VI­VA LA AMA­BI­LI­DAD

Con afec­to to­do va me­jor

Conectate - - FRONT PAGE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Ma­ría Fon­tai­ne Ma­ría Fon­tai­ne y su es­po­so, Pe­ter Ams­ter­dam, di­ri­gen el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

En un vue­lo que to­mé ha­ce unos me­ses me fi­jé en una ni­ña de unos diez u on­ce años sen­ta­da al otro la­do del pa­si­llo, en dia­go­nal. Te­nía un enor­me cua­derno pa­ra co­lo­rear de lo más bo­ni­to que su ma­má evi­den­te­men­te le ha­bía con­se­gui­do pa­ra el vue­lo. En la mis­ma fi­la ha­bía otra ni­ña de más o me­nos la mis­ma edad; su pa­pá iba sen­ta­do de­trás de ella. Esa otra ni­ña no te­nía li­bro pa­ra co­lo­rear; es más, no te­nía na­da pa­ra en­tre­te­ner­se du­ran­te el vue­lo.

La del cua­derno es­ta­ba de lo más ocu­pa­da co­lo­rean­do y te­nía to­das sus cra­yo­las des­pa­rra­ma­das so­bre la me­si­ta. A la otra, po­bre­ci­ta, se le iban los ojos. Tan mal me sen­tí por ella que oré pa­ra que la pri­me­ra se die­ra cuen­ta y se ani­ma­ra a de­jar­le una ho­ja de su bo­ni­to cua­derno. Di­cho y he­cho: al ra­ti­to vi que la ni­ña ha­bía arran­ca­do una ho­ja y se la ha­bía en­tre­ga­do a su ve­ci­na. Ade­más, le es­ta­ba pres­tan­do sus lá­pi­ces de ce­ra.

Me in­cli­né ha­cia ade­lan­te por el pa­si­llo y le di­je a la ni­ña que me pa­re­cía muy lin­do que hu­bie­se com­par­ti­do su li­bro de co­lo­rear. Se le ilu­mi­nó la ca­ri­ta, com­pla­ci­da de que al­guien hu­bie­se no­ta­do su ges­to. No sé qué efec­to a lar­go pla­zo pue­den lle­gar a te­ner las po­cas pa­la­bras que le di­je, pe­ro qui­sie­ra creer que la pró­xi­ma vez que esa ni­ña ten­ga que de­ci­dir si pres­tar o no al­gu­na co­sa, se acor­da­rá de la se­ño­ra que se sin­tió or­gu­llo­sa de ella por­que to­mó una de­ci­sión acer­ta­da.

To­do el mun­do an­he­la que le den áni­mo. Estoy con­ven­ci­da de que Dios quie­re alen­tar a las per­so­nas, pe­ro en mu­chos ca­sos ne­ce­si­ta que sea­mos no­so­tros los por­ta­do­res de ese áni­mo. Si con­si­de­ras que no pue­des ser muy ge­ne­ro­so por fal­ta de tiem­po, de ener­gías, de ha­bi­li­dad o de di­ne­ro, por­que te pa­re­ce que tie­nes muy po­co, no te preo­cu­pes: a la ma­yo­ría nos pa­sa lo mis­mo. No obs­tan­te, to­dos po­de­mos prac­ti­car la ge­ne­ro­si­dad con nues­tras pa­la­bras de áni­mo, y así pro­pa­gar el amor de Dios don­de sea que es­te­mos. En cin­co mi­nu­tos po­de­mos te­ner un efec­to po­si­ti­vo en un pa­ra­de­ro de au­to­bús, en el me­tro, al cru­zar la ca­lle, en una tien­da, en el tra­ba­jo, en el co­le­gio, en lí­nea, cuan­do sa­li­mos a dar un pa­seo y en mi­les de cir­cuns­tan­cias más. No es ne­ce­sa­rio que lo que di­ga­mos sea pro­fun­do ni elo­cuen­te: bas­ta con pa­la­bras sen­ci­llas que sa­tis­fa­gan la ne­ce­si­dad de amor, es­pe­ran­za, tras­cen­den­cia y con­sue­lo que ten­ga la per­so­na a quien se las di­ri­gi­mos.

Po­de­mos pre­gun­tar­nos: «¿Qué po­dría de­cir­le a es­ta per­so­na que la ayu­de, que le le­van­te el áni­mo, que ha­ga

que se sien­ta ha­la­ga­da, apre­cia­da, va­lo­ra­da, y la con­ven­za de que lo que ha­ce es va­lio­so?»

A to­do el mun­do le gus­ta sen­tir­se valorado, sen­tir que lo que apor­ta es sig­ni­fi­ca­ti­vo. A lo me­jor nues­tras pa­la­bras de alien­to no re­pre­sen­tan sino un pa­so en la lar­ga sen­da que re­co­rre una per­so­na. Es po­si­ble que su efec­to sea evi­den­te, y es po­si­ble que nun­ca lo vea­mos; pe­ro lo im­por­tan­te es que sea­mos ge­ne­ro­sos con nues­tras ex­pre­sio­nes de alien­to. El amor nun­ca fa­lla, de mo­do que si nues­tras pa­la­bras no lo­gran ha­cer me­lla in­me­dia­ta­men­te en una per­so­na, la ver­dad es que da igual. Lo prin­ci­pal es que la gen­te se sien­ta amada, apre­cia­da y va­lo­ra­da. Es un ho­nor an­dar por la vida prac­ti­can­do la ama­bi­li­dad.

Has­ta un en­cuen­tro bre­ve con una per­so­na se pres­ta pa­ra ha­cer un co­men­ta­rio opor­tuno1, pa­ra de­cir­le al­go que le dé se­gu­ri­dad y le re­cuer­de que en es­te mun­do hay gen­te bue­na y ama­ble que se preo­cu­pa por los de­más. A su vez, eso qui­zá la ha­ga pen­sar en el Hom­bre que fue un mo­de­lo de amor y que ins­pi­ra esas cua­li­da­des. Y si no, tal vez sea co­mo sem­brar o re­gar una se­mi­lli­ta que se co­se­cha­rá más ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.