SUE­ÑO

Conectate - - CONÉCTATE - Koos Sten­ger es es­cri­tor in­de­pen­dien­te. Vi­ve en los Paí­ses Ba­jos.

—¡Ne­ce­si­to di­ne­ro, mu­cho di­ne­ro! — suspiró pro­fun­da­men­te mi ami­go mien­tras re­vol­vía su ca­fé en el co­me­dor de dia­rio de nues­tra co­ci­na.

—¿Pa­ra qué? —le pre­gun­té al­go sor­pren­di­do.

Mi ami­go no es po­bre, y uno di­ría que cuen­ta con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser ra­zo­na­ble­men­te fe­liz. Me mi­ró un po­co con­fun­di­do. —Ten­go sue­ños, hom­bre. Ya sa­bes… una ca­sa más gran­de, un au­to nue­vo. ¡Mi vida es tan abu­rri­da! Pe­ro no ten­go re­cur­sos pa­ra cam­biar­la. La ver­dad es que se lo veía muy des­di­cha­do.

El após­tol Pablo dio en el cla­vo cuan­do di­jo: «He apren­di­do a sen­tir­me sa­tis­fe­cho, lo mis­mo con el es­tó­ma­go lleno que va­cío, te­nien­do de so­bra o pa­san­do ne­ce­si­dad» 1. La clave es sen­tir­se sa­tis­fe­cho. Eso pue­de ser com­pli­ca­do —no lo nie­go—, to­da vez que se nos bom­bar­dea in­ce­san­te­men­te con el men­sa­je de que el úni­co ca­mino pa­ra al­can­zar la fe­li­ci­dad es ad­qui­rir mu­cho más de to­do lo que ya te­ne­mos. Así las co­sas, la vida pue­de re­sul­tar des­alen­ta­do­ra. El mi­llo­na­rio in­glés Jon Ped­ley tam­bién te­nía gran­des sue­ños y, a di­fe­ren­cia de mi ami­go, lo­gró plas­mar­los. Pla­ta, fa­ma, res­pe­to… lo te­nía to­do. Has­ta ha­bía sa­li­do en por­ta­das de re­vis­tas. Sin em­bar­go, por den­tro su­fría. De­trás de to­da esa fa­cha­da, en al­gún rincón de su con­cien­cia, una vo­ce­ci­ta in­sis­ten­te le de­cía que no to­do era como que pa­re­cía ser, que la vida no con­sis­tía en acu­mu­lar ri­que­zas ma­te­ria­les. Él de­tes­ta­ba aque­lla voz y tra­ta­ba de apa­gar­la con al­cohol. Un día be­bió de­ma­sia­do y tu­vo un ac­ci­den­te con el au­to. Ter­mi­nó en co­ma du­ran­te seis se­ma­nas. Pe­ro la his­to­ria no ter­mi­na ahí.

Cuan­do fi­nal­men­te des­per­tó, di­jo: «Bas­ta ». Se dio cuen­ta de que te­nía que cam­biar. Y efec­ti­va­men­te lo hi­zo. En­tre­gó su co­ra­zón a Dios y do­nó la ma­yor par­te de su di­ne­ro a ins­ti­tu­cio­nes be­né­fi­cas. Lue­go se fue a Ugan­da a vi­vir en­tre los po­bres en una cho­za de ba­rro y fun­dó un or­fa­na­to pa­ra ni­ños per­di­dos.

Aun­que no to­dos nos sen­ti­mos lla­ma­dos a ven­der nues­tras po­se­sio­nes ma­te­ria­les y vi­vir en con­di­cio­nes pre­ca­rias, la his­to­ria de Jon Ped­ley es ilus­tra­ti­va de có­mo la fe­li­ci­dad du­ra­de­ra no se en­cuen­tra acu­mu­lan­do di­ne­ro y bie­nes ma­te­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.