be­ra­ción, sa­na­ción y pro­vi­sión hay al­gún héroe anó­ni­mo que, sin ha­cer mu­cho rui­do, rea­li­za un sen­ci­llo ac­to de bon­dad. Re­cor­de­mos a los hom­bres que car­ga­ron en su ca­mi­lla a su ami­go pa­ra­lí­ti­co. Tan an­sio­sos es­ta­ban de lle­var­lo an­te Je­sús pa­ra que lo sa­na­ra que abrie­ron un bo­que­te en el te­ja­do pa­ra po­der in­tro­du­cir­lo en la ca­sa ates­ta­da de gen­te2.

Los que aca­rrea­ban el ca­dá­ver del hi­jo úni­co de una viu­da se de­tu­vie­ron cuan­do Je­sús se les acer­có, y así pre­sen­cia­ron el mi­la­gro­so re­gre­so a la vida del jo­ven3. Y no hay que ol­vi­dar a los hom­bres que vi­nie­ron de par­te de un cen­tu­rión pa­ra ro­gar a Je­sús que sa­na­se a su apre­cia­do sier­vo. Al re­gre­sar se en­con­tra­ron con que el cria­do se ha­bía cu­ra­do4.

To­dos esos per­so­na­jes anó­ni­mos hi­cie­ron más de lo que era su obli­ga­ción. No cons­ta que se les die­ran las gra­cias o se los re­com­pen­sa­ra por ello. Ac­tua­ron así por­que les sa­lió del co­ra­zón.

Pro­ba­ble­men­te ya adi­vi­nas el te­ma del ejer­ci­cio que te va­mos a pre­sen­tar. Pa­ra es­ta pró­xi­ma se­ma­na haz­te un pro­pó­si­to: sin de­cir­le na­da a na­die ni es­pe­rar na­da a cam­bio, ten una aten­ción con al­guien, ya sea un co­le­ga, un ami­go, un pariente o un ex­tra­ño. Me­jor to­da­vía, pro­cu­ra ha­cer­lo to­das las se­ma­nas. Qui­zá no seas tes­ti­go de milagros es­pec­ta­cu­la­res, pe­ro ha­rás son­reír a otros se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.