Mi mo­men­to de glo­ria

Una in­yec­ción de áni­mo

Conectate - - FRONT PAGE - Joy­ce Sut­tin Joy­ce Sut­tin es do­cen­te y es­cri­to­ra. Vi­ve en San An­to­nio ( EE. UU.).

En la pri­ma­ve­ra de mi pe­núl­ti­mo año de se­cun­da­ria, al­gu­nas chi­cas pro­pu­sie­ron que nos pre­pa­rá­ra­mos pa­ra el par­ti­do de ba­lon­ces­to en­tre las re­pre­sen­tan­tes de nues­tro cur­so y las del cur­so superior. Me pa­re­ció que po­día ser en­tre­te­ni­do, así que me apun­té. No me fue muy bien en los en­tre­na­mien­tos, pues me dis­traía con mis ami­gas en vez de con­cen­trar­me en el jue­go; pe­ro a pe­sar de po­ner ner­vio­sas a al­gu­nas de las ju­ga­do­ras más com­pe­ti­ti­vas, me pro­pu­se se­guir y par­ti­ci­par en el que se­ría mi pri­mer y úni­co par­ti­do de ba­lon­ces­to.

A lo lar­go del par­ti­do, nues­tras ri­va­les nos lle­va­ron ven­ta­ja en to­do mo­men­to. Mis com­pa­ñe­ras se es­for­za­ban por dar­les al­can­ce. Yo ha­bía pa­sa­do la pe­lo­ta un par de ve­ces co­mo una pa­pa ca­lien­te, fe­liz de qui­tár­me­la de en­ci­ma lo an­tes po­si­ble. Has­ta que…

Per­día­mos por dos pun­tos y fal­ta­ban ape­nas unos se­gun­dos pa­ra el tér­mino del par­ti­do cuan­do una de mis ami­gas lo­gró in­ter­cep­tar el ba­lón. Lo ti­ró lo más le­jos que pu­do, y con es­pan­to vi que ve­nía di­rec­to ha­cia mí. Lo atra­pé con fa­ci­li­dad, pe­ro no sa­bía qué ha­cer con él. Nin­gu­na de mis com­pa­ñe­ras es­ta­ba cer­ca de la ca­nas­ta.

Me ima­gino que di la im­pre­sión de es­tar pa­ra­li­za­da, sin sa­ber qué ha­cer. En eso vi la ca­ra de Stan, un com­pa­ñe­ro de cla­se de cons­ti­tu­ción atlé­ti­ca que es­ta­ba sen­ta­do en la pri­me­ra fi­la en­tre el pú­bli­co. Me gri­tó

¡Lán­za­lo! ¡Da­le, que pue­des! Re­cuer­do que mi­ré ha­cia la ca­nas­ta des­de don­de es­ta­ba pa­ra­da en la mi­tad de la can­cha, apun­té y lan­cé la pe­lo­ta con to­das mis fuer­zas. Lo que su­ce­dió en ese mo­men­to no lo ten­go del to­do cla­ro. No sé có­mo, el ba­lón de mi­la­gro en­tró lim­pia­men­te en la ca­nas­ta en el úl­ti­mo se­gun­do, y ga­na­mos el par­ti­do.

Mien­tras to­dos se amon­to­na­ban a mi al­re­de­dor en aquel mo­men­to de glo­ria, yo bus­qué a Stan con la mi­ra­da en­tre el gen­tío. Fi­nal­men­te se acer­có pa­ra fe­li­ci­tar­me, y le di­je:

— Gra­cias por ani­mar­me cuan­do más lo ne­ce­si­ta­ba. Creís­te que yo era ca­paz de en­ces­tar, y lo hi­ce.

To­dos ne­ce­si­ta­mos a al­guien que nos es­ti­mu­le cuan­do los ros­tros de la mul­ti­tud se di­fu­mi­nan, cuan­do las vo­ces se vuel­ven inin­te­li­gi­bles y nos tiem­blan las pier­nas, al­guien co­mo Stan que nos ani­me cuan­do :— va­ci­la­mos y nos sen­ti­mos in­se­gu­ros, que nos ins­pi­re con­fian­za en no­so­tros mis­mos y nos im­pul­se a in­ten­tar lo im­po­si­ble, que nos di­ga: «¡Tú pue­des!» Aun­que en ese mo­men­to de glo­ria el re­co­no­ci­mien­to nos lo lle­ve­mos no­so­tros, en el fon­do sa­be­mos que to­do fue por el apoyo que re­ci­bi­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.